Cin­co ra­zo­nes por los cua­les las mi­no­rías de­be­rían vo­tar

El Nuevo Herald (Sunday) - - OPINIÓN - BY ANDRES OPPENHEIMER

He aquí cin­co ra­zo­nes por las cua­les los his­pa­nos, los negros, los ju­díos, los gays y to­das las mi­no­rías de­be­rían vo­tar en con­tra de los can­di­da­tos re­pu­bli­ca­nos en las elec­cio­nes in­ter­me­dias del mar­tes, es­pe­cial­men­te aque­llos de no­so­tros que he­mos vo­ta­do tan­to por de­mo­cra­tas co­mo por re­pu­bli­ca­nos en elec­cio­nes an­te­rio­res.

Pri­me­ro, por­que los Es­ta­dos Uni­dos ne­ce­si­ta con­tra­ba­lan­cear los po­de­res ca­si ab­so­lu­tos de Trump con un con­gre­so opo­si­tor. Trump ac­tual­men­te con­tro­la la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, el Se­na­do y la Cor­te Su­pre­ma, y quie­re in­ti­mi­dar a los me­dios in­de­pen­dien­tes pa­ra que se con­vier­tan en ofi­cia­lis­tas, co­mo Fox

News.

Si sa­le vic­to­rio­so con su ac­tual es­tra­te­gia elec­to­ral de in­ci­ta­ción al odio con­tra los in­mi­gran­tes, se en­va­len­to­na­rá y po­dría con­ver­tir­se en un au­tó­cra­ta po­pu­lis­ta aún mas hos­til con­tra las mi­no­rías.

Se­gun­do, por­que pa­ra man­te­ner en­tu­sias­ma­das a sus ba­ses, Trump ha de­mo­ni­za­do a los in­mi­gran­tes y a las per­so­nas de co­lor, crean­do un cli­ma de odio ra­cial que ha re­sul­ta­do en au­men­to me­teó­ri­co de los de­li­tos ra­cia­les.

Se­gun un es­tu­dio re­cien­te de la Aso­cia­ción Na­cio­nal pa­ra el Avan­ce de las Per­so­nas de Co­lor (NAACP), los de­li­tos por mo­ti­vos ra­cia­les con­tra negros, ju­díos, ho­mo­se­xua­les e his­pa­nos au­men­ta­ron a ni­ve­les ré­cord es­te año.

El ase­si­na­to ma­si­vo del fin de se­ma­na pa­sa­do en la Si­na­go­ga de Pit­ts­burgh y las bombas en­via­das por co­rreo por un par­ti­da­rio de Trump a más de una do­ce­na de fi­gu­ras del Par­ti­do De­mó­cra­ta y a las ofi­ci­nas de la CNN no fue­ron in­ci­den­tes al azar. Son un re­sul­ta­do del dis­cur­so de odio de Trump, que ha til­da­do a los De­mó­cra­tas de an­ti-pa­trió­ti­cos y a los pe­rio­dis­tas de “enemi­gos del pue­blo”.

Trump co­men­zó su cam­pa­ña pre­si­den­cial de 2016 afir­man­do fal­sa­men­te que la ma­yo­ría de los in­mi­gran­tes me­xi­ca­nos son “de­lin­cuen­tes” y “vio­la­do­res”. Co­mo pre­si­den­te, di­jo que los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos “in­fes­tan nues­tro país”, un len­gua­je que re­cuer­da al uti­li­za­do en la Ale­ma­nia na­zi con­tra los ju­díos.

Ha se­pa­ra­do a los ni­ños in­mi­gran­tes la­ti­noa­me­ri­ca­nos de sus pa­dres y ha co­lo­ca­do a los be­bés en jau­las. Tam­bién es­tá ame­na­zan­do con ter­mi­nar con los de­re­chos de ciu­da­da­nía por na­ci­mien­to a los hi­jos de pa­dres in­do­cu­men­ta­dos.

Afir­ma, fal­sa­men­te, que Es­ta­dos Uni­dos es­tá sien­do in­va­di­do por ex­tran­je­ros pe­li­gro­sos y que ya hay 25 mi­llo­nes de per­so­nas in­do­cu­men­ta­das en el país. De he­cho, el nú­me­ro de in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos se ha re­du­ci­do de 12.2 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes no au­to­ri­za­dos en 2007, a 11.3 mi­llo­nes en la ac­tua­li­dad, se­gún el Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Pew.

Y los in­ci­den­tes an­ti­se­mi­tas au­men­ta­ron en ca­si un 60 por cien­to en 2017, se­gún un es­tu­dio de la Li­ga An­ti­di­fa­ma­ción (ADL) pu­bli­ca­do en fe­bre­ro.

En ter­cer lu­gar, el des­man­te­la­mien­to de Oba­ma­ca­re por par­te de Trump ha re­sul­ta­do en re­cor­tes en los be­ne­fi­cios de sa­lud pa­ra mi­llo­nes de per­so­nas, y los his­pa­nos, afro­ame­ri­ca­nos y miem­bros de otras mi­no­rías se en­cuen­tran en­tre los más afec­ta­dos.

En cuar­to lu­gar, los co­men­ta­rios hu­mi­llan­te de Trump so­bre las mu­je­res du­ran­te la cam­pa­ña, y sus re­cien­tes de­cla­ra­cio­nes bur­lán­do­se de la mu­jer que acusó al juez de la Cor­te Su­pre­ma Brett Ka­va­naugh de agre­sión se­xual son un du­ro gol­pe a la dig­ni­dad y a los de­re­chos de las mu­je­res.

En quin­to lu­gar, los re­cor­tes de im­pues­tos de Trump han be­ne­fi­cia­do prin­ci­pal­men­te a los ri­cos, y su ase­ve­ra­ción de que el des­em­pleo ha caído a ni­ve­les sin pre­ce­den­tes gra­cias a él es tram­po­sa. De he­cho, el des­em­pleo en los Es­ta­dos Uni­dos ha ve­ni­do ca­yen­do dra­má­ti­ca­men­te des­de 2009.

Hay mu­chas más ra­zo­nes pa­ra vo­tar en con­tra de la agen­da de Trump, in­clu­yen­do su re­ti­ro del Acuer­do de Pa­rís so­bre el Ca­len­ta­mien­to Glo­bal, su acer­ca­mien­to a los lí­de­res au­to­ri­ta­rios de Co­rea del Nor­te, Ru­sia, y Tur­quía, su opo­si­ción al con­trol de ar­mas au­to­má­ti­cas en Es­ta­dos Uni­dos, y sus aran­ce­les a las im­por­ta­cio­nes que es­tán co­men­zan­do a da­ñar la eco­no­mía de es­te país y del mun­do.

Con suerte, una vic­to­ria opo­si­to­ra el mar­tes con­ven­ce­ría a Trump de que su de­ma­go­gia an­ti­in­mi­gra­to­ria no fun­cio­na, y lo obli­ga­ría a mo­ver­se ha­cia el cen­tro. Por el con­tra­rio, una vic­to­ria de Trump el mar­tes le de­mos­tra­ría que su es­tra­te­gia de azu­zar el odio ra­cial le ayu­da a ga­nar elec­cio­nes, y Es­ta­dos Uni­dos es­ta­rá más cer­ca de con­ver­tir­se en una au­to­cra­cia na­cio­na­lis­ta blan­ca.

MIA­MI HE­RALD

Los his­pa­nos, los negros, los ju­díos, los gays y to­das las mi­no­rías de­be­rían vo­tar en con­tra de los can­di­da­tos re­pu­bli­ca­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.