UN SUE­ÑO QUE SE RE­PI­TE

El Nuevo Herald (Sunday) - - PORTADA - POR DOU­GLAS HANKS

Stu Blum­berg ayu­dó en la cons­truc­ción del Arsht Cen­ter en la dé­ca­da de 1990, y aho­ra ha cons­trui­do una ré­pli­ca del icó­ni­co edi­fi­cio de Mia­mi con un Le­go. La pa­sión de Blum­berg va más allá.

Stu Blum­berg to­da­vía re­cuer­da el pri­mer ob­je­to que tra­tó de ha­cer con un Le­go: un au­to ro­jo con fa­ros y puer­tas que se abrían con pe­que­ñas bi­sa­gras. Ter­mi­nó de­ma­sia­do com­pli­ca­do pa­ra es­te prin­ci­pian­te de Le­go. Frus­tra­do, Blum­berg ti­ró el au­to a me­dio cons­truir cuan­do no pu­do ha­cer que en­ca­ja­ran los blo­ques.

“Sim­ple­men­te no es­ta­ba acos­tum­bra­do a có­mo las pie­zas se unían”, re­cor­dó Blum­berg, de 81 años, de ese jue­go de Fe­rra­ri que com­pró ha­ce un año por ca­pri­cho. “Cuan­do era ni­ño, siem­pre era ca­paz de pe­gar­las.”

A los 78 años, Blum­berg de­ci­dió no de­jar que su pri­mer Le­go fue­ra el úl­ti­mo. El pre­si­den­te re­ti­ra­do de la aso­cia­ción de ho­te­les del con­da­do de Mia­miDa­de re­gre­só a la tien­da Le­go en el cen­tro co­mer­cial Aven­tu­ra y com­pró un kit de­por­ti­vo más gran­de pa­ra un Pors­che na­ran­ja.

Es­ta vez con­si­guió que las pie­zas se man­tu­vie­ran uni­das. Ese mi­ni Pors­che fue el co­mien­zo de tres años de cons­truc­cio­nes ca­da vez más com­ple­jas de cas­ti­llos, na­ves es­pa­cia­les y es­ta­dios. Re­cien­te­men­te, Blum­berg asu­mió el que re­sul­ta ser su pro­yec­to

Le­go más com­ple­jo has­ta el mo­men­to.

“Si no tie­nes la al­tu­ra co­rrec­ta en es­tos pi­la­res, de re­pen­te se in­cli­na y fra­ca­sas­te”, di­jo Blum­berg mien­tras se in­cli­na­ba so­bre su úl­ti­ma crea­ción de Le­go, un mo­de­lo de 6,630 pie­zas de Adrien­ne Arsht Cen­ter de Mia­mi. “Es to­do án­gu­los”.

Blum­berg, quien ayu­dó a li­de­rar la lu­cha pa­ra cons­truir el Arsht Cen­ter en la dé­ca­da de 1990, or­de­nó el set de Arsht a un con­sul­tor de soft­wa­re en To­pe­ka que di­se­ña edi­fi­cios Le­go per­so­na­li­za­dos uti­li­zan­do blo­ques de se­gun­da mano. Si bien no es un pro­duc­to ofi­cial de Le­go, la ré­pli­ca de la sa­la de con­cier­tos di­se­ña­da por Cé­sar Pe­lli se ubi­ca­ría en lo más al­to de la es­ca­la de com­ple­ji­dad de Le­go. Tie­ne más pie­zas que el set Harry Pot­ter Hogwarts Castle (6,020 pie­zas) y no es­tá de­ma­sia­do le­jos del ju­gue­te que fi­gu­ra co­mo el mo­de­lo de Le­go más gran­de del mer­ca­do: el Mi­llen­nium Fal­con de

$800 (7,541 pie­zas).

“Es un gran pa­sa­tiem­po”, di­jo Blum­berg, lle­gan­do al fi­nal de su ter­cer año co­mo cons­truc­tor de Le­go. “Man­tie­ne tu men­te agu­da. Y tus re­fle­jos agu­dos”.

Pa­ra Blum­berg, Le­gos in­yec­tó un nue­vo en­fo­que des­pués de ca­si 10 años de ju­bi­la­ción de un tra­ba­jo que lo te­nía en el cen­tro de ca­da uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que en­fren­ta la in­dus­tria tu­rís­ti­ca de Mia­mi.

