An­drew Gi­llum dis­pues­to a ha­cer his­to­ria

El Nuevo Herald (Sunday) - - LOCALES - POR LES­LEY CLARK lclark@mc­clatchydc.com

An­drew Gi­llum di­ce que los vo­tan­tes ya han res­pon­di­do la pre­gun­ta de si Flo­ri­da es­tá lis­ta pa­ra ele­gir a un go­ber­na­dor ne­gro: dos ve­ces pu­sie­ron al es­ta­do en ma­nos del ex pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma.

Sin em­bar­go, es­ta si­gue sien­do una pre­gun­ta abier­ta pa­ra Gi­llum, el can­di­da­to de­mó­cra­ta a go­ber­na­dor que el vier­nes hi­zo cam­pa­ña con Oba­ma en Mia­mi. Y ha re­que­ri­do una es­tra­te­gia de­li­be­ra­da ya que el al­cal­de de Ta­llahas­see ha­ce cam­pa­ña pa­ra ser go­ber­na­dor.

Gi­llum des­de el prin­ci­pio in­ten­tó mi­ni­mi­zar el te­ma de la ra­za, y le di­jo a CNN en una en­tre­vis­ta po­co des­pués de que ga­na­ra la pri­ma­ria de­mó­cra­ta, que es­ta­ba “com­pi­tien­do pa­ra ser el go­ber­na­dor de Flo­ri­da. So­lo que soy ne­gro”.

Pe­ro des­de en­ton­ces, la ra­za ha ju­ga­do un pa­pel cen­tral, ya que los co­rre­li­gio­na­rios de Gi­llum acu­san a su ri­val re­pu­bli­cano de ju­gar esa car­ta en la ca­rre­ra, al ad­ver­tir­les a los flo­ri­da­nos el día des­pués de las pri­ma­rias de no “mo­near” ele­gien­do a Gi­llum.

Gi­llum, el pri­mer can­di­da­to de­mó­cra­ta ne­gro pa­ra go­ber­na­dor en Flo­ri­da, sin du­da ha emo­cio­na­do a la ba­se del par­ti­do. Me­nor de 40 años y sin dis­cul­par­se por ser li­be­ral, Gi­llum ha atraí­do al pú­bli­co na­cio­nal con su do­mi­nio de las redes so­cia­les y sus fre­cuen­tes y po­pu­la­res apa­ri­cio­nes en to­do el es­ta­do. Se es­pe­ra que el en­tu­sias­mo que ge­ne­ró ener­gi­ce al ac­tual se­na­dor Bill Nel­son, un cen­tris­ta más cau­te­lo­so.

Gi­llum le di­jo al Mia­mi He­rald el jue­ves que su cam­pa­ña tie­ne un so­lo men­sa­je, in­de­pen­dien­te­men­te de la ra­za: “Ha­blo con el pú­bli­co blan­co de la mis­ma ma­ne­ra que lo ha­go con el pú­bli­co ne­gro”, di­jo mien­tras to­ma­ba un

des­can­so de to­car puer­tas en Rich­mond Heights. Su hogar de la in­fan­cia. “No creo que ha­ya pro­ble­mas por tra­tar de cam­biar de có­di­go”.

Di­jo que hi­zo el mis­mo lla­ma­do, in­clu­so en las par­tes más re­pu­bli­ca­nas del es­ta­do: “Mi ex­pe­rien­cia vi­vi­da es muy pa­re­ci­da a mu­chas per­so­nas en es­te es­ta­do que se levantan ca­da día, tra­tan­do de abrir­se ca­mino a sí mis­mas y a sus fa­mi­lias. Cuan­do nos po­de­mos ver en ese ni­vel hu­mano, en­ton­ces al­gu­nas de las ba­rre­ras su­per­fi­cia­les que cree­mos que nos di­vi­den se vuel­ven mu­cho me­nos di­vi­si­vas”.

Sin em­bar­go, los es­tra­te­gas y los afro­ame­ri­ca­nos que han bus­ca­do un pues­to en el es­ta­do di­cen que se les pi­de a los can­di­da­tos negros, par­ti­cu­lar­men­te en el sur, que cum­plan con las ex­pec­ta­ti­vas que no se re­quie­ren pa­ra los can­di­da­tos blan­cos. Tie­nen que de­mos­trar en ma­yor me­di­da que los can­di­da­tos blan­cos que pue­den re­cau­dar di­ne­ro y, qui­zás de ma­ne­ra más crí­ti­ca, di­cen que los can­di­da­tos negros ne­ce­si­tan que los vo­tan­tes blan­cos se sien­tan có­mo­dos.

