De­jar la in­su­li­na le cam­bió la vi­da

El Nuevo Herald (Sunday) - - DIABETES - POR CAITLIN GRANFIELD

Ch­ris Schuh, de 66 años, re­si­den­te de Ta­llahas­see, ha su­fri­do de dia­be­tes Ti­po 1 y de hi­po­glu­ce­mia des­de que te­nía 30 años. Di­ce que no es­ta­ría vi­va si no fue­ra por un pro­ce­di­mien­to que per­mi­tió que su cuer­po pro­du­je­ra in­su­li­na.

“Mi vi­da es­ta­ba cons­tan­te­men­te a ries­go”, co­men­ta so­bre su vi­da an­tes del tras­plan­te de is­le­tas pan­creá­ti­cas, que fue rea­li­za­do en Jack­son Me­mo­rial Hos­pi­tal por el Dr. Ca­mi­llo Ri­cor­di y su equi­po del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción de Dia­be­tes (DRI, por sus si­glas en in­glés) y el Cen­tro de Tras­plan­te de Cé­lu­las de la Uni­ver­si­dad de Mia­mi.

“No pen­sé que vi­vi­ría pa­ra ver a mi hi­ja gra­duar­se de es­cue­la su­pe­rior”, di­ce. “Es­toy vi­va por esos tras­plan­tes”.

Ri­cor­di, di­rec­tor del Cen­tro de Tras­plan­te de Cé­lu­las de DRI, es uno de los prin­ci­pa­les cien­tí­fi­cos a ni­vel mun­dial en in­ves­ti­ga­ción en­fo­ca­da en la cu­ra de la dia­be­tes y el tras­plan­te de cé­lu­las. Ha­ce 30 años, in­ven­tó un dis­po­si­ti­vo que ais­la­ba gran­des can­ti­da­des de is­le­tas de cé­lu­las pro­duc­to­ras de in­su­li­na, uti­li­zan­do el pán­creas sa­lu­da­ble de un do­nan­te de ór­gano. Las cé­lu­las pue­den en­ton­ces trans­fe­rir­se en el hí­ga­do de un pa­cien­te con dia­be­tes Ti­po 1 vía trans­fu­sión.

“Si us­ted re­ci­be is­le­tas de un do­nan­te que no tie­ne dia­be­tes y que es­tá pro­du­cien­do in­su­li­na”, di­ce Ri­cor­di, “us­ted tie­ne cé­lu­las vi­vas que es­tán li­bres de con­ta­mi­na­ción lo que es se­gu­ro pa­ra tras­plan­tar”.

“Ellas van a pro­du­cir una fun­ción bio­ló­gi­ca, co­mo he­mos de­mos­tra­do en es­ta prue­ba de la Fa­se 3, que du­ró más de diez años”.

En la prue­ba de la Fa­se 3, cer­ca de 50 pa­cien­tes fue­ron so­me­ti­dos a tras­plan­tes de is­le­tas y fue­ron mo­ni­to­rea­dos en el pe­río­do de tiem­po de la prue­ba. Se han rea­li­za­do so­bre 1,000 tras­plan­tes de is­le­tas en Eu­ro­pa, Ca­na­dá, Aus­tra­lia y

Asia, don­de es­tá au­to­ri­za­do el pro­ce­di­mien­to. Ac­tual­men­te es­tá es­pe­ran­do la apro­ba­ción de la Ad­mi­nis­tra­ción de Ali­men­tos y Dro­gas (FDA, por sus si­glas en in­glés) en Es­ta­dos Uni­dos.

“Si el FDA nos aprue­ba el tras­plan­te de is­le­tas”, di­ce Ri­cor­di, “po­dre­mos ser­vir a los pa­cien­tes en Es­ta­dos Uni­dos”.

El pro­ce­di­mien­to, lla­ma­do el mé­to­do Ri­cor­di, se uti­li­za pa­ra tra­tar a los pa­cien­tes con dia­be­tes Ti­po 1 que su­fren de hi­po­glu­ce­mia o ni­ve­les ba­jos de azú­car.

Schuh di­ce que pre­vio a co­no­cer el tras­plan­te de is­le­tas, in­ten­tó ha­cer to­do bien pa­ra man­te­ner un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble, des­de co­mer sa­lu­da­ble has­ta ejer­ci­tar­se.

