SIN TA­LLAS, SIN LÍ­MI­TES

El Nuevo Herald (Sunday) - - PORTADA - POR SA­RAH MO­RENO

Giselle Blondet, jue­za de Nues­tra Be­lle­za La­ti­na, con­ver­só con el Nue­vo He­rald so­bre las con­cur­san­tes, las re­des so­cia­les y la nue­va pers­pec­ti­va del pro­gra­ma “Sin ta­llas, sin lí­mi­tes, sin ex­cu­sas”.

Co­mo uno de los jue­ces del reality show de Uni­vi­sión Nues­tra Be­lle­za La­ti­na, que se ha rein­ven­ta­do es­te año con prio­ri­da­des dis­tin­tas a las de los tra­di­cio­na­les con­cur­sos de be­lle­za, Giselle Blondet po­ne en prác­ti­ca su lar­ga ex­pe­rien­cia en los me­dios.

“Es­ta­mos bus­can­do el ta­len­to, por­que el pre­mio prin­ci­pal pa­ra la ga­na­do­ra es que va a te­ner un con­tra­to co­mo con­duc­to­ra o pre­sen­ta­do­ra”, di­jo Blondet en un Fa­ce­book Li­ve en el Nue­vo He­rald.

“Ob­via­men­te, en los me­dios hay que te­ner una ima­gen agra­da­ble, pe­ro eso no quie­re de­cir que seas bo­ni­ta, fea o exó­ti­ca, eso quie­re de­cir que al pú­bli­co le gus­ta tu ima­gen”, aña­dió la pre­sen­ta­do­ra.

Blondet des­ta­có que lo más im­por­tan­te de una fi­gu­ra te­le­vi­si­va y por lo tan­to de una jo­ven que as­pi­re a ha­cer ca­rre­ra en los me­dios es la co­ne­xión que es­ta­ble­ce con el pú­bli­co.

“Uno tie­ne que ser au­té­ti­co” es el con­se­jo que ella da con más fre­cuen­cia, di­jo, in­di­can­do que “la per­fec­ción es­tá en la im­per­fec­ción”, y que a ve­ces hay per­so­nas en la te­le­vi­sión que son in­creí­ble­men­te be­llas, pe­ro que uno no se las cree por­que es­tán adop­tan­do una po­se, ya que tie­nen te­mor de que la gen­te pien­se que no son per­fec­tas.

“Los se­res hu­ma­nos no so­mos per­fec­tos y agra­de­ce­mos que ha­yan otras per­so­nas que son co­mo no­so­tros”, apun­tó.

Tra­di­cio­nal­men­te el con­cur­so de NBL ge­ne­ra con­tro­ver­sia por­que mu­chas ve­ces el pú­bli­co cree que hay fa­vo­ri­tis­mo ha­cia de­ter­mi­na­das con­cur­san­tes.

“Una de las co­sas que han ocu­rri­do con el pro­gra­ma es que la gen­te se apa­sio­na mu­cho y pien­san que hay un fa­vo­ri­tis­mo y la reali­dad no es esa, la reali­dad es que to­das las chi­cas que es­tán ahí no­so­tros las ele­gi­mos por­que pen­sa­mos que tie­nen al­gún ta­len­to”, di­jo, se­ña­lan­do que ca­da uno de los jue­ces del pro­gra­ma bus­ca as­pec­tos dis­tin­tos en el desa­rro­llo de las ha­bi­li­da­des de las par­ti­ci­pan­tes.

El Da­sa vino des­de aba­jo; an­tes de triun­far en la mú­si­ca era cho­fer. El les mues­tra a las chi­cas que sus sue­ños pue­den rea­li­zar­se, con­tó Blondet.

En cuan­to a Jo­ma­ri Goy­so, ex­per­to en be­lle­za y fas­hio­nis­ta, su fo­co va a ser pre­ci­sa­men­te en la apa­rien­cia de las con­cur­san­tes. De­ni­se Bi­dot, una mo­de­lo plus, les va a dar el im­pul­so pa­ra con­cen­trar­se en sus me­tas.

Blondet les va a im­par­tir su ex­pe­rien­cia por­que em­pe­zó muy jo­ven en es­ta in­dus­tria.

Pe­ro al­go que nun­ca la mo­ti­va­rá a dar pre­fe­ren­cia a una con­cur­san­te es su na­cio­na­li­dad.

“Siem­pre tra­to de no ba­sar mi co­men­ta­rio por la ban­de­ra de las can­di­da­tas. Eso no se­ría justo. Es bo­ni­to re­sal­tar de don­de vie­nen por­que uno es­tá or­gu­llo­so de sus raí­ces y re­sal­tar tam­bién la be­lle­za de di­fe­ren­tes paí­ses, pe­ro el jui­cio no pue­de es­tar ba­sa­do en eso”, afir­mó.

Con una lar­ga ca­rre­ra, pri­me­ro co­mo ac­triz de te­le­no­ve­las y más tar­de co­mo pre­sen­ta­do­ra, Blondet di­ce que su es­tra­te­gia pa­ra man­te­ner­se en el me­dio ha si­do “rein­ven­tar­se”.

“Pien­so que uno en vez de que­jar­se, de­be reiven­tar­se y ver có­mo pue­de en­ca­jar en las co­sas nue­vas. Nun­ca he pen­sa­do que se van a aca­bar las opor­tu­ni­da­des. Por más que el pa­no­ra­ma se vea un po­co gris, siem­pre pien­so que hay al­go que voy a en­con­trar que pue­do ha­cer”, di­jo.

Blondet, de 54 años, ce­le­bra que pron­to su hi­ja Gabriela, de 26 años, la va a ha­cer abue­la. Por aho­ra es­tá bus­can­do un nom­bre “co­ol” pa­ra que su nie­ta la lla­me así en vez de abue­la y pi­dió su­ge­ren­cias al pú­bli­co.

“He so­ña­do mu­cho con es­te mo­men­to. Siem­pre les re­cla­mé a mis hi­jos que se de­mo­ra­ban mu­cho en ha­cer­me abue­la y cuan­do me die­ron la no­ti­cia no lo po­día creer. Es­toy lo­ca por sen­tir las pa­ta­di­tas”, con­clu­yó.

A Nues­tra Be­lle­za La­ti­na, que es­tá al­can­za­do los ín­di­ces más al­tos de sin­to­nía, le que­dan dos pro­gra­mas más pa­ra de­ci­dir la ga­na­do­ra de una tem­po­ra­da que es­co­gió co­mo le­ma la fra­se “Sin ta­llas, sin lí­mi­tes, sin ex­cu­sas”.

Si­ga a Sa­rah Mo­reno en Twit­ter: @Sa­rahMo­re­noENH.

LA CO­NE­XIÓN CON EL PÚ­BLI­CO ES LO PRIN­CI­PAL

UNI­VI­SIÓN Cortesía

Giselle Blondet ya se pre­pa­ra pa­ra ser abue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.