Re­ve­lan la enor­me su­ma que Cu­ba que­ría co­brar por sus mé­di­cos

El Nuevo Herald (Sunday) - - PORTADA - POR MA­RIO J. PENTÓN

Cuan­do la ex pre­si­den­ta de Bra­sil, Dil­ma Rous­seff, re­ve­ló en 2013 que tra­ba­ja­ba en un pro­gra­ma pa­ra atraer mé­di­cos a las re­gio­nes po­bres de su in­men­so país ya lle­va­ba más de un año ne­go­cian­do en se­cre­to con La Habana la par­ti­ci­pa­ción cu­ba­na en Mais Medicos.

Una se­rie de te­le­gra­mas de la Em­ba­ja­da de Bra­sil en La Habana re­ve­la­dos por el dia­rio Fol­ha de Sao Pau­lo mues­tran que fue Cu­ba quien le pro­pu­so a Rous­seff en­viar mé­di­cos a las re­gio­nes más apar­ta­das de Bra­sil. Pa­ra evi­tar un acuer­do in­ter­gu­ber­na­men­tal que de­bía pa­sar por el Con­gre­so, don­de pre­su­mi­ble­men­te no se­ría apro­ba­do, am­bos go­bier­nos trian­gu­la­ron el acuer­do a tra­vés de la Or­ga­ni­za­ción Pa­na­me­ri­ca­na de la Sa­lud pa­ra pre­sen­tar­lo co­mo un es­que­ma de “coope­ra­ción”.

Los do­cu­men­tos que re­la­tan las ne­go­cia­cio­nes se­cre­tas per­ma­ne­cie­ron ocul­tos du­ran­te cin­co años. Los mi­nis­te­rios im­pli­ca­dos se han ne­ga­do a co­men­tar la fil­tra­ción.

En mar­zo de 2012, una mi­sión cu­ba­na vi­si­tó Bra­sil y pro­pu­so

des­de “el en­vío de mé­di­cos y en­fer­me­ras” has­ta la ase­so­ría “pa­ra la cons­truc­ción de hos­pi­ta­les” y pa­ra la ela­bo­ra­ción de sis­te­mas de sa­lud”, a pre­cios ven­ta­jo­sos, se­gún Ale­xan­dre Ghis­le­ni, en­car­ga­do de ne­go­cios de Bra­sil en la is­la.

Cu­ba es­pe­ra­ba re­ci­bir por ca­da mé­di­co $8,000, de los cua­les $1,000 se­ría el sa­la­rio de los ga­le­nos. Bra­sil no acep­tó es­ta con­di­ción. En lo que sí es­tu­vo de acuer­do el go­bierno del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res fue en im­pe­dir que los mé­di­cos cu­ba­nos pu­die­sen tra­ba­jar sin es­tar ba­jo el con­trol del go­bierno de la is­la y eli­mi­nar la ne­ce­si­dad de ser eva­lua­dos en Bra­sil (rea­li­zar el exa­men de re­vá­li­da).

“El la­do bra­si­le­ño pro­pu­so la can­ti­dad de $4,000. La par­te cu­ba­na, por su par­te, di­jo que es­pe­ra­ba re­ci­bir $8,000 por mé­di­co y con­tra­pro­pu­so $6,000”, cla­ri­fi­can los te­le­gra­mas. Fi­nal­men­te Cu­ba acep­tó re­ci­bir los $4,000 ($1,000 pa­ra el mé­di­co y $3,000 pa­ra el go­bierno). El em­ba­ja­dor bra­si­le­ño en la is­la ase­gu­ró que ha­bía he­cho con­sul­tas con otras em­ba­ja­das de paí­ses con los cua­les Cu­ba tie­ne un es­que­ma de ne­go­cios si­mi­lar, pe­ro ex­pli­có que los con­ve­nios se ne­go­cian se­gún las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas de ca­da país.

Se­gún los te­le­gra­mas, Cu­ba co­bra a Ve­ne­zue­la y Ca­tar una can­ti­dad si­mi­lar a la que co­bra­ba a Bra­sil por Mais Medicos. So­lo en Ve­ne­zue­la la is­la tie­ne más de 21,700 pro­fe­sio­na­les. El go­bierno cu­bano ha de­cla­ra­do que la ex­por­ta­ción de ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les es su prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos y man­tie­ne ac­tual­men­te a unos 55,000 doc­to­res en 67 paí­ses.

Los des­pa­chos de la em­ba­ja­da dan cuen­ta de que Bra­sil su­gi­rió que el pa­go a Cu­ba se uti­li­za­ra pa­ra sol­ven­tar las deu­das que La Habana ha­bía con­traí­do con el Ban­co Na­cio­nal de De­sa­rro­llo Eco­nó­mi­co y So­cial (BNDES), que fi­nan­ció las gran­des obras de la cons­truc­ción del puer­to de Ma­riel, en­tre otros pro­yec­tos con­jun­tos.

A es­ta pro­pues­ta, Bra­sil la lla­mó “sis­te­ma de com­pen­sa­ción”, pe­ro Cu­ba se ne­gó y fi­nal­men­te de­ter­mi­na­ron trans­fe­rir los re­cur­sos a tra­vés de las ofi­ci­nas de la Or­ga­ni­za­ción Pa­na­me­ri­ca­na de la Sa­lud.

