Los ni­ños y ado­les­cen­tes que vi­ven con dia­be­tes

El Nuevo Herald (Sunday) - - DIABETES - POR ALLI­SON HORTON

Ha­ley Gas­sen­hei­mer to­ca­ba su cla­ri­ne­te du­ran­te el en­sa­yo de la ban­da de Co­ral Reef High School en agos­to cuan­do se en­fer­mó.

“No po­día res­pi­rar”, di­ce Ha­ley, de 15 años. “Me fal­ta­ba el ai­re”.

Ha­ley fue lle­va­da de in­me­dia­to al Bap­tist Chil­dren’s Hos­pi­tal, don­de se des­cu­brió que su­fría de ce­toa­ci­do­sis dia­bé­ti­ca, una se­ria com­pli­ca­ción de la dia­be­tes que ocu­rre cuan­do el cuer­po pro­du­ce ni­ve­les al­tos de áci­dos san­guí­neos lla­ma­dos ce­to­nas.

Ha­ley fue diag­nos­ti­ca­da con dia­be­tes Ti­po 1, una con­di­ción en la que el pán­creas pro­du­ce po­ca o nin­gu­na in­su­li­na. La in­su­li­na es una hor­mo­na ne­ce­sa­ria pa­ra ali­men­tar las cé­lu­las pa­ra pro­du­cir ener­gía.

La dia­be­tes Ti­po 1 usual­men­te co­mien­za du­ran­te la ni­ñez o la ado­les­cen­cia, pe­ro se pue­de desa­rro­llar en adul­tos.

Los sín­to­mas in­clu­yen sed ex­ce­si­va, co­mer mu­cho y per­der pe­so, di­ce el Dr. Ar­ce­nio Cha­cón de Bap­tist Chil­dren’s Hos­pi­tal. Ha­ley ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do to­dos es­tos sín­to­mas.

Cuan­do los ni­ve­les de azú­car en la san­gre son al­tos se di­fi­cul­ta que los ri­ño­nes lo pro­ce­sen, en­ton­ces el azú­car se va a la ori­na. Eso pro­du­ce mic­ción fre­cuen­te y des­hi­dra­ta­ción. La pér­di­da de pe­so es re­sul­ta­do de que el cuer­po no ab­sor­be azú­car, que tie­ne ca­lo­rías.

“Una fa­mi­lia pue­de que no se de cuen­ta por­que los sín­to­mas co­mien­zan gra­dual­men­te”, di­ce Cha­cón. Eso fue lo que pa­só con la fa­mi­lia de Ha­ley.

“No me di cuen­ta de que te­nía sín­to­mas por­que to­do el mun­do es­ta­ba lu­chan­do con el ca­lor du­ran­te la prác­ti­ca de la ban­da”, di­ce la ma­má de Ha­ley, Patty Gas­sen­hei­mer. “Pen­sé que es­ta­ba des­hi­dra­ta­da”.

Los fac­to­res de ries­go pa­ra dia­be­tes Ti­po 1 in­clu­yen his­to­rial fa­mi­liar, ge­né­ti­ca y edad.

Za­chary, el her­mano ma­yor de Ha­ley, tam­bién fue diag­nos­ti­ca­do con dia­be­tes Ti­po 1 cuan­do te­nía 16 años. Al ver los sín­to­mas de Ha­ley, su­gi­rió ini­cial­men­te a la fa­mi­lia que Ha­ley po­día te­ner la mis­ma con­di­ción que él.

“A prin­ci­pio fue di­fí­cil pa­ra mí (con el diag­nós­ti­co)”, di­ce Ha­ley. “Pe­ro sa­bien­do que mi her­mano tie­ne una vi­da nor­mal yo sa­bía que iba a es­tar bien. Él era un buen mo­de­lo. Me ha­cía sen­tir segura y de que iba a ser más fá­cil”.

Ha­ley tu­vo que ajus­tar­se al con­teo de carbohidratos, una de las mu­chas op­cio­nes de pla­ni­fi­ca­ción de ali­men­tos pa­ra ma­ne­jar los ni­ve­les de glu­co­sa en san­gre, uti­li­za­do más a me­nu­do por per­so­nas que usan in­su­li­na. In­clu­ye con­tar el nú­me­ro de gra­mos de carbohidratos en una co­mi­da y ajus­tar­lo con una do­sis de in­su­li­na.

Mo­ni­ca Gri­mal­di, nu­tri­cio­nis­ta y edu­ca­do­ra cer­ti­fi­ca­da en dia­be­tes de Nic­klaus Chil­dren’s Hos­pi­tal, di­ce que es im­por­tan­te co­mer gra­nos in­te­gra­les co­mo pan in­te­gral, qui­noa, cus­cús, que son más ba­jos en carbohidratos y más al­tos en fi­bras que ali­men­tos co­mo el arroz blan­co o la pas­ta.

Las co­mi­das tam­bién de­ben in­cluir ve­ge­ta­les y le­gum­bres co­mo fri­jo­les, len­te­jas y gui­san­tes. Co­mer car­nes ma­gras co­mo sal­món y atún, que tie­nen me­nos gra­sa sa­tu­ra­da en lu­gar de car­nes ro­jas.

Co­ma fru­tas en lu­gar de to­mar ju­gos de fru­ta y otras be­bi­das azu­ca­ra­das. Man­tén­ga­se ale­ja­do de azú­ca­res pro­ce­sa­das, be­bi­das en­dul­za­das con azú­car co­mo los re­fres­cos, ju­gos, té frío y be­bi­das ener­gi­zan­tes.

