Poe­sía de Ne­ni Sal­vi­ni en Ima­go Art, un Ani­mal sos­pe­cho­so lle­ga a Mia­mi

El Nuevo Herald (Sunday) - - LIBROS - POR ENA COLUMBIÉ

An­drei­na Sal­vi­ni tie­ne pu­bli­ca­dos los poe­ma­rios Do mar Lon­ge (Del mar le­jano, Ir­mãos Pon­get­ti, 1951) y Si­nos de Areia (Cam­pa­nas de are­na, Phi­lo­bi­blion, 1956) am­bos es­cri­tos en Por­tu­gués. Aho­ra el poe­ma­rio Eran só­lo pa­ra lo ocul­to de la au­sen­cia (Poe­sía re­en­con­tra­da) ve la luz por Ani­mal sos­pe­cho­so, una edi­to­rial asen­ta­da en Bar­ce­lo­na, que pri­me­ro fue una re­vis­ta anual de poe­sía.

La ca­sa edi­to­ra es di­ri­gi­da por el tam­bién poe­ta, edi­tor y li­bre­ro bo­go­tano Juan Pa­blo Roa Del­ga­do. “Es­ta in­te­rio­ri­dad, es­te acen­to de la poe­sía de Sal­vi­ni, vi­vi­da al in­te­rior de su co­ti­dia­ni­dad si­len­cia­da, re­sul­ta en una poe­sía in­tros­pec­ti­va que se ha­ce pen­sa­mie­nYa to. des­de los ro­mán­ti­cos sa­be­mos que la poe­sía es pen­sa­mien­to que can­ta, pe­ro si ca­be, en es­ta poe­ta de ori­gen ita­liano, se tra­ta de una poe­sía que pien­sa la reali­dad in­me­dia­ta con apa­ren­te au­sen­cia de dra­ma”, di­ce el edi­tor.

“Yo no iré per­so­nal­men­te por­que no pue­do, pe­ro irá la hi­ja de la au­to­ra, Car­la Ta­bo­ra Sal­vi­ni, quien lee­rá en por­tu­gués y en cas­te­llano”, agre­ga Roa Del­ga­do cuan­do ha­bló de la pre­sen­ta­ción del li­bro que se reali­zó en la ga­le­ría Ima­go, en la ciu­dad de Co­ral Ga­bles, el pa­sa­do vier­nes 26 de oc­tu­bre.

Ne­ni Sal­vi­ni es una poe­ta aman­te de Dan­te Alig­hie­ri. Na­ci­da en Ca­rra­ra, en la re­gión ita­lia­na de Tos­ca­na, en 1925, de muy pe­que­ña se tras­la­dó con su fa­mi­lia a Río de Janeiro, don­de el pa­dre era in­ge­nie­ro. Allí cre­ció, es­tu­dió Fi­lo­so­fía y Le­tras, fue pro­fe­so­ra en la Uni­ver­si­dad San­ta Úr­su­la en Río de Janeiro y se casó. Su ma­ri­do, el ar­qui­tec­to Fer­nan­do Ta­bo­ra fue com­pa­ñe­ro de Ma­ría Car­lo­ta de Ma­ce­do (Lo­ta), la pa­re­ja de la cé­le­bre es­cri­to­ra nor­te­ame­ri­ca­na Eli­za­beth Bis­hop, en la crea­ción del Par­que de ocio Fla­min­go, en Río de Janeiro; tam­bién fue par­te de la cons­truc­ción del Par­que Es­te de Ca­ra­cas, a don­de se tras­la­da­ron en 1965. An­drei­na im­par­tió allí du­ran­te 18 años la Cá­te­dra de Li­te­ra­tu­ra Bra­si­le­ra en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca An­drés Be­llo (UCAB). De Ve­ne­zue­la la sa­có su hi­ja, la fo­tó­gra­fa Car­la Ta­bo­ra, sal­ván­do­la del desas­tre in­hu­mano que vi­ve el país su­r­ame­ri­cano y se la lle­vó a Bar­ce­lo­na, don­de tie­ne su nue­va ca­sa en el ba­rrio Vall­car­ca.

Sal­vi­ni es con­tem­po­rá­nea con es­cri­to­res bra­si­le­ños, por na­ci­mien­to o adop­ción, de la ta­lla de Pa­trí­cia Reh­der Gal­vão “Pa­gú”, Ra­chel de Quei­roz, Cla­ri­ce Lis­pec­tor, Jor­ge Ama­do, Ru­bem Fon­se­ca, Né­li­da Pi­ñón y otros. Con al­gu­nos de ellos tu­vo una es­tre­cha re­la­ción de amis­tad. Un día de­jó de es­cri­bir por­que pen­só que el mun­do de la pa­la­bra era de­ma­sia­do, no qui­so pu­bli­car sus poe­mas, los guar­dó. En la en­tre­vis­ta que le rea­li­za­ra Con­cha Gar­cía en el 2017 di­ce: “De­jé la es­cri­tu­ra y la du­da fue ma­yor. Yo me sen­tí hu­mil­de­men­te que es­ta­ba in­va­dien­do un cam­po que yo no al­can­za­ba”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.