Ju­lio La­rraz: “Lo que ve­mos hoy...”

“Na­da de lo que ve­mos hoy es in­tere­san­te ma­ña­na”

El Nuevo Herald (Sunday) - - PORTADA - POR DENNYS MA­TOS Es­pe­cial/el Nue­vo He­rald

Es­tar en el es­tu­dio de Ju­lio La­rraz es co­mo aden­trar­se en una di­men­sión tem­po­ral dis­tin­ta, en un eco­sis­te­ma que tie­ne su pro­pia ve­lo­ci­dad. El jar­dín, de flo­res­ta co­lo­ri­da y exu­be­ran­te, ro­dea una pe­que­ña is­le­ta en cu­yo cen­tro aso­ma un ca­ñón, co­mo de Ga­león es­pa­ñol del si­glo XVI, tan po­de­ro­so y vie­jo co­mo el tiem­po. Vie­jo es tam­bién el te­lé­fono en for­ma de es­cul­tu­ra que, po­sa­do en el jar­dín, in­vi­ta lla­mar a las plan­tas. En el es­tu­dio hay bar­cos, li­bros, pin­tu­ras, lo­co­mo­to­ras, “ar­mas”, y otros ob­je­tos im­po­si­bles de enu­me­rar y mu­chos re­cuer­dos.

Con­ver­sa­mos fren­te a un cua­dro aún por ter­mi­nar, re­fle­ja­do al fren­te en un gran es­pe­jo. Mien­tras re­pa­sá­ba­mos esa pin­tu­ra, es­cu­cha­ba de fon­do los Noc­tur­nos de Cho­pin. Y al mis­mo tiem­po que el piano subía o ba­ja­bas las no­tas, otras dis­tin­tas se es­par­cían por el pun­tal al­to del es­tu­dio. Unas no­tas tam­bién dul­ces, pe­ro más des­afi­na­das. Era una “or­ques­ta de Pe­ri­qui­tos” que, den­tro de una gran jau­la a la de­re­cha del cua­dro que mi­rá­ba­mos, se iban ins­pi­ran­do ca­da vez más. Lle­gó un mo­men­to en que so­lo los es­cu­chá­ba­mos a ellos. En­ton­ces La­rraz lan­zó una voz fir­me y cor­tan­te y se ca­lla­ron al ins­tan­te.

“Sa­lí de Cu­ba en 1961, con ape­nas 16 años -co­men­ta La­rraz mos­tran­do una fo­to-, mi pa­dre ha­bía si­do has­ta en­ton­ces sim­pa­ti­zan­te re­vo­lu­cio­na­rio, por­que le pa­re­cía que de­bía ha­ber un cam­bio po­lí­ti­co en Cu­ba. Pe­ro un día lle­gó y di­jo - te­ne­mos que ir­nos. Así fue y nun­ca más re­gre­sa­mos”. Vino en­ton­ces un di­la­ta­do exi­lio en Es­ta­dos Uni­dos que du­ra has­ta hoy. Por el ca­mino, una lar­ga es­tan­cia en el Nue­va York en­tre los años 1960-70. En­tre tan­to, su fa­ma co­mo au­daz ca­ri­ca­tu­ris­tas fue cre­cien­do y sus tra­ba­jos pu­bli­ca­dos por im­por­tan­tes me­dios co­mo The New York Ti­mes, The Was­hing­ton Post, Chica­go Tri­bu­ne y la re­vis­ta Vo­gue.

En 1967 sal­ta de lleno al mun­do de la pin­tu­ra que siem­pre ha­bía desea­do, mien­tras es­tre­cha re­la­ción con el ar­tis­ta Burt Sil­ver­man, con quien es­tu­dia téc­ni­cas pic­tó­ri­cas. Vi­si­ta Mia­mi en 1987, ya ha­bía re­si­di­do en la ciu­dad, en 1961, co­mo tam­bién en Was­hing­ton DC, en­tre 1962 y

1964 y, des­de es­te año, en N.Y. “Me le­van­té una ma­ña­na y di­je no vuel­vo a Nue­va York”, co­men­ta La­rraz con dis­cre­ta son­ri­sa. To­da su vi­da es­ta­ba allí, la casa, el es­tu­dio, los ami­gos pe­ro…. “es­ta­ba can­sa­do del am­bien­te ar­tís­ti­co de la ciu­dad. Por­que en ese tiem­po, -en­fa­ti­za con el ín­di­ce­cuan­do en­tra­bas a las ga­le­rías de Chel­sea ex­hi­bían co­sas que col­ga­ban del te­cho y otras en el sue­lo, co­sas col­gan­do y co­sas en el sue­lo. To­das las ga­le­rías ex­hi­bían eso y po­co más”. Así que plan­tó su vi­da en Mia­mi “el pue­blo de cam­po más gran­de del mun­do” don­de, ade­más de apre­ciar­se su ar­te, tam­bién el cuer­po agra­de­cía es­te cli­ma. Y en es­tas más de cin­co dé­ca­das de exi­lio su obra, de una vi­go­ro­sa y ori­gi­nal poé­ti­ca neo fi­gu­ra­ti­va, se ha ex­pues­to y ha si­do ga­lar­do­na­da am­plia­men­te en Fran­cia, Ita­lia, (paí­ses en los que ha re­si­di­do), en Asia, Amé­ri­ca La­ti­na y, con par­ti­cu­lar in­ten­si­dad, en Es­ta­dos Uni­dos.

