Co­rrup­ción en Mia­mi sal­pi­ca a Kirch­ner

El Nuevo Herald (Sunday) - - PORTADA - POR BY KYRA GURNEY Y NI­CHO­LAS NEHAMAS

Des­pués de arres­tar a cua­tro per­so­nas –en­tre ellas la due­ña de una fir­ma de bie­nes raí­ces del área del Gran Mia­mi– las au­to­ri­da­des ar­gen­ti­nas pa­re­cen ha­ber de­ve­la­do el mis­te­rio de un im­pe­rio de pro­pie­da­des va­lo­ra­das en $65 mi­llo­nes que in­cluía lu­jo­sos con­do­mi­nios en el sur de la Flo­ri­da y Nue­va York, en tan­to se con­ti­núa pro­ce­san­do un gi­gan­tes­co ca­so de co­rrup­ción con­tra la ex pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner.

Las cua­tro per­so­nas arres­ta­das por la Po­li­cía fe­de­ral el mes pa­sa­do en Ar­gen­ti­na son Eli­za­beth Or­tiz Mu­ni­coy, de na­cio­na­li­dad ar­gen­ti­na, que tie­ne un ne­go­cio in­ter­na­cio­nal de bie­nes raí­ces que has­ta ha­ce po­co con­ta­ba con una fran­qui­cia en Surf­si­de; Ser­gio To­dis­co, ex es­po­so de Mu­ni­coy y fa­bri­can­te de ro­pa; Ca­ro­li­na Po­chet­ti, la viu­da de un im­por­tan­te ase­sor de la fa­mi­lia Kirch­ner, y Car­los Cor­tez, un em­pre­sa­rio que

via­ja en­tre Ar­gen­ti­na y el sur de la Flo­ri­da.

La Fis­ca­lía los acu­sa de in­ver­tir di­ne­ro ilí­ci­to fue­ra del país, a nom­bre del ase­sor de los Kirch­ner, Héc­tor Da­niel Mu­ñoz, gra­cias al uso de una red de com­pa­ñías fan­tas­mas que la­va­ban di­ne­ro.

Los arres­tos los or­de­nó un juez fe­de­ral ar­gen­tino que su­per­vi­sa un enor­me ca­so de co­rrup­ción don­de Fer­nán­dez de Kirch­ner es­tá acu­sa­da de acep­tar so­bor­nos en efec­ti­vo de com­pa­ñías de cons­truc­ción a cam­bio de otor­gar con­tra­tos del go­bierno. Al pa­re­cer, el di­ne­ro en efec­ti­vo lo en­tre­ga­ba en bol­sas en las ca­sas de los acu­sa­dos un con­duc­tor que lle­va­ba me­ticu­losas no­tas de las en­tre­gas que ha­cía. El cho­fer es­tá coope­ran­do con los fis­ca­les y ha entregado las lis­tas de las en­tre­gas de di­ne­ro que ha­cía. (Los abo­ga­dos de la fa­mi­lia Kirch­ner han di­cho que las acu­sa­cio­nes tie­nen una mo­ti­va­ción po­lí­ti­ca).

Mu­ñoz es una de las per­so­nas men­cio­na­da en las no­tas de quién acep­ta­ba bol­sas de di­ne­ro a nom­bre del ma­tri­mo­nio Kirch­ner. Mu­ñoz tra­ba­jó du­ran­te mu­chos años co­mo se­cre­ta­rio per­so­nal del fa­lle­ci­do Nés­tor Kirch­ner, el es­po­so de Fer­nán­dez de Kirch­ner y tam­bién ex pre­si­den­te del país. Mu­ñoz, a quien su je­fe lla­ma­ba afec­tuo­sa­men­te

“el gor­do”, mu­rió en el 2016.

Pe­ro an­tes, creen los fis­ca­les, Mu­ñoz uti­li­zó gran par­te del di­ne­ro pa­ra in­ver­tir de­ce­nas de mi­llo­nes de dó­la­res en ex­clu­si­vas pro­pie­da­des en Es­ta­dos Uni­dos, ca­sas muy ca­ras en Mia­mi y Man­hat­tan y pro­pie­da­des co­mer­cia­les co­mo far­ma­cias y su­cur­sa­les ban­ca­rias en el Sur de la Flo­ri­da. Las pro­pie­da­des –en­tre ellas una far­ma­cia CVS en La Pe­que­ña Ha­ba­na – las com­pra­ron las com­pa­ñías de la Flo­ri­da re­gis­tra­das a nom­bre de To­dis­co y Mu­ni­coy, lo que des­per­tó sos­pe­chas de có­mo la pa­re­ja pu­do pa­gar por pro­pie­da­des in­mo­bi­lia­rias de tan­to va­lor.

