Bus­can fre­nar la adic­ción a opiá­ceos

El Nuevo Herald (Sunday) - - ESTADOS UNIDOS - POR JAVIER ROMUALDO

Ca­da día mue­ren 200 per­so­nas en Es­ta­dos Uni­dos por so­bre­do­sis de opiá­ceos; una adic­ción que afec­ta a 4 mi­llo­nes en el país, don­de las au­to­ri­da­des in­ten­tan po­ner freno a una san­gría que tie­ne su ori­gen en oca­sio­nes en pres­crip­cio­nes mé­di­cas.

En 2017 se re­gis­tra­ron 72,287 muer­tes por el abu­so de dro­gas, de acuer­do a da­tos de los Cen­tros pa­ra el Con­trol y Pre­ven­ción de En­fer­me­da­des (CDC, en in­glés), que ha des­ta­ca­do que los ca­sos por so­bre­do­sis de opiá­ceos de uso mé­di­co, co­mo el fen­ta­ni­lo, pro­vo­ca­ron más ba­jas que la he­roí­na.

Des­de ha­ce va­rios años, el nú­me­ro de fa­lle­ci­dos y de adic­tos a es­tas sus­tan­cias ha ex­pe­ri­men­ta­do un cre­ci­mien­to cons­tan­te -el 10 por cien­to el pa­sa­do año- y una de sus cau­sas po­dría ser el au­men­to de pres­crip­cio­nes mé­di­cas de po­ten­tes anal­gé­si­cos, que an­tes se li­mi­ta­ban a ca­sos de gra­ve­dad y en­fer­mos ter­mi­na­les.

La adic­ción a es­te ti­po de dro­ga im­pul­só que los mer­ca­dos ile­ga­les co­men­za­ran a tra­fi­car con sus­tan­cias co­mo el fen­ta­ni­lo, un po­ten­te anal­gé­si­co usual­men­te des­ti­na­do al tra­ta­mien­to del cán­cer avan­za­do y que los cri­mi­na­les uti­li­zan en pro­por­cio­nes ile­ga­les e in­clu­so com­bi­nan con he­roí­na pa­ra au­men­tar la po­ten­cia de la do­sis.

El car­fen­ta­ni­lo, un se­dan­te has­ta 100 ve­ces más po­ten­te que el fen­ta­ni­lo, es otra de las nue­vas dro­gas cau­san­tes de de­ce­nas de mi­les de muer­tes al año.

La alar­ma por es­ta si­tua­ción lle­vó al pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump, a de­cla­rar en 2017 la cri­sis de los opiá­ceos co­mo una emer­gen­cia na­cio­nal de sa­lud pú­bli­ca y a des­ti­nar un fon­do de 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra abor­dar­la.

Es­ta mis­ma se­ma­na, di­ver­sas far­ma­céu­ti­cas se ne­ga­ron a pa­gar un nue­vo im­pues­to crea­do por el es­ta­do de Nue­va York pa­ra fre­nar la cri­sis y re­du­cir el con­su­mo.

Ese gra­va­men exi­ge a las em­pre­sas un pa­go re­tro­ac­ti­vo por to­do 2017 y can­ti­da­des de en­tre 7 y

100 mi­llo­nes de dó­la­res, se­gún el vo­lu­men de ven­tas de sus pro­duc­tos.

Las far­ma­céu­ti­cas han re­cu­rri­do la nor­ma, por­que, co­mo jus­ti­fi­ca­ron, “ame­na­za con pe­na­li­zar a la gen­te con una ne­ce­si­dad le­gí­ti­ma”.

La de Nue­va York es una de las mu­chas me­di­das que las au­to­ri­da­des es­tán adop­tan­do, co­mo la que im­pul­só su es­ta­do ve­cino Nue­va Jer­sey, que de­man­dó a una fi­lial de John­son & John­son, fa­bri­can­te de pro­duc­tos opiá­ceos, por con­si­de­rar que en­ga­ñó a los pa­cien­tes so­bre el ries­go de adic­ción que po­dían pre­sen­tar.

Tam­bién el Con­gre­so de EEUU apro­bó en oc­tu­bre la “Ley de apo­yo a los pa­cien­tes y sus co­mu­ni­da­des” pa­ra con­te­ner la cri­sis y po­ner ba­rre­ras a la en­tra­da de es­tas dro­gas por vías ile­ga­les en el país.

“Jun­tos, va­mos a aca­bar con el fla­ge­lo de la adic­ción a las dro­gas en Es­ta­dos Uni­dos. Va­mos a aca­bar con ella, o va­mos al me­nos a ases­tar un gol­pe ex­tre­ma­da­men­te gran­de a es­te te­rri­ble, te­rri­ble pro­ble­ma”, di­jo Trump en un dis­cur­so en la Casa Blan­ca des­pués de fir­mar el tex­to le­gis­la­ti­vo apro­ba­do por ma­yo­rías abru­ma­do­ras en el Con­gre­so de EEUU.

Pe­se a esas me­di­das, la nor­ma no im­pli­ca un au­men­to no­ta­ble de los fon­dos pa­ra com­ba­tir la epi­de­mia y tam­po­co ex­pan­de sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te los me­ca­nis­mos de tra­ta­mien­to pa­ra los adic­tos.

La Agen­cia An­ti­dro­gas de EEUU (DEA, en in­glés) es­ti­ma en cua­tro mi­llo­nes el nú­me­ro de adic­tos a anal­gé­si­cos -in­clu­yen­do los de pres­crip­ción mé­di­ca-, ca­si 300,000 de los cua­les son ado­les­cen­tes.

Ade­más, la so­bre­do­sis se ha con­ver­ti­do en la cau­sa más co­mún de muer­te vio­len­ta en EE.UU., por en­ci­ma de los ac­ci­den­tes de trá­fi­co o las ar­mas, de acuer­do a la mis­ma fuen­te.

A pe­sar de las ci­fras alar­man­tes, otros in­for­mes, co­mo el pu­bli­ca­do re­cien­te­men­te en la re­vis­ta Scien­ce por la Uni­ver­si­dad de Pit­ts­burg (Pen­sil­va­nia), apun­tan que es­ta cri­sis es una ten­den­cia de con­su­mo que se su­ma a un cre­ci­mien­to in­ce­san­te de la adic­ción a las dro­gas des­de 1980.

PA­TRICK SISON AP Fo­to de ar­chi­vo

LA FO­TO de un arre­glo de píl­do­ras del opioi­de oxi­co­do­na-ace­ta­mi­no­feno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.