Un desafío de la Casa Blan­ca: equi­li­brar las fun­cio­nes de la pri­me­ra da­ma y la pri­me­ra hi­ja

El Nuevo Herald (Sunday) - - LAS AMÉRICAS / MUNDO - POR MAG­GIE HABERMAN Y KA­TIE RO­GERS

Cuan­do ha­ce me­ses el je­fe de per­so­nal de Me­la­nia Trump anun­ció en una reunión de per­so­nal que la pri­me­ra da­ma iría a Áfri­ca en su pri­mer via­je en so­li­ta­rio al ex­tran­je­ro, los ase­so­res de Ivan­ka Trump, su hi­jas­tra, en­via­ron un men­sa­je co­mo res­pues­ta: Ivan­ka es­ta­ba pla­nean­do su pri­mer via­je a Áfri­ca, pe­ro to­da­vía no lo ha­bía anun­cia­do.

Me­la­nia Trump pa­só cin­co días del mes pa­sa­do en Gha­na, Ma­laui, Ke­nia y Egip­to, un via­je que ma­yor­men­te ge­ne­ró co­ber­tu­ra po­si­ti­va, re­ma­ta­da con un re­lu­cien­te es­pe­cial de una ca­de­na te­le­vi­si­va. En breve, la hi­ja ma­yor del pre­si­den­te y su prin­ci­pal ase­so­ra le se­gui­rá los pa­sos, ya que via­ja­rá a Áfri­ca con el se­na­dor re­pu­bli­cano de Ca­ro­li­na del Sur Lind­sey Graham, uno de los más lea­les de­fen­so­res del pre­si­den­te.

Ma­dras­tra e hi­jas­tra han da­do ra­zo­nes dis­tin­tas pa­ra jus­ti­fi­car su in­te­rés en el con­ti­nen­te, que Do­nald Trump aún no vi­si­ta y cu­yo co­men­ta­rio pe­yo­ra­ti­vo pa­ra des­cri­bir a los paí­ses afri­ca­nos tras­cen­dió. Me­la­nia Trump usó su via­je pa­ra evi­den­ciar la po­bre­za y su ini­cia­ti­va “Be Best”, mien­tras que el via­je de Ivan­ka Trump, ten­ta­ti­va­men­te pro­gra­ma­do pa­ra enero, exal­ta­rá su fun­ción co­mo en­la­ce in­for­mal de la Casa Blan­ca con miem­bros del Con­gre­so y su in­te­rés en el em­po­de­ra­mien­to eco­nó­mi­co.

No obs­tan­te, las vi­si­tas con­tra­pues­tas tam­bién su­gie­ren el de­li­ca­do ba­lan­ce que en­fren­ta el per­so­nal de la Casa Blan­ca pa­ra ges­tio­nar las ac­ti­vi­da­des de la pri­me­ra da­ma y la prin­ci­pal ase­so­ra del pre­si­den­te, quien ha re­ci­bi­do el tí­tu­lo de pri­me­ra hi­ja con los bra­zos abier­tos.

Se­gún se di­ce, las dos mu­je­res tie­nen una di­ná­mi­ca com­pli­ca­da e in­ter­ac­túan po­co co­mo par­te de sus fun­cio­nes. No obs­tan­te, no han aus­pi­cia­do una ini­cia­ti­va con­jun­ta úni­ca­men­te a car­go de los miem­bros de su per­so­nal des­de que Me­la­nia Trump se mu­dó por com­ple­to a la Casa Blan­ca el año pa­sa­do, des­pués de pa­sar los pri­me­ros me­ses del man­da­to de su es­po­so con su hi­jo en Nue­va York. Ca­si no han apa­re­ci­do jun­tas y cla­ra­men­te con­si­de­ran que sus fun­cio­nes di­fie­ren.

