Se agota la pa­cien­cia en­tre mi­gran­tes de la ca­ra­va­na

El Nuevo Herald (Sunday) - - AMÉRICA LATINA -

La pa­cien­cia pa­re­cía ago­tar­se el sá­ba­do en­tre los 4,000 mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos que via­jan en ca­ra­va­nas ha­cia Es­ta­dos Uni­dos, con al­gu­nos dis­cre­pan­do abier­ta­men­te con los or­ga­ni­za­do­res que los guían a tra­vés del sur de Mé­xi­co.

Va­rios mi­les de mi­gran­tes op­ta­ron por des­can­sar en los pue­blos de Juan Ro­drí­guez Cla­ra e Is­la, am­bos en el es­ta­do me­xi­cano de Ve­ra­cruz, que se en­cuen­tran a unos 64 ki­ló­me­tros (unas 40 mi­llas) de su es­ca­la anterior, en Sa­yu­la, del es­ta­do ve­cino de Oa­xa­ca.

Otro con­tin­gen­te se se­pa­ró por me­dio de via­jes de de­do y ca­mi­na­tas has­ta Tie­rra Blan­ca, Ve­ra­cruz, que se en­cuen­tra a unos 128 ki­ló­me­tros (unas 80 mi­llas) al nor­te.

Mu­chos di­je­ron ha­ber per­di­do la fe en los or­ga­ni­za­do­res del gru­po más gran­de, des­pués de que es­ta­lló la con­fu­sión con res­pec­to a unos au­to­bu­ses que ha­brían lle­va­do a los mi­gran­tes en una ru­ta ha­cia la Ciu­dad de Mé­xi­co.

Las ten­sio­nes au­men­ta­ron el vier­nes, des­pués de que el go­ber­na­dor de Ve­ra­cruz, Mi­guel Án­gel Yu­nes, renegara de una bre­ve ofer­ta de trans­por­te en au­to­bu­ses pa­ra los mi­gran­tes. Ale­gó que no se­ría co­rrec­to en­viar a los mi­gran­tes en es­te mo­men­to, por­que el sis­te­ma de agua de la Ciu­dad de Mé­xi­co es­ta­ba en man­te­ni­mien­to y 7 mi­llo­nes de sus ha­bi­tan­tes es­ta­rían sin agua du­ran­te el fin de se­ma­na.

En el lap­so en­tre sus de­ci­sio­nes, los or­ga­ni­za­do­res di­je­ron a los miem­bros de la ca­ra­va­na que los au­to­bu­ses es­ta­rían dis­po­ni­bles, ha­cien­do que al­gu­nos mi­gran­tes se fue­ran a dor­mir con la ex­pec­ta­ti­va de que de­be­rían le­van­tar­se tem­prano pa­ra ga­nar un lu­gar en la fi­la.

El ac­ti­vis­ta de de­re­chos hu­ma­nos Er­nes­to Cas­ta­ne­da di­jo que to­da­vía exis­tía la po­si­bi­li­dad de que se or­ga­ni­za­ran me­dios de trans­por­te el sá­ba­do.

Mien­tras tan­to, los mi­gran­tes lu­chan con­tra el ago­ta­mien­to, las am­po­llas, las en­fer­me­da­des y los pies hin­cha­dos, cuan­do to­da­vía fal­tan cien­tos de ki­ló­me­tros has­ta la fron­te­ra más cer­ca­na con Es­ta­dos Uni­dos. Los áni­mos se cal­dea­ron den­tro de sus fi­las.

Sai­ra Ca­bre­ra, una mu­jer de 36 años que via­ja con su ma­ri­do y sus dos hi­jos de 7 y 13 años, opi­nó que la gen­te es­tá con­fun­di­da y frus­tra­da. “Es una de­cep­ción que pri­me­ro nos di­je­ran que sí y lue­go que no”, afir­mó.

“Es­tán ju­gan­do con nues­tra dig­ni­dad”, se que­jó Ge­rar­do Pé­rez, un mi­gran­te de 20 años que es­ta­ba can­sa­do del via­je. Re­cor­dó que la gen­te ex­plo­tó de fe­li­ci­dad ano­che cuan­do les di­je­ron que via­ja­rían en au­to­bús, an­tes de ape­sa­dum­brar­se por el cam­bio de pla­nes.

Que­da­ba por ver­se si el gru­po se man­ten­dría uni­do a fin de man­te­ner la es­tra­te­gia de fuer­za por vo­lu­men, que les ha per­mi­ti­do mo­vi­li­zar­se a tra­vés de Mé­xi­co e ins­pi­rar a ca­ra­va­nas de mi­gran­tes sub­si­guien­tes pa­ra que prue­ben su suerte.

El vier­nes, otra ca­ra­va­na de mi­gran­tes, en es­te ca­so de El Sal­va­dor, va­dea­ron el río Su­chia­te pa­ra en­trar en Mé­xi­co. Se tra­ta de en­tre 1,000 y 1,500 per­so­nas más que tam­bién quie­re lle­gar a la fron­te­ra de Es­ta­dos Uni­dos.

Ese con­tin­gen­te in­ten­tó in­gre­sar al país cru­zan­do el puen­te in­ter­na­cio­nal que se­pa­ra Gua­te­ma­la y Mé­xi­co, pe­ro las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas les ex­pli­ca­ron que de­bían mos­trar sus pa­sa­por­tes y vi­sas y en­trar en gru­pos de 50 per­so­nas pa­ra ser pro­ce­sa­dos.

