Djo­ko­vic eli­mi­na a Fe­de­rer y avan­za a la fi­nal en Pa­rís

El Nuevo Herald (Sunday) - - DEPORTES - Agen­cia EFE

El ser­bio No­vak Djo­ko­vic su­peró al sui­zo Ro­ger Fe­de­rer ca­mino de su quin­ta fi­nal en el Mas­ters de Pa­rís, que le me­di­rá al ru­so Ka­ren Kha­cha­nov y en la que pue­de su­mar su 33 tor­neo de esa ca­te­go­ría e igua­lar al es­pa­ñol Ra­fael Na­dal.

Co­mo pa­re­ce ser la nor­ma de la tem­po­ra­da, el tor­neo fran­cés tam­bién ten­drá una fi­nal en­tre un con­sa­gra­do y un re­pre­sen­tan­te de la jo­ven ge­ne­ra­ción, el ru­so de 22 años que ven­ció con­tra to­do pro­nós­ti­co al aus­tría­co Do­mi­nic Thiem.

Djo­ko­vic, de 31 años, ya ven­ció al ru­so en el pa­sa­do tor­neo de Wim­ble­don, don­de ini­ció una re­con­quis­ta de la glo­ria que le lle­va­rá el pró­xi­mo lu­nes al nú­me­ro uno del mun­do por cuar­ta vez en su ca­rre­ra.

Que el ser­bio ha re­co­bra­do su me­jor ni­vel que­dó pa­ten­te en el due­lo con­tra Fe­de­rer, de 37 años, uno de los más ajus­ta­dos y emo­cio­nan­tes de los 47 que han pro­ta­go­ni­za­do am­bos.

Se lo lle­vó Djo­ko­vic por los pe­los, 7-6 (6), 5-7, 7-6 (3), en dos jue­gos de des­em­pa­te, el pri­me­ro des­pués de que el sui­zo tu­vie­ra una bo­la pa­ra apun­tár­se­lo. Nin­guno de los dos pue­de pre­su­mir de ha­ber si­do mu­cho me­jor que el otro.

Pe­ro el ser­bio es­tá en una ra­cha im­pa­ra­ble. En­ca­de­na 23 triun­fos con­se­cu­ti­vos y de los úl­ti­mos 35 sets es­te sá­ba­do ce­dió el se­gun­do. Ha ga­na­do los dos úl­ti­mos Grand Slam, Wim­ble­don y el Abier­to de Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro tam­bién los dos úl­ti­mos Mas­ters 1.000, Shan­gai y Cin­cin­na­ti.

El ser­bio cons­tru­yó su vic­to­ria, la vi­ge­si­mo­quin­ta con­tra Fe­de­rer en 47 due­los, des­de el fon­do de la pis­ta, lo que obli­gó a Fe­de­rer a va­riar el te­nis, bus­car la red pa­ra des­es­ta­bi­li­zar un in­ter­cam­bio de gol­pes que be­ne­fi­cia­ba a su ri­val.

Vie­jo zo­rro, el sui­zo se man­tu­vo así en el par­ti­do, alen­ta­do por un pú­bli­co que no le veía en tres años y que pa­só el aplau­so al llan­to con su de­rro­ta, por­que so­ña­ba con ver­le le­van­tar el tro­feo por se­gun­da vez, tras 2011.

Ten­drá que es­pe­rar pa­ra ce­le­brar su cen­té­si­mo tí­tu­lo, tras ha­ber ga­na­do el pa­sa­do do­min­go en su Ba­si­lea el 99, pe­ro si co­mo ha­bía di­cho su pa­so por Pa­rís era so­bre to­do pa­ra pre­pa­rar Lon­dres, to­do apun­ta a que la ma­qui­na­ria es­tá lis­ta.

Es­ta de­rro­ta le apea ade­más de la ca­rre­ra por aca­bar la tem­po­ra­da co­mo nú­me­ro uno, asun­to que es aho­ra co­sa de dos, Djo­ko­vic y Na­dal, con Lon­dres co­mo es­ce­na­rio a con­di­ción de que los pro­ble­mas fí­si­cos que im­pi­die­ron al es­pa­ñol ju­gar a ori­llas del Se­na no le des­car­ten de acu­dir a las del Tá­me­sis.

Ha­ría mal Djo­ko­vic en con­fiar­se en la bús­que­da de su quin­to tí­tu­lo en Pa­rís (tras los de 2009, 2013, 2014 y 2015) an­te un neó­fi­to en fi­na­les de Mas­ters 1.000, por­que el jo­ven Kha­cha­nov ya ha ven­ci­do ba­jo el te­cho de Pa­rís a tres “top 10”.

Pri­me­ro al es­ta­dou­ni­den­se John Is­ner, lue­go al ale­mán Ale­xan­der Zve­rev, su pri­me­ra víc­ti­ma del top 5, y el sá­ba­do a un Thiem que ape­nas opu­so re­sis­ten­cia,

JUS­TIN SETTERFIELD Getty Images

NO­VAK DJO­KO­VIC ce­le­bra tras de­rro­tar 7-6 (6), 5-7, 7-6 (3) a Ro­ger Fe­de­rer, el sá­ba­do en el Mas­ters de Pa­rís.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.