‘Vo­ta por mí’, piden es­tos in­mi­gran­tes que no pue­den vo­tar

El Nuevo Herald (Sunday) - - PORTADA - POR BREN­DA ME­DI­NA

El 5 de sep­tiem­bre del 2017 el go­bierno del pre­si­den­te Do­nald Trump anun­ció el fi­nal del pro­gra­ma DACA, crea­do en el 2012 pa­ra proteger de la de­por­ta­ción a jó­ve­nes in­do­cu­men­ta­dos que lle­ga­ron al país cuan­do eran ni­ños.

La fe­cha fue cru­cial pa­ra Ma­ría, una tra­ba­ja­do­ra do­més­ti­ca que vi­ve en Mia­mi-Da­de y cu­yos dos hi­jos de 23 y 21 años son par­te de los ca­si 800,000 be­ne­fi­cia­rios de DACA.

“Ese cin­co de sep­tiem­bre yo di­je, ‘ten­go que ha­cer al­go. Yo ten­go que po­ner mi gra­ni­to de are­na en el cam­bio que quie­ro ver’”, con­tó Ma­ría, quien pi­dió ser iden­ti­fi­ca­da so­lo por su pri­mer nom­bre de­bi­do a que es in­do­cu­men­ta­da. “Pa­ra no­so­tros hay mu­cho en ries­go. El ries­go de per­der la edu­ca­ción de mis hi­jos, la ca­sa, to­do lo que he­mos cons­trui­do aquí”.

Fue así co­mo la in­mi­gran­te, que sa­lió de Ar­gen­ti­na con una vi­sa de pa­seo en el 2000 –en me­dio de una cri­sis eco­nó­mi­ca en su país – y se que­dó de ma­ne­ra ile­gal en Mia­mi al ven­cer­se la vi­sa, ter­mi­nó in­vo­lu­crán­do­se en la cam­pa­ña elec­to­ral pa­ra las elec­cio­nes in­ter­me­dias.

Ma­ría, quien no pue­de vo­tar, ha to­ca­do de­ce­nas de puer­tas en ba­rrios de Mia­mi, pi­dien­do a las per­so­nas que, si pue­den, acu­dan a las ur­nas.

Ella es par­te de un cre­cien­te nú­me­ro de per­so­nas que no tie­nen el de­re­cho al vo­to por­que aún son re­si­den­tes per­ma­nen­tes, tie­nen una pro­tec­ción mi­gra­to­ria tem­po­ral o son in­do­cu­men­ta­dos, que se han lan­za­do a las ca­lles a in­cen­ti­var la par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral.

Su me­ta es con­ven­cer a los vo­tan­tes de apo­yar los can­di­da­tos que pro­me­ten proteger a los in­mi­gran­tes, por­que en­tien­den que su fu­tu­ro en es­te país es­tá en ries­go y de­pen­de de esos vo­tos. En cier­ta for­ma, aun­que no se

“PA­RA NO­SO­TROS HAY MU­CHO EN RIES­GO. EL RIES­GO DE PER­DER LA EDU­CA­CIÓN DE MIS HI­JOS, LA CA­SA, TO­DO LO QUE HE­MOS CONS­TRUI­DO AQUÍ” Ma­ría, tra­ba­ja­do­ra do­més­ti­ca que vi­ve en Mia­mi-Da­de

tra­ta de una cam­pa­ña pre­si­den­cial, sus es­fuer­zos se cen­tran en ha­cer un re­fe­ren­do a Trump, sus po­lí­ti­cas y su re­tó­ri­ca, que con­si­de­ran an­ti­in­mi­gran­te.

“Es al­go que he­mos vis­to an­tes, que la gen­te que no pue­de vo­tar se in­vo­lu­cre pa­ra alen­tar el vo­to. Pe­ro es­te año es­ta­mos vien­do nú­me­ros im­pre­sio­nan­tes de par­ti­ci­pa­ción”, di­jo An­drea Cris­ti­na Mer­ca­do, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de la Nue­va Ma­yo­ría de la Flo­ri­da, un gru­po po­lí­ti­co in­de­pen­dien­te que bus­ca au­men­tar la par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral de co­mu­ni­da­des mar­gi­na­das.

“Y no es so­la­men­te un re­fe­ren­do, por­que tam­bién te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de re­to­mar el Se­na­do y la Cá­ma­ra [de Re­pre­sen­tan­tes]. Si que­re­mos parar a Trump de­be­mos lo­grar uno de los dos”, di­jo Mer­ca­do. “Así que es un re­fe­ren­do con con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas muy se­rias”.

