DeSan­tis bus­ca apo­yo en los su­bur­bios

El Nuevo Herald (Sunday) - - LOCALES - POR EMILY L. MAHO­NEY He­rald/Ti­mes Ta­llahas­see Bu­reau

Con cua­tro días pa­ra la elec­ción del go­ber­na­dor en uno de los co­mi­cios más po­lé­mi­cos de la Flo­ri­da en dé­ca­das, el re­pu­bli­cano Ron DeSan­tis es­tá apun­ta­lan­do en­cla­ves sub­ur­ba­nos y re­gre­san­do a sus raí­ces al ir de cam­pa­ña con el pre­si­den­te Do­nald Trump.

Si bien al­gu­nos es­tra­te­gas creen que el úl­ti­mo im­pul­so de una cam­pa­ña de­be­ría ha­cer én­fa­sis en las ciu­da­des más po­bla­das del es­ta­do, DeSan­tis es­tá vi­si­tan­do lu­ga­res co­mo Co­ral Springs, Mel­bour­ne, Tar­pon Springs y Sun City Cen­ter, ade­más de al­gu­nas apa­ri­cio­nes rá­pi­das en gran­des áreas ur­ba­nas co­mo Jack­son­vi­lle.

Mien­tras tan­to, su com­pa­ñe­ra de ca­rre­ra, la re­pre­sen­tan­te es­ta­tal Jean­net­te Nú­ñez, ha si­do una pre­sen­cia cons­tan­te en Mia­mi, su hogar.

Esa es­tra­te­gia se ba­sa en en­cues­tas y mo­de­los in­ter­nos de la cam­pa­ña, que re­ve­lan áreas en las que DeSan­tis po­dría ser vul­ne­ra­ble y es­tán tra­ba­jan­do pa­ra au­men­tar la vo­ta­ción en esos lu­ga­res.

Al­gu­nos de esos en­cla­ves ya se con­si­de­ra­ban ba­luar­tes re­pu­bli­ca­nos, un he­cho que po­dría ex­pli­car las preo­cu­pa­cio­nes de que los con­ser­va­do­res no es­tán lis­tos pa­ra apo­yar a DeSan­tis.

Los de­mó­cra­tas han usa­do vi­deos de al­gu­nos mí­ti­nes pa­ra pro­vo­car a DeSan­tis re­fi­rién­do­se a pe­que­ñas mul­ti­tu­des.

Pe­ro Alex Pat­ton, un es­tra­te­ga re­pu­bli­cano de Gai­nes­vi­lle que no tra­ba­ja pa­ra la cam­pa­ña de DeSan­tis, di­jo que es­ta es una tác­ti­ca in­te­li­gen­te pa­ra con­cen­trar­se en po­bla­cio­nes es­pe­cí­fi­cas don­de los can­di­da­tos con­si­de­ran que pue­den lo­grar me­jo­res re­sul­ta­dos.

Es­pe­cí­fi­ca­men­te, di­jo que hay un “rom­pi­mien­to” de las mu­je­res re­pu­bli­ca­nas con edu­ca­ción uni-

ver­si­ta­ria del res­to de la ba­se en to­dos los ca­sos de can­di­da­tos re­pu­bli­ca­nos, po­si­ble­men­te de­bi­do a Trump.

“Si es­tás desa­rro­llan­do una cam­pa­ña en la ba­se, ne­ce­si­tas que la ba­se vuel­va a ca­sa”, di­jo Pat­ton. “Creo que se apli­ca a la to­ta­li­dad de la ad­mi­nis­tra­ción re­pu­bli­ca­na. Han si­do dos años de caos y por al­gu­na ra­zón, a las mu­je­res con edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria no les gus­ta”.

Si bien mu­chas en­cues­tas mues­tran a Gi­llum con una li­ge­ra ven­ta­ja, la ba­ta­lla no es­tá de­ci­di­da. Y has­ta el mo­men­to el Par­ti­do Re­pu­bli­cano ha ob­te­ni­do más vo­tos en la vo­ta­ción tem­pra­na.

“Ten­go la sen­sa­ción de que [DeSan­tis] fi­nal­men­te es­tá em­pe­zan­do a ha­cer cam­pa­ña con un po­co más de pro­fe­sio­na­lis­mo y se es­tá com­po­nien­do”, di­jo Au­brey Je­wett, pro­fe­sor de Cien­cias Po­lí­ti­cas en la Uni­ver­si­dad de Flo­ri­da Cen­tral. Di­jo que la cam­pa­ña de DeSan­tis in­me­dia­ta­men­te des­pués de ga­nar la pri­ma­ria se en­con­tra­ba en com­ple­to des­or­den de­bi­do a su po­lé­mi­co co­men­ta­rio de no “re­vol­ver las co­sas” en Fox News (N del T: la fra­se en in­glés fue mon­key up, que fue in­ter­pre­ta­da co­mo una re­fe­ren­cia ra­cis­ta al usar el tér­mino mon­key=mono con­tra su ad­ver­sa­rio).

Des­pués de se­ma­nas de ti­tu­la­res des­ta­can­do las aso­cia­cio­nes de DeSan­tis con fi­gu­ras de la de­re­cha que han he­cho de­cla­ra­cio­nes ra­cis­tas, la cam­pa­ña con­tra­tó a una nue­va pre­si­den­ta de cam­pa­ña, Su­sie Wi­les, que ayu­dó a Trump a la vic­to­ria en el es­ta­do in­de­ci­so más gran­de del país y que con­vir­tió a DeSan­tis en un can­di­da­to via­ble.