Co­mo pre­si­den­te de Grea­ter Mia­mi y de la Aso­cia­ción Ho­te­le­ra de Pla­yas, Blum­berg fue el prin­ci­pal ca­bil­de­ro lo­cal de la in­dus­tria y se en­con­tró re­gu­lar­men­te en va­rios en­fren­ta­mien­tos con lí­de­res po­lí­ti­cos en Ta­llahas­see y Mia­mi. Se re­ti­ró en el 2009 y di­jo que “no po­día se­guir lu­chan­do con­tra los mo­li­nos de vien­to por sí mis­mo”.

Blum­berg mi­ra­ba vi­drie­ras en Aven­tu­ra cuan­do una ex­hi­bi­ción de Le­gos lla­mó su aten­ción. Sa­bía que ne­ce­si­ta­ba un pa­sa­tiem­po y pen­só que cons­truir un au­to en mi­nia­tu­ra po­dría ser un desafío di­ver­ti­do.

“A mi edad, no ha­go ejer­ci­cio”, di­jo. “No jue­go do­mi­nó. No jue­go al golf ”.

Blum­berg se ini­ció du­ran­te el apo­geo de los ho­te­les de Mia­mi Beach, tra­ba­jan­do co­mo bo­to­nes en el ya de­mo­li­do Ho­tel Ame­ri­ca­na en Bal Har­bour en la dé­ca­da de 1950. Con­ti­nuó di­ri­gien­do ho­te­les co­mo ge­ren­te ge­ne­ral y se hi­zo amigo de Jac­kie Glea­son cuan­do el Great One tra­jo su es­pec­tácu­lo a Mia­mi Beach.

Las fotos de él con Glea­son com­par­ten es­pa­cio en la pa­red con ca­si dos do­ce­nas de sus crea­cio­nes de Le­go en ex­hi­bi­ción en el ga­ra­je en la casa de North Bay Vi­lla­ge que com­par­te con Mar­le­ne, quien ha si­do su es­po­sa por 56 años.

Es­tá el Ti­ta­nic de 1,000 blo­ques, una to­rre ja­po­ne­sa de tres pi­sos de la se­rie Nin­ja­go y un cohe­te Apolo de ca­si dos pies de al­to al la­do de un trans­bor­da­dor es­pa­cial Le­go. En otra es­tan­te­ría se en­cuen­tran el Puen­te de Lon­dres, el Ba­ti­mó­vil, la Ópe­ra de Syd­ney, un bar­co pi­ra­ta y el Fen­way Park de Bos­ton.

Fal­ta el Es­ta­dio de los Gi­gan­tes: Blum­berg lo con­vir­tió en un re­ga­lo. Así es el Le­go Taj Mahal, un jue­go de 5,923 pie­zas que Blum­berg ar­mó y se le ca­yó al pi­so en un tro­pie­zo du­ran­te un tras­la­do des­de el co­me­dor al ga­ra­je.

Adrien­ne Arsht, la acau­da­la­da fi­lán­tro­pa cu­yo do­na­ti­vo de $30 mi­llo­nes res­pal­da las fi­nan­zas del Arsht Cen­ter, ha vis­to una fo­to de la crea­ción de Blum­berg. Es­tá im­pre­sio­na­da; “Es una ma­que­ta me­jor que la que hi­zo Cé­sar Pe­lli ha­ce 20 años”, di­jo Arsht.

Los dos son ami­gos, y Blum­berg di­jo que le en­vió la fo­to con una ofer­ta pa­ra po­ner el nom­bre de Arsht en la ver­sión de Le­go, tam­bién. “Le di­je: ‘No le cos­ta­rá $30 mi­llo­nes, pe­ro en­víe un che­que por cual­quier can­ti­dad”, re­cor­dó.

Pa­ra Arsht, la crea­ción de Blum­berg en Le­go cap­tu­ra su de­di­ca­ción a cual­quier ta­rea que aca­pa­re su aten­ción en es­te mo­men­to. “Él sim­ple­men­te nun­ca se rin­de”, di­jo ella.

