El fu­tu­ro ya es­tá lle­gan­do

El Nuevo Herald (Sunday) - - PORTADA - POR LIN­DA RO­BER­TSON lro­ber­[email protected]­mihe­rald.com

Un día, an­tes de lo que us­ted se ima­gi­na, su au­to au­tó­no­mo lo va a li­be­rar del ti­món, el pe­dal del freno y los ma­los cho­fe­res que obli­gan a los bue­nos a ser com­ba­tien­tes hi­per­vi­gi­lan­tes en la ca­rre­te­ra.

En su con­for­ta­ble y segura ha­bi­ta­ción mó­vil so­bre rue­das, po­drá co­mer, be­ber, dor­mir, tra­ba­jar, ha­cer ejer­ci­cio, ver un par­ti­do de fút­bol, trans­mi­tir una pe­lí­cu­la y te­ner re­la­cio­nes ín­ti­mas.

Aun­que el se­xo en un au­to no es na­da nue­vo –el Jour­nal of Sex

Re­search des­cu­brió que el 60 por cien­to de los es­ta­dou­ni­den­ses lo ha in­ten­ta­do–, la in­ti­mi­dad en un vehícu­lo au­tó­no­mo de ma­nos li­bres se­rá mu­cho me­nos es­tre­cha que en un pe­que­ño Cor­vet­te ro­jo y mu­cho me­nos con­tor­sio­na­da.

Los au­to­mó­vi­les sin con­duc­tor ope­ra­dos por compu­tado­ra se­rán lo su­fi­cien­te­men­te am­plios co­mo pa­ra lle­var una ca­ma. Por lo tan­to, el se­xo a 60 mi­llas por ho­ra se­ría un pro­duc­to pri­mor­dial de los vehícu­los au­tó­no­mos, di­ce un nue­vo es­tu­dio so­bre có­mo la tec­no­lo­gía afec­ta­rá el tu­ris­mo ur­bano, la vi­da noc­tur­na y el es­ti­lo de vi­da.

“La hos­pi­ta­li­dad y la no­che he­dó­ni­ca”, es el en­ca­be­za­do de

la sec­ción más ju­go­sa del in­for­me por Scott Cohen, pro­fe­sor de tu­ris­mo en la Uni­ver­si­dad de Su­rrey, y Deb­bie Hop­kins, pro­fe­so­ra

de trans­por­te en la Uni­ver­si­dad de Ox­ford en In­gla­te­rra, en la que exa­mi­nan qué im­pac­to ten­drá la in­no­va­ción de vehícu­los au­tó­no­mos (AV por sus si­glas en in­glés) en ho­te­les, res­tau­ran­tes, ba­res, clu­bes y even­tos.

Cohen di­jo que es­pe­ra

que el se­xo y la prostitución en los AV se con­vier­tan en “un fe­nó­meno en cre­ci­mien­to”.

“Por ejem­plo,” los ho­te­les por ho­ra “pro­ba­ble­men­te se­rán re­em­pla­za­dos por [AVs] y es­to ten­drá im­pli­ca­cio­nes pa­ra el tu­ris­mo ur­bano, ya que el se­xo jue­ga un pa­pel cen­tral en mu­chas ex­pe­rien­cias tu­rís­ti­cas”, es­cri­bió Cohen en The An­nals of Tou­rism Re­search.

Mien­tras que los AVs del ser­vi­cio de trans­por­te, ta­les co­mo los de Uber y Lyft, “pro­ba­ble­men­te se­rán mo­ni­to­rea­dos pa­ra di­sua­dir a los pa­sa­je­ros que tie­nen re­la­cio­nes se­xua­les o usan dro­gas, y pa­ra pre­ve­nir la vio­len­cia, di­cha vi­gi­lan­cia pue­de ser su­pe­ra­da, des­ac­ti­va­da o eli­mi­na­da rá­pi­da­men­te”, Cohen di­jo. “Ade­más, los AV per­so­na­les pro­ba­ble­men­te se­rán in­mu­nes a di­cha vi­gi­lan­cia.

“Di­chos AV pri­va­dos tam­bién se pue­den uti­li­zar co­mer­cial­men­te, ya que cues­ta po­co ima­gi­nar el Dis­tri­to Ro­jo de Áms­ter­dam en mo­vi­mien­to”.