“Yo fui el ca­so clá­si­co de li­bro ha­cien­do to­do bien”, co­men­ta, “y na­da fun­cio­na­ba”.

Aque­llas per­so­nas con dia­be­tes Ti­po 1, que a me­nu­do afli­ge a ado­les­cen­tes y a adul­tos jó­ve­nes, el pán­creas de­ja de pro­du­cir in­su­li­na. Los dia­bé­ti­cos Ti­po 1 re­quie­ren in­yec­cio­nes de in­su­li­na pa­ra es­ta­bi­li­zar el azú­car en san­gre ya que pro­du­cen po­ca o nin­gu­na in­su­li­na.

Schuh, quien di­ce que la dia­be­tes co­rre en su fa­mi­lia, re­ci­bió dos in­fu­sio­nes de las cé­lu­las pro­duc­to­ras de in­su­li­na del Dr. Ri­cor­di y su equi­po, uno en 2002 y otro en 2006. Ella es­tu­vo sin in­su­li­na to­do el tiem­po me­nos cua­tro me­ses lue­go del pri­mer tras­plan­te y ha es­ta­do sin ella to­tal­men­te des­de el se­gun­do tras­plan­te.

Ella su­po por pri­me­ra vez so­bre es­ta prue­ba ofre­ci­da en el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción de Dia­be­tes al leer una pu­bli­ca­ción so­bre dia­be­tes sen­ta­da en la ofi­ci­na de su mé­di­co en Ta­llahas­see.

“Le pre­gun­té a mi mé­di­co que pen­sa­ba y él me di­jo, ‘¡No tie­nes na­da que per­der!”’.

Schuh tam­bién des­co­no­cía so­bre su con­di­ción de hi­po­glu­ce­mia y no pu­do de­tec­tar las se­ña­les del ba­jón de azú­car en la san­gre. Es­to pue­de pro­du­cir des­ma­yos e in­clu­so con­vul­sio­nes.

“Nun­ca real­men­te com­pren­dí cuán frá­gil es­ta­ba”, di­ce. “Lle­gué a echar­me a un la­do de la ca­rre­te­ra y la po­li­cía en­con­trar­me, sen­ta­da ahí en mi ca­rro con el mo­tor co­rrien­do. In­ten­té brin­car por la ven­ta­na en me­dio de la no­che. No ten­go re­cuer­do de na­da de eso”, di­ce. “Es­to es lo que su cuer­po ha­ce cuan­do la men­te no es­tá fun­cio­nan­do apro­pia­da­men­te”.

Hoy en día, su vi­da es com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te, co­men­ta.

“La di­fe­ren­cia es in­creí­ble,” di­ce so­bre có­mo es su vi­da ac­tual­men­te.

“Me to­mó mu­cho tiem­po de­jar de exa­mi­nar mi san­gre de seis a diez ve­ces al día, pro­ba­ble­men­te diez años lue­go de los tras­plan­tes pa­ra de­jar de ha­cer eso, por­que us­ted sim­ple­men­te no lo cree.

“El tra­ba­jo fí­si­co co­mo la jar­di­ne­ría to­da­vía ba­ja su azú­car en san­gre”, di­ce, pe­ro pue­de de­tec­tar­lo y bus­car al­go que to­mar o co­mer pa­ra ele­var los ni­ve­les.

“Ha fun­cio­na­do in­creí­ble­men­te bien pa­ra mí”, di­ce so­bre los tras­plan­tes. “Us­ted es­tá en un es­ta­do se­mi­cons­cien­te cuan­do in­fun­den las cé­lu­las”, co­men­ta so­bre el pro­ce­di­mien­to am­bu­la­to­rio.

Ri­cor­di, quien na­ció en Nue­va York y cre­ció en Ita­lia, desa­rro­lló el mé­to­do pa­ra el pro­ce­di­mien­to au­to­ma­ti­za­do en 1986, mien­tras tra­ba­ja­ba en el la­bo­ra­to­rio del Dr. Paul Lacy, de Was­hing­ton Uni­ver­sity en Saint Louis.

El pri­mer tras­plan­te de is­le­tas fue rea­li­za­do en 1990 lue­go de que Ri­cor­di fue re­clu­ta­do por Tho­mas E. Starzl Trans­plan­ta­tion Ins­ti­tu­te de la Uni­ver­si­dad de Pit­ts­burgh. Fue re­clu­ta­do por la Uni­ver­si­dad de Mia­mi en 1993, don­de con­ti­núa.

