Sal­ve una ex­tre­mi­dad. Sal­ve una vi­da

El Nuevo Herald (Sunday) - - DIABETES - POR WAL­TER VI­LA

Al­ma Re­yes, quien ha vi­vi­do con dia­be­tes cer­ca de un cuar­to de si­glo, ad­mi­tió que es­ta­ba “muy asus­ta­da” cuan­do acep­tó so­me­ter­se a una te­ra­pia de oxí­geno hi­per­bá­ri­co, tam­bién co­no­ci­do co­mo HBOT, por sus si­glas en in­glés.

Pe­ro Re­yes, de 52 años, cree que el tra­ta­mien­to que re­ci­bió en South Mia­mi Hos­pi­tal sal­vó su pie de­re­cho de, al me­nos, una ampu­tación par­cial. Ella se hi­rió un pie cuan­do se pa­ró en una ro­ca sin lle­var za­pa­tos apro­pia­dos. En tres días, el pie se ha­bía in­fla­ma­do e in­fec­ta­do.

“Lu­cía co­mo un glo­bo”, di­ce. “Si hu­bie­se es­pe­ra­do otras 24 ho­ras pa­ra ir al hos­pi­tal no hu­bie­sen te­ni­do otra op­ción que ampu­tar”.

En su lu­gar, los mé­di­cos em­plea­ron la te­ra­pia de oxí­geno hi­per­bá­ri­co, que a me­nu­do es uti­li­za­do en pa­cien­tes dia­bé­ti­cos pa­ra tra­tar he­ri­das, un pro­ble­ma co­mún pa­ra los dia­bé­ti­cos, es­pe­cial­men­te he­ri­das en los pies. De acuer­do con la

Clí­ni­ca Ma­yo, la te­ra­pia bom­bea un su­mi­nis­tro ele­va­do de oxí­geno en los pul­mo­nes del pa­cien­te, unas tres ve­ces la can­ti­dad nor­mal, que en­ton­ces se dis­per­sa por to­do el cuer­po a tra­vés de la san­gre.

El oxí­geno adi­cio­nal li­be­ra cé­lu­las ma­dre que ayu­dan a sa­nar el cuer­po. Cuan­do los te­ji­dos del cuer­po se las­ti­man, ne­ce­si­tan aun más oxí­geno pa­ra so­bre­vi­vir y pro­te­ger­se de in­fec­cio­nes.

“Ir al hos­pi­tal es nor­mal­men­te una pe­sa­di­lla pa­ra mí”, di­ce Re­yes. “Pe­ro es­ta te­ra­pia tu­vo un efec­to tran­qui­li­zan­te y mi he­ri­da sa­nó muy rá­pi­da­men­te. Ni si­quie­ra ha­bía lle­ga­do a la mi­tad del tra­ta­mien­to cuan­do me di­je­ron que ha­bía sa­na­do com­ple­ta­men­te”.

La te­ra­pia de oxí­geno hi­per­bá­ri­co no es una tec­no­lo­gía nue­va, pe­ro ca­da vez se usa más pa­ra tra­tar he­ri­das. Es­ta te­ra­pia fue uti­li­za­da al co­mien­zo pa­ra tra­tar bur­bu­jas de ai­re atra­pa­das en los va­sos san­guí­neos, una con­di­ción que pue­de desa­rro­llar­se al bu­cear. Hoy en día se uti­li­za pa­ra tra­tar in­fec­cio­nes se­rias, ade­más de las he­ri­das.

Aquí le ex­pli­ca­mos có­mo fun­cio­na la te­ra­pia: La cá­ma­ra dis­tri­bu­ye 100 por cien­to de oxí­geno a una pre­sión ma­yor que la at­mos­fé­ri­ca. Las he­ri­das ne­ce­si­tan oxí­geno pa­ra sa­nar. Así que, ex­po­ner a un pa­cien­te a oxí­geno al 100 por cien­to pue­de ace­le­rar el pro­ce­so de sa­na­ción.

El oxí­geno es tam­bién vi­tal pa­ra la pro­duc­ción de co­lá­geno, una pro­teí­na que fortalece la piel y los hue­sos.

Ade­más, se ha en­con­tra­do que es­ta te­ra­pia tie­ne un efec­to an­ti­mi­cro­biano que per­mi­te que los coá­gu­los blan­cos pe­leen la in­fec­ción.

HE­RI­DAS Y DIA­BÉ­TI­COS

Las he­ri­das son un pro­ble­ma se­rio pa­ra los dia­bé­ti­cos.

Cer­ca de 30 mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses tie­nen dia­be­tes y uno de ca­da cua­tro ex­pe­ri­men­ta­rá una úl­ce­ra en un pie. Las es­ta­dís­ti­cas mues­tran que el 15 por cien­to de las úl­ce­ras de pie de dia­bé­ti­cos aca­ban en ampu­tación y 50 por cien­to mo­ri­rá en los pró­xi­mos cin­co años de una ampu­tación. Ade­más, 40 por cien­to de las per­so­nas con una úl­ce­ra de pie sa­na­da desa­rro­lla­rá una nue­va úl­ce­ra en el pe­río­do de un año.

Adrián Diaz, di­rec­tor clí­ni­co del pro­gra­ma Cen­ter for Wound Ca­re and Hy­per­ba­ric Me­di­ci­ne en Hia­leah Hos­pi­tal, di­ce que los cen­tros de cui­da­do de he­ri­das exis­ten pa­ra pro­veer tra­ta­mien­to avan­za­do pa­ra úl­ce­ras cró­ni­cas que no sa­nan y que de otro mo­do pue­den lle­var a la ampu­tación.

