Los be­ne­fi­cios de re­ga­tear por In­ter­net al com­prar pro­duc­tos

El Nuevo Herald (Sunday) - - FINANZAS PERSONALES - POR TERCIUS BU­FE­TE

Odio pa­gar el pre­cio com­ple­to por cual­quier co­sa. So­lo pre­ta. gún­ta­les a mi fa­mi­lia y ami­gos.

Sin em­bar­go, no soy el ti­po de per­so­na que bus­ca cu­po­nes y lee los anun­cios en el pe­rió­di­co del do­min­go. Pre­fie­ro ne­go­ciar pa­ra con­se­guir una bue­na ofer- Y en es­tos días, eso es mu­cho más fá­cil, gra­cias al re­ga­teo en lí­nea.

En una en­cues­ta de CR en tien­das de elec­tró­ni­cos, el 69 por cien­to de los com­pra­do­res en lí­nea que in­ten­ta­ron ne­go­ciar un me­jor pre­cio en un te­le­vi­sor, compu­tado­ra u otro pro­duc­to elec­tró­ni­co re­ci­bie­ron una re­duc­ción del pre­cio. Por el con­tra­rio, so­lo el 59 por cien­to de los com­pra­do­res en la tien­da tu­vie­ron éxi­to. Los que re­ga­tea­ron en lí­nea tam­bién re­ci­bie­ron un descuento ma­yor en pro­me­dio ($94) que sus con­tra­par­tes en la tien­da ($84).

Mi­chael Pa­rrish DuDell, un ex­per­to en ven­tas en el ser­vi­cio de bús­que­da de ofer­tas Cou­po­nFo­llow, di­ce que mu­cha gen­te pre­fie­re re­ga­tear por in­ter­net. Es más con­ve­nien­te pa­ra al­gu­nos. Pa­ra otros es más fá­cil co­mu­ni­car­se por Fa­ce­book, Twit­ter, o un chat en un si­tio web en vez de ha­cer­lo en per­so­na.

DuDell di­ce que las com­pa­ñías que ven­den ar­tícu­los cos­to­sos co­mo mue­bles, pro­duc­tos elec­tró­ni­cos y ro­pa a menudo es­tán dis­pues­tas a re­ga­tear. Es­to in­clu­ye Dell, Hew­lett Pac­kard y Sie­rra Tra­ding Post. Una for­ma de iden­ti­fi­car a otros es bus­car mi­no­ris­tas que ofrez­can có­di­gos de cu­po­nes con re­gu­la­ri­dad.

Aquí te ofrezco más con­se­jos ba­sa­dos en mi ex­pe­rien­cia co­mo ávi­do re­ga­tea­dor en lí­nea.

PRE­PÁ­RA­TE

Pa­ra cual­quier ne­go­cia­ción, va­le la pe­na pla­ni­fi­car por ade­lan­ta­do. De he­cho, a menudo desa­rro­llo un guión an­tes de co­men­zar a ne­go­ciar, in­clu­so cuan­do es­toy pla­nean­do co­mu­ni­car­me a tra­vés de un chat en lí­nea.

Ase­gú­ra­te de ha­cer una in­ves­ti­ga­ción de mer­ca­do, de mo­do que te fa­mi­lia­ri­ces con los acuer­dos an­te­rio­res del mi­no­ris­ta y el pre­cio de los com­pe­ti­do­res, he­chos que pue­des uti­li­zar pa­ra pre­sen­tar tu ca­so.

“Co­mien­za por ha­cer al­gu­nas pre­gun­tas so­bre el pro­duc­to”, di­ce DuDell. “Haz que el re­pre­sen­tan­te de ser­vi­cio al clien­te sien­ta que real­men­te deseas ha­cer una com­pra”. Pa­ra ob­te­ner un buen pre­cio, de­bes de­mos­trar que es­tás dis­pues­to a cum­plir has­ta el fi­nal de la ne­go­cia­ción.

Una gran ven­ta­ja del re­ga­teo en lí­nea es que la dis­cu­sión que tie­nes con el re­pre­sen­tan­te ge­ne­ral­men­te se­rá mo­ni­to­rea­da pa­ra el con­trol de ca­li­dad. Eso sig­ni­fi­ca que el re­pre­sen­tan­te tie­ne un in­cen­ti­vo adi­cio­nal pa­ra ser ama­ble y ser­vi­cial.

Tra­ta de usar el mis­mo tono tú mis­mo.

“Quie­res po­der de­cir al­go co­mo ‘es­toy bus­can­do un buen tra­to, por su­pues­to. Si pue­des re­du­cir el pre­cio en un 10 por cien­to, te da­ré mi nú­me­ro de tar­je­ta aho­ra mis­mo’ “, di­ce Mi­chael Whee­ler, quien en­se­ña en la Es­cue­la de Ne­go­cios de Har­vard y re­cien­te­men­te es­cri­bió “El ar­te de la ne­go­cia­ción: có­mo im­pro­vi­sar un acuer­do en un mun­do caó­ti­co”.

El re­pre­sen­tan­te pue­de no te­ner la au­to­ri­dad pa­ra otor­gar un descuento, agre­ga Whee­ler, pe­ro nun­ca sa­brás si no pre­gun­tas.

En mi ex­pe­rien­cia, siem­pre va­le la pe­na pre­gun­tar, in­clu­so si es­tás com­pran­do en lí­nea en Ap­ple o Ama­zon.

A tra­vés del chat en vi­vo, ne­go­cié con éxi­to un pre­cio más ba­jo en un Ma­cBook Pro que ha­bía or­de­na­do, des­pués de en­con­trar un me­jor pre­cio en lí­nea una se­ma­na des­pués.

Los re­pre­sen­tan­tes de Ama­zon son di­fí­ci­les de con­se­guir. (Aquí es don­de co­mien­zas). Pe­ro es­tán dis­pues­tos a igua­lar el pre­cio, des­con­tar los cos­tos de en­vío e in­clu­so otor­gar re­em­bol­sos si un pro­duc­to no cum­ple con las ex­pec­ta­ti­vas.

Y si ob­tie­nes un “no” des­pués de pe­dir un me­jor pre­cio, pre­gun­ta so­bre ga­ran­tías ex­ten­di­das y otros in­cen­ti­vos. Cuan­do com­pré una bi­ci­cle­ta no ha­ce mu­cho, ne­go­cié re­co­ger­la en la tien­da, el mon­ta­je, la bom­ba de las llan­tas y una bo­te­lla de agua, to­do gra­tis, des­pués de que se ne­ga­ron un pre­cio más ba­jo.

UNA GRAN VEN­TA­JA DEL RE­GA­TEO EN LÍ­NEA ES QUE LA CON­VER­SA­CIÓN QUE TIE­NES CON EL RE­PRE­SEN­TAN­TE GE­NE­RAL­MEN­TE ES MO­NI­TO­REA­DA PA­RA EL CON­TROL DE CA­LI­DAD

MARK LEN­NIHAN AP

UN EM­PLEA­DO de Nasdaq mo­ni­to­rea la ac­ti­vi­dad del mer­ca­do en Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.