Al­cal­de An­drew Gi­llum: He vis­to por mí mis­mo el sue­ño ame­ri­cano

El Nuevo Herald (Sunday) - - OPINIÓN - BY AN­DREW GI­LLUM

En unos po­cos días, la Flo­ri­da ele­gi­rá su pró­xi­mo go­ber­na­dor. Du­ran­te los úl­ti­mos 20 me­ses, yo he es­ta­do so­li­ci­tan­do el tra­ba­jo.

Du­ran­te es­ta cam­pa­ña, he via­ja­do por ca­si to­do el es­ta­do y me he reuni­do con per­so­nas de to­dos los ám­bi­tos de la vi­da pa­ra com­par­tir mi vi­sión pa­ra el fu­tu­ro de la Flo­ri­da. Yo creo que es ho­ra de que nues­tro es­ta­do fun­cio­ne una vez más pa­ra la gen­te co­mún, por­que to­dos me­re­ce­mos una opor­tu­ni­dad pa­ra lo­grar el sue­ño ame­ri­cano.

Mi ma­dre era con­duc­to­ra de un bus es­co­lar y mi pa­dre era obre­ro. Cuan­do mi pa­dre no en­con­tra­ba tra­ba­jo en al­gu­na cons­truc­ción, ven­día fru­tas y ver­du­ras en una es­qui­na pa­ra que lle­gá­ra­mos al fin del mes.

Mis pa­dres tu­vie­ron que lu­char en la vi­da. La ex­pe­rien­cia de mi fa­mi­lia no es dis­tin­ta de la vi­da co­ti­dia­na de tan­tos en nues­tro es­ta­do. Pe­ro gra­cias al apo­yo de una gran edu­ca­ción pú­bli­ca, mi co­mu­ni­dad y mi fe, me con­ver­tí en el pri­me­ro de mi fa­mi­lia en gra­duar­se de la es­cue­la se­cun­da­ria y la uni­ver­si­dad.

He co­no­ci­do in­nu­me­ra­bles per­so­nas a tra­vés de la Flo­ri­da, y to­das tie­nen una idea en co­mún: el sue­ño ame­ri­cano sig­ni­fi­ca apre­ciar la dig­ni­dad del tra­ba­jo. Sig­ni­fi­ca te­ner un buen tra­ba­jo con un sa­la­rio digno, re­ci­bir aten­ción mé­di­ca ase­qui­ble, en­viar a nues­tros hi­jos a bue­nas es­cue­las, to­mar­se una va­ca­ción de vez en cuan­do y ju­bi­lar­se con dig­ni­dad.

Es una de las ra­zo­nes por las que no po­dría es­tar más en desacuer­do con mi opo­nen­te Ron DeSan­tis y sus pla­nes pa­ra nues­tro es­ta­do. Ele­gir­lo se­ría ame­na­zar el sue­ño ame­ri­cano que tan­tos bus­ca­mos.

Yo creo en el de­re­cho a la sa­lud, por­que aún re­cuer­do cuan­do, en mi ni­ñez, es­pe­rá­ba­mos a que la clí­ni­ca den­tal mó­vil gra­tui­ta pa­sa­ra por la ciu­dad pa­ra que pu­dié­ra­mos lim­piar­nos los dien­tes. El Sr. DeSan­tis cree que se de­be­ría cor­tar Me­di­caid y Me­di­ca­re y per­mi­tir que las gran­des com­pa­ñías de se­gu­ros pue­dan ne­gar co­ber­tu­ra a las per­so­nas con con­di­cio­nes pre­exis­ten­tes.

Creo que ca­da ni­ño tie­ne de­re­cho a una edu­ca­ción pú­bli­ca de ca­li­dad. Ron DeSan­tis vo­tó por cor­tar be­cas uni­ver­si­ta­rias y por su­bir los cos­tos de la edu­ca­ción.

Creo que hay que en­fren­tar la cri­sis de la vi­vien­da e in­ver­tir en vi­vien­das ase­qui­bles. Él no tie­ne pla­nes.

De he­cho, el Sr. DeSan­tis ha si­do am­plia­men­te cri­ti­ca­do por te­ner muy po­cas ideas pa­ra la Flo­ri­da. En lu­gar de ex­po­ner sus pla­nes, él y sus alia­dos co­mo el pre­si­den­te Trump, me ata­can con men­ti­ras y fal­se­da­des.