Uno de los pa­cien­tes de Díaz, Dino En­gram, era un dia­bé­ti­co con una úl­ce­ra en un pie y una in­fec­ción de hue­so. Otro hos­pi­tal ha­bía re­co­men­da­do ampu­tación, pe­ro En­gram bus­có una se­gun­da opi­nión de Hia­leah Hos­pi­tal.

La Dra. San­dra L. Fran­co y su equi­po lim­pia­ron la in­fec­ción qui­rúr­gi­ca­men­te y uti­li­za­ron un ye­so de con­tac­to to­tal, sal­van­do su pier­na. Tam­bién uti­li­za­ron una as­pi­ra­do­ra de he­ri­da pa­ra re­mo­ver el flui­do ex­ce­si­vo de la mis­ma.

“El pa­cien­te ha­bía desa­rro­lla­do una bac­te­ria co­me-car­ne, que pue­de ser mor­tal”, di­ce Fran­co. “Pu­di­mos sal­var la vi­da y la pier­na apli­can­do te­ra­pia de pre­sión ne­ga­ti­va a la he­ri­da, que fun­cio­na co­mo una as­pi­ra­do­ra, dre­nan­do el flui­do pa­ra pro­mo­ver la sa­na­ción”.

Fran­co di­ce que el ye­so de con­tac­to to­tal fue uti­li­za­do pa­ra evi­tar que En­gram ca­mi­na­ra so­bre la he­ri­da. Si un pa­cien­te con­ti­núa ca­mi­nan­do so­bre la he­ri­da, no sa­na­rá. Aun­que fal­ta tra­ba­jo, la he­ri­da de En­gram se ha re­suel­to en 90 por cien­to.

“La he­ri­da ori­gi­nal cu­bría 60 por cien­to del pie”, di­ce Fran­co. “Ac­tual­men­te, la he­ri­da es del ta­ma­ño de una pe­se­ta”.

EVI­TAR COM­PLI­CA­CIO­NES

Pa­ra mu­chas per­so­nas con dia­be­tes, las po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llar com­pli­ca­cio­nes adi­cio­na­les co­mo en­fer­me­dad vas­cu­lar pe­ri­fé­ri­ca, tam­bién co­no­ci­do co­mo PVD, por sus si­glas en in­glés, son mu­cho más al­tas que en la po­bla­ción ge­ne­ral.

La en­fer­me­dad vas­cu­lar pe­ri­fé­ri­ca, que afec­ta los va­sos san­guí­neos fue­ra del ce­re­bro y del co­ra­zón, pue­de au­men­tar las pro­ba­bi­li­da­des de ac­ci­den­tes ce­re­bro­vas­cu­la­res, ata­ques al co­ra­zón y ampu­tación de ex­tre­mi­da­des.

Mount Si­nai Me­di­cal Cen­ter en Mia­mi Beach tie­ne un pro­gra­ma pa­ra sal­var ex­tre­mi­da­des que uti­li­za tec­no­lo­gía de al­ta re­so­lu­ción pa­ra tra­tar he­ri­das.

“Po­de­mos res­tau­rar el flui­do de san­gre”, di­ce el Dr. Ti­mothy Ya­tes, ra­dió­lo­go de Mount Si­nai. “La me­ta es abrir los va­sos san­guí­neos blo­quea­dos en las pier­nas, pies y de­dos del pie”.

Uti­li­zan­do imá­ge­nes de al­ta re­so­lu­ción y lo úl­ti­mo en tec­no­lo­gía, los ra­dió­lo­gos in­ter­ven­cio­nis­tas pue­den rea­li­zar la ma­yo­ría de los pro­ce­di­mien­tos uti­li­zan­do una agu­ja es­pe­cial, sin in­ci­sio­nes o ci­ru­gía abier­ta. La ma­yo­ría de los pa­cien­tes re­gre­san al ho­gar el mis­mo día del pro­ce­di­mien­to.

El Dr. Bran­don Oli­vie­ri, par­te del equi­po de ra­dió­lo­gos vas­cu­la­res e in­ter­ven­cio­nis­tas de Mount Si­nai, di­ce que la dia­be­tes es la cau­sa prin­ci­pal de ampu­tación de ex­tre­mi­da­des y eso es un re­sul­ta­do que los mé­di­cos evi­tan te­ner.

“La ra­zón por la que to­ma­mos es­to tan se­ria­men­te es que una vez un pa­cien­te pier­de su pier­na pier­den a me­nu­do el de­seo de vi­vir”, di­ce el Dr. Ro­bert Beas­ley, di­rec­tor de ra­dio­lo­gía vas­cu­lar e in­ter­ven­cio­nis­ta de Mount Si­nai. “Es por eso que lu­cha­mos tan­to pa­ra sal­var las ex­tre­mi­da­des. Te­ne­mos un di­cho, ‘sal­va una ex­tre­mi­dad, sal­va una vi­da’”.

LA DRA. SAN­DRA L. Fran­co y su equi­po lim­pia­ron la in­fec­ción qui­rúr­gi­ca­men­te y uti­li­za­ron un ye­so de con­tac­to to­tal, sal­van­do la pier­na de Dino En­gram.

EL DR. Ro­bert Beas­ley.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.