Un es­ti­lo de vi­da de­li­cio­so, en la en­fer­me­dad y en la sa­lud, a pe­sar de la dia­be­tes

El Nuevo Herald (Sunday) - - DIABETES - POR JU­LIA TURSHEN

Mi es­po­sa Gra­ce y yo tu­vi­mos un no­viaz­go ace­le­ra­do, una ver­da­de­ra si­tua­ción de “cuan­do sa­bes, sa­bes”. A los po­cos días de co­no­cer­nos, lle­né una bol­sa de lo­na re­sis­ten­te en mi apar­ta­men­to y lo lle­vé al su­yo. In­cluía al­gu­na ro­pa lim­pia, un ce­pi­llo de dien­tes y mi me­jor ca­ce­ro­la de hie­rro fun­di­do.

Mi ca­ce­ro­la fa­vo­ri­ta y yo nos es­tá­ba­mos mu­dan­do, que­rien­do de­cir que Gra­ce no so­lo era la mu­jer con la que que­ría com­par­tir un ra­to, ella era con quien yo desea­ba for­mar un ho­gar, una vi­da. Ella era la per­so­na a quien le que­ría co­ci­nar to­dos los días, que es la me­jor for­ma que co­noz­co de ex­pre­sar­le a al­guien cuán im­por­tan­te es pa­ra mí. Las ro­sas son her­mo­sas, se­gu­ro, pe­ro ¿has pro­ba­do un biz­co­cho de cum­plea­ños que al­guien hor­neó pa­ra ti aun cuan­do no es tu cum­plea­ños?

Du­ran­te los pri­me­ros dos años de nues­tro ma­tri­mo­nio, Gra­ce y yo com­par­ti­mos una con la otra, más so­bre no­so­tros a tra­vés de las co­sas que co­ci­na­mos y ex­pre­sa­mos nues­tro amor a tra­vés de to­do ti­po de em­pa­re­da­dos de que­so a la plan­cha tar­de en la no­che, pla­tos de pas­ta y pi­las de pan­que­ques con ba­na­na y pe­da­zos de cho­co­la­te que Gra­ce ha­cía ca­si to­dos los do­min­gos. Enamo­rar­se de Gra­ce hi­zo que ca­da día se sin­tie­ra co­mo una oca­sión es­pe­cial. Esos pan­que­ques te­nían pis­ci­nas de man­te­qui­lla por en­ci­ma, si­ro­pe de ma­ple y cre­ma ba­ti­da. So­lo por­que sí.

Du­ran­te la tem­po­ra­da na­vi­de­ña de 2015, jus­to des­pués de nues­tro se­gun­do aniver­sa­rio, Gra­ce co­men­zó a sen­tir­se co­mo si no fue­ra ella. Sín­to­mas que in­cluían fa­ti­ga de­bi­li­tan­te, do­lo­res del cuer­po y de ca­be­za, de­te­rio­ro de la vis­ta y pér­di­da de pe­so in­vo­lun­ta­ria nos lle­vó a va­rias ofi­ci­nas mé­di­cas e ins­pi­ró mu­chas más pre­gun­tas ate­rra­do­ras que res­pues­tas só­li­das. Gra­ce fue diag­nos­ti­ca­da even­tual­men­te con dia­be­tes Ti­po 1.

Mien­tras es­tá­ba­mos ex­tre­ma­da­men­te ali­via­das de sa­ber por qué Gra­ce se sen­tía tan mal y agra­de­ci­das de que no era po­ten­cial­men­te fa­tal, am­bas nos sen­tía­mos muy asus­ta­das por lo mu­cho que no co­no­cía­mos y cuán rá­pi­da­men­te su vi­da y nues­tra vi­da es­ta­ban cam­bian­do.

En ese mo­men­to, ni Gra­ce ni yo, co­mo tan­ta otra gen­te, en­ten­día­mos la di­fe­ren­cia en­tre dia­be­tes Ti­po 1 y Ti­po 2, mu­cho me­nos co­no­cía­mos que us­ted pue­de ser diag­nos­ti­ca­do con Ti­po 1 sien­do adul­to. Es­ta es la ex­pli­ca­ción más rá­pi­da que pue­do ofre­cer: son en­fer­me­da­des to­tal­men­te di­fe­ren­tes y us­ted pue­de ser diag­nos­ti­ca­do con cual­quie­ra de ellas a cual­quier edad.

Al co­mien­zo Gra­ce se con­cen­tró en apren­der to­do so­bre có­mo vi­vir con Ti­po 1 y co­nec­tar con otras per­so­nas que vi­ven con ello. Me zam­bu­llí de ca­be­za en pen­sar có­mo po­día ser de ma­yor apo­yo. Me con­cen­tré, co­mo ha­go en ca­si to­das las si­tua­cio­nes, en la co­ci­na, tie­rra de con­sue­lo y sa­na­ción y vi­da, y don­de siem­pre me he sen­ti­do en al­gún con­trol. (Sé que es una ilu­sión, pe­ro per­mi­te que una chi­ca pre­ten­da.)

