Ya aso­ma la luz al f inal del tú­nel trum­pis­ta

El Nuevo Herald (Sunday) - - OPINIÓN - POR RO­SA TOWNSEND

Qué me­jor ra­zón en es­ta se­ma­na que ce­le­bra­mos Thanks­gi­ving que dar­le gra­cias a Dios por ha­ber co­men­za­do a ba­jar­le los hu­mos a Do­nald Trump.

Cuan­do a los lí­de­res abu­si­vos les lle­ga la ho­ra de la jus­ti­cia siem­pre ocu­rre “de ma­ne­ra gra­dual pri­me­ro... y lue­go, un buen día, de re­pen­te”, co­mo di­ría un per­so­na­je de Er­nest He­ming­way en su no­ve­la Fies­ta (The Sun al­so Rai­ses). Por aho­ra Trump se en­cuen­tra en la fa­se gra­dual.

La suer­te em­pe­zó a vol­teár­se­le —a de­rri­bar su an­da­mia­je de men­ti­ras y odios— en las elec­cio­nes del 6 de no­viem­bre. Des­de en­ton­ces no ha ce­sa­do de per­der ba­ta­llas. Con CNN: se ha ren­di­do. Los co­rreos de Ivan­ka: un es­cán­da­lo. El via­je a Pa­rís: desas­tro­so. La ofen­sa a hé­roes muer­tos y el in­sul­to a vi­vos: ha en­fu­re­ci­do a los mi­li­ta­res. Un juez for­zán­do­le a pro­ce­sar pe­ti­cio­nes de asi­lo de la “ca­ra­va­na”: hu­mi­llan­te pa­ra su ego. Su des­de­ño de la tra­ge­dia de los fue­gos en Ca­li­for­nia, equi­vo­can­do ade­más el nom­bre de la ciu­dad de Pa­raí­so por Pla­cer: re­ve­la­dor de su de­cre­pi­tud men­tal.

Nin­guno de esos fra­ca­sos sin em­bar­go se com­pa­ra con los de sus dos úl­ti­mos aten­ta­dos con­tra los prin­ci­pios fun­da­men­ta­les de la Cons­ti­tu­ción y la de­cen­cia.

Pri­me­ro, al re­cha­zar a la CIA en apo­yo al prín­ci­pe sau­di­ta que or­de­nó ase­si­nar al pe­rio­dis­ta Ja­mal Khas­hog­gi, Trump ha ul­tra­ja­do las nor­mas éti­cas, ha pues­to en ven­ta la po­lí­ti­ca ex­te­rior y ha en­via­do un men­sa­je al mun­do de que Es­ta­dos Uni­dos con­do­na los ase­si­na­tos cuan­do es­tá en jue­go el di­ne­ro. A par­tir de aho­ra cual­quie­ra de los ti­ra­nos del pla­ne­ta sa­be que pue­de ase­si­nar a pe­rio­dis­tas u otros ciu­da­da­nos sin te­mor a que EEUU les res­pon­sa­bi­li­ce por vio­lar los de­re­chos hu­ma­nos. (Aun­que al­gu­nos co­mo Pu­tin o As­sad ya lo sa­bían).

Por cier­to, Trump lo ha­ce con to­tal des­ca­ro (que no “de­co­ro”) —por­que eso sig­ni­fi­can sus de­cla­ra­cio­nes y ac­cio­nes, una “oda al des­ca­ro”—, sin ja­más men­cio­nar los de­re­chos hu­ma­nos, ni en el cruel ase­si­na­to Khas­hog­gui ni en nin­gún otro ca­so. So­lo ha­bla de di­ne­ro, to­do lo con­di­cio­na a las su­pues­tas ga­nan­cias, que por lo ge­ne­ral se in­ven­ta, co­mo cuan­do afir­mó el mar­tes que “una rup­tu­ra con Ara­bia Sau­di­ta ele­va­ría los pre­cios del pe­tró­leo”. Fal­so. EEUU es el ma­yor pro­duc­tor de pe­tró­leo des­de ha­ce años y, por tan­to, el que ma­yor in­fluen­cia ejer­ce en los mer­ca­dos. Fal­sas son tam­bién las ci­fras de in­ver­sión ára­be y las pro­me­sas de com­pra de ar­ma­men­to.