“Las be­bi­das sin azú­car es­tán bien, pe­ro lea la eti­que­ta nu­tri­cio­nal pa­ra ve­ri­fi­car los carbohidratos”, di­ce Gri­mal­di. “Si tie­ne carbohidratos, se tie­nen que con­tar”.

El ejer­ci­cio re­gu­lar que in­cor­po­ra ae­ró­bi­cos y ac­ti­vi­da­des de en­tre­na­mien­to de re­sis­ten­cia tam­bién son be­ne­fi­cio­sos a la sa­lud de las per­so­nas con dia­be­tes Ti­po 1, in­clu­yen­do me­jo­rar la sen­si­bi­li­dad a la in­su­li­na, la ap­ti­tud car­dio­vas­cu­lar y la for­ta­le­za mus­cu­lar.

La Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Dia­be­tes re­co­mien­da una ho­ra dia­ria de ac­ti­vi­dad fí­si­ca y me­nos de dos ho­ras de es­tar fren­te a una pan­ta­lla. La ac­ti­vi­dad fí­si­ca pue­de in­cluir co­rrer bi­ci­cle­ta, ju­gar, bai­lar o prac­ti­car un de­por­te, di­ce Gri­mal­di. “De­be ser al­gu­na ac­ti­vi­dad que dis­fru­ten y no al­go que sea una obli­ga­ción”.

Los ado­les­cen­tes de­ben me­dir re­gu­lar­men­te los ni­ve­les de glu­co­sa y no asu­mir que es­tán bien por­que se sien­ten bien, di­ce el Dr. Mau­ri­cio Flo­res, en­do­cri­nó­lo­go pe­diá­tri­co de Joe DiMag­gio Chil­dren’s Hos­pi­tal en Me­mo­rial. Pres­te aten­ción a los ni­ve­les de glu­co­sa, es­pe­cial­men­te an­tes de ma­ne­jar, de par­ti­ci­par en de­por­tes acuá­ti­cos o de es­ca­lar.

“Pa­ra ado­les­cen­tes ma­yo­res que van a la uni­ver­si­dad, recomendamos evi­tar el al­cohol lo más po­si­ble y ser de­jar­le sa­ber a sus amis­ta­des que son dia­bé­ti­cos”, di­ce Flo­res.

Con­su­mir al­cohol pue­de ha­cer que ba­je la glu­co­sa en san­gre por­que el al­cohol blo­quea la pro­duc­ción de glu­co­sa en el hí­ga­do.

Ha­ley no ha de­ja­do que su diag­nós­ti­co la ami­la­ne. Aun cuan­do es­tu­vo hos­pi­ta­li­za­da po­co an­tes de que co­men­za­ra el nue­vo año es­co­lar, Ha­ley re­gre­só a la ban­da y asis­tió al pri­mer día de cla­se.

CAM­PA­MEN­TOS PA­RA NI­ÑOS DIA­BÉ­TI­COS

Aun­que un diag­nós­ti­co pue­de ser un gran cam­bio en el es­ti­lo de vi­da de un ni­ño, dos cam­pa­men­tos que se lle­van a ca­bo en hos­pi­ta­les del área pue­den ayu­dar a que los ni­ños se edu­quen so­bre la en­fer­me­dad mien­tras se di­vier­ten.

Camp Co­ral Kids ,un cam­pa­men­to de ve­rano con su­per­vi­sión mé­di­ca pa­ra ni­ños con dia­be­tes Ti­po 1, con Bro­ward Health, se lle­va a ca­bo to­dos los ve­ra­nos du­ran­te dos se­ma­nas en Co­ral Springs.

El cam­pa­men­to diurno pro­vee pe­río­dos edu­ca­ti­vos co­mo es apren­der a me­dir el azú­car en san­gre, di­ce Kathy Byr­ne, RN y di­rec­to­ra de Camp Co­ral Kids. “Se dan cuen­ta de que no son so­lo ni­ños con dia­be­tes Ti­po 1”, di­ce Byr­ne. “Que ser di­fe­ren­tes los ha­ce es­pe­cia­les y desa­rro­llan amis­tad con otros par­ti­ci­pan­tes del cam­pa­men­to. En la es­cue­la, los ni­ños tie­nen que sa­lir del sa­lón de cla­ses pa­ra me­dir el azú­car en san­gre. En el cam­pa­men­to, to­dos lo es­tán ha­cien­do”.

Pa­ra in­for­ma­ción so­bre Camp Co­ral Kids, vi­si­te bro­ward­health.org/camp o (954) 344-3344.

Joe DiMag­gio Chil­dren’s Hos­pi­tal en Me­mo­rial tam­bién tie­ne Camp Ge­ne, un cam­pa­men­to de ve­rano con su­per­vi­sión mé­di­ca pa­ra ni­ños con dia­be­tes, aus­pi­cia­do por la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Dia­be­tes.

En Camp Ge­ne, los ni­ños co­no­cen a otros ni­ños con dia­be­tes mien­tras desa­rro­llan des­tre­zas so­cia­les, au­to res­pe­to y amis­ta­des de por vi­da. Tam­bién apren­den más so­bre un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble a tra­vés de la edu­ca­ción, nu­tri­ción, ejer­ci­cio, bie­nes­tar emo­cio­nal y con­trol de glu­co­sa.

Pa­ra in­for­ma­ción so­bre Camp Ge­ne, con­tac­te Mi­che­lle Fos­ter en mfos­[email protected]­be­tes.org o (407) 660-1926 ext. 4643.

Bap­tist Chil­dren’s Hos­pi­tal

DANILZA VE­LEZ, en­fer­me­ra pe­diá­tri­ca del Bap­tist Chil­dren’s Hos­pi­tal com­par­te con Ha­ley Gas­sen­hei­mer los re­cur­sos pa­ra jó­ve­nes dia­bé­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.