La prostitución es ile­gal en Es­ta­dos Uni­dos, a ex­cep­ción de al­gu­nos con­da­dos en Ne­va­da, pe­ro es le­gal en do­ce­nas de otros paí­ses. Don­de los bur­de­les es­tán prohi­bi­dos, los tra­ba­ja­do­res se­xua­les ne­ce­si­tan un lu­gar pa­ra ha­cer ne­go­cios, y los AV po­drían fa­ci­li­tar las transac­cio­nes en­tre ellos y sus clien­tes.

A me­di­da que los AV se con­vier­tan en la co­rrien­te prin­ci­pal, lo que Cohen pre­di­ce que su­ce­de­rá en la dé­ca­da del 2040, pre­sen­ta­rán una va­rie­dad de di­se­ños de in­te­rio­res, y con­fi­gu­ra­cio­nes de cin­tu­rón de se­gu­ri­dad, pa­ra adap­tar­se al pa­sa­je­ro, y un es­pa­cio pri­va­do y aco­ge­dor po­dría ser un gran pun­to de ven­ta.

El al­cal­de del con­da­do de Mia­mi-Da­de, Car­los Gi­mé­nez, vi­sua­li­za los AV co­mo “sa­las de es­tar mó­vi­les”, don­de las per­so­nas pue­den sen­tar­se ca­ra a ca­ra y so­cia­li­zar o in­clu­so lle­var a ca­bo una reunión. Mer­ce­des-Benz lla­ma al in­te­rior de cue­ro y no­gal de su se­dán F015 AV un “sa­lón de lu­jo” pa­ra las per­so­nas con “un cre­cien­te de­seo de pri­va­ci­dad” en un “es­pa­cio vi­tal di­gi­tal”.

“El au­to que co­no­ce­mos va a cam­biar com­ple­ta­men­te”, di­jo Gi­mé­nez. “Es una tec­no­lo­gía muy re­no­va­do­ra que se acer­ca ca­da vez más, a me­di­da que las em­pre­sas com­pi­ten en­tre sí pa­ra re­fi­nar­la. Quie­ro ase­gu­rar­me de que Mia­miDa­de es­té a la van­guar­dia”.

Y la pró­xi­ma re­vo­lu­ción del trans­por­te po­dría ve­nir en for­ma de ta­xis vo­la­do­res eléc­tri­cos, di­jo Gi­mé­nez.

“La gen­te di­ce que es­toy lo­co, pe­ro he­mos ha­bla­do con una com­pa­ñía de Ale­ma­nia lla­ma­da Li­llium que es­tá desa­rro­llan­do un cin­co pla­zas que pue­de des­pe­gar y ate­rri­zar ver­ti­cal­men­te y al­can­zar una ve­lo­ci­dad de 185 mi­llas por ho­ra”, di­jo. “Boeing pue­de lan­zar uno el pró­xi­mo año”.

Gi­mé­nez lle­vó al co­mi­sio­na­do del con­da­do Es­te­ban Bo­vo a un via­je de prue­ba en un Ford Fu­sion au­tó­no­mo la se­ma­na pa­sa­da, acom­pa­ña­do por dos con­duc­to­res de se­gu­ri­dad hu­ma­nos. Ford, una de las más de 30 com­pa­ñías que com­pi­ten por per­fec­cio­nar el soft­wa­re y los sen­so­res pa­ra que los au­tos au­tos se con­duz­can lis­tos pa­ra los con­su­mi­do­res, pla­nea co­men­zar a ven­der su pri­mer mo­de­lo pa­ra 2021. Des­de fe­bre­ro, la com­pa­ñía ha es­ta­do pro­ban­do una flo­ta en Mia­mi des­de su es­ta­cio­na­mien­to en Wyn­wood. Ford anun­ció re­cien­te­men­te una nue­va aso­cia­ción con Wal­mart que per­mi­ti­rá a los clien­tes re­ci­bir co­mes­ti­bles a tra­vés de vehícu­los au­tó­no­mos.

Cohen pre­di­ce que la co­mo­di­dad que ofre­cen los au­tos sin con­duc­tor ten­drá múl­ti­ples re­per­cu­sio­nes en el tu­ris­mo y los via­jes. Ve a los AV y sus som­no­lien­tos ocu­pan­tes ro­dan­do por las ca­rre­te­ras en la no­che ha­cia sus des­ti­nos, en lu­gar de de­te­ner­se en ho­te­les.

