Un or­gu­llo pa­ra Co­lom­bia

El Nuevo Herald (Sunday) - - OPINIÓN - POR MA­RÍA CLA­RA OS­PI­NA

abue­lo, Pa­blo Lli­nás Olar­te. Lli­nás re­co­no­ce que fue allí don­de ger­mi­nó su in­te­rés por las cien­cias re­la­cio­na­das con el ce­re­bro.

Su in­quie­tud por co­no­cer más de las cien­cias neu­ro­ló­gi­cas lo lle­vó a via­jar por el vie­jo mun­do don­de par­ti­ci­pó en ex­pe­ri­men­tos de neu­ro­fi­sio­lo­gía con el Dr. Wal­ter Ru­dolf Hess, Pre­mio No­bel de Fi­sio­lo­gía y Me­di­ci­na, pro­fe­sor y di­rec­tor del De­par­ta­men­to del Ins­ti­tu­to de Fi­sio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Zú­rich. La vi­da de Lli­nás es un in­men­so uni­ver­so de in­ves­ti­ga­cio­nes, en­cuen­tros con men­tes bri­llan­tes, doc­to­ra­dos Ho­no­ris Cau­sa (nue­ve) y do­ce­nas de pre­mios y re­co­no­ci­mien­tos. Sus lo­gros son tan­tos que fá­cil­men­te po­drían lle­nar un li­bro.

A sus 71 años, el poe­ta an­tio­que­ño Darío Ja­ra­mi­llo Agu­de­lo ga­nó el Pre­mio In­ter­na­cio­nal de Poe­sía Ciu­dad de Gra­na­da, Fe­de­ri­co Gar­cía Lor­ca en su edi­ción nú­me­ro 15.

Su obra com­pi­tió con la de 43 au­to­res de 17 na­cio­nes. Su sen­ti­do del hu­mor y su acer­ca­mien­to a la can­ción po­pu­lar la­ti­noa­me­ri­ca­na atra­jo pro­fun­da­men­te al ju­ra­do que con­cep­tuó: “Ja­ra­mi­llo Agu­de­lo es un poe­ta del amor, del sen­ti­mien­to y de la in­ti­mi­dad”. Fue su amor por la mú­si­ca po­pu­lar y la lí­ri­ca de bo­le­ros, tan­gos, ran­che­ras y otros ai­res lo que des­per­tó en él el oí­do por los rit­mos de la poe­sía. Re­cor­de­mos su li­bro, La poe­sía en la can­ción po­pu­lar la­ti­noa­me­ri­ca­na.

Mi ho­me­na­je a es­te in­com­pa­ra­ble poe­ta es de­jar en es­ta co­lum­na uno de sus poe­mas, el lla­ma­do Ven­gan­za: “Aho­ra tú, vuel­ta poe­ma/en­ca­si­lla­da en ver­sos que te nom­bran /la her­mo­sa, la in­nom­bra­ble, lu­mi­no­sa, /aho­ra tú, vuel­ta poe­ma, /tu cuer­po, res­plan­dor, /es­car­cha, desecho de pa­la­bra, /poe­ma ape­nas tu cuer­po /pri­sio­ne­ro en el poe­ma, /vuel­to ver­sos que se leen en la sa­la, /tu cuer­po que es pa­sa­do /y es es­te poe­ma/ es­ta po­bre ven­gan­za”.

Pa­ra com­ple­tar es­tos días de triun­fo que nos ha­cen ol­vi­dar, por al­gu­nos se­gun­dos, la per­ma­nen­te me­dio­cri­dad y has­tío que nos ro­dea en un país en el que tan­to es co­pia, fe­li­ci­to con or­gu­llo a dos es­cri­to­res que no pa­ran de es­cri­bir con maes­tría y ori­gi­na­li­dad: Juan Ga­briel Váz­quez y Héc­tor Abad Fa­cio­lin­ce, quie­nes la se­ma­na pa­sa­da fue­ron con­de­co­ra­dos con la Or­den de Isa­bel la Ca­tó­li­ca de Es­pa­ña, el pri­me­ro en el gra­do de Cruz Ofi­cial, y el se­gun­do en el gra­do de En­co­mien­da.

Pa­blo Gó­mez de Olea, em­ba­ja­dor de Es­pa­ña en Co­lom­bia, di­jo: “Han lle­va­do la li­te­ra­tu­ra co­lom­bia­na a un es­ca­lón más al­to y con ello en­sal­zan la li­te­ra­tu­ra en es­pa­ñol, pa­tri­mo­nio de quie­nes ha­bla­mos la mis­ma len­gua”. ¡Qué bien di­cho!

Coda: Tam­bién, la se­ma­na pa­sa­da, La Aca­de­mia de La Len­gua Co­lom­bia­na tu­vo el ho­nor de re­ci­bir a Darío Villanueva Prie­to, pre­si­den­te de La Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, quien pre­sen­tó la nue­va Pla­ta­for­ma De Ser­vi­cios En­cla­ve REA, don­de se pue­de ac­ce­der a una in­for­ma­ción com­ple­ta so­bre nues­tro idio­ma.

Ver­da­de­ra­men­te una he­rra­mien­ta va­lio­sí­si­ma.

No de­jen de mi­rar­la.

Si­ga a Ma­ría Cla­ra Os­pi­na en Twit­ter: @mcla­raos­pi­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.