‘Sol­da­do’ de la peor in­to­le­ran­cia

El Nuevo Herald (Sunday) - - PORTADA - POR MAR­TIN VASSOLO mvas­so­lo@mia­mihe­rald.com

Cesar Sa­yoc se con­si­de­ra­ba un “sol­da­do” de la supremacía blan­ca y la in­to­le­ran­cia, y su fur­go­ne­ta era su ma­ni­fies­to mó­vil.

Las cal­co­ma­nía que le pu­so al vehícu­lo blan­co mos­tra­ban al ex pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma, uno de los ob­je­ti­vos de los pa­que­tes-bom­ba que se ale­ga en­vió, con una ca­re­ta de mono. Otras eran de de­mó­cra­tas des­ta­ca­dos con blan­cos de ti­ro su­per­pues­tos so­bre el ros­tro.

Den­tro de la fur­go­ne­ta, Sa­yoc te­nía va­rias mu­ñe­cas Bar­bie sin ca­be­za, bo­te­llas de li­cor, fras­cos de vi­ta­mi­nas y ro­pa.

Su an­ti­gua je­fa en una piz­ze­ría de Fort

Lau­der­da­le di­jo que

Sa­yoc, quien tra­ba- ja­ba allí ha­cien­do en­tre­gas du­ran­te el turno de la no­che, se bur­la­ba abier­ta­men­te de ella por su se­xua­li­dad y pro­cla­ma­ba amor por Adol­fo Hitler y las lim­pie­zas ét­ni­cas.

“Cuan­do él se en­te­ró que yo era les­bia­na el se­gun­do día, me di­jo que iba a ar­der en el in­fierno y que era una co­sa ra­ra, que Dios co­me­tió un error con­mi­go y que me de­bía ir a una is­la con Hi­llary Clin­ton y Ra­chel Mad­dow y Ellen De­ge­ne­res y el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma y to­dos los mal adap­ta­dos del mun­do”, di­jo Debra Gu­reg­hian, ge­ren­te ge­ne­ral de New Ri­ver Piz­za & Fresh Kit­chen, don­de Sa­yoc tra­ba­jó de enero del 2017 a enero del 2018.

Gu­reg­hian di­jo que no des­pi­dió a Sa­yoc por sus opi­nio­nes ra­cis­tas e intolerantes, agre­gan­do que Sa­yoc pa­re­cía te­ner una es­pe­cie de do­ble per­so­na­li­dad. Era a la vez un em­plea­do “fia­ble” que le de­cía que era una per­so­na in­sig­ni­fi­can­te, pe­ro que se-

guía sus ór­de­nes al pie de la le­tra.

“Mi ma­dre me de­cía siem­pre que fue­ra ama­ble con las per­so­nas, por­que a lo me­jor hay gen­te que es­tá en­fer­ma, que su­fre, qui­zás a él le su­ce­dió al­go. Eso es lo que yo me de­cía una y otra vez”, di­jo la mu­jer. “Hu­bo días en que me iba a la par­te tra­se­ra del res­tau­ran­te y llo­ra­ba”.

Sa­yoc so­lía lle­var un “her­mo­so” cu­chi­llo de ca­za, pe­ro nun­ca pe­leó con los otros em­plea­dos y no pa­re­cía ser una ame­na­za, di­jo Gu­reg­hian.

Pe­ro si las co­sas fue­ran co­mo él que­ría, Es­ta­dos Uni­dos te­nía que bo­rrar del ma­pa a los his­pa­nos, a los ne­gros y a los gays.

“Los his­pa­nos no ha­blan in­glés, te­ne­mos que aca­bar con ellos”, de­cía Sa­yoc. “Y te­ne­mos que aca­bar con los ne­gros, que lo úni­co que ha­cen es ro­bar, y los gays y las les­bia­nas no tie­nen hi­jos, hay que aca­bar con ellos”.

“Siem­pre es­ta­ba con esas co­sas”, di­jo Gu­reg­hian. “Aun­que nun­ca pa­só de ahí. Nun­ca pen­sé que me fue­ra a ha­cer da­ño”, agre­gó.

Pe­ro las cal­co­ma­nías en el vehícu­lo de Sa­yoc sig­ni­fi­ca­ban que no lo po­día de­jar tra­ba­jar de dia, con­tó Gu­reg­hian. El hom­bre tra­ba­ja­ba en­tre tres y cin­co días a la se­ma­na de 5 p.m. a la me­dia­no­che.

“En el vehícu­lo ha­bía ro­pa —su­cia y lim­pia— res­tos de ham­bur­gue­sas y ta­cos y bo­te­llas de li­cor y fras­cos de vi­ta­mi­nas”, di­jo la mu­jer.

Una no­che par­ti­cu­lar­men­te tor­men­to­sa, Sa­yoc lle­vó a Gu­reg­hian a la ca­sa de ella.

Ahí fue cuan­do pu­do ver bien lo ha­bía en la fur­go­ne­ta que to­dos en la zo­na co­no­cían.

“La úni­ca for­ma en que po­día ver lo que ha­bía aden­tro era a tra­vés del pa­ra­bri­sas”, di­jo. “To­do lo de­más es­ta­ba os­cu­re­ci­do —no te­nía ven­ta­ni­llas— y yo que­ría ase­gu­rar­me de te­ner una vía de es­ca­pe, por­que en cual­quier mo­men­to po­dían cam­biar las co­sas”.

Sa­yoc de­jó el em­pleo en enero del 2018 pa­ra ma­ne­jar un ca­mión, di­jo Gu­reg­hian.

“Era un ti­po so­li­ta­rio, le gus­ta­ba ese es­ti­lo de vi­da, qui­zás ma­ne­jar so­lo”, agre­gó.

Gu­reg­hian di­jo que le pa­re­cía que su an­ti­guo em­plea­do era un ti­po lis­to y elo­cuen­te, aun­que se asom­bró mu­cho al en­te­rar­se por las no­ti­cias que era el prin­ci­pal sos­pe­cho­so en los ca­sos de los pa­que­tes­bom­ba.

“No pue­do creer que ha­ya he­cho eso”, di­jo la mu­jer. “Me re­sul­ta in­creí­ble. Es­tán di­cien­do que te­nía una dis­ca­pa­ci­dad, pe­ro es­te hom­bre es muy elo­cuen­te, cuan­do ha­blá­ba­mos se no­ta­ba que sa­bía mu­cho”.

“Era muy fia­ble, nin­gún clien­te se que­jó nun­ca de él”, di­jo ella. “Yo no lo po­día des­pe­dir, no soy la due­ña. Otras per­so­nas me han ame­na­za­do y tu­vo que des­pe­dir­los. Pe­ro sí era una ame­na­za a mi es­ta­do emo­cio­nal, era tó­xi­co. Pe­ro no lo con­si­de­ra­ba una ame­na­za a mi vi­da”.

Cesar Sa­yoc

MAR­TIN VASSOLO mvas­so­lo@Mia­miHe­rald.com

DEBRA GU­REG­HIAN, la je­fa de Cesar Sa­yoc en Fort Lau­der­da­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.