Me­la­nia Trump, de 48 años, pre­fie­re per­ma­ne­cer ma­yor­men­te en pri­va­do. Ivan­ka Trump, de 37 años, ha bus­ca­do des­de los pri­me­ros días del go­bierno de Trump de­fi­nir su fun­ción co­mo ase­so­ra y le­gis­la­do­ra, ha­cién­do­se de una ofi­ci­na en el ala oes­te de la Casa Blan­ca, don­de se en­cuen­tran el pre­si­den­te y su per­so­nal, lue­go de que se die­ra a co­no­cer ini­cial­men­te que po­si­ble­men­te se ins­ta­la­ría una ofi­ci­na de la fa­mi­lia Trump en el ala es­te, tra­di­cio­nal­men­te des­ti­na­da a la pri­me­ra da­ma.

Ade­más de ex­pan­dir su pro­pia pre­sen­cia en la Casa Blan­ca, Ivan­ka Trump ha de­fi­ni­do en oca­sio­nes, de ma­ne­ra in­ten­cio­nal o no, la fun­ción de su ma­dras­tra en tér­mi­nos más li­mi­ta­dos.

Los ami­gos di­cen que ha si­do evi­den­te su enojo cuan­do se le ha­cen pre­gun­tas que ella con­si­de­ra que tra­di­cio­nal­men­te son más acor­des con las res­pon­sa­bi­li­da­des de la pri­me­ra da­ma; en­tre ami­gos, ha desecha­do pre­gun­tas so­bre si es­ta­ría in­vo­lu­cra­da en los es­fuer­zos de con­ser­va­ción de la Casa Blan­ca y ha de­ja­do cla­ro que es­ta­ba en la se­de pre­si­den­cial es­ta­dou­ni­den­se pa­ra tra­ba­jar en cues­tio­nes de po­lí­ti­cas im­por­tan­tes, una es­tra­te­gia que al­gu­nos alia­dos in­ter­pre­tan se hi­zo por res­pe­to a Me­la­nia Trump.

Tan­to la hi­ja co­mo la es­po­sa in­flu­yen en el pre­si­den­te, pe­ro ejer­cen su in­fluen­cia de ma­ne­ra dis­tin­ta. A prin­ci­pios de es­te año, la pri­me­ra da­ma, quien ha tra­ta­do de de­jar en cla­ro que es­tá dis­pues­ta a es­tar en desacuer­do con su ma­ri­do, ha­bló pú­bli­ca­men­te so­bre su des­con­ten­to con la po­lí­ti­ca de se­pa­rar a los ni­ños de sus pa­dres des­pués de cru­zar la fron­te­ra ile­gal­men­te y ha he­cho va­rios via­jes a la re­gión.

Ivan­ka Trump tam­bién se pro­nun­ció so­bre el te­ma, pe­ro so­lo se su­po que su hi­ja lo ha­bía ex­hor­ta­do a cam­biar la po­lí­ti­ca cuan­do Do­nald Trump se lo co­men­tó a un gru­po de re­pu­bli­ca­nos del Con­gre­so.

Los his­to­ria­do­res han ba­ta­lla­do pa­ra con­tex­tua­li­zar la re­la­ción en­tre las dos mu­je­res.

Kat­he­ri­ne Je­lli­son, ca­te­drá­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Ohio que es­tu­dia el pa­pel de las pri­me­ras da­mas, di­jo que ha­bía po­cos an­te­ce­den­tes his­tó­ri­cos de una pri­me­ra hi­ja adul­ta y una pri­me­ra da­ma cu­yas fun­cio­nes se tras­la­pa­ran a es­te gra­do. El pa­ra­le­lo más cer­cano, co­men­tó se­ría en­tre Elea­nor Roo­se­velt, la es­po­sa del pre­si­den­te Fran­klin D. Roo­se­velt, y la ma­dre de es­te, Sara De­lano Roo­se­velt.

“Am­bas te­nían una gran in­fluen­cia en el en­ton­ces pre­si­den­te”, co­men­tó Je­lli­son.

“En el ca­so de Me­la­nia e Ivan­ka Trump, por otra par­te, al­gu­nas ve­ces una de ellas es­tá ‘al fren­te’ y al­gu­nas ve­ces es la otra”, agre­gó.

