Tres co­lom­bia­nos ex­tra­di­ta­dos se de­cla­ran cul­pa­bles de ho­rren­do cri­men de mi­gran­tes cu­ba­nos

El Nuevo Herald (Sunday) - - AMÉRICA LATINA - POR MA­RIO J. PENTÓN

La Fis­ca­lía Fe­de­ral del Dis­tri­to Sur de Flo­ri­da anun­ció el vier­nes que tres co­lom­bia­nos ex­tra­di­ta­dos a Es­ta­dos Uni­dos se de­cla­ra­ron cul­pa­bles de ase­si­nar a una pa­re­ja de mi­gran­tes cu­ba­nos y de cons­pi­rar pa­ra tra­fi­car per­so­nas.

Se­gún la Fis­ca­lía, Car­los Emi­lio Ibar­güen Pa­la­cios (27 años), Fre­dis Va­len­cia Pa­la­cios (30 años) y Jhoan Sti­ven Ca­rrea­zo As­pri­lla (23 años) con­fe­sa­ron ha­ber vio­la­do y ase­si­na­do a Edel­vis Mar­tí­nez Agui­lar, una jo­ven cubana que tra­ta­ba de lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos cuan­do aún es­ta­ba vi­gen­te la po­lí­ti­ca de pies “se­cos, pies mo­ja­dos”, de­ro­ga­da en enero del 2017. Tam­bién ma­ta­ron a Du­nies­ki Elia­des Las­tre Se­de­ño, un hom­bre de 25 años que la acom­pa­ña­ba.

Los acu­sa­dos se ha­bían re­fu­gia­do en su na­tal Co­lom­bia, don­de fue­ron arres­ta­dos y lue­go ex­tra­di­ta­dos a Es­ta­dos Uni­dos.

“Que es­tén en otro lu­gar no pro­te­ge a los cri­mi­na­les de ser pro­ce­sa­dos en Es­ta­dos Uni­dos”, di­jo la fis­cal Aria­na Fajardo Ors­han.

“Cuan­do los con­tra­ban­dis­tas de per­so­nas pla­nean in­ten­cio­nal­men­te vio­lar las le­yes de in­mi­gra­ción de Es­ta­dos Uni­dos y ex­po­ner a los ex­tran­je­ros a gra­ves pe­li­gros du­ran­te su ar­duo via­je, la fis­ca­lía fe­de­ral es­tá dis­pues­ta a pro­ce­sar a los in­frac­to­res en te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se”, aña­dió.

Se­gún la con­fe­sión de Ibar­güen, Va­len­cia y Ca­rrea­zo, re­si­den­tes en la zo­na del Gol­fo de Ura­bá co­lom­biano, en el 2016 tres ciu­da­da­nos cu­ba­nos, Mar­tí­nez Agui­lar, su no­vio Lio­ver San­tos y Las­tre Se­de­ño les pa­ga­ron pa­ra que los trans­por­ta­ran de Co­lom­bia a Pa­na­má co­mo par­te de una tra­ve­sía pa­ra lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos, que in­cluía atra­ve­sar Cen­troa­mé­ri­ca y Mé­xi­co pa­ra pre­sen­tar­se an­te las au­to­ri­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas en la fron­te­ra.

El 7 de sep­tiem­bre del 2016, du­ran­te el via­je, las tres víc­ti­mas fue­ron en­tre­ga­das por Va­len­cia a una em­bar­ca­ción que ca­pi­ta­nea­ban Ibar­güen y Ca­rrea­zo.

Du­ran­te el via­je, Ibar­güen y Ca­rrea­zo sa­ca­ron un cu­chi­llo y una pis­to­la, res­pec­ti­va­men­te, y ame­na­za­ron a las víc­ti­mas. Ibar­güen ató las mu­ñe­cas de los dos hom­bres y lue­go los arro­jó por la bor­da, atán­do­los con una cuer­da al in­te­rior de la em­bar­ca­ción. Uno de los hom­bres so­bre­vi­vió y es­cu­chó a Ibar­güen y Ca­rrea­zo agre­dir se­xual­men­te a la mu­jer an­tes de cor­tar­le la gar­gan­ta y ma­tar­la.

Lio­ver San­tos tam­bién es­cu­chó que Ibar­güen y Ca­rrea­zo de­go­lla­ron al otro hom­bre. Mien­tras eso su­ce­día, el so­bre­vi­vien­te lo­gró li­be­rar­se y es­ca­par na­dan­do. Ibar­güen y Ca­rrea­zo lo die­ron por muer­to.

