CAMBIA LA CA­RA DE MIA­MI

El Nuevo Herald (Sunday) - - PORTADA - POR ANDRES VIGLUICCI

Las obras del pri­mer tra­mo de 10 mi­llas que for­ma­rán par­te del pa­seo ba­jo las vías del Metrorail en Bric­kell co­men­za­rán es­ta se­ma­na. Es el co­mien­zo de un pro­yec­to am­bi­cio­so.

Al pro­mi­nen­te abo­ga­do Par­ker Thom­pson, el pa­dre de Meg Daly, fa­lle­ci­do el año pa­sa­do, le lle­vó 20 años ma­te­ria­li­zar su am­bi­ción de lo­grar el Arsht Cen­ter for the Per­for­ming Arts de Mia­mi.

Pe­ro aho­ra es po­si­ble que a Daly y a su gru­po de vo­lun­ta­rios, so­ña­do­res y em­pren­de­do­res no les to­me tan­to tiem­po con­cre­tar lo que imaginaron: un pa­seo de 10 mi­llas que in­clu­ya un par­que y ca­rril pa­ra bi­ci­cle­tas y que tie­ne por ob­je­ti­vo re­ge­ne­rar una fran­ja de Mia­mi de la mis­ma for­ma que el pa­so ele­va­do en Man­hat­tan hi­zo en la zo­na sur de Nue­va York.

Pe­ro va a te­ner que echar­le mano a las re­ser­vas de la fa­mi­lia Thom­son pa­ra lo­grar­lo.

El jue­ves un con­tra­tis­ta de­be co­men­zar las obras de la pri­me­ra fa­se del an­ti­ci­pa­do pa­seo, que cuan­do se com­ple­te se ex­ten­de­rá des­de el down­town de Mia­mi has­ta Da­de­land de­ba­jo la lí­nea del Metrorail. Es­te tra­mo ini­cial, que se ini­cia en el prós­pe­ro dis­tri­to de Bric­kell, so­la­men­te ten­drá nue­ve cua­dras y me­dia mi­lla de lar­go. Pe­ro lle­var­lo de la idea a la reali­dad en cin­co años es un tiem­po ré­cord pa­ra un pro­yec­to cí­vi­co en Mia­mi. Al me­nos dos tra­mos más, uno en la sec­ción de The Roads y otro en Co­ral Ga­bles, se­rán los si­guien­tes. Y no im­por­ta lo que de­mo­re, di­jo Daly, es­tá de­ci­di­da a con­cluir­lo den­tro del mis­mo es­pí­ri­tu que su pa­dre le en­se­ñó.

Thom­son, quien mu­rió el año pa­sa­do a los 85 años, no só­lo ayu­dó a abrir las puer­tas del Arsht Cen­ter for the Per­for­ming Arts, si no que tam­bién apo­yó a Daly cuan­do a ella se le ocu­rrió la idea del Un­der­li­ne, que al prin­ci­pio pen­só no lle­ga­ría a nin­gu­na par­te.

“Yo tu­ve lo que lla­mé una idea alo­ca­da. Mi pa­dre fue la se­gun­da per­so­na a la que le con­té des­pués de mi ma­ri­do”, re­cuer­da Daly, eje­cu­ti­va de mer­ca­do­tec­nia y quien nun­ca ha­bía en­fren­ta­do na­da pa­re­ci­do. “Él era siem­pre una de las per­so­nas con quien po­día dis­cu­tir mis ideas. Y él me di­jo ‘Yo no creo que es una idea alo­ca­da. Creo que es una tre­men­da idea”.

En­se­gui­da Thom­pson co­men­zó a pre­sen­tar la idea a per­so­nas que po­dían ayu­dar a su hi­ja. Tam­bién la ayu­dó a re­cau­dar di­ne­ro y le hi­zo su­ge­ren­cias pa­ra ha­cer reali­dad su vi­sión. Po­co an­tes de mo­rir, Thom­pson fue con Daly a Ta­llahas­see y al Ayun­ta­mien­to pa­ra ca­bil­dear y con­se­guir di­ne­ro.