An­te la preo­cu­pa­ción por una po­si­ble de­por­ta­ción, los sal­va­do­re­ños die­ron la vuel­ta y cru­za­ron por un tra­mo po­co pro­fun­do del río. Aun­que los po­li­cías es­ta­ban pre­sen­tes en el lu­gar, no in­ten­ta­ron fre­nar a los mi­gran­tes, quie­nes más tar­de ca­mi­na­ron por una ca­rre­te­ra has­ta la pri­me­ra ciu­dad im­por­tan­te, Ta­pa­chu­la.

Mé­xi­co se en­fren­ta aho­ra a una si­tua­ción sin pre­ce­den­tes con tres ca­ra­va­nas cir­cu­lan­do por un tra­mo de más de 500 ki­ló­me­tros (300 mi­llas) en los es­ta­dos de Chia­pas, Oa­xa­ca y Ve­ra­cruz, con un to­tal cal­cu­la­do en 6,000 mi­gran­tes.

El pri­mer gru­po, el de ma­yor ta­ma­ño y que es­tá com­pues­to prin­ci­pal­men­te por hon­du­re­ños, in­gre­só al país el 19 de oc­tu­bre. Aun­que esa pri­me­ra ca­ra­va­na lle­gó a te­ner 7,000 in­te­gran­tes, su ta­ma­ño se ha re­du­ci­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. Es di­fí­cil con­ta­bi­li­zar su ta­ma­ño exac­to ya que sus miem­bros se dis­per­san por ca­rre­te­ras y pe­que­ñas lo­ca­li­da­des.

El se­gun­do con­tin­gen­te, que tam­bién ten­dría en­tre 1,000 y 1,500 per­so­nas, in­gre­só a Mé­xi­co a prin­ci­pios de se­ma­na y es­ta­ba en Ma­pas­te­pec, Chia­pas. En es­te gru­po hay hon­du­re­ños, sal­va­do­re­ños y al­gu­nos gua­te­mal­te­cos. Ade­más, el go­bierno iden­ti­fi­có una cuar­ta ca­ra­va­na con ape­nas 300 cen­troa­me­ri­ca­nos que va por de­lan­te y que ya es­tá en Ve­ra­cruz.

Mien­tras, las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas pa­re­cen es­tar con­fu­sas y di­vi­di­das so­bre si de­ben ayu­dar o fre­nar la ca­ra­va­na.

Un fun­cio­na­rio fe­de­ral que no te­nía au­to­ri­za­ción pa­ra dar su nom­bre di­jo que 153 mi­gran­tes del se­gun­do gru­po fue­ron de­te­ni­dos el miér­co­les du­ran­te ins­pec­cio­nes en ca­rre­te­ras del es­ta­do su­re­ño de Chia­pas, a po­ca dis­tan­cia de la fron­te­ra con Gua­te­ma­la.

Tam­bién hu­bo pre­sión so­bre el pri­mer con­tin­gen­te: la po­li­cía fe­de­ral de­tu­vo a ca­mio­nes de car­ga y obli­gó a los mi­gran­tes a des­cen­der por con­si­de­rar pe­li­gro­so que fue­ran col­ga­dos de los cos­ta­dos o de la par­te su­pe­rior de los ca­mio­nes.

En otros pun­tos a lo lar­go de la ru­ta, la po­li­cía obli­gó a las ca­mio­ne­tas pick up so­bre­car­ga­das a de­jar a los mi­gran­tes. En jor­na­das an­te­rio­res se or­de­nó a las ca­mio­ne­tas de pa­sa­je­ros que de­ja­sen de co­la­bo­rar.

Con o sin la ayu­da del go­bierno me­xi­cano, no es­ta­ba cla­ro cuán­tos mi­gran­tes lle­ga­rían a la fron­te­ra con Es­ta­dos Uni­dos. Lue­go de mu­chos días, el ca­lor abra­sa­dor, ca­mi­na­tas cons­tan­tes, es­ca­lo­fríos, llu­via y en­fer­me­da­des han he­cho es­tra­gos. La se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción de Mé­xi­co di­ce que ca­si

3,000 de los mi­gran­tes en la pri­me­ra ca­ra­va­na han so­li­ci­ta­do re­fu­gio en Mé­xi­co y cien­tos más han re­gre­sa­do a sus ho­ga­res.

En su via­je más al nor­te, pue­den to­par­se con más in­cer­ti­dum­bre.

Aun­que al­gu­nos mi­gran­tes se en­fren­ta­ron a la po­li­cía me­xi­ca­na en un puen­te en la fron­te­ra con Gua­te­ma­la, la ma­yo­ría de los in­te­gran­tes de las ca­ra­va­nas son pa­cí­fi­cos y di­cen huir de la vio­len­cia y la po­bre­za en sus paí­ses de ori­gen.

“No­so­tros no so­mos ase­si­nos”, apun­tó Step­hany Ló­pez, una salvadoreña de 21 años que via­ja en el pri­mer gru­po.

LAS TEN­SIO­NES AU­MEN­TA­RON DES­PUÉS DE QUE EL GO­BER­NA­DOR DE VE­RA­CRUZ RENEGARA DE UNA BRE­VE OFER­TA DE TRANS­POR­TE EN AU­TO­BU­SES

ÁN­GEL HER­NÁN­DEZ EFE

MIEM­BROS DE la ca­ra­va­na si­guen su ca­mino por el mu­ni­ci­pio de Sa­yu­la de Ale­mán, en el es­ta­do de Ve­ra­cruz, Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.