Fa­lle­ce a los 94 años el ex pre­si­den­te Bush

El Nuevo Herald (Sunday) - - PORTADA - POR MI­CHAEL GRACZYK

Geor­ge Her­bert Wal­ker Bush, cu­ya pre­si­den­cia des­pe­gó con la vic­to­ria de una coa­li­ción po­de­ro­sa que ex­pul­só a Irak de Ku­wait y se des­plo­mó por una cri­sis eco­nó­mi­ca que le cos­tó el res­pal­do de los vo­tan­tes tras ape­nas cua­tro años en la Ca­sa Blan­ca, fa­lle­ció a los 94 años.

Geor­ge H.W. Bush fue el hom­bre que bus­có una “na­ción más ama­ble y gen­til”, y quien in­vi­tó en­ca­re­ci­da­men­te a los es­ta­dou­ni­den­ses a que le­ye­ran sus la­bios: pro­me­tió du­ran­te su cam­pa­ña que no au­men­ta­ría los im­pues­tos, pe­ro al fi­nal los au­men­tó.

Aris­tó­cra­ta y ca­ba­lle­ro­so, fue ele­gi­do a la pre­si­den­cia du­ran­te una de las cam­pa­ñas más des­agra­da­bles de la his­to­ria re­cien­te. Hi­jo de un se­na­dor y pa­dre de un pre­si­den­te y un go­ber­na­dor de la Flo­ri­da, su pre­cia­do cu­rrí­cu­lum le sir­vió pa­ra as­cen­der en el es­ca­la­fón po­lí­ti­co: fue con­gre­sis­ta, em­ba­ja­dor an­te la ONU y en­via­do a Chi­na, pre­si­den­te del Co­mi­té Na­cio­nal Re­pu­bli­cano, di­rec­tor de la CIA, vi­ce­pre­si­den­te du­ran­te dos man­da­tos del po­pu­lar Ro­nald Rea­gan y, por úl­ti­mo, pre­si­den­te de la na­ción.

Bush, que fue un hé­roe de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y os­ten­tó la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos du­ran­te el co­lap­so de la Unión So­vié­ti­ca y en los úl­ti­mos me­ses de la Gue­rra Fría, mu­rió el vier­nes en la no­che en su ca­sa de Hous­ton, di­jo el

vo­ce­ro de la fa­mi­lia, Jim McG­rath. Bush fa­lle­ció ca­si ocho me­ses des­pués de que su es­po­sa de 73 años, Bar­ba­ra Bush, mu­rie­ra en esa mis­ma ca­sa.

La Gue­rra del Gol­fo Pér­si­co —de­no­mi­na­da “Ope­ra­ción Tor­men­ta del De­sier­to”— fue su ma­yor mar­ca en la his­to­ria. En una en­tre­vis­ta rea­li­za­da en enero de 2011 con mo­ti­vo del 20o aniver­sa­rio de la gue­rra, di­jo que la mi­sión en­vió el men­sa­je de que “Es­ta­dos Uni­dos es­ta­ba dis­pues­to a usar la fuer­za en to­do el mun­do, in­clu­so en aque­lla par­te del glo­bo en la que esos paí­ses pen­sa­ban que nun­ca in­ter­ven­dría­mos”.

“Creo que fue un even­to his­tó­ri­co muy sig­ni­fi­ca­ti­vo”, aña­dió. “Y creo que siem­pre lo se­rá”.

Des­pués de que Irak in­va­die­ra Ku­wait en agos­to de 1990, Bush co­men­zó rá­pi­da­men­te a cons­truir una coa­li­ción mi­li­tar in­ter­na­cio­nal que in­clu­yó a otros es­ta­dos ára­bes. Des­pués de li­be­rar a Ku­wait, re­cha­zó las in­si­nua­cio­nes de que Es­ta­dos Uni­dos con­ti­nua­ría la ofen­si­va ha­cia Bag­dad, y de­ci­dió po­ner fin a las hostilidades ape­nas 100 ho­ras des­pués del ini­cio de la ofen­si­va te­rres­tre.

“Ese no era nues­tro ob­je­ti­vo“, afir­mó. “Lo bueno de es­to es que hu­bo mu­cha me­nos pér­di­da de vi­das hu­ma­nas de lo que se ha­bía pro­nos­ti­ca­do, y más de lo que hu­bié­ra­mos es­pe­ra­do”.