Gi­llum lo re­co­no­ció en una en­tre­vis­ta del Daily Show a prin­ci­pios de es­ta se­ma­na, en la que tam­bién ar­gu­men­tó que la cues­tión de la ra­za fue re­suel­ta por las vic­to­rias de Oba­ma. Pe­ro con­ti­nuó di­cien­do que te­me que su opo­nen­te, el ex re­pre­sen­tan­te Ron DeSan­tis, y el pre­si­den­te Do­nald Trump es­tén con­tan­do con él pa­ra de­rro­tar­lo. Gi­llum no usó las pa­la­bras exac­tas, pe­ro les re­sul­ta­ron fa­mi­lia­res a los es­tra­te­gas po­lí­ti­cos negros que di­je­ron que los can­di­da­tos negros co­rren el ries­go de ha­cer el pa­pel del “ne­gro enoja­do”.

“Lo que DeSan­tis y Trump quie­ren ha­cer es arras­trar­me a la al­can­ta­ri­lla con ellos”, di­jo Gi­llum. “Pue­den so­bre­vi­vir en­su­cián­do­se. No pue­do so­bre­vi­vir en­su­cián­do­me, por­que lo que quie­ren ha­cer es adap­tar­me a un es­te­reo­ti­po. Ten­go que es­tar fres­co y se­reno. Pre­ci­so, no defensivo, pe­ro tam­bién con la ca­pa­ci­dad de lan­zar un gol­pe cuan­do sea ne­ce­sa­rio”.

El ex se­na­dor es­ta­tal Daryl Jo­nes, quien en 2002 se con­vir­tió en el pri­mer afro­ame­ri­cano en pos­tu­lar­se pa­ra go­ber­na­dor, di­jo que la po­lí­ti­ca ra­cial en Flo­ri­da ha me­jo­ra­do, pe­ro que los can­di­da­tos negros to­da­vía tie­nen po­co mar­gen de error.

“Se tra­ta de con­fian­za y no es fá­cil de ga­nar”, di­jo Jo­nes. Él di­ce que Gi­llum se lo es­tá ga­nan­do al ser con­sis­ten­te: un pro­gre­sis­ta en la pri­ma­ria, no ha mo­de­ra­do sus po­si­cio­nes pa­ra la elec­ción ge­ne­ral.

Cuan­do se postuló pa­ra la Cá­ma­ra de Flo­ri­da en 1990, Jo­nes di­jo que re­cha­zó la su­ge­ren­cia de su ge­ren­te de cam­pa­ña de no usar car­te­les con su fo­to en los ve­cin­da­rios blan­cos. El dis­tri­to tra­di­cio­nal­men­te de­mó­cra­ta se ha­bía vol­ca­do cua­tro años an­tes cuan­do un de­mó­cra­ta afro­ame­ri­cano per­dió fren­te a un re­pu­bli­cano blan­co, y Jo­nes di­jo que su cam­pa­ña te­mía una re­pe­ti­ción.

“Di­je ‘¿Có­mo vas a en­ga­ñar a la gen­te?’ ”, Di­jo Jo­nes. “Lo tie­nen que sa­ber, así que pon­los en to­das par­tes. Lo hi­ci­mos y me eli­gie­ron de to­dos mo­dos. “No pue­des ser di­fe­ren­te, tie­nes que ser cons­tan­te en cual­quier lu­gar al que va­yas y de­jar a las per­so­nas con la co­mo­di­dad de ser quien eres”.

A pe­sar de su re­nuen­cia de­cla­ra­da a uti­li­zar la ra­za co­mo un te­ma, Gi­llum se ha es­for­za­do por de­fen­der­se con­tra una se­rie de pre­gun­tas so­bre su par­ti­ci­pa­ción en una in­ves­ti­ga­ción del FBI so­bre la co­rrup­ción en Ta­llahas­see.

“El ob­je­ti­vo es, ob­via­men­te, uti­li­zar mi can­di­da­tu­ra co­mo una for­ma de re­for­zar, fran­ca­men­te, los es­te­reo­ti­pos so­bre los negros”, di­jo Gi­llum en un vi­deo de Fa­ce­book des­pués de que se pu­bli­ca­ran los ré­cords que su­gie­ren que un agen­te del FBI que se hi­zo pa­sar por ur­ba­ni­za­dor ha­bía pa­ga­do un bo­le­to de Gi­llum pa­ra asis­tir a Broad­way a ver el mu­si­cal Ha­mil­ton du­ran­te un via­je a Nue­va York en el 2016. Na­die ha si­do acu­sa­do de co­rrup­ción en la in­ves­ti­ga­ción y Gi­llum ha di­cho que los agen­tes le ase­gu­ra­ron que él no era un ob­je­ti­vo.

