Fort Lau­der­da­le: Va­ca­cio­nes cer­ca de ca­sa

El Nuevo Herald (Sunday) - - PASAPORTES - POR CE­LES­TE RO­DAS DE JUÁ­REZ @Ce­les­teRo­da­sDJ

Pa­ra los mia­men­ses que quie­ren unas mi­ni va­ca­cio­nes di­ver­ti­das y a la vez li­bres de es­trés, na­da co­mo Fort Lau­der­da­le, esa co­lec­ción de 23 mi­llas de ten­ta­do­ras pla­yas que bor­dean es­ta cos­ta del Océano Atlán­ti­co. Pe­ro ojo, que es­ta her­mo­sa re­gión flo­ri­da­na es mu­cho más que sol y are­na, tie­ne una can­ti­dad de fan­tás­ti­cos par­ques y res­tau­ran­tes que ha­cen que ma­ne­jar has­ta allá no so­lo val­ga la pe­na… ¡nos de­je sin ga­nas de re­gre­sar a ca­sa!

Pa­ra co­men­zar, en Fort Lau­der­da­le es­tá el úni­co ho­tel de esa zo­na que tie­ne un “lazy ri­ver”. Se tra­ta del Pe­li­can Grand Beach Re­sort. El edi­fi­cio del ho­tel es im­pre­sio­nan­te por­que de­bi­do a su pro­xi­mi­dad con la pla­ya, da la im­pre­sión de que es­tá so­bre el mar. De he­cho, des­de sus ha­bi­ta­cio­nes la pers­pec­ti­va ma­rí­ti­ma es im­pre­sio­nan­te. Si vi­si­tas es­te ho­tel, no te ol­vi­des de lle­gar has­ta el enor­me bal­cón que tie­ne fren­te al mar. Allí una ca­de­na de si­llas me­ce­do­ras blan­cas, te per­mi­ti­rán dis­fru­tar el atar­de­cer más re­la­jan­te que ha­yas ima­gi­na­do.

Pa­ra una ce­na fren­te al mar, no hay que de­jar de vi­si­tar Ocean 2000, el res­tau­ran­te del Pe­li­can Grand Beach en don­de el chef Da­vid Goet­te, quien has­ta ha­ce po­co ga­nó mu­cha po­pu­la­ri­dad en South Afri­ca di­ri­gien­do va­rios res­tau­ran­tes, ar­mó una fu­sión de pla­ti­llos lo­ca­les con in­ter­na­cio­na­les. Co­mo por ejem­plo, el sal­món gla­sea­do con sal­sa de gua­ya­ba, o su po­llo or­gá­ni­co a la pa­rri­lla con un twist de sa­zón ja­mai­quino. Mien­tras que su so­pa Flo­ri­da Conch Chow­der es fá­cil­men­te la me­jor de la re­gión.

Los aman­tes del buen co­mer, no que­dan de­cep­cio­na­dos en Ft. Lau­der­da­le. En­tre los res­tau­ran­tes más nue­vos, Lo­na Co­ci­na Te­qui­le­ría, del afa­ma­do chef me­xi­cano Pa­blo Sa­las, se ha co­lo­ca­do en­tre los me­jo­res de la re­gión en tiem­po ré­cord.

“Abri­mos ha­ce so­lo nue­ve me­ses”, di­ce su ge­ren­te ge­ne­ral Day­ron Eps­tein. “Y ya so­mos con­si­de­ra­dos el me­jor res­tau­ran­te de la ciu­dad se­gún el Mia­mi

New Ti­mes, y el me­jor res­tau­ran­te me­xi­cano se­gún Trip Ad­vi­sor. Eso ha­bla del com­pro­mi­so que te­ne­mos por ser­vir la me­jor co­mi­da, con el me­jor tra­to”.

En­tre los pla­ti­llos que no hay que per­der­se en Lo­na: los ta­cos de pes­ca­do de me­ro, su ta­mal –léa­se biende cor­de­ro y el ce­vi­che vuel­ve a la vi­da (con un ‘touch’ de agua­ca­te y ci­lan­tro).

Los aman­tes de los ma­ris­cos en­cuen­tran un pa­raí­so en Bur­lock Coast

Sea­fa­re & Spi­rits. Allí, la chef bra­si­le­ña Pau­la DaSil­va, or­ga­ni­zó pa­ra sus vi­si­tan­tes un fes­tín de fru­tos de mar con re­ce­tas de­li­cio­sas y a la vez sa­lu­da­bles.

Los me­se­ros de Bur­lock Coast son los gran­des pu­bli­cis­tas del res­tau­ran­te: re­ci­tan or­gu­llo­sos las cua­li­da­des de ca­da pla­ti­llo. El que me aten­dió me ha­bló tan bien de la 1/2 de lan­gos­ta con miel mos­ta­za

(1/2 Chi­lled Main Lobs­ter) y del pes­ca­do em­pa­na­do en cer­ve­za, que no me pu­de re­sis­tir. ¡Y no que­dé de­cep­cio­na­da! Y el fi­nal fe­liz es­tu­vo en sus sun­tuo­sos pos­tres, en­tre los cua­les aún sa­bo­reo el Ap­ple Crisp, ca­ra­me­li­za­do con un to­que­ci­to de ron.