La co­ne­xión de Mu­ñoz con las pro­pie­da­des se des­cu­brió cuan­do do­cu­men­tos cor­po­ra­ti­vos se­cre­tos lla­ma­dos los Pa­pe­les de Pa­na­má re­ve­la­ron que Mu­ñoz y su es­po­sa eran due­ños de una com­pa­ñía en las Is­las Vír­ge­nes re­gis­tra­da a nom­bre de To­dis­co. La Fis­ca­lía aún es­tá tra­tan­do de de­ter­mi­nar si Mu­ñoz ro­bó di­ne­ro de las bol­sas de efec­ti­vo y los usó pa­ra ad­qui­rir pro­pie­da­des pa­ra sí o si lle­va­ba a ca­bo las transac­cio­nes a nom­bre de los Kirch­ner.

Fun­cio­na­rios fe­de­ra­les de EEUU es­tán in­ves­ti­gan­do las ale­ga­cio­nes de que se in­vir­tió en el país di­ne­ro su­cio, se­gún fuen­tes fa­mi­lia­ri­za­das con el ca­so. La pren­sa ar­gen­ti­na re­por­tó que las au­to­ri­da­des de EEUU han com­par­ti­do in­for­ma­ción so­bre las ac­ti­vi­da­des fi­nan­cie­ras de To­dis­co y Mu­ni­coy con las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses. El De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia no qui­so ha­cer nin­gún co­men­ta­rio so­bre si le ha da­do o no in­for­ma­ción a sus co­le­gas ar­gen­ti­nos.

To­das las pro­pie­da­des en EEUU han si­do ven­di­das, lo que sig­ni­fi­ca que las au­to­ri­da­des ten­drán que rastrear el efec­ti­vo si desean in­cau­tar al­gún ac­ti­vo.

Ba­jo las le­yes ar­gen­ti­nas, los sos­pe­cho­sos pue­den per­ma­ne­cer de­te­ni­dos sin ser en­cau­sa­dos, que es el ca­so de las cua­tro per­so­nas arres­ta­das. Mu­ni­coy y To­dis­co fue­ron cap­tu­ra­dos en Mar del Pla­ta, don­de vi­ven, a fi­na­les de oc­tu­bre. Nin­guno de sus abo­ga­dos res­pon­dió las lla­ma­das pa­ra co­no­cer su ver­sión.

Mu­ni­coy, quien le ha­bía di­cho al Mia­mi He­rald que no sa­bía na­da so­bre las mul­ti­mi­llo­na­rias transac­cio­nes y que no te­nía “na­da que ver” con las pro­pie­da­des, aho­ra es­tá coope­ran­do con los fis­ca­les y com­par­tien­do in­for­ma­ción so­bre có­mo Mu­ñoz ad­qui­rió los bie­nes raí­ces, se­gún la pren­sa lo­cal. Apa­ren­te­men­te di­jo a los fis­ca­les que su ex ma­ri­do era el cul­pa­ble del plan.

Co­mo re­sul­ta­do de su coope­ra­ción, Mu­ni­coy sa­lió de la cár­cel. To­dis­co, Po­chet­ti y Cor­tez si­guen arres­ta­dos.

Mu­ni­coy pa­re­ce que fue cor­tan­do sus la­zos en los Es­ta­dos Uni­dos mien­tras la in­ves­ti­ga­ción se for­ta­le­cía. El año pa­sa­do, ven­dió su con­do­mi­nio de $800,000 en Holly­wood. La ofi­ci­na de su ne­go­cio de Surf­si­de, Mu­ni­coy In­ter­na­tio­nal Pro­per­ties, ha es­ta­do va­cía por más de un año. Un si­tio web de la com­pa­ñía, que an­te­rior­men­te in­cluía ca­sas de lu­jo, aho­ra di­ce que es­tá “en re­mo­de­la­ción”.

Una co­sa que ha man­te­ni­do: sus pa­gos men­sua­les de $300 al co­rre­dor de bie­nes raí­ces cu­ya li­cen­cia usó pa­ra com­prar y ven­der pro­pie­da­des, se­gún el pro­pio co­rre­dor, Tho­mas Ba­ker, de Boyn­ton Beach. (Mu­ni­coy no es una pro­fe­sio­nal de bie­nes raí­ces con li­cen­cia en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro es le­gal usar una li­cen­cia a tra­vés de ter­ce­ros).

