La de­ses­pe­ra­ción la­ti­noa­me­ri­ca­na

El Nuevo Herald (Sunday) - - OPINIÓN - POR CAR­LOS AL­BER­TO MON­TA­NER

Guy Sor­man es un no­ta­ble pen­sa­dor fran­cés. Pu­bli­có re­cien­te­men­te un ar­tícu­lo en ABC de Ma­drid ti­tu­la­do “El fu­tu­ro re­tro­ce­de en Amé­ri­ca La­ti­na”. Es un tex­to bri­llan­te y de­ses­pe­ra­do. Bie­nin­ten­cio­na­do, pe­ro de­ses­pe­ra­do.

Vie­ne a de­cir que en La­ti­noa­mé­ri­ca lo he­mos en­sa­ya­do to­do, y to­do, inú­til­men­te, lo he­mos pul­ve­ri­za­do. El li­be­ra­lis­mo en Ar­gen­ti­na, pro­ce­den­te de Al­ber­di y Sar­mien­to. El des­po­tis­mo ilus­tra­do de Mé­xi­co con Por­fi­rio Díaz y sus “cien­tí­fi­cos”.

El es­ta­tis­mo con la re­vo­lu­ción me­xi­ca­na de 1911. Las dic­ta­du­ras mi­li­ta­res de Pi­no­chet, de Stroess­ner y las ci­vi­les con So­mo­za o Fu­ji­mo­ri.

El co­mu­nis­mo con los Castro, con Chá­vez y Ma­du­ro, con el pri­mer Daniel Or­te­ga (el se­gun­do Daniel Or­te­ga es So­mo­za re­di­vi­vo, pe­ro con más fu­ror ho­mi­ci­da).

Lo ex­tra­ño de nues­tra cul­tu­ra es que, en lu­gar de co­rre­gir lo que an­da mal, re­nun­cia­mos a nues­tros acier­tos e in­sis­ti­mos, pe­rió­di­ca­men­te, en nues­tros erro­res. To­da­vía re­ver­be­ra, de vez en cuan­do, el vie­jo maoís­mo de la mano de un Sen­de­ro Lu­mi­no­so mal­he­ri­do, pe­ro no en­te­rra­do, pe­se a que Mao no exis­te en Chi­na, más allá de la re­ve­ren­cia re­tó­ri­ca.

Es asom­bro­so es­cu­char­le de­cir a Pa­blo Igle­sias, el di­ri­gen­te de Po­de­mos en Es­pa­ña, que ve con en­vi­dia lo que ocu­rre en Ve­ne­zue­la, co­mo si es­tu­vie­ra dis­pues­to a re­edi­tar en su país la te­rri­ble de­vas­ta­ción acae­ci­da en el otro­ra prós­pe­ro pa­raí­so pe­tro­le­ro.

Re­cuer­do a una jo­ven gua­ya­qui­le­ña gri­tar­me, enar­de­ci­da, que “en Ecua­dor ha­ce fal­ta un par de Ti­ro Fi­jo”. Se re­fe­ría al ban­di­do co­lom­biano que tan­tos que­bran­tos le pro­du­jo a su país na­tal. El in­ci­den­te acae­ció en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de esa ciu­dad. La apa­rien­cia de la tru­cu­len­ta mu­cha­cha —ru­bia, gua­pa, oji­ver­de, bien ves­ti­da— era bur­gue­sa.

¿Por qué los ar­gen­ti­nos in­te­rrum­pie­ron el im­pe­tuo­so ca­mino ha­cia el de­sa­rro­llo y la pros­pe­ri­dad que se­guían has­ta que Hi­pó­li­to Yri­go­yen fue de­pues­to por un gol­pe mi­li­tar fas­cis­toi­de en 1930? En Ar­gen­ti­na ha­bía pro­ble­mas, pe­ro nin­guno im­pe­día que el país for­ma­ra par­te del Pri­mer Mun­do en ca­si to­dos los as­pec­tos, pe­ro es­pe­cial­men­te en la edu­ca­ción. Ese cuar­te­la­zo fue el pró­lo­go al pe­ro­nis­mo y al descalabro to­tal del mi­la­gro ar­gen­tino co­men­za­do con la Cons­ti­tu­ción li­be­ral de 1853.