Pe­ro la de­ci­si­va de­rro­ta mi­li­tar no con­du­jo a la caí­da del ré­gi­men, co­mo mu­chos en el go­bierno es­pe­ra­ban.

“Cal­cu­lé mal”, re­co­no­ció Bush. El lí­der ira­quí fue fi­nal­men­te de­rro­ca­do en 2003, en la gue­rra li­de­ra­da por el hi­jo de Bush, a la que si­guió una lar­ga y san­grien­ta in­sur­gen­cia.

La Gue­rra del Gol­fo de 1991 apun­ta­ló su po­pu­la­ri­dad, pe­ro se vio per­se­gui­do por su de­ci­sión de rom­per una so­lem­ne pro­me­sa rea­li­za­da a sus vo­tan­tes: “Léan­me los la­bios. No hay nue­vos im­pues­tos”.

Fra­ca­só en su in­ten­to de sa­lir re­ele­gi­do an­te el de­mó­cra­ta Bill Clin­ton en unos co­mi­cios en los que el em­pre­sa­rio H. Ross Pe­rot ob­tu­vo ca­si el 19 por cien­to de los vo­tos co­mo can­di­da­to in­de­pen­dien­te. Sin em­bar­go, vi­vió pa­ra ver co­mo su hi­jo Geor­ge W. era ele­gi­do dos ve­ces pa­ra la pre­si­den­cia, for­man­do la se­gun­da pa­re­ja de pa­dre e hi­jo que ocu­pa­ron la Ca­sa Blan­ca tras John Adams y John Quincy Adams.

Bush pa­dre “era un hom­bre del más al­to ca­rác­ter”, di­jo el 43er pre­si­den­te en un co­mu­ni­ca­do tras el de­ce­so de su pa­dre el vier­nes.

“Ya em­pie­zo a ex­tra­ñar al me­jor ser hu­mano que co­no­ce­ré en mi vi­da. ¡Te amo, pa­pá!”, es­cri­bió en Twit­ter Jeb Bush, ex go­ber­na­dor de la Flo­ri­da.

En los años pos­te­rio­res a su pre­si­den­cia, Geor­ge H.W. Bush lle­gó a ser vis­to co­mo un lí­der fun­da­men­tal­men­te de­cen­te y bien in­ten­cio­na­do que, aun­que no era un ora­dor con­mo­ve­dor o un vi­sio­na­rio, te­nía fir­mes com­pro­mi­sos hu­ma­ni­ta­rios.

Bush lle­gó a la Ca­sa Blan­ca en 1989 con una repu­tación de in­de­ci­so y de te­ner opi­nio­nes in­de­ter­mi­na­das. Su tra­ba­jo du­ro y su acer­ca­mien­to al car­go le va­lie­ron una am­plia acep­ta­ción en­tre la po­bla­ción. Ofre­ció más con­fe­ren­cias de pren­sa en unos me­ses que Rea­gan en sus años en el car­go.

La cri­sis de Irak (19901991) sa­có a re­lu­cir las ha­bi­li­da­des que ha­bía for­ja­do en un cuar­to de si­glo en la po­lí­ti­ca y el ser­vi­cio pú­bli­co.

Su prin­ci­pal in­te­rés fue la po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal. Du­ran­te su man­da­to ca­yó el Mu­ro de Ber­lín, se de­sin­te­gró el Pac­to de Var­so­via y los sa­té­li­tes so­vié­ti­cos aban­do­na­ron la ór­bi­ta de Mos­cú.

La in­va­sión de Bush a Pa­na­má en di­ciem­bre de 1989 fue un pre­cur­sor mi­li­tar de la Gue­rra del Gol­fo Pér­si­co: se tra­tó de una ope­ra­ción rá­pi­da con una fuer­za es­ta­dou­ni­den­se ro­tun­da­men­te su­pe­rior. Las tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas de­tu­vie­ron al dic­ta­dor Ma­nuel No­rie­ga y lo lle­va­ron en­ca­de­na­do a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra que fue­ra juz­ga­do por car­gos de nar­co­trá­fi­co.

En su pa­pel de 41er pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos li­bró otras ba­ta­llas, in­clu­so una gue­rra con­tra las dro­gas y una cru­za­da pa­ra con­ver­tir a los ni­ños es­ta­dou­ni­den­ses en los me­jor edu­ca­dos del mun­do, asun­tos en los que no tu­vo una vic­to­ria cla­ra. Ade­más, fir­mó la his­tó­ri­ca Ley de Dis­ca­pa­ci­dad que prohi­bía la discriminación a per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad en el lu­gar de tra­ba­jo y exi­gía la me­jo­ra de los ac­ce­sos a lu­ga­res y al trans­por­te pú­bli­co.