“Él le dio cre­di­bi­li­dad al pro­yec­to”, di­jo Daly.

Thom­pson fue quien le in­sis­tió a Daly de la im­por­tan­cia de co­men­zar la cons­truc­ción an­tes que aca­ba­ra el 2018. Eso ha­ría reali­dad un pro­yec­to tan­to de ca­ra a los que la apo­ya­ban co­mo a los es­cép­ti­cos. El ini­ció se­rá pre­ci­sa­men­te 383 días des­pués de su muer­te.

“Sien­to co­mo si to­da­vía es­tu­vie­ra ayu­dán­do­nos”, di­jo en­tre lá­gri­mas. “Es muy emo­ti­vo. No hay na­da me­jor que tus pa­dres crean en ti y en lo que ha­ces”.

Lo que Daly es­tá ha­cien­do —en colaboración con el Con­da­do Mia­mi-Da­de y la agen­cia de trans­por­te pú­bli­co, que es­tán ayu­dan­do con to­do el pro­yec­to— es una labor ti­tá­ni­ca.

El plan maes­tro, que fue di­se­ña­do por el mis­mo gru­po que hi­zo el High

Li­ne de Nue­va York, Ja­mes Cor­ner Field Ope­ra­tions pa­ra el gru­po sin fi­nes de lu­cro que ella di­ri­ge, Friends of the Un­der­li­ne, pro­po­ne 10 mi­llas con­ti­nuas de pa­seos pa­ra­le­los pa­ra los que van a pie y en bi­ci­cle­ta. Los jar­di­nes, que es­ta­rán lle­nos de plan­tas na­ti­vas, se co­nec­ta­rán con una se­rie de par­ques, jar­di­nes, áreas de jue­go y otros lu­ga­res de reunión y que irán des­de áreas ur­ba­nas has­ta sub­ur­ba­nas.

La cons­truc­ción del pro­yec­to ten­drá un cos­to de $120 mi­llo­nes. Daly ya ha ase­gu­ra­do cer­ca de $90 mi­llo­nes en acuer­dos con Mia­mi, Co­ral Ga­bles, Mia­mi-Da­de y el es­ta­do de la Flo­ri­da, que in­clu­ye fon­dos de cuo­tas de im­pac­to de ca­rre­te­ras y par­ques pa­ga­dos por los ur­ba­ni­za­do­res, así co­mo fon­dos fe­de­ra­les des­ti­na­dos a cons­truc­ción de pa­seos.

Es una idea ra­di­cal en Mia­mi: Un es­pa­cio se­gu­ro y ur­bano don­de las per­so­nas pue­dan ca­mi­nar, mon­tar bi­ci­cle­ta, en­tre­te­ner­se y re­unir­se, y que a la vez es­tá di­rec­ta­men­te vin­cu­la­do al trans­por­te pú­bli­co. El pa­seo no só­lo co­nec­ta­rá ve­cin­da­rios y me­jo­ra­rá la ca­li­dad de vi­da pa­ra las 125,000 per­so­nas que vi­ven a 10 mi­nu­tos a pie del pa­seo, sino que tam­bién pro­mo­ve­rá el uso del Metrorail y el uso de las bi­ci­cle­tas, ha­cién­do­lo no só­lo con­ve­nien­te sino tam­bién atrac­ti­vo, di­cen Daly y los de­fen­so­res del Un­der­li­ne.

Po­ten­cial­men­te tam­bién

LAS PRI­ME­RAS 10 MI­LLAS DE ES­TE AM­BI­CIO­SO PRO­YEC­TO BA­JO LAS VÍAS DEL METRORAIL EN BRIC­KELL, PRO­PUES­TO POR MEG DALY Y SU PA­DRE PAR­KER THOM­SON, FA­LLE­CI­DO, CO­MEN­ZA­RÁN ES­TA SE­MA­NA.

pue­de atraer tu­ris­tas por­que ofre­ce una for­ma dis­tin­ta de ver Mia­mi y a la vez im­pul­sar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Los ur­ba­ni­za­do­res y los due­ños de pro­pie­da­des co­mer­cia­les que es­tán cer­ca­nos al pa­seo ya es­tán ex­plo­ran­do las po­si­bi­li­da­des de abrir ca­fés, mer­ca­dos, res­tau­ran­tes y otros ne­go­cios pa­ra sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de los usua­rios del Un­der­li­ne.

