Pra­ga, ciu­dad má­gi­ca. Cas­ti­llos, pla­zas y puen­tes

El Nuevo Herald (Sunday) - - PASAPORTES - POR MA­NUEL C. DÍAZ

Cuan­do el Vilh­jalm, el bar­co de Vi­king Ri­ver Crui­se en el que via­já­ba­mos, atra­có en el pe­que­ño em­bar­ca­de­ro de la ciu­dad ale­ma­na de Pas­sau, su­pi­mos que nues­tro cru­ce­ro por el río Da­nu­bio ha­bía lle­ga­do a su fin. Ha­bía­mos zar­pa­do diez días an­tes des­de Bu­da­pest con pa­ra­das en Bra­tis­la­va, Vie­na, Krems y Linz. Fue una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble. Nos con­so­la­ba sa­ber que to­da­vía nos que­da­ba un destino fi­nal. El cru­ce­ro ha­bía ter­mi­na­do, sí; pe­ro no nues­tro re­co­rri­do. Y es que des­de Pas­sau se­gui­ría­mos en óm­ni­bus has­ta la ciu­dad de Pra­ga. No nos to­mó mu­cho tiem­po. En un par de ho­ras cru­za­mos la fron­te­ra y en­tra­mos a la ciu­dad por la par­te nue­va, jus­to don­de es­tá la Pla­za de Wen­ces­lao y el Mu­seo Na­cio­nal, cer­ca del ho­tel don­de nos hos­pe­da­ría­mos.

Co­mo lle­ga­mos un po­co des­pués del me­dio­día, de­ci­di­mos apro­ve­char lo que que­da­ba de la tar­de. Así que de­ja­mos las ma­le­tas en la ha­bi­ta­ción y nos di­ri­gi­mos ha­cia la Pla­za de Wen­ces­lao, a la cual po­día­mos lle­gar ca­mi­nan­do. En reali­dad, más que una pla­za, por su for­ma rec­tan­gu­lar y sus ár­bo­les, se­me­ja un bou­le­vard pa­ri­sino. Fue aquí don­de, en 1989, una mar­cha que co­men­zó sien­do una pro­tes­ta con­tra la bru­ta­li­dad po­li­cial, ter­mi­nó con­vir­tién­do­se en la lla­ma­da Re­vo­lu­ción de Ter­cio­pe­lo que, a su vez, de­rro­có al sis­te­ma co­mu­nis­ta.

Hoy día, la ma­yo­ría de sus edi­fi­cios lo ocu­pan ho­te­les, res­tau­ran­tes, ca­fés, ci­nes y tien­das. En uno de sus ex­tre­mos, fren­te al edi­fi­cio del Mu­seo Na­cio­nal, se al­za la es­ta­tua ecues­tre de San Wen­ces­lao, y a so­lo unos pa­sos de ella, el im­pro­vi­sa­do me­mo­rial a las víc­ti­mas del co­mu­nis­mo, don­de las per­so­nas han ido de­po­si­tan­do flo­res y sim­ples cru­ces de ma­de­ra. Y có­mo no iban a ha­cer­lo si fue en es­ta mis­ma pla­za don­de el 20 de agos­to de 1968 el pue­blo se en­fren­tó a las tro­pas del Pac­to de Var­so­via cuan­do Che­cos­lo­va­quia fue in­va­di­da. En una de sus es­qui­nas, co­lo­ca­das en una va­lla a mo­do de ex­po­si­ción, pu­di­mos ver fotos, no so­lo de los tan­ques so­vié­ti­cos en­tran­do a la em­ble­má­ti­ca pla­za, sino tam­bién de los es­tu­dian­tes y amas de casa blo­queán­do­los con sus cuer­pos y su­bién­do­se a sus to­rre­tas pa­ra enar­bo­lar ban­de­ras che­cas.

La se­gun­da pa­ra­da de ese día fue en la pla­za cen­tral de la Ciu­dad Vie­ja, a la que le lla­man Sta­ré Mes­to y que es, al pa­re­cer, el lu­gar a don­de van a re­ca­lar to­dos los tu­ris­tas del mun­do. Los ha­bía de to­das las na­cio­na­li­da­des. Y es­ta­ban en to­das par­tes: ro­dean­do el mo­nu­men­to a Jan Hus, el pre­di­ca­dor re­for­mis­ta que fue que­ma­do por hereje en 1415; pa­ra­dos fren­te a la Igle­sia de San Ni­co­lás ad­mi­ran­do la mag­ni­fi­cen­cia de su fa­cha­da ba­rro­ca; o en­tran­do al Pa­la­cio Golz-Kinsky, hoy con­ver­ti­do en una ga­le­ría de ar­te. No­so­tros, que tam­bién éra­mos tu­ris­tas, hi­ci­mos lo mis­mo. Cuan­do nos can­sa­mos de dar vuel­tas por la his­tó­ri­ca pla­za -y por­que ya se ha­cía de no­che- en­tra­mos a ce­nar en uno de los mu­chos res­tau­ran­tes que hay en los al­re­de­do­res.

