Desafian­te jo­ven pa­les­ti­na, de la cár­cel a ce­le­bri­dad in­ter­na­cio­nal

El Nuevo Herald (Sunday) - - LAS AMÉRICAS/MUNDO - MOHAM­MED DARAGHMEH Y JO­SEF FEDERMAN

Cuan­do Is­rael de­tu­vo a Ahed Tamimi por dar­le una bo­fe­ta­da a un sol­da­do is­rae­lí, pro­ba­ble­men­te pen­só que si­len­cia­ría a es­ta ado­les­cen­te pa­les­ti­na que tan­to re­vue­lo cau­só con su desafian­te ac­ti­tud. Pe­ro lo úni­co que hi­zo fue crear una ce­le­bri­dad in­ter­na­cio­nal.

Me­nos de tres me­ses des­pués de re­cu­pe­rar la li­ber­tad, Tamimi rea­li­za una gi­ra por Eu­ro­pa y el Me­dio Orien­te, don­de es re­ci­bi­da co­mo una es­tre­lla de la cam­pa­ña con­tra la ocu­pa­ción is­rae­lí de te­rri­to­rios pa­les­ti­nos. Ha ha­bla­do an­te mul­ti­tu­des de per­so­nas que la ve­ne­ran, se ha en­con­tra­do con lí­de­res mun­dia­les y fue re­ci­bi­da in­clu­so por el Real Ma­drid.

Los re­ci­bi­mien­tos VIP que se le dan frus­tran a los is­rae­líes y mu­chos se pre­gun­tan si su go­bierno no ma­ne­jó mal el te­ma.

“De­bi­mos ha­ber si­do mas vi­vos”, di­jo Yoaz Hen­del, ana­lis­ta y ex por­ta­voz del pri­mer mi­nis­tro Ben­ja­min Ne­tan­yahu.

Tamimi ga­nó no­to­rie­dad in­ter­na­cio­nal el año pa­sa­do, cuan­do en­fren­tó a un sol­da­do is­rae­lí fren­te a su ca­sa en Na­bi Sa­leh. Lo pa­teó y lo abo­fe­teó. Lue­go la em­pren­dió con­tra otro sol­da­do, en un epi­so­dio que fue fil­ma­do y que se hi­zo muy po­pu­lar en las re­des so­cia­les.

La fa­mi­lia de Tamimi ha es­ta­do en la mi­ra de Is­rael por mu­cho tiem­po. Na­bi Sa­leh es una co­mu­ni­dad de unas 600 per­so­nas, la ma­yo­ría de ellas miem­bros de su fa­mi­lia.

Por años han mon­ta­do pro­tes­tas con­tra la ex­pan­sión de un asen­ta­mien­to is­rae­lí ve­cino, en las que a ve­ces se ape­drea a los is­rae­líes, pro­vo­can­do reac­cio­nes con ga­ses la­cri­mó­ge­nos, ba­las de go­ma e in­clu­so pro­yec­ti­les reales.

Pa­ra los is­rae­líes, los Tamimi son pro­vo­ca­do­res que tra­tan de ma­ni­pu­lar a la pren­sa y ha­cer que­dar mal a Is­rael. Un pri­mo, Ah­lam Tamimi, par­ti­ci­pó en un ata­que sui­ci­da. Pa­ra los pa­les­ti­nos, son fi­gu­ras he­roi­cas que se le plan­tan fir­me a Is­rael.

Pe­ro nin­gún ban­do an­ti­ci­pó el desen­la­ce del in­ci­den­te y de la reac­ción is­rae­lí.

Los mi­li­ta­res is­rae­líes di­je­ron que res­pon­die­ron cuan­do los lu­ga­re­ños les ti­ra­ron pie­dras. En el vi­deo, Tamimi y su pri­ma, Nour, se acer­can a dos sol­da­dos. Tamimi les di­ce que se va­yan, los em­pu­ja, pa­tea y le da una bo­fe­ta­da a uno de ellos.

Mien­tras la pri­ma fil­ma to­do, lle­ga la ma­dre de Tamimi, Na­ri­man. En de­ter­mi­na­do mo­men­to se in­ter­po­ne en­tre Ahed y los sol­da­dos y tam­bién tra­ta de em­pu­jar a los is­rae­líes, que no res­pon­den. Ahed Tamimi di­jo pos­te­rior­men­te que es­ta­ba fu­rio­sa por­que un pri­mo ha­bía re­ci­bi­do un ba­la­zo de go­ma de los is­rae­líes en el ros­tro.

