La cum­bre del G-20 y el fu­tu­ro del tra­ba­jo

El Nuevo Herald (Sunday) - - OPINIÓN - POR AN­DRÉS OP­PEN­HEI­MER

Cuan­do el pre­si­den­te Trump y los lí­de­res de Chi­na, Ru­sia, Ale­ma­nia y otras de las prin­ci­pa­les eco­no­mías del mun­do se reúnan en Ar­gen­ti­na pa­ra la cum­bre del G-20 el 30 de no­viem­bre, pa­sa­rán par­te de su tiem­po ha­blan­do so­bre un te­ma que se­rá cru­cial en los pró­xi­mos años: el fu­tu­ro del tra­ba­jo.

Es­tá cla­ro que, a pe­sar de que es­te se­rá el te­ma ofi­cial de la cum­bre del G-20, pro­ba­ble­men­te no se­rá el que ge­ne­re más ti­tu­la­res. La aten­ción mun­dial se va a con­cen­trar en la reunión en­tre Trump y el pre­si­den­te Chino Xi Jin­ping, y si lo­gran evi­tar una gue­rra co­mer­cial en­tre EEUU y Chi­na.

Pe­ro la cum­bre del G-20 de­di­ca­rá una de sus cua­tro se­sio­nes pa­ra ha­blar so­bre la dis­rup­ción que se vie­ne en el mer­ca­do la­bo­ral mun­dial. Es pro­ba­ble que se pier­dan de­ce­nas de mi­llo­nes de em­pleos, y que los sa­la­rios en to­do el mun­do si­gan de­pri­mi­dos, por el cre­cien­te uso de ro­bots, al­go­rit­mos y otras má­qui­nas in­te­li­gen­tes.

Un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford de 2013 pre­di­jo que el 47 por cien­to de los em­pleos en Es­ta­dos Uni­dos co­rren el ries­go de des­apa­re­cer en los pró­xi­mos 10 años de­bi­do a la au­to­ma­ti­za­ción. Otros es­tu­dios del Ban­co Mun­dial es­ti­ma­ron que la pér­di­da de em­pleos en paí­ses emer­gen­tes co­mo Chi­na y Mé­xi­co se­rá aún ma­yor, por su de­pen­den­cia de fá­bri­cas ma­nu­fac­tu­re­ras cu­yos tra­ba­ja­do­res pue­den ser fá­cil­men­te re­em­pla­za­dos por ro­bots.

No so­lo los tra­ba­ja­do­res de las fá­bri­cas, sino tam­bién los ca­ma­re­ros de res­tau­ran­tes, con­ser­jes de ho­te­les, ban­que­ros, con­ta­do­res, mé­di­cos, abo­ga­dos, pe­rio­dis­tas y ca­si to­dos los de­más pro­fe­sio­na­les co­rren el ries­go de per­der sus em­pleos, o ver caer sus sa­la­rios.

A prin­ci­pios de es­te año, los tra­ba­ja­do­res de los ho­te­les en Las Ve­gas ame­na­za­ron con ir a huel­ga, en­tre otras co­sas, por el cre­cien­te uso de ca­ma­re­ros y bar­man ro­bó­ti­cos. Los ro­bots ya es­tán lle­van­do de­sa­yu­nos a las ha­bi­ta­cio­nes de los hués­pe­des, y los bar­man ro­bó­ti­cos pre­pa­ran be­bi­das pa­ra los clien­tes de los ca­si­nos.

Los ro­bots aho­ra son ca­da vez más ba­ra­tos y más in­te­li­gen­tes. Mien­tras que en el pa­sa­do eran má­qui­nas in­di­vi­dua­les, aho­ra es­tán co­nec­ta­das en­tre sí a tra­vés de la compu­tación en la nu­be, y pue­den apren­der de sus res­pec­ti­vos acier­tos y erro­res.

El pre­si­den­te ar­gen­tino Mau­ri­cio Ma­cri, quien pre­si­di­rá la cum­bre del G-20 en su ca­li­dad de lí­der del país an­fi­trión, me di­jo en una re­cien­te en­tre­vis­ta que co­lo­có el fu­tu­ro de los tra­ba­jos co­mo te­ma cen­tral del G-20 por­que es un te­ma que afec­ta­rá a to­dos los paí­ses, in­de­pen­dien­te­men­te de sus ni­ve­les de de­sa­rro­llo.

Se­gún do­cu­men­tos pre­pa­ra­to­rios de la cum­bre del G-20, aun­que la tec­no­lo­gía crea­rá nue­vos em­pleos, ha­brá un “im­pac­to en la de­sigual­dad den­tro y en­tre los paí­ses”. Los tra­ba­ja­do­res po­co ca­li­fi­ca­dos ten­drán más di­fi­cul­ta­des pa­ra rein­ven­tar­se co­mo ana­lis­tas de da­tos que los in­ge­nie­ros u otros tra­ba­ja­do­res al­ta­men­te ca­li­fi­ca­dos.

Los do­cu­men­tos pre­li­mi­na­res de la cum­bre pro­po­nen, en­tre otras co­sas, que los paí­ses fa­ci­li­ten a los tra­ba­ja­do­res in­de­pen­dien­tes lle­var sus be­ne­fi­cios so­cia­les de un tra­ba­jo a otro, e in­clu­so de un país a otro. A me­di­da que ca­da vez más per­so­nas tra­ba­jan en em­pleos in­de­pen­dien­tes, la prio­ri­dad de­be­ría ser pro­te­ger a las per­so­nas, más que a los em­pleos, di­cen los re­dac­to­res del do­cu­men­to.

Ade­más, los do­cu­men­tos pre­li­mi­na­res de la cum­bre di­cen que “los paí­ses tam­bién de­ben ase­gu­rar­se de que exis­tan im­pues­tos ade­cua­dos a la eco­no­mía di­gi­tal”. Va­rios paí­ses eu­ro­peos di­cen que, a me­di­da que el co­mer­cio elec­tró­ni­co y la eco­no­mía di­gi­tal son ca­da vez más do­mi­nan­tes, de­be­ría ha­ber un im­pues­to so­bre las ven­tas de bie­nes y ser­vi­cios di­gi­ta­les. Es­ta­dos Uni­dos, la se­de de las prin­ci­pa­les em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas, se ha opues­to tra­di­cio­nal­men­te a es­ta idea.

No im­por­ta que de­ci­sio­nes se to­men so­bre es­tas cues­tio­nes, es ho­ra de que los lí­de­res mun­dia­les co­mien­cen a abor­dar­las. La ace­le­ra­ción tec­no­ló­gi­ca ya es­tá eli­mi­nan­do mu­chos em­pleos y de­pri­mien­do los sa­la­rios de otros. In­clu­so si la reunión del G-20 no ha­ce más que po­ner es­te te­ma en el cen­tro de la agen­da po­lí­ti­ca mun­dial, se­rá un buen co­mien­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.