Pe­ro con­cre­tar to­do eso su­po­ne va­rios re­tos de di­se­ño e in­ge­nie­ría. Pe­ro nin­guno es ma­yor que ase­gu­rar­se de que los co­ches no atro­pe­llen a los usua­rios en las di­fe­ren­tes in­ter­sec­cio­nes, que in­clu­yen unas de las más con­cu­rri­das y pe­li­gro­sas de la ciu­dad. Los in­ge­nie­ros de Mia­mi-Da­de y del De­par­ta­men­to de Trans­por­te de la Flo­ri­da es­tán ana­li­zan­do to­das las in­ter­sec­cio­nes. A to­das ha­brá que ha­cer­les al­gún cam­bio. Daly y la ge­ren­te, pla­ni­fi­ca­do­ra y ar­qui­tec­ta del pro­yec­to, Ire­ne He­ge­dus, di­je­ron que es­to im­pli­ca: mo­ver se­ña­les, reali­nea­ción de la vía y en al­gu­nos ca­sos eli­mi­nar los gi­ros a la de­re­cha con luz ro­ja.

Ya se rea­li­za un es­tu­dio so­bre la reali­nea­ción de la ru­ta pa­ra de­ter­mi­nar con pre­ci­sión dón­de de­ben ser los cru­ces, de ma­ne­ra que exis­ta la ma­yor se­gu­ri­dad, di­jo Daly. El pro­yec­to ten­drá que eli­mi­nar el M-Path exis­ten­te ya que ser­pen­tea en­tre los pi­la­res de apo­yo y mu­chas ve­ces blo­quea la vis­ta de los que vie­nen de fren­te. Al­gu­nos gi­ros brus­cos que exis­ten ac­tual­men­te ha­cen di­fí­cil el pa­so de los ci­clis­tas.

No hay un sis­te­ma eléc­tri­co tam­po­co a ese ni­vel de­ba­jo de la vía del tren, de ma­ne­ra que ha­brá que ins­ta­lar­lo a to­do lo lar­go del pa­seo pa­ra po­der te­ner luz de no­che. Co­mo el pa­seo fue an­te­rior­men­te la vía del tren, hay te­rre­nos con­ta­mi­na­dos que de­ben lim­piar­se. Se sa­ca­rá la tie­rra a un pie de pro­fun­di­dad pa­ra cu­brir la su­per­fi­cie con un ma­te­rial tex­til que con­ten­ga cual­quier con­ta­mi­na­ción, y lue­go se cu­bri­rá de nue­vo con tie­rra nue­va.

El al­cal­de de Mia­miDa­de, Car­los Gi­mé­nez, di­jo que el es­fuer­zo y el gas­to van a va­ler la pe­na.

“Me de­mo­ré unos cin­co mi­nu­tos en vi­sua­li­zar el pro­yec­to”, di­jo. “Se es­tá crean­do un par­que li­neal en el co­ra­zón de la ciu­dad que be­ne­fi­cia­rá a mu­chas ge­ne­ra­cio­nes. Y si se va a ha­cer, hay que ha­cer­lo bien”.

A Daly se le ocu­rrió una bue­na idea en el mo­men­to per­fec­to, di­jo Al­ber­to Ibar­güen, pre­si­den­te de la Fun­da­ción Knight, que fi­nan­ció el plan del Un­der­li­ne.

Otras ciu­da­des han rea­li­za­do pro­yec­tos de gran im­pac­to pa­ra trans­for­mar es­pa­cios ur­ba­nos aban­do­na­dos, co­mo lí­neas fe­rro­via­rias en par­ques o pa­seos. El más co­no­ci­do es el High Li­ne en la ciu­dad de Nue­va York, que trans­for­mó las vías en desuso de un tren ele­va­do en un par­que li­neal. Ha re­sul­ta­do ser un gran atrac­ti­vo pa­ra el tu­ris­mo y ha pro­pi­cia­do obras por mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res a lo lar­go de la ru­ta. Atlan­ta tam­bién es­tá crean­do un Beltli­ne de 22 mi­llas y al­gu­nas áreas ya han abier­to.