Bush na­ció el 12 de ju­nio de 1924 en Mil­ton, Mas­sa­chu­setts, den­tro de la éli­te de Nue­va In­gla­te­rra, un mun­do de co­le­gios pri­va­dos, man­sio­nes y sir­vien­tes que pa­re­cía in­mu­ne a la Gran De­pre­sión.

Su pa­dre, Pres­cott Bush, el hi­jo de un mag­na­te del ace­ro de Ohio, hi­zo su for­tu­na co­mo ban­que­ro in­ver­sio­nis­ta y des­pués fue se­na­dor por Con­nec­ti­cut du­ran­te 10 años.

Geor­ge H.W. Bush se en­lis­tó en la Ar­ma­da al cum­plir 18 años, en 1942, jus­to des­pués de sa­lir de la se­cun­da­ria. Re­gre­só a ca­sa pa­ra ca­sar­se con su ama­da Bar­ba­ra Pier­ce, de 19 años, hi­ja del edi­tor de la re­vis­ta of McCall’s, en enero de 1945.

Es­bel­to, al­to y atlé­ti­co, Bush se vol­vió un hé­roe de gue­rra cuan­do aún era ado­les­cen­te. Co­mo uno de los pi­lo­tos más jó­ve­nes de la Ar­ma­da, vo­ló en 58 mi­sio­nes des­de el por­taa­vio­nes USS San Jacinto. En una de ellas fue de­rri­ba­do mien­tras com­ple­ta­ba un bom­bar­deo de una to­rre de ra­dio ja­po­ne­sa el 2 de sep­tiem­bre de 1944, y pos­te­rior­men­te lo res­ca­tó un sub­ma­rino es­ta­dou­ni­den­se.

Hi­zo su pri­mer in­ten­to por lle­gar a la pre­si­den­cia en 1980. Pa­só las pri­me­ras prue­bas, las asam­bleas par­ti­dis­tas de Io­wa, pe­ro Rea­gan ga­nó la no­mi­na­ción del Par­ti­do Re­pu­bli­cano.

Bush ri­di­cu­li­zó el plan de re­cor­tes fis­ca­les de Rea­gan, lla­mán­do­lo “eco­no­mía vu­dú”, pe­ro cuan­do és­te no lo­gró que Ge­rald Ford fue­ra su com­pa­ñe­ro de fór­mu­la, re­cu­rrió a

Bush. La de­ci­sión tra­jo ar­mo­nía a los re­pu­bli­ca­nos y el equi­po ven­ció el in­ten­to de re­elec­ción del pre­si­den­te de­mó­cra­ta Jimmy Carter.

En la con­tien­da pre­si­den­cial de 1988, el no­mi­na­do de­mó­cra­ta y go­ber­na­dor de Mas­sa­chu­setts, Mi­chael Du­ka­kis, lo aven­ta­ja­ba has­ta por 17 pun­tos cuan­do so­lo fal­ta­ban unos me­ses pa­ra las elec­cio­nes. Po­co le ayu­dó ele­gir co­mo com­pa­ñe­ro de fór­mu­la a Dan Quay­le, un se­na­dor jo­ven de In­dia­na al que se le te­nía po­co res­pe­to.

Pe­ro Bush pron­to se vol­vió agre­si­vo, ha­cien­do én­fa­sis en te­mas pa­trió­ti­cos y cri­ti­can­do a Du­ka­kis co­mo un li­be­ral ale­ja­do de la reali­dad. El re­pu­bli­cano arra­só en 40 es­ta­dos y al­can­zó ca­si 7 mi­llo­nes de vo­tos, con­vir­tién­do­se en el pri­mer vi­ce­pre­si­den­te en fun­cio­nes en ser elec­to pre­si­den­te des­de Mar­tin Van Bu­ren en 1836.

Bush fue ele­gi­do por pri­me­ra vez al Con­gre­so en 1966 y sir­vió dos pe­rio­dos. El pre­si­den­te Richard Ni­xon lo nom­bró em­ba­ja­dor an­te las Na­cio­nes Uni­das y, des­pués de la elec­ción de 1972, lo nom­bró pre­si­den­te del Co­mi­té Na­cio­nal Re­pu­bli­cano. Bush ba­ta­lló pa­ra man­te­ner uni­do al par­ti­do lue­go de que el es­cán­da­lo de Wa­ter­ga­te des­tru­ye­ra la pre­si­den­cia de Ni­xon, y pos­te­rior­men­te fun­gió co­mo em­ba­ja­dor en Chi­na y je­fe de la CIA ba­jo el go­bierno de Ford.