Al día si­guien­te, un pes­ca­dor lo­cal des­cu­brió al so­bre­vi­vien­te, quien pos­te­rior­men­te fue res­ca­ta­do por la Ar­ma­da de Co­lom­bia.

Lio­ver San­tos con­du­jo a las au­to­ri­da­des a los cuer­pos de su no­via y de Las­tre Se­de­ño.

Las dos víc­ti­mas te­nían he­ri­das de ar­ma blan­ca en la gar­gan­ta y el vien­tre, y es­ta­ban ama­rra­dos y su­mer­gi­dos. Los acu­sa­dos fue­ron lo­ca­li­za­dos y arres­ta­dos pos­te­rior­men­te.

Edel­vis Mar­tí­nez era con­ta­do­ra en un res­tau­ran­te de la ca­pi­tal cubana. Par­tió jun­to a su no­vio San­tos Co­rría, de 35 años, ha­cia Gu­ya­na. Tras cru­zar Ve­ne­zue­la y Co­lom­bia se en­con­tra­ron con Du­nies­ki Elia­des, con quien pre­sun­ta­men­te via­ja­rían a Ca­pur­ga­ná pa­ra aden­trar­se en la sel­va del Da­rién.

Ed­gar­do Nor­de­lo Se­de­ño, her­mano de Elia­des Las­tre, di­jo a el Nue­vo He­rald en sep­tiem­bre del 2016 que su her­mano era “el de­li­rio” de su ma­dre.

“No en­tien­do cuál fue el mo­ti­vo del ase­si­na­to. El otro mu­cha­cho ( .... ) me con­tó que mi her­mano les de­cía: ‘No me ma­ten, yo les doy el nú­me­ro de mi her­mano que es­tá en Es­ta­dos Uni­dos pa­ra que él les man­de más di­ne­ro’. Por di­ne­ro no fue. No en­tien­do por qué hi­cie­ron eso”, di­jo.

En con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca es­te vier­nes, Nor­de­lo Se­de­ño di­jo a el Nue­vo He­rald que na­da le va a de­vol­ver su her­mano a su fa­mi­lia, pe­ro que al me­nos sien­ten “con­sue­lo” por­que “se es­tá ha­cien­do jus­ti­cia”.

El ca­so de los dos cu­ba­nos ase­si­na­dos en el Gol­fo de Ura­bá ha si­do ca­li­fi­ca­do co­mo “uno de los más ho­rren­dos” que ha te­ni­do que aten­der la Uni­dad de In­ves­ti­ga­cio­nes de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal en el sur de la Flo­ri­da, se­gún el agen­te es­pe­cial a car­go del ca­so, Mark Selby.

El in­ves­ti­ga­dor agre­gó que las au­to­ri­da­des ad­vier­ten cons­tan­te­men­te a los mi­gran­tes que to­men esas ru­tas pe­li­gro­sas ru­tas de­bi­do a ca­sos co­mo es­te.

“Es­to es exac­ta­men­te de lo que es­ta­mos ad­vir­tien­do cons­tan­te­men­te al pú­bli­co cuan­do se tra­ta de los pe­li­gros del trá­fi­co de per­so­nas. Aun­que las con­fe­sio­nes no van a de­vol­ve­rán las víc­ti­mas a sus se­res que­ri­dos, sí se ha­rá jus­ti­cia pa­ra sus fa­mi­lia­res y ami­gos”, aña­dió.

Las au­to­ri­da­des agra­de­cie­ron a sus con­tra­par­tes co­lom­bia­nos la dis­po­si­ción a coope­rar y la ex­tra­di­ción de los cri­mi­na­les con­fe­sos.

La sen­ten­cia es­tá pro­gra­ma­da pa­ra Va­len­cia el 28 de no­viem­bre, y pa­ra Ca­rrea­zo e Ibar­güen el 4 de enero del 2019.

Si­ga a Ma­rio J. Pentón en Fa­ce­book y Twit­ter: @ma­rio­jo­se_­cu­ba.

Cor­te­sía

DU­NIES­KI ELIA­DES Las­tre Se­de­ño, iz­quier­da, y Edel­vis Mar­tí­nez Agui­lar fue­ron ase­si­na­dos en Co­lom­bia en sep­tiem­bre del 2016 mien­tras tra­ta­ban de lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.