Tal co­mo se­ña­la Mer­ca­do, la par­ti­ci­pa­ción de per­so­nas in­do­cu­men­ta­das en cam­pa­ñas pa­ra in­cen­ti­var el vo­to no es un fe­nó­meno nue­vo. Pe­ro ma­yor­men­te se ha tra­ta­do de los jó­ve­nes lla­ma­dos drea­mers, que lle­ga­ron al país cuan­do eran menores, es­tu­dia­ron en EEUU y han ad­qui­ri­do des­tre­za po­lí­ti­ca. De he­cho, mu­chos de ellos se han con­ver­ti­do en vo­ces pro­mi­nen­tes de la con­ver­sa­ción na­cio­nal so­bre in­mi­gra­ción, des­de ha­ce al me­nos una dé­ca­da. Va­rios ter­mi­na­ron tra­ba­jan­do en las cam­pa­ñas de Ber­nie San­ders y Hi­llary Clin­ton, mien­tras que otros han apo­ya­do a con­gre­sis­tas re­pu­bli­ca­nos mo­de­ra­dos.

Pe­ro es­ta vez no se tra­ta so­lo de los drea­mers, sino de sus pa­dres, tíos y ve­ci­nos, per­so­nas que tra­ba­jan lim­pian­do ca­sas y es­cue­las o cui­dan­do an­cia­nos y en­fer­mos. Al­gu­nos no ha­blan mu­cho in­glés y ape­nas es­tán apren­dien­do có­mo fun­cio­na el pro­ce­so elec­to­ral de Es­ta­dos Uni­dos.

DO­BLE FI­LO

Se­gún un ana­lis­ta po­lí­ti­co y con­sul­tor re­pu­bli­cano de Mia­mi, la par­ti­ci­pa­ción de per­so­nas in­do­cu­men­ta­das o no ciu­da­da­nas en las cam­pa­ñas elec­to­ra­les, aun­que va­lio­sa en tér­mi­nos de re­cur­sos hu­ma­nos, po­dría con­ver­tir­se en un ar­ma de do­ble fi­lo.

“An­tes, lo que más po­la­ri­za­ba al elec­to­ra­do eran los te­mas so­cia­les co­mo el abor­to, las ar­mas y el ma­tri­mo­nio gay. En es­te cli­ma po­lí­ti­co, lo que más po­la­ri­za es el te­ma de in­mi­gra­ción”, di­jo Jes­se Man­zano-Pla­zas.

“Pue­de ha­ber per­so­nas a las que no les cai­ga muy bien que una per­so­na que sea in­do­cu­men­ta­da es­té tra­tan­do de in­fluen­ciar las elec­cio­nes del país. Ahí es don­de creo que de­ben te­ner mu­cho cui­da­do con el men­sa­je”, agre­gó Man­zano-Pla­zas. “Es una ven­ta­ja so­lo si se ma­ne­ja de for­ma efec­ti­va”.

Aun así, el ana­lis­ta opi­nó que la es­tra­te­gia de los gru­pos pro­gre­sis­tas es una “gran in­ver­sión a lar­go pla­zo” y lle­ga a una po­bla­ción que los re­pu­bli­ca­nos y gru­pos con­ser­va­do­res no han po­di­do al­can­zar: el in­mi­gran­te le­gal que es un fu­tu­ro vo­tan­te.

“Mu­chas de es­tas per­so­nas, los re­si­den­tes per­ma­nen­tes, se con­ver­ti­rán en vo­tan­tes y no creo que Do­nald Trump sea una bue­na ins­pi­ra­ción aho­ra mis­mo pa­ra ellos”, opi­nó.

Man­zano-Pla­zas di­jo que el par­ti­do re­pu­bli­cano lo­cal sim­ple­men­te no cuen­ta con la in­fra­es­truc­tu­ra que tie­nen los gru­pos pro­gre­sis­tas, co­mo or­ga­ni­za­cio­nes de ba­se y sin­di­ca­tos.

“Yo creo que el par­ti­do re­pu­bli­cano aquí en Mia­mi-Da­de ha te­ni­do un gran dé­fi­cit en cuan­to a es­to”, di­jo. “La po­bla­ción del sur de Flo­ri­da se ha di­ver­si­fi­ca­do mu­cho, con co­lom­bia­nos, ve­ne­zo­la­nos, cen­troa­me­ri­ca­nos y no he­mos co­nec­ta­do con esa co­mu­ni­dad, aun­que mu­chos com­par­tan los mis­mos va­lo­res re­pu­bli­ca­nos”.