“To­da­vía me de­be el pa­go de es­te mes”, di­jo Ba­ker. “Voy a te­ner que sa­lir de ella. No te­nía la me­nor idea de que ha­bía he­cho al­go ma­lo”.

En­tre­tan­to, To­dis­co tam­bién es­tá bus­can­do coope­rar con los fis­ca­les, lo cual le ayu­da­ría a que se le re­duz­ca la sen­ten­cia si lle­ga­se a ser de­cla­ra­do cul­pa­ble, pe­ro el juez que si­gue su ca­so re­cha­zó el acuer­do de colaboración. To­dis­co ha ad­mi­ti­do ha­ber com­pra­do las pro­pie­da­des, pe­ro de­cla­ró que co­no­cía a Mu­ñoz “co­mo em­pre­sa­rio” y no sa­bía “el ori­gen de los fon­dos”, se­gún el pe­rió­di­co ar­gen­tino Cla­rín.

Po­chet­ti, la viu­da de Mu­ñoz, has ne­ga­do ha­ber te­ni­do nin­gu­na par­ti­ci­pa­ción en el pre­sun­to plan pa­ra la­var di­ne­ro y le di­jo a la cor­te que se sen­tía de­cep­cio­na­da de su es­po­so, el ex asis­ten­te de Kirch­ner. Su abo­ga­do no pu­do ser lo­ca­li­za­do.

Cor­tez, quien tam­bién ha si­do acu­sa­do de par­ti­ci­par en el pre­sun­to com­plot, fue arres­ta­do en el ae­ro­puer­to de Bue­nos Ai­res al re­gre­sar de Mia­mi. La Fis­ca­lía sospecha que vo­ló a EEUU pa­ra es­con­der ac­ti­vos, di­jo Cla­rín.

Cor­tez tam­bién in­vir­tió en bie­nes raí­ces en el sur de la Flo­ri­da. En to­tal, las com­pa­ñías re­gis­tra­das a su nom­bre pa­ga­ron $2.9 mi­llo­nes por con­do­mi­nios en Mia­mi y Sun­ri­se.

Una de esas com­pa­ñías, New Dreams LLC, fue crea­da con la ayu­da de Ol­ga San­ti­ni, la re­pre­sen­tan­te de Mos­sack Fonseca en Mia­mi, la fir­ma de abo­ga­dos pa­na­me­ña que aho­ra es­tá ce­rra­da y cu­yos ar­chi­vos se fil­tra­ron en los Pa­pe­les de Pa­na­má. Cor­tez tam­bién hi­zo que Mos­sack Fonseca, la fir­ma que creó una em­pre­sa offs­ho­re pa­ra Mu­ñoz, re­gis­tra­ra una com­pa­ñía lla­ma­da New Dreams en Ne­va­da.

Las co­ne­xio­nes no ter­mi­nan ahí: lue­go Cor­tez ven­dió uno de sus con­do­mi­nios de Sun­ri­se a Gui­ller­mo Eduar­do Fer­nán­dez, un pre­sun­to je­fe de Jo­sé Ló­pez, ex se­cre­ta­rio de Obras Pú­bli­cas ba­jo Kirch­ner y su es­po­sa arres­ta­do en el 2016 des­pués de que se le des­cu­brie­ra ti­ran­do bol­sas de di­ne­ro en efec­ti­vo y un ri­fle se­mi­au­to­má­ti­co por en­ci­ma del mu­ro de un con­ven­to en las afue­ras de Bue­nos Ai­res. Ló­pez es­tá coope­ran­do con los fis­ca­les en el ca­so de co­rrup­ción con­tra Fer­nán­dez de Kirch­ner, se­gún in­for­mes de pren­sa.

Otra pa­re­ja acu­sa­da de par­ti­ci­par en la ma­yús­cu­la es­ta­fa si­gue pró­fu­ga.

Un juez fe­de­ral en Ar­gen­ti­na or­de­nó los arres­tos de Car­los Ge­llert y Per­la Puen­te Re­sen­dez, se­gún in­for­mes de pren­sa. Re­sen­dez fun­gió co­mo di­rec­to­ra de mu­chas de las com­pa­ñías de la Flo­ri­da que te­nían el ne­go­cio de bie­nes raí­ces des­pués de que To­dis­co y Mu­ni­coy re­nun­cia­ran co­mo di­rec­to­res en el 2015.

Re­sen­dez es­tá re­la­cio­na-

da por ma­tri­mo­nio con la viu­da del ex ase­sor de Kirch­ner, se­gún el si­tio web ar­gen­tino Bor­de­rPe­rio­dis­mo. El es­po­so de Re­sen­dez, Ge­llert, es el pri­mo de la viu­da.