El vi­deo co­men­zó a cir­cu­lar en las re­des y Ahed se hi­zo muy po­pu­lar. En car­te­les y mu­ra­les la pre­sen­ta­ban co­mo una Jua­na de Ar­co que en­fren­ta­ba a los is­rae­líes con su lar­go ca­be­llo ri­za­do ru­bio.

En Is­rael el vi­deo pro­vo­có un es­cán­da­lo. El ejér­ci­to elogió la me­su­ra ex­hi­bi­da por los sol­da­dos, pe­ro los po­lí­ti­cos di­je­ron que sus sol­da­dos ha­bían si­do hu­mi­lla­dos y pi­die­ron me­di­das se­ve­ras con­tra la mu­cha­cha. Días des­pués, sol­da­dos is­rae­líes irrum­pie­ron por la no­che en la ca­sa de Tamimi y se la lle­va­ron jun­to con su ma­dre. Am­bas fue­ron con­de­na­das a ocho me­ses de pri­sión.

Is­rael de­fien­de ob­se­si­va­men­te su ima­gen, pe­ro a me­di­da que el país se co­rre ha­cia la de­re­cha ba­jo el go­bierno de Ne­tan­yahu, la di­plo­ma­cia da pa­so a la con­fron­ta­ción.

Ne­tan­yahu, ad­mi­ra­dor de Do­nald Trump, ra­ra vez ha­bla con la pren­sa a es­ta al­tu­ra y a me­nu­do des­po­tri­ca con­tra los pe­rio­dis­tas por con­si­de­rar que ha­cen una co­ber­tu­ra in­jus­ta. Tie­ne am­plio apo­yo en Is­rael, pe­ro no tan­to afue­ra.

Se­ma­nas des­pués de su li­be­ra­ción, Tamimi co­men­zó una gi­ra que ya la ha lle­va­do a Fran­cia, Es­pa­ña, Gre­cia, Tú­nez y Jor­da­nia. En to­dos la­dos ha si­do acla­ma­da.

“No me gus­ta ser una ce­le­bri­dad. No es una vi­da fá­cil. Es­toy ago­ta­da”, de­cla­ró en una en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca des­de Amán, la ca­pi­tal jor­da­na. “Pe­ro lo que sí me gus­ta es trans­mi­tir el men­sa­je de mi pue­blo. Eso me ha­ce sen­tir or­gu­llo­sa”.

Co­men­zó su gi­ra en

Pa­rís el 14 de sep­tiem­bre, ha­blan­do an­te mi­les de per­so­nas en el úl­ti­mo día de un po­pu­lar fes­ti­val del

“NO ME GUS­TA SER UNA CE­LE­BRI­DAD. NO ES UNA VI­DA FÁ­CIL. ES­TOY AGO­TA­DA”,... “PE­RO LO QUE SÍ ME GUS­TA ES TRANS­MI­TIR EL MEN­SA­JE DE MI PUE­BLO. ESO ME HA­CE SEN­TIR OR­GU­LLO­SA”. Ahed Tamimi des­de Amán

Par­ti­do Co­mu­nis­ta. Es­tu­vo en otras ciu­da­des fran­ce­sas y de allí se fue a Gre­cia, don­de nue­va­men­te fue acla­ma­da al ha­blar an­te mi­les de per­so­nas.

“Su apo­yo me da fuer­zas pa­ra vol­ver a mi pa­tria y se­guir lu­chan­do vi­go­ro­sa­men­te con­tra la ocu­pa­ción”, ma­ni­fes­tó en la opor­tu­ni­dad. “Los pue­blos li­bres se unen pa­ra ha­cer fren­te al ca­pi­ta­lis­mo, el im­pe­ria­lis­mo y el co­lo­nia­lis­mo. Nos so­mos víc­ti­mas. So­mos lu­cha­do­res por la li­ber­tad”.

Su fa­mi­lia fue in­vi­ta­da por el pre­si­den­te tu­ne­cino Be­ji Caid Es­seb­si pa­ra una ce­re­mo­nia con­me­mo­ran­do el 33er aniver­sa­rio del bom­bar­deo is­rae­lí de la se­de de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Li­be­ra­ción de Pa­les­ti­na.