“Los res­tau­ran­tes pue­den com­pe­tir con los [AV] que se con­vier­ten en res­tau­ran­tes en mo­vi­mien­to, o com­bi­nar el tu­ris­mo ur­bano con la co­mi­da, co­mo exis­te hoy en día con los cru­ce­ros con ce­na”, es­cri­bió. “Los pa­seos noc­tur­nos en AV a la ciu­dad pue­den, en es­te sen­ti­do, vol­ver­se más po­pu­la­res y com­bi­nar­se con el au­men­to del con­su­mo de al­cohol, ya que con­du­cir en es­ta­do de em­bria­guez ya no se­rá un pro­ble­ma cuan­do se con­du­ce en un AV”.

Ima­gi­ne ejer­ci­tar­se en un equi­po o en una bi­ci­cle­ta es­ta­cio­na­ria ins­ta­la­da en su au­to­mó­vil du­ran­te su via­je. Es­cri­bir co­rreos elec­tró­ni­cos en su compu­tado­ra. Com­ple­tan­do un via­je por ca­rre­te­ra en 57 ho­ras se­gui­das (dos hom­bres lo hi­cie­ron en un Tes­la en pi­lo­to au­to­má­ti­co).

Ade­más de ha­cer que el tiem­po de via­je sea más pro­duc­ti­vo, los AV tam­bién pro­me­ten re­du­cir la con­ges­tión del trá­fi­co, las emi­sio­nes, los pro­ble­mas de es­ta­cio­na­mien­to y la can­ti­dad de ac­ci­den­tes (el 90 por cien­to son cau­sa­dos por erro­res hu­ma­nos, y nues­tros des­cen­dien­tes pue­den sen­tir­se sor­pren­di­dos de que los hu­ma­nos ha­yan po­di­do con­du­cir). Los AV en cir­cu­la­ción po­drían re­con­fi­gu­rar el es­pa­cio ur­bano, ya que el es­ta­cio­na­mien­to ac­tual­men­te ocu­pa un ter­cio de los bie­nes raí­ces en el cen­tro de mu­chas ciu­da­des gran­des.

En el la­do ne­ga­ti­vo, se es­pe­ra que los AV in­duz­can la de­man­da de via­jes en au­to­mó­vil, lo que au­men­ta­rá la can­ti­dad de tiem­po que las per­so­nas pa­san en au­to y su dis­po­si­ción a via­jar dis­tan­cias más lar­gas, lo que fo­men­ta la ex­pan­sión de los su­bur­bios y des­alien­ta el uso del trans­por­te pú­bli­co.

Cohen di­jo que en­jam­bres de AV en los po­los tu­rís­ti­cos po­drían ha­cer que los atas­cos fun­cio­nen peor que los au­to­bu­ses tu­rís­ti­cos aho­ra, y los AV de­ja­rán sin tra­ba­jo a las per­so­nas en la in­dus­tria del tu­ris­mo, en par­ti­cu­lar a los guías tu­rís­ti­cos, con­duc­to­res de tu­ris­mo de au­to­bu­ses y taxistas.

Los vehícu­los in­te­li­gen­tes y au­tó­no­mos nos con­ver­ti­rán a to­dos en pa­sa­je­ros y “cam­bia­rán nues­tras ciu­da­des al mis­mo ni­vel trans­for­ma­ti­vo que el iP­ho­ne cam­bió las co­mu­ni­ca­cio­nes”, pre­di­ce el se­na­dor es­ta­tal Jeff Bran­des, re­pu­bli­cano por St. Pe­ters­burg, un cam­peón de la tec­no­lo­gía que se ex­hi­bi­rá en la Cum­bre Anual de Vehícu­los Au­tó­no­mos del 27 al 28 de no­viem­bre en Tam­pa.

Con­du­cir un au­to­mó­vil era una pa­sión cla­ra­men­te es­ta­dou­ni­den­se. En la AV del fu­tu­ro, esa pa­sión sim­ple­men­te se trans­fie­re a lo que so­lía ser el asien­to tra­se­ro.

Cor­te­sía

CON­CEP­CIÓN DE un ar­tis­ta so­bre el in­te­rior de un vehícu­lo au­tó­no­mo fu­tu­ro y sus ocu­pan­tes.

Cor­te­sía

MIA­MI DE­BE pre­pa­rar­se pa­ra el fu­tu­ro de los vehícu­los au­tó­no­mos, opi­na el al­cal­de de Mia­mi-Da­de Car­los Gi­mé­nez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.