Am­bos pro­yec­tos, al igual que el Un­der­li­ne, fue­ron im­pul­sa­dos por ac­ti­vis­tas y apo­ya­dos con en­tu­sias­mo por el go­bierno, las em­pre­sas y los ciu­da­da­nos. Que lo mis­mo es­té ocu­rrien­do en Mia­mi, di­jo Ibar­güen, re­pre­sen­ta un pa­so al fren­te por par­te de la ciu­dad y la re­cla­ma­ción de es­pa­cios pú­bli­cos. La explosión de edi­fi­cios de apar­ta­men­tos y la can­ti­dad de per­so­nas que los ha­bi­tan en Bric­kell, por ejem­plo, re­quie­re co­sas co­mo par­ques que el pro­yec­to de Un­der­li­ne pue­de ofre­cer, di­jo Ibar­güen.

Daly re­cuer­da que to­da es­ta idea vino de un ac­ci­den­te. Se ha­bía ro­to los dos bra­zos en un ac­ci­den­te de bi­ci­cle­ta y no po­día con­du­cir ni ha­cer mu­chas otras co­sas, de ma­ne­ra que usa­ba el Metrorail pa­ra ir a la te­ra­pia fí­si­ca. Un día, ca­mi­nan­do ha­cia el tren ba­jo las vías, se dio cuen­ta por pri­me­ra vez de to­do el es­pa­cio que ha­bía de­ba­jo.

Ha­bía un ca­mino de ce­men­to pe­ro es­ta­ba des­gas­ta­do y se usa­ba po­co. ¿Qué pa­sa­ría si al­guien trans­for­ma es­te es­pa­cio en un sen­de­ro ro­dea­do de ve­ge­ta­ción pa­ra ca­mi­nar y mon­tar bi­ci­cle­ta? Daly ima­gi­nó a per­so­nas co­rrien­do, ha­cien­do ejer­ci­cio, a ci­clis­tas, a fa­mi­lias y usua­rios del tren dis­fru­tan­do del pa­seo, que co­mien­za en Da­de­land, atraviesa South Mia­mi y Co­ral Ga­bles, y pa­sa por Co­co­nut Gro­ve, Sil­ver Bluff, The Roads y Bric­kell.

Daly con­si­guió el apo­yo de Ma­ria Nar­di, en­ton­ces di­rec­to­ra ad­jun­ta de Par­ques de Mia­mi-Da­de y aho­ra la je­fa del de­par­ta­men­to, y al fi­nal tam­bién el de Gi­mé­nez y la agen­cia de trans­por­te pú­bli­co, pro­pie­ta­ria y ope­ra­do­ra del Metrorail y el te­rreno de­ba­jo de las vías.

La or­ga­ni­za­ción Friends of the Un­der­li­ne tie­ne un acuer­do for­mal con el con­da­do pa­ra guiar el desa­rro­llo del pro­yec­to, que se cons­trui­rá en eta­pas por di­se­ña­do­res y con­tra­tis­tas que tra­ba­jan pa­ra Mia­miDa­de y ten­drán que par­ti­ci­par en li­ci­ta­cio­nes. El gru­po tam­bién ha con­tra­ta­do a la fir­ma Kim­ley-Horn pa­ra que crear un di­se­ño básico y uni­for­me, y de­ter­mi­ne el cos­to de ca­da tra­mo.

El pa­seo tie­ne una ven­ta­ja: el ca­mino en ce­men­to que ya exis­te a lo lar­go de to­do el tra­yec­to, de ma­ne­ra que las per­so­nas po­drán dis­fru­tar del pa­seo in­clu­so an­tes que to­do es­té ter­mi­na­do.

“En cuan­to el pri­mer tra­mo es­té ter­mi­na­do se va a po­der dis­fru­tar”, di­jo el ur­ba­ni­za­dor Brent Rey­nolds, miem­bro de la jun­ta de di­rec­to­res de Friends of the Un­der­li­ne.