ES­TRUC­TU­RA PO­LÍ­TI­CA

Tras el triun­fo de

Trump, or­ga­ni­za­cio­nes sin fi­nes de lu­cro co­mo Uni­ted We Dream (un gru­po na­cio­nal fun­da­do por drea­mers) y la Alian­za Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­ras Do­mes­ti­cas, crea­ron pla­ta­for­mas po­lí­ti­cas pa­ra­le­las pa­ra po­der ha­cer tra­ba­jos de cam­pa­ña.

Es­te ti­po de pla­ta­for­mas po­lí­ti­cas no ne­ce­sa­ria­men­te pue­den pro­mo­ver can­di­da­tos, sino cau­sas.

Ma­ría, la in­mi­gran­te ar­gen­ti­na, por ejem­plo, ca­mi­na las ca­lles de Mia­mi des­de ha­ce tres me­ses, pa­ra pe­dir a los vo­tan­tes apo­yar la en­mien­da 4. Esa en­mien­da bus­ca res­tau­rar el de­re­cho al vo­to a flo­ri­da­nos que ha­yan si­do con­vic­tos de de­li­tos y ha­yan cum­pli­do con to­dos los tér­mi­nos de sus sen­ten­cias. (Es­to ex­clu­ye a ex con­vic­tos por ase­si­na­to y de­li­tos se­xua­les).

A Ma­ría esa cau­sa le to­ca muy de cer­ca.

“Yo no pue­do vo­tar por mi es­ta­tus en es­te país pe­ro hay 1.5 mi­llo­nes de per­so­nas que na­cie­ron en es­te país, ya pa­ga­ron su deu­da con la so­cie­dad y no les per­mi­ten de­ci­dir por sus co­mu­ni­da­des”, di­jo Ma­ría el jue­ves por la tar­de, mien­tras to­ca­ba puer­tas en Bue­na Vis­ta, un ve­cin­da­rio de cla­se me­dia al­ta de Mia­mi. “Ellos tam­po­co pue­den ex­pre­sar su voz, es­tán opri­mi­dos”.

Ma­ría tra­ba­ja unas 30 ho­ras por se­ma­na con Uni­ted We Dream y re­ci­be un es­ti­pen­dio gra­cias a una be­ca que re­ci­bió la or­ga­ni­za­ción. Es co­mún que los tra­ba­ja­do­res de cam­pa­ñas re­ci­ban com­pen­sa­ción, aun­que mu­chas per­so­nas tra­ba­jan co­mo vo­lun­ta­rios.

Otros gru­pos, co­mo los sin­di­ca­tos, sí pue­den ava­lar can­di­da­tos y pe­dir a los vo­tan­tes que los apo­yen.

El lu­nes por la tar­de, en la se­de del ca­pí­tu­lo lo­cal 32BJ del sin­di­ca­to de em­plea­dos de ser­vi­cio SEIU, en Alla­pat­tah, unas 20 per­so­nas rea­li­za­ban lla­ma­das te­le­fó­ni­cas a vo­tan­tes, cu­yos nom­bres y nú­me­ros sa­ca­ban de una lis­ta pro­veí­da por la or­ga­ni­za­ción.

“Ho­la, le ha­bla Ana Yury de aquí de la unión. ¿Us­ted ya vo­tó?” re­pe­tía Ana Yury Mu­ñoz, ca­da vez que le­van­ta­ba el te­lé­fono.

Mu­ñoz es una in­mi­gran­te ni­ca­ra­güen­se con re­si­den­cia per­ma­nen­te que tra­ba­ja co­mo con­ser­je en la Uni­ver­si­dad de Mia­mi. Aun­que ha si­do miem­bro del sin­di­ca­to por va­rios años, es la pri­me­ra vez que se in­vo­lu­cra en una cam­pa­ña. Di­jo que lo ha­ce por su co­mu­ni­dad.

“Yo vi­ne por­que mi pa­pá me pi­dió así que yo no ten­go pro­ble­mas de in­mi­gra­ción”, di­jo Mu­ñoz, de 33 años. “Pe­ro ten­go ve­ci­nos y amis­ta­des que han si­do de­te­ni­das por ICE, gen­te con TPS [Es­ta­tus de Pro­tec­ción Tem­po­ral], que es­te se­ñor [Trump] los quie­re echar”.

Una en­cues­ta na­cio­nal del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Pew, con­du­ci­da en­tre ju­lio y sep­tiem­bre del 2018 su­gie­re que los la­ti­nos en Es­ta­dos Uni­dos vi­ven más preo­cu­pa­dos so­bre su si­tua­ción en el país des­de que Trump ga­nó la pre­si­den­cia.