Al día si­guien­te, tem­prano en la ma­ña­na, sa­li­mos ha­cia el Cas­ti­llo de Pra­ga. Pe­ro no lo hi­ci­mos por nues­tra cuen­ta, sino en una ex­cur­sión que es­ta­ba in­clui­da en el pre­cio del cru­ce­ro. Es la me­jor ma­ne­ra de ha­cer­lo. El Cas­ti­llo de Pra­ga es un con­jun­to de edi­fi­ca­cio­nes que in­clu­ye la Ca­te­dral de San Vi­to, el con­ven­to de San Jor­ge y el Pa­la­cio Real. Fue cons­trui­do en el si­glo IX en lo al­to de una co­li­na y des­de en­ton­ces ha for­ma­do par­te de la his­to­ria de la ciu­dad. Aquí re­si­die­ron los Premys­li­des, sus pri­me­ros go­ber­nan­tes; tam­bién Car­los IV, uno de los re­yes más cul­tos del San­to Im­pe­rio Ro­mano; los Habs­bur­gos de Aus­tria, que lo ocu­pa­ron du­ran­te cua­tro­cien­tos años; los na­zis, que lo hi­cie­ron du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y los co­mu­nis­tas, que lo usur­pa­ron por más de cua­tro dé­ca­das. Hoy, co­mo prue­ba de su con­ti­nui­dad his­tó­ri­ca, es la re­si­den­cia ofi­cial del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Checa.

El Cas­ti­llo de Pra­ga es in­men­so. Es tan gran­de que se ne­ce­si­ta­rían va­rios días pa­ra re­co­rrer­lo en su to­ta­li­dad. Por suer­te, nues­tro guía nos lle­vó a sus prin­ci­pa­les pun­tos de in­te­rés, co­mo la Ca­te­dral de San Vi­to, don­de pu­di­mos ver la ma­yo­ría de sus ca­pi­llas, en­tre ellas la de San Wen­ces­lao, que tie­ne sus pa­re­des de­co­ra­das con es­ce­nas de la Bi­blia. Re­co­rrer la Ca­te­dral de San Vi­to, des­de la en­tra­da prin­ci­pal has­ta el mau­so­leo de Fer­di­nan­do I, es co­mo re­co­rrer la his­to­ria de Pra­ga. A un cos­ta­do de esa tum­ba real es­tá la crip­ta don­de es­tán en­te­rra­dos Car­los IV y sus cua­tro es­po­sas, así co­mo el lla­ma­do Por­tal Do­ra­do, una de las puer­tas la­te­ra­les de la Ca­te­dral y que fue la que uti­li­za­mos pa­ra sa­lir.

Ca­si fren­te a la Ca­te­dral es­tá el Pa­la­cio Real, lu­gar de re­si­den­cia de los prín­ci-

pes bohe­mios. El pri­mer pi­so, se­gún nos con­tó nues­tro guía, fue cons­trui­do por So­bes­lav I en 1135. Más tar­de, Ota­kar II y Car­los IV le adi­cio­na­ron sus pro­pios pa­la­cios. En el úl­ti­mo pi­so se en­cuen­tra la mo­nu­men­tal Sa­la Gó­ti­ca, con sus im­pre­sio­nan­tes te­chos abo­ve­da­dos. Fue aquí don­de se pro­du­jo, en 1618, la fa­mo­sa de­fe­nes­tra­ción de los dos go­ber­na­do­res ca­tó­li­cos que dio co­mien­zo a la Gue­rra de los Trein­ta

Años.

Por fal­ta de tiem­po no pu­di­mos vi­si­tar el con­ven­to de San Jor­ge, fun­da­do en 973 por el prín­ci­pe Bo­les­lav II, cu­ya pri­me­ra aba­de­sa fue su her­ma­na Mi­la­da. Hoy día es se­de de la Ga­le­ría Na­cio­nal Checa, que al­ber­ga im­por­tan­tes co­lec­cio­nes de ar­te de los pe­rio­dos gó­ti­co, re­na­cen­tis­ta y ba­rro­co. Y es que to­do en el Cas­ti­llo de Pra­ga es gi­gan­tes­co. Ade­más de la Ca­te­dral, el Pa­la­cio y la Ga­le­ría Na­cio­nal, es­tá la igle­sia de la San­ta Cruz, el Pa­la­cio de Lob­ko­wics, la To­rre Blan­ca y la de Da­li­bor, así co­mo nu­me­ro­sos jar­di­nes y pa­tios in­te­rio­res.

