Redes so­cia­les con­ti­núan com­ba­tien­do la des­in­for­ma­ción

El Nuevo Herald (Sunday) - - ESTADOS UNIDOS -

Fa­ce­book y otras redes so­cia­les han es­ta­do com­ba­tien­do la des­in­for­ma­ción y los men­sa­jes de odio du­ran­te dos años. A días de las elec­cio­nes de me­dio pe­río­do pre­si­den­cial en Es­ta­dos Uni­dos, sus es­fuer­zos pa­re­cen es­tar ga­nan­do te­rreno, aun­que to­da­vía es­tán muy le­jos de ga­nar la gue­rra.

Eso se de­be a que las me­di­das po­drían aca­rrear re­per­cu­sio­nes po­lí­ti­cas y ello po­dría per­ju­di­car los ne­go­cios de em­pre­sas co­mo Fa­ce­book, Twit­ter y Goo­gle. Al­gu­nos in­clu­so ar­gu­men­tan que las redes so­cia­les es­tán di­se­ña­das pa­ra ser inun­da­das con des­in­for­ma­ción - con­se­cuen­cia ines­pe­ra­da de las an­sias de ser­vir a em­pre­sas de pu­bli­ci­dad al ca­te­go­ri­zar los in­tere­ses de sus usua­rios.

Des­pués de ha­ber si­do aga­rra­dos por sor­pre­sa por agen­tes ru­sos que se en­tro­me­tie­ron en las elec­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses del 2016, los gi­gan­tes de la tec­no­lo­gía han in­ver­ti­do mi­llo­nes de dó­la­res, de­ce­nas de mi­les de per­so­nas y efi­cien­tes es­fuer­zos téc­ni­cos en el com­ba­te de no­ti­cias fal­sas, pro­pa­gan­da y men­sa­jes de odio que han pro­li­fe­ra­do en sus pla­ta­for­mas di­gi­ta­les.

Fa­ce­book, en par­ti­cu­lar, ha te­ni­do gran­des cam­bios des­de fi­nes del 2016, cuan­do el di­rec­tor ge­ne­ral Mark Zuc­ker­berg des­es­ti­mó co­mo “un dis­pa­ra­te” la idea de que las no­ti­cias fal­sas en su ser­vi­cio po­drían ha­ber in­flui­do en la elec­ción. En ju­lio, por ejem­plo, la com­pa­ñía anun­ció que el fuer­te gas­to en se­gu­ri­dad y mo­de­ra­ción de con­te­ni­do, jun­to con otros cam­bios co­mer­cia­les, evi­ta­rían el cre­ci­mien­to y las ga­nan­cias. In­ver­sio­nis­tas se alar­ma­ron de in­me­dia­to y bo­rra­ron 119,000 mi­llo­nes del va­lor de mer­ca­do de la com­pa­ñía.

La red so­cial ha co­men­za­do a ver bue­nos re­sul­ta­dos de su es­fuer­zo. Una in­ves­ti­ga­ción con­jun­ta de la Uni­ver­si­dad de Nue­va York y Stan­ford re­cien­te­men­te ha­lló que las “in­ter­ac­cio­nes” de usua­rios con no­ti­cias fal­sas en Fa­ce­book, que au­men­tó subs­tan­cial­men­te en el 2016 du­ran­te la cam­pa­ña pre­si­den­cial, ba­jó sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en­tre fi­nes del 2016 y ju­lio del 2018. En Twit­ter, sin em­bar­go, la di­se­mi­na­ción de es­tas his­to­rias si­guió en au­men­to en los úl­ti­mos dos años.

Un aná­li­sis pa­re­ci­do del Cen­tro pa­ra Res­pon­sa­bi­li­dad de Me­dios So­cia­les de la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan, que analiza la pre­va­len­cia de in­for­ma­ción “du­do­sa” en las redes so­cia­les, tam­bién mues­tra que el “ín­di­ce de in­cer­ti­dum­bre” en Fa­ce­book ca­yó de 8.1 por cien­to en mar­zo del 2017 a 3.2 por cien­to el lu­nes. El “ín­di­ce de in­cer­ti­dum­bre” de Twit­ter tam­bién ba­jó le­ve­men­te, de 5.6 por cien­to en no­viem­bre del 2016 a 4.2 por cien­to el lu­nes.

FA­CE­BOOK HA CO­MEN­ZA­DO A VER BUE­NOS RE­SUL­TA­DOS

EL FUN­DA­DOR y pre­si­den­te de Fa­ce­book, Mark Zuc­ker­berg, tes­ti­fi­ca en una au­dien­cia en el Ca­pi­to­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.