Aun­que Gra­ce pue­da co­mer lo que desea, y a me­nu­do es así, pa­re­ce sen­tir­se me­jor cuan­do co­me ali­men­tos ba­jos en carbohidratos, al­tos en pro­teí­na y fi­bra y, por su­pues­to, atrac­ti­vos pa­ra co­mer y fá­cil pa­ra dis­fru­tar ya que vi­vir con Ti­po 1 no sig­ni­fi­ca que us­ted es alér­gi­co al pla­cer. Re­sul­ta, que yo tam­bién me sien­to me­jor cuan­do co­mo de la mis­ma for­ma.

Co­mo la per­so­na apren­si­va re­si­den­te de nues­tra fa­mi­lia, pien­so que, si al­go nos ten­ta­ba a am­bas, pe­ro una de no­so­tras no se sen­tía bien, era más fá­cil eli­mi­nar­lo que re­sis­tir­lo. Así que nos des­pe­di­mos de mu­chas co­sas que so­lía­mos te­ner en la co­ci­na (ha­blo de

VI­VIR CON TI­PO 1 NO SIG­NI­FI­CA QUE US­TED ES ALÉR­GI­CO AL PLA­CER. RE­SUL­TA, QUE YO TAM­BIÉN ME SIEN­TO ME­JOR CUAN­DO CO­MO DE LA MIS­MA FOR­MA.

carbohidratos va­cíos y pro­ce­sa­dos, dul­ces) y lle­na­mos el es­pa­cio que de­ja­ban con co­sas que tam­bién dis­fru­ta­mos pe­ro que no com­pro­me­ten nues­tro bie­nes­tar.

Si­go co­ci­nan­do pa­ra ella, pa­ra no­so­tros, pe­ro cam­bié co­sas co­mo pa­pas ma­ja­das y pas­tel de car­ne con mi­gas de pan por pu­ré de co­li­flor cre­mo­so con ajo y lo que me ha da­do por lla­mar “pas­tel de car­ne con­fe­ti” por­que es di­ver­ti­do de de­cir y tam­bién es­tá sal­pi­ca­do de pe­da­zos co­lo­ri­dos de pi­mien­tos y ce­bo­llas sal­tea­das, hier­bas pi­ca­das y to­ma­tes se­cos al sol. Gran­des en­sa­la­das con bue­nos ade­re­zos ha­cen sen­tir nues­tras co­mi­das abun­dan­tes, y he­mos apren­di­do que un pu­ña­do de fram­bue­sas per­fec­tas es tan bue­na ex­cu­sa co­mo los pan­que­ques pa­ra co­mer cre­ma ba­ti­da.

Es­tos cam­bios, la re­mo­de­la­ción de la des­pen­sa y la ma­yor aten­ción a lo que hay en nues­tro re­fri­ge­ra­dor y en nues­tros pla­tos, ha fa­ci­li­ta­do se­lec­cio­nar dia­ria­men­te lo que nos ha­ce sen­tir bien a am­bas. To­do ese tra­ba­jo por ade­lan­ta­do ha sig­ni­fi­ca­do que to­da de­ci­sión si­guien­te ha si­do mu­cho más fá­cil. Va­mos a to­mar to­da la ayu­da que po­da­mos. La vi­da es su­fi­cien­te­men­te di­fí­cil, con o sin una en­fer­me­dad crónica de por vi­da.

A tres años del diag­nós­ti­co de Gra­ce, no ha dis­mi­nui­do nues­tro há­bi­to de te­ner ce­nas di­ver­ti­das jun­tas y que ca­da una sea una opor­tu­ni­dad pa­ra te­ner una pe­que­ña fies­ta y ce­le­brar el amor. Es­toy más agra­de­ci­da que nun­ca por la co­mi­da en nues­tra co­ci­na, el es­pa­cio que te­ne­mos pa­ra pre­pa­rar­la y, so­bre to­do, por mi es­po­sa, quien si­gue sien­do, gui­ño gui­ño, mi ti­po.

Turshen es au­to­ra de va­rios li­bros de co­ci­na, más re­cien­te­men­te, “Now and Again: Go-To Re­ci­pes, Ins­pi­red Me­nus + End­less Ideas for Rein­ven­ting Lef­to­vers” (Ch­ro­ni­cle, 2018).

KA­TIE ANELLO-CLARK+WAL­KER STU­DIO Han­dout

JU­LIA TURSHEN, (dcha) jun­to a su es­po­sa Gra­ce Bon­ney.

DEB LIND­SEY Pa­ra The Was­hing­ton Post

PU­RÉ DE co­li­fror cre­mo­so con ajo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.