El pri­mer tra­mo, Bric­kell Back­yard, es el más com­ple­jo y, a un cos­to de $14.2 mi­llo­nes, el más ca­ro del Un­der­li­ne, di­jo Daly. Pe­ro da­da la can­ti­dad de per­so­nas que vi­ve en la zo­na y el he­cho de que es una po­bla­ción jo­ven, es pro­ba­ble que sea el lu­gar que pri­me­ro co­mien­ce a usar­se. Los fon­dos in­clu­yen $5.4 mi­llo­nes en di­ne­ro del con­da­do, $4.8 mi­llo­nes de Mia­mi y ca­si $4 mi­llo­nes del es­ta­do.

El tra­mo co­mien­za en el río Mia­mi y se ex­tien­de sie­te cua­dras ha­cia el sur has­ta el Sim­pson Park. El plan pa­ra es­te tra­mo de nue­ve acres, di­se­ña­do por Ja­mes Cor­ner, de­be ter­mi­nar­se en 18 me­ses. Con­sis­te de va­rios es­pa­cios al ai­re li­bre que cuen­ten con al­gu­nas de las ca­rac­te­rís­ti­cas que los ve­ci­nos de Bric­kell pi­die­ron en va­rias reunio­nes pú­bli­cas, a sa­ber:

• Un par­que ver­de a la ori­lla del río que per­mi­ta ani­ma­les.

• Un gim­na­sio que cuen­te con una can­cha que pue­da usar­se pa­ra ju­gar baloncesto, voleibol, o mi­ni­fúb­tol, áreas pa­ra ha­cer ejer­ci­cios y una pis­ta pa­ra co­rrer.

• Un pa­seo de tres cua­dras que en al­gún lu­gar cuen­te con un es­ce­na­rio pa­ra pre­sen­ta­cio­nes con ca­bi­da pa­ra 300 per­so­nas o 85 al­fom­bras pa­ra yo­ga; me­sas pa­ra ju­gar aje­drez, do­mi­nó o da­mas y una me­sa de 50 pies de lar­go pa­ra ac­ti­vi­da­des co­mu­ni­ta­rias.

• Un es­pa­cio abier­to con cua­tro jar­di­nes con un en­torno pro­pi­cio pa­ra ma­ri­po­sas crea­do al­re­de­dor de las ro­cas que se levantan en el te­rreno al otro la­do de la ca­lle de la es­cue­la pri­ma­ria South­si­de.

La se­gun­da fa­se, que de­be sa­lir a li­ci­ta­ción en no­viem­bre, irá des­de Co­ral Way has­ta la SW 19 Ave. A lo lar­go de South Di­xie High­way, di­jo Daly.

Lue­go el pro­yec­to sal­ta a Co­ral Ga­bles, don­de la ciu­dad es­tá pla­nean­do un tra­mo en­tre Dou­glas y LeJeu­ne. Es­te in­clu­ye la re­vi­ta­li­za­ción de un pe­que­ño par­que que es­tá con­ti­guo a las vías del tren y que po­dría ser un lu­gar pa­ra los ca­mio­nes que ven­den co­mi­da, ex­pli­có Daly.

El seg­men­to de Co­ral Ga­bles in­clu­ye un cuar­to de mi­lla que cons­trui­rá Rey­nolds y su fir­ma NP In­ter­na­tio­nal. El miem­bro de la jun­ta de Friends of the Un­der­li­ne es tam­bién el ur­ba­ni­za­dor de pro­yec­to de uso mix­to de Ga­bles Sta­tion que se cons­tru­ye a lo lar­go de Pon­ce de Leon Bou­le­vard. Ba­jo el acuer­do, Rey­nolds con­tri­bui­rá $3 mi­llo­nes pa­ra cons­truir y re­vi­ta­li­zar el pai­sa­je de ese tra­mo del pa­seo, que ac­tual­men­te di­se­ña Kim­le­yHorn, la fir­ma que es­tá tra­ba­jan­do en el mo­de­lo pa­ra to­do el pro­yec­to del Un­der­li­ne.