Ade­más de ener­gi­zar la ba­se, DeSan­tis tam­bién es­tá tra­tan­do de cap­tu­rar a los más mo­de­ra­dos pre­sen­tán­do­se co­mo el can­di­da­to de la ley y el or­den, y de­fen­dien­do otros te­mas po­pu­la­res co­mo im­pues­tos más ba­jos y aguas más lim­pias.

Su cam­pa­ña ha si­do tes­ti­go de un alud de ava­les del sin­di­ca­to de la Po­li­cía y de más 50 jefes po­li­cia­les, se­gún la cam­pa­ña, in­clui­do Bob Gual­tie­ri, del con­da­do Pi­ne­llas.

El lu­nes, la Re­pu­bli­can Go­ver­nors’ As­so­cia­tion lan­zó un anun­cio te­le­vi­si­vo que mos­tra­ba a jefes po­li­cia­les con­ser­va­do­res que de­cían que te­nían “in­quie­tu­des” so­bre Gi­llum.

“An­drew Gi­llum es­tá co­nec­ta­do con las fuer­zas más ra­di­ca­les de Flo­ri­da”, di­ce el je­fe de la Po­li­cía del con­da­do Fla­gler, Rick Staly, en el anun­cio.

Se re­fie­ren al apo­yo de Gi­llum a un gru­po de ac­ti­vis­mo por la jus­ti­cia pe­nal lla­ma­do Dream De­fen­ders, más co­no­ci­do por su pro­tes­ta que du­ró un mes en el Ca­pi­to­lio de Flo­ri­da lue­go de la ab­so­lu­ción de Geor­ge Zim­mer­man en el 2013, quien en el 2012 dis­pa­ró y ma­tó a Tray­von Mar­tin, un ado­les­cen­te ne­gro de Mia­mi-Da­de que iba des­ar­ma­do.

Gi­llum fir­mó un com­pro­mi­so que in­cluía su apo­yo a los “Do­cu­men­tos de Li­ber­tad” del gru­po, con un len­gua­je que ha ofen­di­do a al­gu­nos en las fuer­zas del or­den.

Gi­llum ha si­do apo­ya­do por otros jefes po­li­cia­les, co­mo Rus­sell Gib­son, del con­da­do Os­ceo­la, y Walt McNeil, del con­da­do Leon.

“El al­cal­de ha si­do un fuer­te alia­do los cuer­pos po­li­cia­les en Ta­llahas­see, in­vir­tien­do en agen­tes adi­cio­na­les pa­ra ayu­dar a re­du­cir la de­lin­cuen­cia en to­da la ciu­dad”, es­cri­bió la por­ta­voz de la cam­pa­ña Johan­na Cer­vo­ne en una de­cla­ra­ción. “Co­mo di­jo an­te­rior­men­te el al­cal­de Gi­llum, no to­ma­rá di­ne­ro de la in­dus­tria de las pri­sio­nes pri­va­das y, en cam­bio, in­ver­ti­rá en la vi­gi­lan­cia co­mu­ni­ta­ria, jus­ti­cia in­te­li­gen­te y es­tra­te­gias en un tra­ba­jo con las co­mu­ni­da­des pa­ra re­du­cir la de­lin­cuen­cia y crear me­jo­res opor­tu­ni­da­des pa­ra to­dos los flo­ri­da­nos”.

Con­tra es­te telón de fon­do de la po­lí­ti­ca po­li­cial se en­cuen­tran los dos mí­ti­nes de Trump en Fort Myers y Pen­sa­co­la, di­se­ña­dos pa­ra mo­ti­var a los re­pu­bli­ca­nos en un es­ta­do don­de Trump ha vin­cu­la­do su pro­pio éxi­to a una vic­to­ria de DeSan­tis. Y al­tos fun­cio­na­rios del go­bierno, co­mo Kell­yan­ne Con­way y el vi­ce­pre­si­den­te Mi­ke Pen­ce, tam­bién han co­la­bo­ra­do con DeSan­tis.

“Si us­te­des to­man me­di­das y se unen a mí y tra­ba­jan du­ro, es­toy se­gu­ro de que ten­dre­mos éxi­to el 6 de no­viem­bre”, di­jo DeSan­tis a una mul­ti­tud el miér­co­les por la ma­ña­na en un res­tau­ran­te en Pun­ta Gor­da, an­tes de lan­zar­se a lo que se ha con­ver­ti­do en su es­lo­gan de la cam­pa­ña elec­to­ral: “Y jun­tos pro­te­ge­re­mos el fu­tu­ro de Flo­ri­da pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras”.

AN­DREW GI­LLUM ES­TÁ CO­NEC­TA­DO CON LAS FUER­ZAS MÁS RA­DI­CA­LES DE LA FLO­RI­DA Rick Satly, je­fe de Po­li­cía del con­da­do Fla­gler

JOE RAED­LE Getty Images.

EL PRE­SI­DEN­TE Do­nald Trump sa­lu­da al can­di­da­to re­pu­bli­cano a la go­ber­na­ción de Flo­ri­da, Ron DeSan­tis, du­ran­te un ac­to de cam­pa­ña el 31 de oc­tu­bre del 2018 en Flo­ri­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.