Ella per­dió a su hi­ja, aho­ra em­pren­de una nue­va jor­na­da so­la crian­do a sus tres nie­tos

El Nuevo Herald (Sunday) - - PORTADA - POR DAVID GOODHUE dgood­[email protected]­news.com

En­gritt Ca­non mu­rió ha­ce ca­si un año des­pués de su­frir una se­rie de en­fer­me­da­des du­ran­te más de 10 años.

Sus hi­jos, dos de los cua­les tie­nen ne­ce­si­da­des es­pe­cia­les, ob­ser­va­ron a su ma­dre su­frir ca­si a dia­rio du­ran­te la ma­yor par­te de sus vi­das. Aho­ra, la ma­má de En­gritt, Merry Whi­te, de 52 años, quien cui­dó a su hi­ja, tie­ne la cus­to­dia ple­na de sus nie­tos. Es­tá co­men­zan­do una jor­na­da que pen­sa­ba que ha­bía ter­mi­na­do ha­ce años cuan­do el úl­ti­mo de sus sie­te hi­jos sa­lió de casa.

“Es una si­tua­ción com­ple­ta­men­te nue­va pa­ra mí; mis hi­jos ya han cre­ci­do”, in­di­có Whi­te sen­ta­da en de su sa­la de es­tar de Flo­ri­da City mien­tras ve te­le­vi­sión con sus nie­tos: Jakryia, 12, Jan­ya, 13 y Jay­lin, 15.

En­gritt te­nía 38 años cuan­do mu­rió. “En­gritt fa­lle­ció el 7 de enero y la en­te­rra­mos el 13”, di­jo Whi­te. “Ha si­do un año di­fí­cil. Real­men­te lo he­mos en­fren­ta­do un día a la vez “.

Whi­te di­jo que En­gritt co­men­zó en 2017, al per­der dos de­dos de­bi­do a una ra­ra y de­bi­li­tan­te en­fer­me­dad de la piel lla­ma­da co­la­ge­no­sis per­fo­ran­te reac­ti­va. Per­dió tres de­dos más a me­di­da que avan­za­ba el año. Pa­sa­ba sus

días co­nec­ta­da a una má­qui­na que su­mi­nis­tra­ba oxí­geno a su pie he­ri­do.

La en­fer­me­dad exi­gía que to­ma­ra un cóc­tel de me­di­ca­men­tos que ter­mi­na­ron por arrui­nar­le los ri­ño­nes, re­le­gán­do­la a se­sio­nes de diá­li­sis de cua­tro ho­ras y me­dia tres ve­ces por se­ma­na.

Ese ve­rano En­gritt su­frió un de­rra­me ce­re­bral que le cau­só san­gra­do en el ce­re­bro. Tu­vo que per­ma­ne­cer en el hos­pi­tal du­ran­te cua­tro me­ses. Po­co des­pués de que le die­ron de al­ta, En­gritt su­frió otro de­rra­me ce­re­bral más pe­que­ño que hi­zo que la in­ter­na­ran nue­va­men­te en el hos­pi­tal du­ran­te ca­si otros dos me­ses.

Aun­que 2017 fue un año par­ti­cu­lar­men­te du­ro pa­ra En­gritt, ha­bía li­dia­do con pro­ble­mas de sa­lud du­ran­te la ma­yor par­te de su vi­da adul­ta. Era dia­bé­ti­ca y te­nía una afec­ción car­día­ca que le obli­gó a so­me­ter­se a un re­em­pla­zo de la vál­vu­la aór­ti­ca cuan­do te­nía 26 años.

Pa­ra Na­vi­dad, En­gritt ha­bía re­gre­sa­do al hos­pi­tal. Los ni­ños abrie­ron sus re­ga­los en su ha­bi­ta­ción en el Bap­tist Hos­pi­tal de West Ken­dall.

La si­tua­ción de sa­lud de En­gritt pa­re­cía es­tar me­jo­ran­do, di­jo Whi­te, y la fa­mi­lia pa­só la No­che­vie­ja con ella en el hos­pi­tal. Pe­ro no fue así.

“Ella es­ta­ba bien cuan­do nos fui­mos esa no­che. Pe­ro la en­fer­me­ra me lla­mó al­re­de­dor de las 4 de la ma­ña­na y me di­jo que ha­bían te­ni­do que lle­var­la a la UCI por­que su pre­sión ar­te­rial ha­bía ba­ja­do”, re­la­tó Whi­te. “Cuan­do lle­gué allí, es­ta­ba en so­por­te vi­tal. Mi hi­jo me lle­vó por­que ni si­quie­ra po­día con­du­cir. To­dos lle­ga­mos al hos­pi­tal y es­tá­ba­mos allí cuan­do ella res­pi­ró por úl­ti­ma vez. Nun­ca re­co­bró la con­cien­cia.

Ver a su ma­dre su­frir no les da­ba a sus hi­jos mu­cho tiem­po pa­ra ser so­lo ni­ños, es­pe­cial­men­te a Jay­lin, quien ayu­da­ba a su abue­la a cui­dar a En­gritt.