Cu­ba tam­bién lo­gró que Bra­sil acep­ta­ra que las con­tro­ver­sias del acuer­do fue­ran re­suel­tas en la is­la, es­pe­cí­fi­ca­men­te en la “Cor­te Cu­ba­na de Ar­bi­tra­je Co­mer­cial In­ter­na­cio­nal, ba­jo sus nor­mas pro­ce­sa­les, en la ciu­dad de La Habana, y en el idio­ma es­pa­ñol”.

Mar­cia Co­bas, la vi­ce­mi­nis­tra de sa­lud de Cu­ba y una de las prin­ci­pa­les ar­qui­tec­tas del acuer­do, le re­cor­dó a la par­te bra­si­le­ña que la coope­ra­ción en­tre am­bos paí­ses ya exis­tía en 1996, pe­ro fue in­te­rrum­pi­da y más de 400 mé­di­cos cu­ba­nos se que­da­ron a vi­vir allí “ile­gal­men­te”. Co­bas exi­gió una cláu­su­la pa­ra que eso no vol­vie­ra a ocu­rrir y que se prohi­bie­ra a los ga­le­nos cu­ba­nos tra­ba­jar fue­ra del con­ve­nio en­tre am­bos go­bier­nos, de acuer­do a los do­cu­men­tos.

La vi­ce­mi­nis­tra de sa­lud tam­bién le pro­pu­so a la par­te bra­si­le­ña la crea­ción de 1,000 be­cas pa­ra que los es­tu­dian­tes de ese país par­ti­ci­pa­ran en la es­cue­la la­ti­noa­me­ri­ca­na de me­di­ci­na. Co­bas se mos­tró preo­cu­pa­da por la re­va­li­da­ción del tí­tu­lo de me­di­ci­na de los bra­si­le­ños que es­tu­dia­ban en la is­la y pro­pu­so un pro­gra­ma es­ta­tal en Bra­sil pa­ra que los egre­sa­dos tra­ba­ja­ran du­ran­te dos años en lu­ga­res po­bres a cam­bio de la re­vá­li­da.

La fun­cio­na­ria mos­tró su dis­po­ni­bi­li­dad pa­ra ce­rrar el acuer­do du­ran­te la vi­si­ta a Cu­ba del mi­nis­tro de sa­lud de Bra­sil, Ale­xan­dre Pa­dil­ha. En una reunión que sos­tu­vie­ron, Co­bas le in­for­mó que ya ha­bían se­lec­cio­na­do “a sus me­jo­res 2,000 clí­ni­cos ge­ne­ra­les”, con “por lo me­nos 10 años de ex­pe­rien­cia” pa­ra en­viar­los a Bra­sil en me­nos de un mes.

La im­por­tan­cia con­ce­di­da por el go­bierno cu­bano al pro­yec­to se evi­den­ció ade­más en el re­ci­bi­mien­to al mi­nis­tro bra­si­le­ño del nú­me­ro dos del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, Jo­sé Ramón Ma­cha­do Ven­tu­ra, quien di­jo que “ha­rían to­do lo po­si­ble” pa­ra que la mi­sión en Bra­sil fue­ra un éxi­to.

Cu­ba en­vió des­de 2013 a ca­si 20,000 pro­fe­sio­na­les a Bra­sil, de acuer­do con ci­fras ofi­cia­les. Se­gún las es­ta­dís­ti­cas del go­bierno cu­bano, 113 mi­llo­nes de pa­cien­tes se be­ne­fi­cia­ron de la aten­ción mé­di­ca de los doc­to­res cu­ba­nos. To­do es­to ter­mi­nó cuan­do el pa­sa­do miér­co­les la is­la de­ci­dió rom­per uni­la­te­ral­men­te el con­ve­nio con Bra­sil tras la pro­pues­ta del pre­si­den­te elec­to Jair Bol­so­na­ro de re­ne­go­ciar el acuer­do.

Bol­so­na­ro, un acé­rri­mo enemi­go del es­que­ma de ne­go­cios ges­tio­na­do por Cu­ba, pi­dió que los mé­di­cos fue­ran con­tra­ta­dos in­di­vi­dual­men­te, sin pa­gar­le na­da a “la dic­ta­du­ra cu­ba­na”. Tam­bién exi­gió que los fa­mi­lia­res pue­dan acom­pa­ñar a los mé­di­cos mien­tras du­re la mi­sión, al­go prohi­bi­do por Cu­ba y su­pe­di­tó el con­tra­to al exa­men de re­vá­li­da.

Cu­ba, por su par­te, ta­chó de “des­pec­ti­vas” y “ame­na­zan­tes” las pa­la­bras del pre­si­den­te elec­to y or­de­nó el re­gre­so del per­so­nal mé­di­co. Bol­so­na­ro ha pro­me­ti­do brin­dar asi­lo po­lí­ti­co a to­dos los mé­di­cos cu­ba­nos que deseen que­dar­se en Bra­sil, por lo que el go­bierno cu­bano ha ace­le­ra­do su re­gre­so y pre­sio­na a las fa­mi­lias de los ga­le­nos que per­ma­ne­cen en la is­la.

Pue­de se­guir a Ma­rio J. Pentón en su pá­gi­na de Fa­ce­book y en Twit­ter: @ma­rio­jo­se_­cu­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.