Ad­ya­cen­te al pa­seo, Rey­nolds in­clui­rá un par­que pa­ra perros, el pri­me­ro de la ciu­dad y al que el mu­ni­ci­pio con­tri­bui­rá con $300,000.

Sus ar­qui­tec­tos di­se­ña­ron el edi­fi­cio de la es­ta­ción del Ga­bles fren­te al Un­der­li­ne, ex­pli­có Rey­nolds. Un enor­me jar­dín co­lin­da­rá con el pa­seo y la plan­ta ba­ja ten­drá es­pa­cios pa­ra “ac­ti­vos”. Su con­cep­to es que ve­ci­nos usen el Un­der­li­ne y usen los co­mer­cios, exac­ta­men­te el ti­po de re­la­ción sim­bió­ti­ca que Daly ima­gi­nó. Tam­bién su­po­ne otro atrac­ti­vo más pa­ra fu­tu­ros re­si­den­tes y co­mer­cios po­ten­cia­les, di­jo Rey­nolds.

“Nues­tra idea es que las per­so­nas en­tren y sal­gan del es­pa­cio del Un­der­li­ne”, di­jo. “Es de­fi­ni­ti­va­men­te par­te de nues­tra his­to­ria. Es­tá muy a tono con las ten­den­cias mo­der­nas de sa­lud, bie­nes­tar y me­dios al­ter­na­ti­vos de trans­por­ta­ción y co­ne­xión”.

Rey­nolds tie­ne pla­ni­fi­ca­do co­men­zar la cons­truc­ción de su sec­ción del Un­der­li­ne a fi­na­les del 2019 y de­be­ría es­tar ter­mi­na­da cuan­do abra la es­ta­ción de Ga­bles a fi­na­les del ve­rano del 2020, di­jo.

Mien­tras tan­to, Daly lle­va tra­ba­jan­do co­mo vo­lun­ta­ria des­de ha­ce cin­co años. Los Friends of the Un­der­li­ne, que no re­ci­ben nin­gún ti­po de di­ne­ro pú­bli­co di­rec­ta­men­te y sub­sis­ten gra­cias a do­na­cio­nes pri­va­das, só­lo cuen­ta con una per­so­na a suel­do y de­pen­de de abo­ga­dos y par­ti­da­rios pa­ra rea­li­zar la ma­yo­ría de su tra­ba­jo. Pe­ro pa­ra ella es mu­cho más que un tra­ba­jo, es su vi­da, ex­pli­ca Daly, quien tie­ne dos hi­jas ma­yo­res.

“Ha­go es­to a tiem­po com­ple­to”, afir­mó. “Es en lo úni­co que pien­so”.

A me­di­da que se acer­ca el día de la inauguración, Daly só­lo qui­sie­ra que su pa­dre es­tu­vie­ra allí con ella pa­ra cor­tar la cin­ta.

“Es co­mo si hu­bie­ra muerto ayer. Creo que fue una enor­me pér­di­da pa­ra nues­tra co­mu­ni­dad”, afir­mó. “Par­ker Thom­pson no pue­de ser re­em­pla­za­do”.

JA­MES COR­NER FIELD OPE­RA­TIONS FRIENDS OF THE UN­DER­LI­NE Mia­mi

UNA RE­PRE­SEN­TA­CIÓN de una par­te del pa­seo del Un­der­li­ne y del par­que se­gún se ve­rá a su pa­so por Bric­kell.

FRIENDS OF THE UN­DER­LI­NE

PAR­TE DEL pa­seo ba­jo los rie­les del Metrorail tal co­mo se ven hoy en día.

C.M. GUE­RRE­RO Mia­mi He­rald Staff

MEG DALY, fun­da­do­ra de Friends of the Un­der­li­ne, ba­jo uno de los pa­sos ele­va­dos del Metrorail.

CARL JUS­TE Mia­mi He­rald Staff

EL ABO­GA­DO Par­ker Thom­son, quien mu­rió el año pa­sa­do a los 85 años, fren­te al Arsht Cen­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.