“Jay­lin es­ta­ba te­nien­do pe­que­ños pro­ble­mas en la es­cue­la, pe­ro le con­se­gui­mos con­se­je­ría”, di­jo Whi­te. “Él es ma­yor, y ha­bía ayu­da­do a cui­dar­la. Ayu­da­ba mu­cho con su ma­má. En­ton­ces, él en­tien­de más que es­tos dos”, ex­pli­có Whi­te se­ña­lan­do a Jan­ya y Jakryia.

Jay­lin es es­toi­co an­te la pér­di­da de su fa­mi­lia, y res­pon­de con un sim­ple “sí” cuan­do su abue­la le pre­gun­ta si ex­tra­ña a su ma­dre.

Sus her­ma­nas ríen y son­ríen fá­cil­men­te cuan­do pa­san el ra­to con su her­mano y su abue­la, pe­ro Whi­te di­ce que no pa­sa un día sin que se de­rrum­ben y llo­ren desean­do que su ma­dre to­da­vía es­tu­vie­ra allí.

“Ha si­do muy du­ro pa­ra ellos. Jan­ya tie­ne un lu­gar don­de va y se

to­ma su tiem­po”, di­jo Whi­te. “Les di­go que siem­pre pue­den ha­blar con su ma­dre. Ella es­tá en el cie­lo. No im­por­ta có­mo te sien­tas, so­lo ha­bla con ella”.

Whi­te tie­ne que ser fuer­te pa­ra sus nie­tos, pe­ro tam­bién tie­ne mo­men­tos cuan­do la ago­bia un do­lor pa­ra­li­zan­te.

“Te­nía una ca­ja lle­na de sus co­sas aquí; aca­bo de des­ha­cer­me de ella, di­jo. “Ca­da vez que me acer­ca­ba a la ca­ja, em­pe­za­ba a llo­rar”.

“Ca­da vez es más du­ro. Va a ser el pri­mer Día de Ac­ción de Gra­cias, la pri­me­ra Na­vi­dad sin ella”, con­ti­nuó Whi­te.

Pe­ro Whi­te y sus nie­tos es­tán de­ci­di­dos a se­guir ade­lan­te, por el bien de ellos y de En­gritt.

“Se es­tán adap­tan­do a vi­vir aquí y no en su pro­pia casa. Pe­ro siem­pre ha­bla­mos de ella. Te­ne­mos to­das sus fotos de cuan­do eran be­bés. Siem­pre ha­bla­mos de esos mo­men­tos”, di­jo Whi­te. “Cuan­do quie­ren llo­rar, van a la chi­me­nea y las mi­ran”.

Una par­te bri­llan­te del año fue cuan­do Whi­te lle­vó a los ni­ños a Or­lan­do, no so­lo en su pri­me­ra vi­si­ta a Dis­ney World, sino tam­bién co­mo su pri­mer via­je fue­ra del sur de la Flo­ri­da. Fue­ron unas va­ca­cio­nes que En­gritt siem­pre qui­so pa­ra sus hi­jos.

“Pu­de cum­plir sus úl­ti­mos de­seos”, di­jo Whi­te. “Ella real­men­te que­ría ha­cer eso por sus hi­jos. Nun­ca los ha­bía lle­va­do a nin­gu­na par­te an­tes.

Aho­ra que Whi­te es­tá crian­do ni­ños pe­que­ños de nue­vo, le preo­cu­pa te­ner su­fi­cien­te di­ne­ro pa­ra man­te­ner un te­cho so­bre sus ca­be­zas. De­be im­pues­tos atra­sa­dos so­bre su casa, y tie­ne una se­rie de pro­ble­mas de sa­lud que le im­pi­den tra­ba­jar.

Pa­ra em­peo­rar las co­sas, un ca­mión con re­mol­que se es­tre­lló con­tra la par­te tra­se­ra de una am­bu­lan­cia que ter­mi­nó cho­can­do la par­te de atrás de su au­to en la au­to­pis­ta a prin­ci­pios de es­te año. Ella y Jakryia no re­sul­ta­ron he­ri­das, pe­ro que­da­ron atra­pa­das en el au­to has­ta que un tran­seún­te pu­do li­be­rar­las.

El au­to fue de­cla­ra­do pér­di­da to­tal, por lo cual el trans­por­te de los ni­ños ha­cia y des­de la es­cue­la, y has­ta las di­ver­sas ci­tas mé­di­cas, sea un pro­ble­ma

Al pre­gun­tar­le qué otra co­sa le fa­ci­li­ta­ría un po­co la vi­da, Whi­te di­jo que una compu­tado­ra en la casa le ayu­da­ría a los ni­ños con sus ta­reas es­co­la­res.

“Cual­quier co­sa con que la gen­te quie­ra ben­de­cir­nos es­tá bien pa­ra mí”, di­jo Whi­te. “No son ni­ños quis­qui­llo­sos. No exi­gen co­sas. Es­tán agra­de­ci­dos por lo que les den “.

C.M. GUE­RRE­RO Mia­mi

DES­DE LA iz­quier­da, Jna­ya Jean Bap­tis­te, Jay­lin Jean Bap­tis­te, Jakryia Jean Bap­tis­te y su abue­la Merry Whi­te po­san pa­ra una fo­to fa­mi­liar.

C.M. GUE­RRE­RO cm­gue­[email protected]­mihe­rald.com

MERRY WHI­TE con su nie­tos Jay­lin, Jakryia (de­lan­te a la iz­quier­da) y Jan­ya Jean Bap­tis­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.