Lo que no es fal­so son los mi­llo­nes de dó­la­res que le llue­ven a las pro­pie­da­des de Trump de los je­ques sau­di­tas (de las que él mis­mo se ha ufa­na­do en sus ra­llies). Co­mo tam­po­co lo es la afi­ni­dad psi­co­ló­gi­ca y po­lí­ti­ca de Trump con el san­gui­na­rio prín­ci­pe Moham­med bin Sal­man (MBS). Una sim­bio­sis en la que Trump le lava los crí­me­nes ha­cién­do­le las re­la­cio­nes pú­bli­cas in­ter­na­cio­na­les, y a cam­bio MBS se en­car­ga de di­ri­gir la po­lí­ti­ca ame­ri­ca­na en Orien­te Me­dio, con el fin úl­ti­mo de aplas­tar a Irán (co­mo si la mo­nar­quía ab­so­lu­tis­ta me­die­val sau­di­ta fue­ra me­jor que la teo­cra­cia me­die­val de los aya­to­las per­sas).

Inau­di­to e in­to­le­ra­ble que el pre­si­den­te de EEUU ha­ya sub­con­tra­ta­do la po­lí­ti­ca a un sá­tra­pa cri­mi­nal con tur­ban­te y pa­ñue­lo. Y, peor aún, que con el res­pal­do a MBS Trump ha­ya adop­ta­do de he­cho los “va­lo­res” sau­di­tas, es de­cir la re­pre­sión, ani­qui­la­ción bru­tal de la di­si­den­cia. Pro­ba­ble­men­te con Scha­den­freu­de (ale­grar­se del mal ajeno) cuan­do de pe­rio­dis­tas se tra­ta. Has­ta el ex­tre­mo de des­cri­bir a Khas­hog­gi con el mis­mo len­gua­je que usa pa­ra los pe­rio­dis­tas ame­ri­ca­nos, “enemi­go del pue­blo”.

Pe­ro no me quie­ro des­viar. La se­gun­da ba­ta­lla, que Trump en su es­tul­ti­cia y cor­to­pla­cis­mo tam­bién cree ha­ber ga­na­do, a pe­sar de ser una so­ga en su cue­llo, es su bur­do in­ten­to de usar la ma­qui­na­ria fe­de­ral pa­ra per­se­guir a dos de sus enemi­gos po­lí­ti­cos fa­vo­ri­tos, Hi­llary Clin­ton y Ja­mes Co­mey, al me­jor es­ti­lo ni­xo­niano de obs­truc­ción de jus­ti­cia, se­gún re­ve­la­ba el pa­sa­do mar­tes The New York Ti­mes .Un pa­so des­pó­ti­co más pa­ra po­ner a prue­ba los lí­mi­tes de la de­mo­cra­cia.

Por­que eso pre­ten­de Trump con sus atro­pe­llos y ar­bi­tra­rie­da­des des­pó­ti­cas, ir pro­ban­do has­ta dón­de pue­de tor­cer o eli­mi­nar las le­yes e ins­ti­tu­cio­nes de la de­mo­cra­cia.

De ahí su in­ce­san­te em­pe­ño en de­rri­bar el pi­lar cen­tral que sos­tie­ne los de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les: la pren­sa li­bre.

Na­die lo ha ex­pre­sa­do me­jor que el al­mi­ran­te que di­ri­gió la ope­ra­ción pa­ra eli­mi­nar a Osa­ma

Bin La­den, Wi­lliam McRa­ven, un hé­roe de ex­tra­or­di­na­ria repu­tación a quien Trump de­tes­ta e in­sul­ta por­que des­ta­pa sus pa­tra­ñas: “Los ata­ques de Trump con­tra la pren­sa re­pre­sen­tan la ma­yor ame­na­za a la de­mo­cra­cia”. Ese era el ob­je­ti­vo de su fa­bri­ca­da pe­lea con Jim Acos­ta, po­der­la usar co­mo ex­cu­sa pa­ra re­cor­tar la li­ber­tad de in­for­ma­ción.

Fi­nal­men­te tu­vo que clau­di­car, pe­ro es una tre­gua fic­ti­cia. Es se­gu­ro que vol­ve­rá a la car­ga y con más in­qui­na, su­po­nien­do que an­tes no in­ter­ven­ga el fis­cal Ro­bert Mue­ller o la Di­vi­ni­dad. Y “de re­pen­te”, co­mo aler­ta­ba el per­so­na­je de He­ming­way, le lle­gue la ho­ra de ren­dir cuentas.

Ro­sa Townsend es pe­rio­dis­ta y analista in­ter­na­cio­nal. Twit­ter: @Town­sen­dRo­sa.

GE­NA­RO MOLINA TNS

EL PRE­SI­DEN­TE Do­nald Trump vi­si­ta un área des­tro­za­da por los in­cen­dios cer­ca de Ma­li­bu, Ca­li­for­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.