Del Cas­ti­llo sa­li­mos ha­cia la pla­za prin­ci­pal de la Ciu­dad Vie­ja, don­de la ex­cur­sión con­cluía. Y don­de ya ha­bía­mos es­ta­do el día an­te­rior por nues­tra cuen­ta. Cuan­do el guía ter­mi­nó de ex­pli­car­nos la his­to­ria de la Igle­sia de San Ni­co­lás y la del fa­mo­so re­loj as­tro­nó­mi­co que se al­za en uno de sus cos­ta­dos, le pe­di­mos ins­truc­cio­nes pa­ra lle­gar al Mu­seo de Kaf­ka, uno de los per­so­na­jes más ce­le­bres de Pra­ga y uno de los es­cri­to­res más in­flu­yen­tes en la li­te­ra­tu­ra mo­der­na.”Es fá­cil”, nos di­jo.”So­lo tie­nen que cru­zar el Puen­te Car­los, ba­jar las es­ca­le­ras y do­blar a la de­re­cha. No se pue­den per­der”. Y eso fue lo que hi­ci­mos. La ver­dad que cru­zar el puen­te y ba­jar las es­ca­le­ras fue fá­cil. Lo di­fí­cil fue en­con­trar el Mu­seo. Los ma­pas tu­rís­ti­cos de las ciu­da­des eu­ro­peas son pe­que­ños y en ellos no apa­re­cen to­das las ca­lles. Al fin, des­pués de dar va­rias vuel­tas, di­mos con el lu­gar.

El Mu­seo de Kaf­ka es pe­que­ño, som­brío y con­fu­so. En una de las sa­las, lla­ma­da Es­pa­cio Exis­ten­cial, se ex­pli­ca a tra­vés de ma­nus­cri­tos, bo­rra­do­res, dia­rios, fo­to­gra­fías de fa­mi­lia y pe­lí­cu­las, el in­flu­jo que Pra­ga ejer­ció en el es­cri­tor. En la otra -son so­lo dos- lla­ma­da To­po­gra­fía Ima­gi­na­ria, se iden­ti­fi­can los lu­ga­res de la ciu­dad en los que Kaf­ka, a ve­ces de ma­ne­ra críp­ti­ca, si­tuó las tra­mas de sus re­la­tos. Fren­te al Mu­seo hay una tien­da en la que no so­lo ven­den sus li­bros sino to­do ti­po de re­ga­los re­la­cio­na­dos con el afa­ma­do es­cri­tor.

Esa no­che, en lu­gar de ce­nar en el ho­tel co­mo ha­bía­mos pen­sa­do ha­cer, re­gre­sa­mos a Sta­ré Mes­to y lo hi­ci­mos en un res­tau­ran­te al ai­re li­bre que unos ami­gos nos ha­bían re­co­men­da­do y des­de don­de po­día­mos ver to­da la pla­za. Al sa­lir, ca­mi­na­mos has­ta el Puen­te Car­los, qui­zás uno de los lu­ga­res tu­rís­ti­cos más co­no­ci­do de Pra­ga. Que­ría­mos ver­lo ilu­mi­na­do. Nos ha­bían di­cho que las lu­ces de sus fa­ro­las so­bre sus es­ta­tuas crea­ban una at­mós­fe­ra má­gi­ca. Y te­nían ra­zón. El efec­to vi­sual es úni­co. Sin dar­nos cuen­ta lo atra­ve­sa­mos ca­si en su to­ta­li­dad. Nos de­tu­vi­mos an­tes de lle­gar al la­do de Ma­la Stra­na. Des­de don­de es­tá­ba­mos, el Pa­la­cio Real y la Ca­te­dral de San Vi­to res­plan­de­cían a lo le­jos. Era nues­tra úl­ti­ma no­che en Pra­ga. Fue uno de esos mo­men­tos que se re­cuer­dan por siem­pre. Creo que no pu­di­mos es­co­ger uno me­jor pa­ra des­pe­dir­nos de la má­gi­ca ciu­dad de Pra­ga.

FOTOS: MA­NUEL C. DÍAZ Es­pe­cial/el Nue­vo He­rald

EL FA­MO­SO Puen­te Car­los vis­to des­de una de las ri­be­ras del rio Mol­da­va.

IN­TE­RIOR DE la Ca­te­dral de San Vi­to, don­de pue­de ver­se la Ca­pi­lla de Wen­ces­lao con sus pa­re­des de­co­ra­das con es­ce­nas de la Bi­blia.

OTRA VIS­TA de la Pla­za Cen­tral. En el cen­tro pue­de ver­se el Pa­la­cio Golz-Kinsky, hoy con­ver­ti­do en una ga­le­ria de Ar­te

FREN­TE AL Mu­seo de Kaf­ka hay una pe­que­na tien­da don­de ven­den sus li­bros y re­ga­los re­la­cio­na­dos con el afa­ma­do es­cri­tor.

FOTOS: MA­NUEL C. DÍAZ Es­pe­cial/el Nue­vo He­rald

EN­TRA­DA PRIN­CI­PAL del Cas­ti­llo de Pra­ga.

PLA­ZA CEN­TRAL de la Ciu­dad Vie­ja. A la iz­quier­da pue­de ver­se, con sus dos to­rres, el Tem­plo de Tyn.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.