Los re­gis­tros de pro­pie­da­des mues­tran que Ge­llert y Re­sen­dez son due­ños de una ca­sa en Mis­sion, Te­xas, apro­xi­ma­da­men­te tres ho­ras al sur de Cor­pus Ch­ris­ti.

Char­les Ser­faty, un abo­ga­do que se desem­pe­ñó co­mo agen­te re­gis­tra­do pa­ra las com­pa­ñías de Re­sen­dez en Flo­ri­da, que aho­ra fi­gu­ran co­mo “inac­ti­vas” en los re­gis­tros es­ta­ta­les, no res­pon­dió una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca. Re­sen­dez y Ge­llert no res­pon­die­ron a los men­sa­jes de Fa­ce­book.

Ar­gen­ti­na ha so­li­ci­ta­do la ex­tra­di­ción de Re­sen­dez, se­gún pu­do co­no­cer el He­rald. Un por­ta­voz del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia di­jo que la agen­cia no acos­tum­bra a co­men­tar so­bre las so­li­ci­tu­des de ex­tra­di­ción.

Las pro­pie­da­des en la Flo­ri­da y Nue­va York se ven­die­ron pos­te­rior­men­te por ca­si $73 mi­llo­nes, y par­te del di­ne­ro re­in­gre­só al sis­te­ma ban­ca­rio y fue trans­fe­ri­do a otros es­ta­dos de EEUU, así co­mo a Mé­xi­co, Hong Kong y An­do­rra, se­gún un re­por­te de una uni­dad es­pe­cial de de­li­tos fi­nan­cie­ros que se men­cio­nó en los in­for­mes de pren­sa.

Pa­ra po­der re­cu­pe­rar par­te del di­ne­ro que se sospecha ro­bó Mu­ñoz, los fis­ca­les ten­drán que des­cu­brir adón­de fue a parar el di­ne­ro de la ven­ta de la pro­pie­dad.

Aun­que Fer­nán­dez de Kirch­ner fue acu­sa­da for­mal­men­te en sep­tiem­bre por car­gos de que su go­bierno acep­tó so­bor­nos, ac­tual­men­te se desem­pe­ña co­mo se­na­do­ra y, por lo tan­to, tie­ne inmunidad de ser arres­ta­da, aun­que no de ser pro­ce­sa­da.

El abo­ga­do de Fer­nán­dez de Kirch­ner, Gre­go­rio Dal­bón, di­jo en un co­rreo elec­tró­ni­co que ella “no tie­ne na­da que ver con nin­gu­na pro­pie­dad en Mia­mi” y “na­da que ver con la se­cre­ta­ria de Nés­tor Kirch­ner”.

“Na­die du­da en Ar­gen­ti­na de que [Fer­nán­dez de Kirch­ner] es víc­ti­ma de una persecución ju­di­cial y me­diá­ti­ca en un in­ten­to de di­fa­mar­la y des­te­rrar­la”, agre­gó en un co­rreo elec­tró­ni­co. “Es­to es al­go que no su­ce­de­rá por­que no hay prue­bas de que ha­ya des­trui­do su pre­sun­ción de inocen­cia”.

En el 2016, un agen­te de bie­nes raí­ces de Mia­mi de­man­dó a Mu­ni­coy por la ven­ta del edi­fi­cio de la far­ma­cia CVS en La Pe­que­ña Ha­ba­na, tras ar­gu­men­tar que re­cla­mó una co­mi­sión sin de­re­cho a ha­cer­lo. El abo­ga­do del agen­te ci­tó a Mu­ni­coy an­te un juez pa­ra que pre­sen­ta­ra do­cu­men­tos que po­drían de­mos­trar qué ocu­rrió con los in­gre­sos de la ven­ta.

Al mes si­guien­te, Mu­ni­coy lle­gó a un acuer­do.

PE­DRO POR­TAL ppor­tal@el­nue­vohe­rald.com

FAR­MA­CIA CVS en La Pe­que­ña Ha­ba­na vin­cu­la­da a un ex asis­ten­te del ex pre­si­den­te ar­gen­tino Nés­tor Kirch­ner.

Cortesía de la PFA

ARRES­TO DE Ca­ro­li­na Po­chet­ti, viu­da de Héc­tor Da­niel Mu­ñoz, un ase­sor del fa­lle­ci­do pre­si1den­te Nés­tor Kirch­ner.

Cortesía PFA

SER­GIO TO­DIS­CO es arres­ta­do en Mar del Pla­ta.

Cortesía PFA

ELI­ZA­BETH MU­NI­COY arres­ta­da por la PFA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.