Ju­lio La­rraz, es el tí­tu­lo de la mues­tra que po­drá ver­se co­mo pro­yec­to es­pe­cial du­ran­te Art Mia­mi, 2018. Un pro­yec­to es­pe­cial, fru­to de la co­la­bo­ra­ción en­tre Ga­le­ría de Ar­te As­ca­so Ca­ra­cas, y As­ca­so Ga­llery Mia­mi, for­ma­da por sie­te pin­tu­ras de me­diano for­ma­to y una es­cul­tu­ra. Mu­chas de es­tas obras, rea­li­za­das en 2018, se­rán ex­hi­bi­das por pri­me­ra vez con mo­ti­vo de es­te pro­yec­to es­pe­cial. En ellas se pue­de ex­pe­ri­men­tar, so­bre to­do en sus pin­tu­ras, al­gu­nas de las te­má­ti­cas más ca­rac­te­rís­ti­ca en la obra de La­rraz. De un la­do, la casa co­mo lu­gar de lo pri­va­do y de la in­ti­mi­dad (Drea­ming of Pe­trar­ca, 2015), el pai­sa­je y los am­bien­tes ma­ri­nos (Con­tra­band, 2018). Del otro, una sá­ti­ra, no exen­ta de hu­mor, so­bre las po­ses e ico­no­gra­fías del po­der (Fo­rest Mur­mors, 2015), pe­ro tam­bién se in­clu­yen vi­sio­nes ex­traí­das de un mun­do su­rreal y mis­te­rio­so (Au Re­voir, 2016).

La pin­tu­ra de La­rraz des­ti­la imá­ge­nes que alum­bran emo­cio­nes, es­ta­dos aními­cos, pen­sa­mien­tos e ideas que van su­ce­dién­do­se en la men­te co­mo ‘flas­ha­sos’. Obras que en­car­nan el en­tre­cru­za­mien­to ima­gi­na­rio, en cla­ve poé­ti­ca neo fi­gu­ra­ti­va, de epi­so­dios ex­traí­dos de la li­te­ra­tu­ra, del ar­te, y de la his­to­ria an­ti­gua, clá­si­ca y mo­der­na. Su­per­po­si­ción de fuen­tes en­tre­te­ji­das por los ar­chi­vos de la bio­gra­fía per­so­nal. “Mi pa­dre te­nía una in­men­sa bi­blio­te­ca en La Habana -co­men­ta La­rraz me­di­ta­ti­vo- con mu­chos li­bros de ar­te, fi­lo­so­fía, his­to­ria y, por su­pues­to, mu­cha li­te­ra­tu­ra. En el Ins­ti­tu­to de Se­gun­da En­se­ñan­za -me di­ce afir­man­do con la ca­be­za- nos po­nían a leer La Ilía­da, La odi­sea y La Enei­da y, en casa, pa­sa­ba ho­ras vien­do li­bros de pin­tu­ras de los maes­tros ba­rro­cos, rea­lis­tas e im­pre­sio­nis­tas”. Pe­ro tam­bién re­cuer­da ní­ti­da­men­te las tar­des en la casa fa­mi­liar de Mi­ra­mar, en La Habana. “El pa­tio da­ba al mar y te­nía una vis­ta ma­ra­vi­llo­sa, in­des­crip­ti­ble, el cie­lo, las nu­bes, el ho­ri­zon­te, nun­ca ol­vi­do esa luz -di­ce con la vis­ta col­ga­da en el ai­re- me ha acom­pa­ña­do to­da la vi­da”. Re­me­mo­ra tam­bién sus es­tan­cias en Nue­va York y Nue­vo Mé­xi­co, en Fran­cia e Ita­lia. Las re­me­mo­ra co­mo vi­das pe­ga­das al cuer­po con las que su men­te pa­re­ce te­ner una per­ma­nen­te ne­ce­si­dad de ex­pre­sión. “Me ins­pi­ra re­cor­dar esos tiem­pos -co­men­ta con mo­vi­mien­to de bra­zo que abar­ca el es­tu­dio- y ver­los en trans­pa­ren­cia con los que es­toy vi­vien­do”. ¿Y co­mo ves -le pre­gun­to- los tiem­po de aho­ra? “Vi­vi­mos tiem­po tre­men­da­men­te ines­ta­bles, na­da de lo que ve­mos hoy es in­tere­san­te ma­ña­na”.

“Ju­lio La­rraz”. Ga­le­ría As­ca­so Mia­mi-Ca­ra­cas. Pro­yec­to Es­pe­cial Art Mia­mi (Booth AM210B). Art Mia­mi Fair. One He­rald Pla­za at NE 14th Street. En­tre el 4 y 9 de di­ciem­bre. www. art­mia­mi.com

Dennys Ma­tos es crí­ti­co de ar­te y cu­ra­dor in­de­pen­dien­te. Re­si­de y tra­ba­ja en­tre Mia­mi y Ma­drid.

GA­LE­RÍA AS­CA­SO MIA­MI Y ES­TU­DIO JU­LIO LA­RRAZ

‘DREA­MING OF Pe­trar­ca’, 2015, óleo so­bre lien­zo, 60 x 72 pul­ga­das.

JU­LIO LA­RRAZ

JU­LIO LA­RRAZ en su es­tu­dio en Co­ral Ga­bles, Mia­mi, 2018.

‘CON­TRA­BAND’, 2018, óleo so­bre lien­zo, 60 x 72 pul­ga­das.

FOTOS: GA­LE­RÍA AS­CA­SO MIA­MI Y ES­TU­DIO JU­LIO LA­RRAZ

‘ME­DU­SA’, 2018, óleo so­bre lien­zo, 50 x 60 pul­ga­das.

‘AU RE­VOIR’, 2016, óleo so­bre lien­zo, 60x72 pul­ga­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.