En un re­fle­jo de su po­pu­la­ri­dad, Tamimi re­cien­te­men­te es­cri­bió un ar­tícu­lo so­bre el tiem­po que pa­só pre­sa pa­ra la edi­ción ára­be de la re­vis­ta Vo­gue

“Quie­ro ser una chi­ca de 17 años nor­mal. Me gus­ta la ro­pa, el ma­qui­lla­je. A la ma­ña­na me le­van­to y re­vi­so Ins­ta­gram”, ex­pre­só. “Pe­ro no soy una ado­les­cen­te nor­mal”.

Is­rael no ha co­men­ta­do la gi­ra de la mu­cha­cha, con ex­cep­ción de cuan­do fue re­ci­bi­da por Real Ma­drid, in­clui­do el le­gen­da­rio Emi­lio Bu­tra­gue­ño. El club le dio una ca­mi­se­ta con su nom­bre. Y eso fue de­ma­sia­do pa­ra los is­rae­líes.

El vo­ce­ro del mi­nis­te­rio de re­la­cio­nes ex­te­rio­res Em­ma­nuel Nahs­hon di­jo en Twit­ter que el re­ci­bi­mien­to del club “fue ver­gon­zo­so” y que Tamimi “fo­men­ta­ba el odio y la vio­len­cia en una gi­ra de la vic­to­ria co­mo si fue­se una es­tre­lla del rock”.

Is­rael no quie­re me­ter­se mu­cho con ella por te­mor a que eso sea mal vis­to. El vi­ce­mi­nis­tro de di­plo­ma­cia pú­bli­ca y ex em­ba­ja­dor en Es­ta­dos Uni­dos Mi­chael Or­sen se me­tió en líos cuan­do ad­mi­tió que ha­bía en­ca­be­za­do una in­ves­ti­ga­ción acer­ca de si Tamimi era “real­men­te” pa­les­ti­na. In­si­nuó que su tez cla­ra, sus ro­pas oc­ci­den­ta­les y su lar­go his­to­rial de pe­leas con las fuer­zas is­rae­líes ha­cían pen­sar que eran pro­vo­ca­do­res que co­bra­ban por sus ac­cio­nes. Una in­ves­ti­ga­ción, no obs­tan­te, con­fir­mó que son pa­les­ti­nos y los is­rae­líes fue­ron ri­di­cu­li­za­dos por po­ner­lo en du­da.

La ex ase­so­ra le­gal de la Au­to­ri­dad Pa­les­ti­na Dia­na But­tu di­jo que Is­rael quie­re que los pa­les­ti­nos se man­ten­gan su­mi­sos a pe­sar de que se les nie­ga su li­ber­tad y que “Ahed de­mues­tra que eso no va a pa­sar”.

“Is­rael es­tá mo­les­ta por­que ella le ha­ce ver al mun­do lo in­jus­ta que es la ocu­pa­ción y lo ab­sur­do que es su sis­te­ma le­gal”, se­ña­ló But­tu.

Tamimi ter­mi­nó la se­cun­da­ria en pri­sión y desea es­tu­diar de­re­cho en Gran Bre­ta­ña. Sue­ña con re­pre­sen­tar a los pa­les­ti­nos al­gún día en la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal.

“Las le­yes in­ter­na­cio­na­les son una he­rra­mien­ta im­por­tan­te pa­ra de­fen­der a mi pue­blo”, sos­tu­vo. “Es­ta­mos ocu­pa­dos y te­ne­mos que con­fiar en las le­yes in­ter­na­cio­na­les pa­ra que el mun­do nos apo­ye”.

MAJDI MOHAM­MED AP

AHED TAMIMI, en­ton­ces de 12 años, in­ten­ta gol­pear a un sol­da­do is­rae­lí du­ran­te una pro­tes­ta en la Vi­lla de Na­bi Sa­leh, Cis­jor­da­nia.

MOHA­MED MESSARA EFE

LA ADO­LES­CEN­TE Ahed Tamimi, se ha con­ver­ti­do en un icono de la lu­cha pa­les­ti­na.

NASSER NASSER AP

BASSEM TAMIMI, al cen­tro, ca­mi­na jun­to a su hi­ja Ahed, a la iz­quier­da, y su es­po­sa Na­ri­man des­pués de sa­lir, lue­go de ocho me­ses, de pri­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.