Los es­tra­te­gas ex­ter­nos su­gie­ren que los can­di­da­tos negros es­tán me­jor no ha­cien­do de la ra­za un te­ma du­ran­te una cam­pa­ña en Flo­ri­da, don­de la ten­sión ra­cial si­gue sien­do un fac­tor muy im­por­tan­te.

“El es­ta­do si­gue te­nien­do el 68 por cien­to de los vo­tan­tes blan­cos y los vo­tan­tes his­pa­nos no siem­pre van a vo­tar por una mi­no­ría con­tra un blan­co”, di­jo Brad Co­ker, di­rec­tor ge­ne­ral de Ma­son-Di­xon Po­lling, con se­de en Flo­ri­da. “Esas son so­lo es­ta­dís­ti­cas y nú­me­ros y no más que eso”.

Co­ker fue el en­cues­ta­dor del de­mó­cra­ta Doug Wil­der, quien ga­nó las elec­cio­nes en Vir­gi­nia en 1989, con­vir­tién­do­se en el pri­mer go­ber­na­dor afro­ame­ri­cano elec­to en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos. Wil­der di­ri­gió una cam­pa­ña con­ser­va­do­ra, neu­tral con res­pec­to a la ra­za, y evi­tan­do en gran me­di­da la po­lí­ti­ca ra­cial, di­jo Co­ker.

“Fue directo al co­ra­zón de los vo­tan­tes que de­bían es­tar di­cién­do­se: ‘No, no pue­do vo­tar por ese ti­po’, y se los ga­nó”, di­jo Co­ker de Wil­der. “Si mi­ras a los po­lí­ti­cos negros que han ga­na­do en los es­ta­dos del sur, han to­ma­do el ca­mino mo­de­ra­do, ‘es­toy con­tra el con­trol de ar­mas, es­toy con­tra los au­men­tos de im­pues­tos”.

Sin em­bar­go, Co­ker di­ce que la ra­za ju­gó un fac­tor en la elec­ción de Wil­der. La en­cues­ta a bo­ca de ur­nas da­ba a Wil­der ga­na­dor por 6 pun­tos. Pe­ro ga­nó por me­nos de me­dio pun­to por­cen­tual, y al­gu­nos vo­tan­tes di­je­ron a los en­cues­ta­do­res que la ra­za era una ra­zón pa­ra su de­ci­sión.

“La ra­za es un fac­tor. A na­die le gus­ta ha­blar de eso, es un ta­bú”, di­jo Co­ker. “Vo­tan por la ra­za y no ha­blan de eso. Es un he­cho”.

Pe­ro Co­ker sos­tie­ne que, más sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, los de­mó­cra­tas de Flo­ri­da no han ga­na­do una ca­rre­ra de go­ber­na­dor en 20 años.

Los par­ti­da­rios de Gi­llum sos­tie­nen que los de­mó­cra­tas han si­do de­ma­sia­do tí­mi­dos y que su can­di­da­to es­tá ar­gu­men­tan­do que ten­drá éxi­to al ener­gi­zar a los vo­tan­tes atraí­dos a po­si­cio­nes más li­be­ra­les que sus pre­de­ce­so­res.

Co­ker di­jo que cree que un can­di­da­to ne­gro po­dría ga­nar, Flo­ri­da es mu­cho más di­ver­sa que la ma­yo­ría de los es­ta­dos del sur, pe­ro se mues­tra es­cép­ti­co de que un can­di­da­to que se in­cli­na ha­cia la iz­quier­da sea acep­ta­do.

“No me sor­pren­de­ría si los flo­ri­da­nos eli­gie­ran a un de­mó­cra­ta ne­gro. “Me sor­pren­de­ría si eli­gie­ran a un de­mó­cra­ta ne­gro que ten­ga la agen­da más pro­gre­sis­ta, la agen­da de Ber­nie San­ders, Eli­za­beth Wa­rren”, di­jo.

“LA RA­ZA ES UN FAC­TOR. A NA­DIE LE GUS­TA HA­BLAR DE ESO, ES UN TA­BÚ. VO­TAN POR LA RA­ZA Y NO HA­BLAN DE ESO. ES UN HE­CHO Brad Co­ker, di­rec­tor de Ma­son-Di­xon Po­lling

PE­DRO POR­TAL ppor­tal@mia­mihe­rald.com

SIM­PA­TI­ZAN­TES HIS­PA­NOS del as­pi­ran­te An­drew Gi­llum lo apo­ya­ron en la ca­lle du­ran­te su vi­si­ta más re­cien­te a Mia­mi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.