La mi­tad de los la­ti­nos en­cues­ta­dos di­je­ron que su si­tua­ción ha em­peo­ra­do du­ran­te el pa­sa­do año. En las se­ma­nas si­guien­tes a la elec­ción de Trump, un 32 por cien­to ha­bía opi­na­do lo mis­mo. Se­gún el re­por­te de Pew pu­bli­ca­do la se­ma­na pa­sa­da, 49 por cien­to de los en­cues­ta­dos di­je­ron que tie­nen “preo­cu­pa­cio­nes se­rias” so­bre su lu­gar en la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se. Ade­más, 55 por cien­to di­jo que le preocupa que ellos, un fa­mi­liar o un ami­go cer­cano pue­dan ser de­por­ta­dos.

El go­bierno de Trump anun­ció es­te año la ter­mi­na­ción del pro­gra­ma TPS pa­ra va­rios paí­ses, en­tre ellos Haití, Hon­du­ras y Ni­ca­ra­gua. Mi­les de be­ne­fi­cia­rios de ese pro­gra­ma vi­ven en el sur de Flo­ri­da. La de­ci­sión de Trump fue re­ta­da en las cor­tes pe­ro si el go­bierno ga­na los li­ti­gios, los in­mi­gran­tes en­fren­ta­rían la de­por­ta­ción.

El sin­di­ca­to al que per­te­ne­ce Mu­ñoz es­tá pi­dien­do a los vo­tan­tes apo­yar a An­drew Gi­llum, quien ha di­cho que se opo­ne a las agre­si­vas po­lí­ti­cas de Trump en cuan­to a la in­mi­gra­ción. El sin­di­ca­to tam­bién es­tá apo­yan­do la en­mien­da 4.

Mu­ñoz di­jo que in­vo­lu­crar­se en los es­fuer­zos pa­ra alen­tar a los vo­tan­tes –tra­ba­jo que ha­ce en par­te de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria y en par­te por ho­ras pa­ga­das gra­cias a su con­tra­to la­bo­ral– le ha ayu­da­do a edu­car­se co­mo fu­tu­ra vo­tan­te.

“Yo no en­ten­día na­da de es­to, de las en­mien­das, de las elec­cio­nes de me­dio tér­mino, se­na­do­res de Flo­ri­da y fe­de­ra­les”, con­tó. “Aho­ra en­tien­do la im­por­tan­cia que tie­ne ca­da elec­ción, no so­lo pa­ra pre­si­den­te, y co­mo afec­ta la vi­da de mu­cha gen­te”.

Mu­ñoz ha lla­ma­do a de­ce­nas de per­so­nas y cree que ha lo­gra­do con­ven­cer “a unos cuan­tos” in­de­ci­sos a acu­dir a las ur­nas.

Ella es­pe­ra que el es­fuer­zo se re­fle­je en los re­sul­ta­dos del mar­tes.

Pe­ro se­gún el an­lis­ta re­pu­bli­cano Man­za­noP­la­zas, es ahí don­de su par­ti­do ha de­mos­tra­do ser más efi­cien­te has­ta aho­ra.

Pa­ra es­tas elec­cio­nes se ins­cri­bie­ron 13.2 mi­llo­nes de vo­tan­tes en Flo­ri­da. Al­re­de­dor de 4.9 mi­llo­nes son de­mó­cra­tas, 4.6 re­pu­bli­ca­nos y 3.5 in­de­pen­dien­tes. Sin em­bar­go, las ci­fras re­por­ta­das has­ta aho­ra de las elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das mues­tran que más vo­tan­tes re­pu­bli­ca­nos han par­ti­ci­pa­do.

“En cuan­to a sa­car a la gen­te a vo­tar los re­pu­bli­ca­nos tie­nen qui­zás un me­ca­nis­mo mu­cho más efi­cien­te”, opi­nó Man­zano-Pla­zas. “Por­que a pe­sar de que hay me­nos vo­tan­tes re­gis­tra­dos re­pu­bli­ca­nos en Flo­ri­da han sa­li­do más a vo­tar”.

CH­RIS­TIAN CO­LÓN cco­lon@mcc­latchy.com

EL IN­MI­GRAN­TE hai­tiano Luc Bas­tien ha­ce lla­ma­das te­le­fó­ni­cas pro­mo­vien­do la par­ti­ci­pa­ción en las elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das del 2018.

CARL JUS­TE cjus­te@mia­mihe­rald.com

UNA CA­MI­SE­TA de pro­pa­gan­da que tra­ta de pro­mo­ver una ac­ti­tud en los in­do­cu­men­ta­dos.

CARL JUS­TE cjus­te@mia­mihe­rald.com

MA­RÍA, QUIEN no pue­de vo­tar, ha to­ca­do de­ce­nas de puer­tas en ba­rrios de Mia­mi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.