APRO­VE­CHA TU VEN­TA­JA

El Nuevo Herald (Sunday) - - FINANZAS PERSONALES -

No hay me­jor mo­men­to pa­ra ne­go­ciar que cuan­do te han ofen­di­do. De he­cho, ca­si es­pe­ro que su­ce­da al­go ma­lo.

Ha­ce unos años, man­dé un tweet so­bre un pro­ble­ma que te­nía con una com­pra de Best Buy. En me­nos de 24 ho­ras, el ven­de­dor me con­tac­tó. Des­pués de ex­pli­car mi si­tua­ción, el re­pre­sen­tan­te de la com­pa­ñía me ofre­ció una disculpa y, lo me­jor de to­do, una tar­je­ta de re­ga­lo de $50.

“Es­ta pue­de ser una tác­ti­ca muy efec­ti­va”, di­ce DuDell, “pe­ro so­lo, por su­pues­to, si la com­pa­ñía ha da­do po­der a sus ge­ren­tes co­mu­ni­ta­rios pa­ra re­ga­tear o es­ca­lar la so­li­ci­tud. Si bien hay me­nos mar­cas que par­ti­ci­pan en es­te ti­po de in­ter­ac­ción, es pro­ba­ble que las que sí lo ha­cen ha­gan un tra­to”.

Es­to es cier­to más allá del fo­ro pú­bli­co de Twit­ter, tam­bién. Cuan­do Dell le en­vió a uno de mis com­pa­ñe­ros de cuar­to una compu­tado­ra por­tá­til que no se ini­cia­ba co­rrec­ta­men­te, lo alen­té a que­jar­se. Lle­gó a un re­pre­sen­tan­te uti­li­zan­do un chat en el si­tio web de la com­pa­ñía, trans­mi­tió sus que­jas y re­ci­bió un descuento de cien­tos de dó­la­res en un mo­de­lo de re­em­pla­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.