El Arsht Cen­ter es la úni­ca es­truc­tu­ra de Mia­mi en la car­te­ra Le­go de Blum­berg. Blum­berg es­ta­ba en la jun­ta que pre­si­dió la fa­mo­sa em­pre­sa fi­nan­cia­da por el con­da­do y que de­mo­ró cin­co años en cons­truir­se. Tie­ne su nom­bre en las pla­cas en am­bos ex­tre­mos de un puen­te pea­to­nal que une las dos sa­las de con­cier­tos so­bre Bis­cay­ne Bou­le­vard, un ex­tra ar­qui­tec­tó­ni­co que Blum­berg exi­gía que se agre­ga­ra a un pre­su­pues­to de cons­truc­ción ya des­bor­da­do que su­pe­raría los $470 mi­llo­nes.

Es­te año, Blum­berg ar­mó ese puen­te a mano, uti­li­zan­do do­ce­nas de di­mi­nu­tos blo­ques de plás­ti­co.

“Te di­go al­go”, di­jo Blum­berg, “ha­cer­lo fue emo­ti­vo. Ver que se es­tá cons­tru­yen­do de nue­vo. En reali­dad y en tiem­po real. Ca­da vez que po­nía al­go allí, era co­mo ver có­mo se cons­truía de nue­vo el edi­fi­cio ver­da­de­ro”.

Le to­mó cer­ca de cin­co me­ses cons­truir el Le­go Arsht, si­guien­do un pro­gra­ma de compu­tado­ra en su compu­tado­ra por­tá­til que di­vi­dió el en­sam­bla­je en 1,677 ins­truc­cio­nes in­di­vi­dua­les. Ca­da pa­so con­sis­tió en una dia­po­si­ti­va ani­ma­da que mues­tra dón­de se de­ben agre­gar las pie­zas de Le­go, uti­li­zan­do el nú­me­ro de cla­vi­jas pe­que­ñas en ca­da ladrillo co­mo guía de

ES UNA MA­QUE­TA ME­JOR QUE LA QUE HI­ZO CÉ­SAR PE­LLI HA­CE 20 AÑOS”, Adrien­ne Arsht, fi­lán­tro­pa.

en­sam­bla­je.

“Si co­me­tes un error, y a mí me ha pa­sa­do, de­bes eli­mi­nar­lo to­do”, di­jo Blum­berg. “Vuel­ves a esa dia­po­si­ti­va y em­pie­zas de nue­vo”.

Brett Thies­sen, quien creó el con­jun­to Arsht pa­ra Blum­berg, ven­de so­bre to­do es­ta­dios de Le­go en su tien­da de Etsy, Sta­dium Brick. Cues­tan en­tre $500 y $750, y Blum­berg di­jo que el pre­cio de Arsht es­ta­ba en ese ran­go. Blum­berg ya ha­bía cons­trui­do los kits de Fen­way y Giants cuan­do so­li­ci­tó una sa­la de con­cier­tos en Mia­mi que ter­mi­na­ría en el edi­fi­cio más com­pli­ca­do que Thies­sen ha­ya crea­do.

“De­fi­ni­ti­va­men­te es el más di­fí­cil de cons­truir”, di­jo Thies­sen, quien crea los kits e ins­truc­cio­nes usan­do el soft­wa­re Le­go. “Es el más gran­de, y tie­ne la ma­yor can­ti­dad de pie­zas”.

Blum­berg re­cien­te­men­te vio a su pie­za de Le­go más am­bi­cio­sa sa­lir de su casa. Los ar­tis­tas lle­va­ron el edi­fi­cio Arsht al ves­tí­bu­lo de la Sa­la de Con­cier­tos Knight.

Blum­berg di­jo que es­tá ju­gan­do con la idea de pe­dir­le a Thies­sen que cree un jue­go de Le­go pa­ra el edi­fi­cio de las Cor­tes ci­vi­les de Mia­mi-Da­de, una to­rre de 1928 don­de una vez se ce­le­bró un jui­cio a Al Ca­po­ne. Pe­ro an­tes, pro­ba­ble­men­te vuel­va a com­prar un Le­go en la tien­da.

“Ese Harry Pot­ter Hog­wa­sh Castle, o co­mo se lla­me”, di­jo. “Lo ex­tra­ño”.

PA­TRICK FA­RRELL pfa­[email protected]­mihe­rald.com

STU BLUM­BERG, sen­ta­do en su casa jun­to a la ma­que­ta del Adrien­ne Arsht Cen­ter for the Per­for­ming Arts que cons­tru­yó pa­cien­te­men­te con blo­ques de Le­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.