Pa­ra un po­co de adre­na­li­na, hay que ir al Xtre­me Ac­tion Park en don­de chi­cos y gran­des se divierten a más no po­der en su pis­ta de Go-Karts, en su zo­na de tram­po­li­nes (Roc­kin’ Jump), o su atre­vi­do cur­so de cuer­das ba­jo te­cho, la cual os­ten­ta diez es­ta­cio­nes de obs­tácu­los.

En­tre las nue­vas adi­cio­nes del Xtre­me Ac­tion Park es­tán sus tres “Pa­nic Rooms”. Sa­las en don­de se pre­sen­ta un acertijo que de­ja a sus vi­si­tan­tes “atra­pa­dos” por una ho­ra, tiem­po en el que de­be­rán re­sol­ver ese mis­te­rio pa­ra en­con­trar así su li­be­ra­ción. Es­to, ade­más de las pis­tas de bo­los y una ex­ten­sa ar­ca­da con de­ce­nas de jue­gos, que lo han he­cho tan po­pu­lar. Hay tan­to que ha­cer, que se su­gie­re lle­gar con tiem­po pa­ra po­der dis­fru­tar de to­do o por lo me­nos de la ma­yor par­te de sus atrac­cio­nes.

En­tre los pa­seos más atrac­ti­vos del nor­te de Fort Lau­der­da­le es­tá But­terfly World. Se tra­ta de un par­que de ma­ri­po­sas de tres acres: al­ber­ga unas 300 es­pe­cies de es­tos pre­cio­sos in­sec­tos, lo que lo con­vier­te en el más gran­de del mun­do. Ca­mi­nan­do aquí in­ter­ac­tua­rás con al­gu­nas de las 2,000 y 3,000 ma­ri­po­sas que vue­lan por es­tos her­mo­sos jar­di­nes.

Fort Lau­der­da­le tam­bién es hogar de mag­ní­fi­cos museos, co­mo el Mu­seum of Dis­co­very and Scien­ce. En su en­tra­da es­tá uno de los tres re­lo­jes de ener­gía ci­né­ti­ca más gran­des del mun­do: el Gran Re­loj Gra­vi­ta­cio­nal de 16 me­tros de al­tu­ra. Ya den­tro, pue­des di­ver­tir­te con ex­hi­bi­cio­nes in­ter­ac­ti­vas en las que lo mis­mo te pa­ras fren­te a la bo­ca de un enor­me ti­bu­rón o ex­pe­ri­men­tas los fuer­tes vien­tos de un hu­ra­cán. Ve con bas­tan­te tiem­po pa­ra que veas al­gu­na de las in­tere­san­tes pe­lí­cu­las 3D de su ci­ne IMAX. Es­te ve­rano se pre­sen­ta Na­tio­nal Parks Ad­ven­tu­re, con imá­ge­nes ma­ra­vi­llo­sas de los par­ques na­tu­ra­les más gran­des de EE.UU.

No muy le­jos del “Dis­co­very”, es­tá el An­ti­que Car Mu­seum. Aun­que mu­cho más pe­que­ño, es­tá muy bien cui­da­do. Cuen­ta con una co­lec­ción de más de dos do­ce­nas au­to­mó­vi­les Pac­kard y otros ob­je­tos igual de in­tere­san­te. En ca­da au­to hay da­tos in­tere­san­tes de su his­to­ria: des­de su fa­bri­ca­ción, has­ta su apo­geo y sa­li­da del mer­ca­do. To­da una ge­ma a cin­co mi­nu­tos del Down­town.

Des­pués de tan­tos recorridos, na­da me­jor que un buen ma­sa­je. Ese re­la­ja­mien­to to­tal se re­ci­be en el PU­RE Spa, tam­bién fren­te al mar, en don­de ade­más de ma­sa­jes y body wraps se des­ta­can una do­ce­na de dis­tin­tos fa­cia­les. Jus­to lo que se ne­ce­si­ta tras un día de sol.

Getty Images/iSto­ckphoto

VIS­TA AÉ­REA de la pla­ya de Fort Lau­der­da­le.

CORTESÍA Amy Martz

LO­NA CO­CI­NA Te­qui­le­ría

PE­LI­CAN GRAND BEACH RE­SORT Cortesía

PISICINA DEL Pe­li­can Grand Beach Re­sort.

XTREM AC­TION PARK Ins­ta­gram

XTRE­ME AC­TION Park.

BUR­LOCK COAST SEA­FA­RE & SPI­RITS. Cor­te­sí

BUR­LOCK COAST Sea­fa­re & Spi­rits.

BUT­TERFLY WORLD Cor­te­sia

BUT­TERFLY WORLD.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.