A me­di­da que su fun­ción evo­lu­cio­na, Ivan­ka Trump ha he­cho sa­ber a los ami­gos de la fa­mi­lia con la ma­yor cla­ri­dad po­si­ble que ella es­tá en la Casa Blan­ca pa­ra ayu­dar a su pa­dre me­dian­te su en­can­to y con­tac­tos a acor­tar la bre­cha con la bu­ro­cra­cia de Was­hing­ton, en es­pe­cial en el Con­gre­so. Al­gu­nas ve­ces en­fa­ti­za su fun­ción ofi­cial co­mo par­te del per­so­nal de la Casa Blan­ca du­ran­te las con­tro­ver­sias del ala oes­te, mien­tras que otras, sub­ra­ya la de hi­ja del pre­si­den­te.

Al igual que su pa­dre, Ivan­ka Trump es­tá muy al tan­to de su co­ber­tu­ra no­ti­cio­sa: un gru­po al­ter­nan­te de ase­so­res de la Casa Blan­ca ha tra­ta­do con fre­cuen­cia de dar­le cré­di­to en los me­dios no­ti­cio­sos por los te­mas en los que ha tra­ba­ja­do. La ofi­ci­na de pren­sa de la Casa Blan­ca sue­le re­su­mir sus reunio­nes y en­viar­las por co­rreo elec­tró­ni­co a los re­por­te­ros, una es­tra­te­gia que no se ex­tien­de ru­ti­na­ria­men­te a otros ase­so­res de al­to ran­go de Do­nald Trump.

Step­ha­nie Gris­ham, vo­ce­ra de Me­la­nia Trump, no ha­bló di­rec­ta­men­te de la re­la­ción en­tre la pri­me­ra da­ma y la pri­me­ra hi­ja.

“La ofi­ci­na de la pri­me­ra da­ma se cen­tra en sus ini­cia­ti­vas y tra­ba­ja de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te”, co­men­tó Gris­ham en una de­cla­ra­ción, “pe­ro con fre­cuen­cia co­la­bo­ra­mos en dis­tin­tos pro­yec­tos con el ala oes­te y te­ne­mos una re­la­ción la­bo­ral muy po­si­ti­va”.

Un fun­cio­na­rio de la Casa Blan­ca que so­lo ha­bló ba­jo la con­di­ción de ano­ni­ma­to in­sis­tió en que no ha­bía ten­sión en­tre am­bas: “La pri­me­ra da­ma e Ivan­ka tie­nen una gran re­la­ción. Co­mo mu­je­res fuer­tes e in­de­pen­dien­tes, ca­da una tie­ne su agen­da úni­ca, pe­ro siem­pre se apo­yan en lo per­so­nal y lo pro­fe­sio­nal”.

Así mis­mo, una per­so­na cer­ca­na a Ivan­ka Trump in­sis­tió en que la hi­ja del pre­si­den­te tra­ta­ba de evi­tar in­mis­cuir­se en los asun­tos de su ma­dras­tra cuan­do des­cri­bió cier­tos de­be­res co­mo den­tro del ám­bi­to del ala es­te.

En cuan­to al via­je pen­dien­te de Ivan­ka Trump a Áfri­ca, los ase­so­res de la Casa Blan­ca ma­ni­fes­ta­ron que Graham la in­vi­tó ha­ce va­rios me­ses, pe­ro ella lo re­pro­gra­mó pa­ra per­mi­tir que la pri­me­ra da­ma hi­cie­ra el su­yo, y el se­cre­ta­rio de Es­ta­do hi­cie­ra otro.

Las per­so­nas que es­tán fa­mi­lia­ri­za­das con el via­je co­men­tan que Bill Shi­ne, di­rec­tor de co­mu­ni­ca­cio­nes de la Casa Blan­ca, ha es­ta­do ayu­dan­do a mol­dear la co­ber­tu­ra de la vi­si­ta.

Al igual que el via­je de la pri­me­ra da­ma, po­dría in­cluir el es­pe­cial de una ca­de­na de te­le­vi­sión.

GA­BRIE­LLA DEMCZUK NYT

IVAN­KA TRUMP du­ran­te una reunión en Was­hing­ton.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.