Schuh y otros que han si­do so­me­ti­dos al pro­ce­di­mien­to de­ben to­mar me­di­ca­men­tos in­mu­no­su­pre­so­res dia­ria­men­te pa­ra pre­ve­nir el re­cha­zo del tras­plan­te. Es­tos re­du­cen la for­ta­le­za del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, pe­ro ha­ce que el cuer­po es­té me­nos pro­pen­so a re­cha­zar el tras­plan­te.

Schuh mo­ni­to­rea su san­gre ca­da tres me­ses. Vio a su hi­ja gra­duar­se de es­cue­la su­pe­rior y de la fa­cul­tad de le­yes. Aho­ra es abue­la de una ni­ña de 19 me­ses.

Ella le atri­bu­ye al Dr. Ri­cor­di y su equi­po el ha­ber­le sal­va­do la vi­da y el de tan­tos otros.

“El Dr. Ri­cor­di desa­rro­lló el dis­po­si­ti­vo y el pro­ce­di­mien­to y le en­se­ñó a los de­más a fil­trar esas is­le­tas de cé­lu­las de un ca­dá­ver”, di­ce. “Esas per­so­nas han avan­za­do con­si­de­ra­ble­men­te en la bús­que­da por la cu­ra de la dia­be­tes”.

En 2001, Ri­cor­di fue pre­mia­do con el Nes­sim Ha­bif World Pri­ze en Ci­ru­gía (Uni­ver­si­dad de Gi­ne­bra) por desa­rro­llar una tec­no­lo­gía “que con­tri­bu­yó sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te al avan­ce de un cam­po de la ci­ru­gía”.

El si­guien­te año, re­ci­bió el Outs­tan­ding Scien­ti­fic Achie­ve­ment Award de la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Dia­be­tes.

El mé­to­do Ri­cor­di es de ac­ce­so li­bre, lo que sig­ni­fi­ca que la in­ven­ción es li­bre de de­re­chos de pro­pie­dad in­te­lec­tual y se dis­tri­bu­ye li­bre­men­te, y se pro­vee a los in­ves­ti­ga­do­res y cen­tros clí­ni­cos mun­dial­men­te.

Su tra­ba­jo más re­cien­te con el equi­po de DRI in­vo­lu­cra una nue­va tec­no­lo­gía lla­ma­da DRI BioHub, un mi­ni ór­gano de bio­in­ge­nie­ría que imi­ta el pán­creas pa­ra res­tau­rar la pro­duc­ción de in­su­li­na na­tu­ral en aque­llas per­so­nas con dia­be­tes Ti­po 1.

Fue crea­da pa­ra mi­ni­mi­zar la reac­ción in­fla­ma­to­ria que ocu­rre cuan­do las is­le­tas se im­plan­tan en el hí­ga­do o en otros lu­ga­res con con­tac­to re­pen­tino con la san­gre. Si es­tos re­sul­ta­dos son exi­to­sos, pue­de alla­nar el ca­mino pa­ra el tras­plan­te de is­le­tas sin dro­gas in­mu­no­su­pre­so­ras.

“Even­tual­men­te, que­re­mos ha­cer dis­po­ni­ble el tras­plan­te de is­le­tas a to­dos los pa­cien­tes con dia­be­tes Ti­po 1 y even­tual­men­te tam­bién a los pa­cien­tes con dia­be­tes Ti­po 2 que re­quie­ren in­su­li­na”, di­ce Ri­cor­di. “Es­ta­mos tra­ba­jan­do fuer­te pa­ra dis­mi­nuir la ne­ce­si­dad de las dro­gas an­ti-re­cha­zo y po­der, even­tual­men­te, rea­li­zar es­te tras­plan­te sin usar dro­gas an­ti-re­cha­zo”, di­ce.

gran­fi­[email protected]

Fo­to de cor­te­sía

CH­RIS SCHUH jun­to a su hi­ja Jes­si­ca, en la gra­dua­ción de FSU, 2011.

IMG_3350

CH­RIS SCHUH jun­to a su hi­ja Jes­si­ca, en la gra­dua­ción de FSU, 2011.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.