Car­na­das adua­na­les a mé­di­cos

El Nuevo Herald (Sunday) - - PORTADA - POR MA­RIO J. PENTÓN

Tras la re­pen­ti­na de­ci­sión cu­ba­na de re­gre­sar a los más de 8,300 mé­di­cos que man­te­nía tra­ba­jan­do en el pro­gra­ma Mais Medicos en Bra­sil, las au­to­ri­da­des han anun­cia­do que da­rán ven­ta­jas adua­na­les a los pro­fe­sio­na­les pa­ra que pue­dan en­viar per­te­nen­cias a ca­sa. La no­ti­cia vie­ne acom­pa­ña­da de fuer­tes pre­sio­nes a los fa­mi­lia­res de los mé­di­cos en la is­la pa­ra que no acep­ten el asi­lo brin­da­do por el pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro.

“Pa­ra apo­yar­los y dis­mi­nuir gas­tos, en nues­tro país se de­ci­dió que to­do el que en­víe car­ga no acom­pa­ña­da a Cu­ba por dis­tin­tas vías se­rá con­si­de­ra­do co­mo Me­na­je de Ca­sa, que im­pli­ca no pa­go de la car­ga en nin­gu­na mo­ne­da”, ex­pli­ca una co­mu­ni­ca­ción de la Mi­sión Mé­di­ca ob­te­ni­da por el Nue­vo He­rald.

A los mé­di­cos que ya ha­bían via­ja­do a la is­la se les per­mi­ti­rá im­por­tar nue­va­men­te sus pro­duc­tos en mo­ne­da na­cio­nal, una ex­cep­ción de las ri­gu­ro­sas re­glas adua­na­les cu­ba­nas que exi­gen el pa­go en di­vi­sas des­pués de la pri­me­ra im­por­ta­ción.

Sin em­bar­go, pa­ra mu­chos de los pro­fe­sio­na­les es­tas me­di­das no son su­fi­cien­tes. “En-

viar nues­tros equi­pos a Cu­ba cues­ta di­ne­ro. ¿Con qué lo va­mos a ha­cer si ellos anun­cia­ron el fin de la mi­sión de un día pa­ra otro?”, di­ce una doc­to­ra ba­jo con­di­ción de ano­ni­ma­to.

La otra op­ción que die­ron las au­to­ri­da­des es ven­der to­do lo que tie­nen los mé­di­cos pa­ra que pue­dan lle­var­se el efec­ti­vo.

“Es­toy tra­tan­do de ven­der to­do lo que ten­go. Pe­ro lo que no pue­da ven­der me lo lle­vo pa­ra Cu­ba. No sé si van a pe­gar­le un con­te­ne­dor al avión, pe­ro lo que es se­gu­ro es que no lo voy a de­jar aquí”, di­jo una mé­di­co en un men­sa­je de voz en­via­do a los di­rec­ti­vos de la mi­sión a tra­vés de What­sApp.

Otra mé­di­co la­men­tó que so­lo les per­mi­tan lle­var 40 kg en el avión de re­gre­so. “De que me lle­vo mi ai­re acon­di­cio­na­do me lo lle­vo”, ase­ve­ró.

“Bus­quen dos avio­nes por­que yo me lo lle­vo to­do, doc­tor. Bus­quen dos avio­nes por­que me es­tán dan­do cien reales por un frío y no lo voy a ven­der por­que me cos­tó 2,200 reales. No sé si me van a bus­car un avión apar­te”, agre­gó en un men­sa­je de voz a los di­rec­ti­vos de la Mi­sión Mé­di­ca.

Los mé­di­cos es­tán cons­ter­na­dos por las re­cien­tes vi­si­tas de las au­to­ri­da­des a sus fa­mi­lia­res en la is­la pa­ra pre­sio­nar­los a re­gre­sar. “A mis ni­ñas fue­ron a vi­si­tar­las. Son me­no­res de edad, son ni­ñas. Sin em­bar­go allá fue­ron y les pre­gun­ta­ron que si su ma­má les ha­bía di­cho que se iba a que­dar en Bra­sil y que ellas de­bían de­cir­me que no me que­da­ra, que re­gre­sa­ra a la Pa­tria”, la­men­tó una doc­to­ra en co­mu­ni­ca­ción con es­te dia­rio.

Otro mé­di­co de­nun­ció en su per­fil de Fa­ce­book las vi­si­tas que le hi­cie­ron a su ma­dre. “Co­mo mi ca­sa es­ta­ba va­cía fue­ron a ca­sa de mi ma­dre. Por pri­me­ra vez tu­vo el gus­to de ver a la mé­di­co de la fa­mi­lia que nun­ca la ha­bía vi­si­ta­do a pe­sar de ha­ber su­fri­do un in­far­to y te­ner pro­ble­mas de pre­sión. Fue­ron pa­ra ame­na­zar­la con me­di­das en ca­so de que yo me que­da­ra en Bra­sil”, di­jo el mé­di­co.

En los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, la ma­yo­ría en po­der del Es­ta­do, la cam­pa­ña con­tra el pre­si­den­te bra­si­le­ño Jair Bol­so­na­ro ha si­do fuer­te. “Ma­rio­ne­ta del im­pe­ria­lis­mo, fas­cis­ta, ul­tra­de­re­chis­ta” son los ca­li­fi­ca­ti­vos uti­li­za­dos por la Te­le­vi­sión Cu­ba­na.

En una re­cien­te en­tre­vis­ta, el di­rec­tor pro­vin­cial del Mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­ca en Guan­tá­na­mo, Roil­der Romero Fró­me­ta, ase­gu­ró que “no ha­brá mo­ti­vos pa­ra la de­ser­ción del per­so­nal de sa­lud” en Bra­sil.

Romero, ex coor­di­na­dor de Mais Medicos, ase­gu­ró que quie­nes re­gre­sen de Bra­sil no se­rán re­gu­la­dos y po­drán emi­grar lue­go si así lo desean, pe­ro ame­na­zó a quie­nes rom­pan el con­tra­to y se aco­jan al asi­lo que ofre­ce Bol­so­na­ro con la apli­ca­ción de la ley que les im­pi­de en­trar al país en ocho años.

Si­ga a Ma­rio J. Pentón en Fa­ce­book y Twit­ter: @ma­rio­jo­se_­cu­ba.

ERALDO PE­RES

MÉ­DI­COS CU­BA­NOS a su lle­ga­da a Bra­sil, en una fo­to de ar­chi­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.