¿Por qué Fi­del Castro no fue ca­paz de en­ten­der que, en 1959, cuan­do él, su her­mano Raúl, el Che y otro pe­que­ño gru­po de co­mu­nis­tas se afe­rra­ron al mo­de­lo so­vié­ti­co y eli­gie­ron el ca­mino del to­ta­li­ta­ris­mo, ha­bía su­fi­cien­tes in­di­cios (por ejem­plo, el mi­la­gro alemán y aus­tría­co) que de­mos­tra­ban la su­pe­rio­ri­dad de la “de­mo­cra­cia li­be­ral” ins­ti­tui­da por el eco­no­mis­ta Lud­wig Er­hard?

Era tal la ce­gue­ra ideo­ló­gi­ca del cu­bano que ni si­quie­ra fue ca­paz de en­ten­der el ejem­plo de su pro­pio pa­dre, Án­gel Castro, un hu­mil­de cam­pe­sino ga­lle­go, as­tu­to co­mo un zo­rro y la­bo­rio­so co­mo una hor­mi­ga, que cuan­do mu­rió en 1957 le le­gó a la fa­mi­lia un ca­pi­tal de $8 mi­llo­nes, una em­pre­sa agrí­co­la que les da­ba tra­ba­jo a do­ce­nas de per­so­nas, una es­cue­la, y has­ta un ci­ne que re­gen­ta­ba Jua­ni­ta Castro, con­tem­po­rá­nea de Raúl y exi­lia­da en Mia­mi des­de los años se­sen­ta.

Sor­man, que co­no­ce a fon­do la san­grien­ta his­to­ria de Eu­ro­pa, ale­ga, con ra­zón, que “en Eu­ro­pa las na­cio­nes an­ti­guas, muy di­fe­ren­tes en­tre sí des­de ha­ce si­glos, es­tán lle­gan­do gra­dual­men­te a un acuer­do so­bre el me­jor ré­gi­men po­si­ble, la de­mo­cra­cia li­be­ral”. Mien­tras en Amé­ri­ca La­ti­na “ca­da uno cul­ti­va su sin­gu­la­ri­dad, no apren­de na­da del ve­cino y los in­ter­cam­bios son prác­ti­ca­men­te inexis­ten­tes”.

No so­mos ca­pa­ces de per­ci­bir el sal­to ha­cia la mo­der­ni­dad y el de­sa­rro­llo que ha da­do Chi­le, hoy en el um­bral del Pri­mer Mun­do por una afor­tu­na­da com­bi­na­ción de mer­ca­do, pro­pie­dad pri­va­da, con­trol del gas­to pú­bli­co, aho­rro na­cio­nal — gra­cias al de­nos­ta­do plan de ju­bi­la­ción crea­do por el eco­no­mis­ta Jo­sé Pi­ñe­ra — y li­ber­ta­des.

¿Por qué no co­rre­gi­mos los in­con­ve­nien­tes y ajus­ta­mos lo que va­le la pe­na sal­var en lu­gar de des­ha­cer­lo to­do y mo­ver­nos en la otra di­rec­ción del pén­du­lo, co­mo pro­me­te ha­cer AM­LO en Mé­xi­co pa­ra te­rror de los in­ver­sio­nis­tas?

Es­ta­dos Uni­dos que, sin pro­po­nér­se­lo, creó la “de­mo­cra­cia li­be­ral” a par­tir de 1787, cuan­do pro­mul­ga la pri­me­ra y úni­ca Cons­ti­tu­ción que ha te­ni­do el país, cre­ció po­co a po­co, mo­di­fi­can­do el rum­bo con ca­da elec­ción, a sa­bien­das de la im­por­tan­cia ex­tra­or­di­na­ria que tie­ne co­lo­car­se to­dos ba­jo el im­pe­rio de la ley.

¿Arrai­ga­rá el ejem­plo de Chi­le?

No sé. Oja­lá que así sea, pe­ro cuan­do uno ve la vo­ca­ción des­truc­ti­va de la iz­quier­da y la ex­tre­ma de­re­cha le ocu­rre lo que a Guy Sor­man: te em­bar­ga una to­tal y ab­so­lu­ta de­ses­pe­ra­ción.

El úl­ti­mo li­bro de Car­los Al­ber­to Mon­ta­ner es una re­vi­sión de “Las raí­ces tor­ci­das de Amé­ri­ca La­ti­na”, pu­bli­ca­da por Pla­ne­ta y ac­ce­si­ble en pa­pel o di­gi­tal por Ama­zon. Twit­ter: @Car­lo­sAMon­ta­ner. @FIR­MAS PRESS

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.