Úl­ti­ma­men­te, su men­ti­ra fa­vo­ri­ta es lla­mar­me un “so­cia­lis­ta”. Cuan­do el Sr. DeSan­tis usa ese tér­mino pa­ra en­ga­ñar­nos y di­vi­dir­nos, es­tá in­sul­tan­do a las in­nu­me­ra­bles per­so­nas que bus­ca­ron re­fu­gio en la Flo­ri­da des­pués de huir de dic­ta­du­ras so­cia­lis­tas y re­gí­me­nes bru­ta­les. Es­to es sim­ple­men­te ins­ti­gar el mie­do.

Quie­ro ser com­ple­ta­men­te cla­ro: soy un de­mó­cra­ta, un flo­ri­dano y un es­ta­dou­ni­den­se. Yo creo que los em­pren­de­do­res y los pe­que­ños ne­go­cios le­van­tan nues­tra eco­no­mía y nues­tro es­ta­do. Co­mo al­cal­de de Ta­llahas­see, cor­té los im­pues­tos em­pre­sa­ria­les. Nues­tra co­mu­ni­dad re­ci­bió la de­no­mi­na­ción “Tech Hi­re” de la ad­mi­nis­tra­ción del Pre­si­den­te Oba­ma por pre­pa­rar a nues­tros re­si­den­tes pa­ra los tra­ba­jos del fu­tu­ro.

Las per­so­nas de­ben te­ner la opor­tu­ni­dad de con­ver­tir sus ideas en reali­dad — ya sea em­pe­zar una com­pa­ñía de man­te­ni­mien­to, abrir un ca­rri­to de co­mi­da, fun­dar un ho­tel o crear la pró­xi­ma apli­ca­ción mó­vil.

Yo lo­gré el sue­ño ame­ri­cano en mi pro­pia vi­da. Co­men­cé en Rich­mond Heights en Mia­miDa­de y tra­ba­jé du­ro pa­ra lle­gar a ser el al­cal­de de la ca­pi­tal de Flo­ri­da.

Mi es­po­sa y yo fui­mos ben­de­ci­dos con tres be­llos hi­jos. Cuan­do los mi­ro, creo aún más en las po­si­bi­li­da­des que ofre­ce nues­tro país. Ron DeSan­tis só­lo cree en Do­nald Trump.

Du­ran­te mi cam­pa­ña pa­ra go­ber­na­dor, he pen­sa­do mu­cho en la sa­bi­du­ría de mi abue­la. To­das las ma­ña­nas, an­tes de ir a la es­cue­la, ella me ben­de­cía di­bu­jan­do una cruz so­bre mi fren­te con su "acei­te de ben­di­ción", que era sim­ple­men­te una bo­te­lla de acei­te de oli­va, pa­ra que co­men­za­ra mi día con pro­tec­ción y una ben­di­ción.

Mi abue­la me re­cor­da­ba siem­pre que res­pe­ta­ra a mis maes­tros, que pres­ta­ra aten­ción en la es­cue­la, y que ter­mi­na­ra mi edu­ca­ción pa­ra un día po­der re­tor­nar los fru­tos a mi co­mu­ni­dad - no só­lo por mí, pe­ro por mi ma­dre, mi pa­dre, mis her­ma­nos y has­ta el ami­gui­to de mi ba­rrio.

Creo que to­dos me­re­ce­mos la mis­ma opor­tu­ni­dad pa­ra al­can­zar el éxi­to.

En un es­ta­do tan di­ver­so co­mo la Flo­ri­da, es­to nos une a to­dos, in­de­pen­dien­te­men­te de dón­de ve­ni­mos, cuán­do lle­ga­mos aquí o quié­nes fue­ron nues­tros pa­dres.

Yo en­tien­do lo que es el sue­ño ame­ri­cano por­que lo he vis­to por mí mis­mo. Man­ten­gá­mos­lo pa­ra to­dos en nues­tro es­ta­do.

An­drew Gi­llum es el can­di­da­to de­mó­cra­ta pa­ra go­ber­na­dor de Flo­ri­da y es el al­cal­de de Ta­llahas­see.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.