Bush se con­vir­tió en el pa­triar­ca de una de las fa­mi­lias po­lí­ti­cas más des­ta­ca­das del país. Ade­más de Geor­ge W., otro de sus hi­jos, Jeb, fue ele­gi­do go­ber­na­dor de Flo­ri­da en 1998 e in­ten­tó, sin éxi­to, ob­te­ner la no­mi­na­ción re­pu­bli­ca­na a la pre­si­den­cia en 2016.

Su de­ce­so se pro­du­jo ape­nas ocho me­ses des­pués del de su es­po­sa, Bar­ba­ra Bush. Los Bush te­nían otros dos hi­jos más, Neil y Mar­vin y una hi­ja, Do­rothy Bush LeB­lond. Otra hi­ja, Ro­bin, fa­lle­ció de leu­ce­mia en 1953, unas se­ma­nas an­tes de su cuar­to cum­plea­ños.

Bush fue mu­chas co­sas, en­tre ellas el se­gun­do es­ta­dou­ni­den­se que vio a su hi­jo se­guir­lo has­ta el car­go más al­to de la na­ción. Sin em­bar­go, más que cual­quier otra co­sa, era un cre­yen­te en el tra­ba­jo al ser­vi­cio del go­bierno. Po­cos hom­bres o mu­je­res han ser­vi­do a Es­ta­dos Uni­dos más que el hom­bre co­no­ci­do co­mo “Poppy”.

“No hay ma­yor ho­nor que el de ser­vir a hom­bres y mu­je­res li­bres, ni ma­yor pri­vi­le­gio que el de tra­ba­jar en el go­bierno ba­jo el Gran Se­llo de Es­ta­dos Uni­dos y la ban­de­ra es­ta­dou­ni­den­se”, di­jo a fun­cio­na­rios de al­to ran­go en 1989, días des­pués de ha­ber asu­mi­do el car­go.

No fue un ideó­lo­go: ha­bló des­pec­ti­va­men­te de “lo de la vi­sión”, y se bur­ló del cre­do de su fu­tu­ro je­fe, Ro­nald Rea­gan, co­mo “eco­no­mía vu­dú”. Por lo ge­ne­ral, los his­to­ria­do­res lo ca­li­fi­can me­jor por sus lo­gros en po­lí­ti­ca ex­te­rior que por su desem­pe­ño na­cio­nal, pe­ro las eva­lua­cio­nes de su pre­si­den­cia tien­den a ser ti­bias.

El pe­rio­dis­ta Tom Wic­ker se pre­gun­tó en su bio­gra­fía so­bre Bush: “¿Era Geor­ge Bush so­lo un buen hom­bre con bue­nas co­ne­xio­nes, que ra­ra vez tu­vo que arre­ba­tar­le a la vi­da los ho­no­res que le otor­ga­ba con fre­cuen­cia?”.

La res­pues­ta de Wic­ker: Tal vez, pe­ro agre­gó que las ac­cio­nes de Bush en Ku­wait “re­fle­jan mo­men­tos de co­ra­je y vi­sión dig­nos de su car­go”.

PAUL HOSEFROS NYT

EL VI­CE­PRE­SI­DEN­TE Geor­ge H.W. Bush, su es­po­sa Bar­ba­ra, la pri­me­ra da­ma Nancy Rea­gan y el pre­si­den­te Ro­nald Rea­gan, en la Con­ven­ción Na­cio­nal Re­pu­bli­ca­na en 1988.

J. SCOTT APPLEWHITE AP

EL EX PRE­SI­DEN­TE Geor­ge H.W. Bush (izq.), el pre­si­den­te elec­to Ba­rack Oba­ma, el pre­si­den­te Geor­ge W. Bush, y los ex pre­si­den­tes Bill Clin­ton y Jimmy Carter, se reúnen el 7 de enero de 2009 en la Ofi­ci­na Oval de la Ca­sa Blan­ca.

STEP­HEN CROW­LEY NYT

EL EX PRE­SI­DEN­TE Geor­ge H.W. Bush es­pe­ra los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les jun­to a sus hi­jos Geor­ge W. y Jeb, el 7 de no­viem­bre de 2000.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.