NUE­VO LÍ­DER EN MÉ­XI­CO

El Nuevo Herald (Sunday) - - PORTADA -

An­drés Ma­nuel López Obra­dor asu­mió la pre­si­den­cia de Mé­xi­co con la pro­me­sa de cam­biar una so­cie­dad que en los úl­ti­mos años ha pa­de­ci­do una vio­len­cia y co­rrup­ción cre­cien­te.

An­drés Ma­nuel López Obra­dor ju­ró el sá­ba­do co­mo el pri­mer pre­si­den­te de iz­quier­da en la his­to­ria re­cien­te de Mé­xi­co, con la pro­me­sa de lo­grar cam­bios pro­fun­dos en una so­cie­dad que en los úl­ti­mos años ha pa­de­ci­do una vio­len­cia y co­rrup­ción cre­cien­te.

La lle­ga­da de López Obra­dor al Eje­cu­ti­vo mar­ca un pun­to de in­fle­xión en uno de los ex­pe­ri­men­tos de aper­tu­ra de mer­ca­do y pri­va­ti­za­ción más ra­di­ca­les del mun­do.

“Hoy [sá­ba­do] no só­lo ini­cia un nue­vo go­bierno, hoy ini­cia un cam­bio de ré­gi­men po­lí­ti­co”, di­jo el iz­quier­dis­ta de 65 años des­de la tri­bu­na de la Cá­ma­ra de Dipu­tados. “A par­tir de aho­ra se ini­cia­rá una trans­for­ma­ción pa­cí­fi­ca y or­de­na­da, pe­ro al mis­mo tiem­po pro­fun­da y ra­di­cal por­que se aca­ba­rá con la co­rrup­ción y con la im­pu­ni­dad que im­pi­den el re­na­ci­mien­to de Mé­xi­co”.

Sin em­bar­go, y tal co­mo lo di­jo tras ga­nar las elec­cio­nes de ju­lio, el nue­vo man­da­ta­rio se­ña­ló que no pien­sa per­se­guir a los fun­cio­na­rios de go­bier­nos an­te­rio­res por­que no lo ani­ma la “ven­gan­za” y que es “par­ti­da­rio del per­dón y la in­dul­gen­cia”. Es­ta po­si­ción le ha va­li­do des­de ha­ce se­ma­nas di­ver­sas crí­ti­cas de quie­nes pien­san que eso abre pa­so a la im­pu­ni­dad que tam­bién ha di­cho que com­ba­ti­rá.

López Obra­dor di­jo, sin em­bar­go, que si al­gún fun­cio­na­rio o fa­mi­liar co­me­te al­gún de­li­to o in­cu­rre en prác­ti­cas de co­rrup­ción se les investigará y cas­ti­ga­rá.

Du­ran­te años, Mé­xi­co tu­vo una eco­no­mía ce­rra­da con­tro­la­da por el Es­ta­do, pe­ro des­de la en­tra­da en vi­gor del Acuer­do Ge­ne­ral so­bre Aran­ce­les y Co­mer­cio en 1986, la na­ción fir­mó más acuer­dos de li­bre co­mer­cio que ca­si cual­quier otro país y pri­va­ti­zó ca­si todos los sec­to­res de su eco­no­mía, a ex­cep­ción del pe­tró­leo y la elec­tri­ci­dad.

Aho­ra, sin em­bar­go, López Obra­dor ofre­ce un dis­cur­so inau­di­to en el país des­de la dé­ca­da de 1960: quie­re cons­truir más re­fi­ne­rías de pe­tró­leo es­ta­ta­les y ani­ma a los me­xi­ca­nos a “no com­prar en el ex­tran­je­ro (…) va­mos a pro­du­cir en Mé­xi­co lo que con­su­mi­mos”.

Jun­to a un pro­fun­do sen­ti­do del na­cio­na­lis­mo y de su lu­gar en la his­to­ria, la to­ma de po­se­sión de AMLO, co­mo se le co­no­ce po­pu­lar­men­te, po­dría ser el tras­pa­so de po­der más lo­cal y po­pu­lis­ta en dé­ca­das.

Des­pués de pres­tar ju­ra­men­to an­te la Cá­ma­ra de Dipu­tados, López Obra­dor pla­nea ce­le­brar otra ce­re­mo­nia el sá­ba­do más tar­de en la prin­ci­pal pla­za de la Ciu­dad de Mé­xi­co, el Zó­ca­lo, don­de un lí­der de las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas le en­tre­ga­rá un sím­bo­lo tra­di­cio­nal de au­to­ri­dad: un bas­tón ce­re­mo­nial de ma­de­ra. El ac­to se­rá una gran ce­le­bra­ción que in­clui­rá música tra­di­cio­nal.

La ce­re­mo­nia for­mal se rea­li­za an­te la pre­sen­cia de varios lí­de­res y pre­si­den­tes de dis­tin­tos paí­ses. An­tes de la lle­ga­da de López Obra­dor, le­gis­la­do­res con­ser­va­do­res co­lo­ca­ron una pan­car­ta con la le­yen­da “Ma­du­ro no eres bien­ve­ni­do” pa­ra pro­tes­tar con­tra el pre­si­den­te ve­ne­zo­lano, uno de los in­vi­ta­dos, y cu­ya lle­ga­da aún no es­ta­ba con­fir­ma­da.

El nue­vo man­da­ta­rio tras­la­da­rá su ofi­ci­na al Pa­la­cio Na­cio­nal, ubi­ca­do en uno de los cos­ta­dos del Zó­ca­lo, y se­gui­rá vi­vien­do en su ca­sa en lu­gar de mu­dar­se a la lu­jo­sa y cus­to­dia­da re­si­den­cia pre­si­den­cial de Los Pi­nos, ubi­ca­da a nue­ve ki­ló­me­tros (seis mi­llas) al oes­te.

Ce­rra­da al pú­bli­co des­de que se cons­tru­yó en la dé­ca­da de 1935, la re­si­den­cia aho­ra se­rá uti­li­za­da pa­ra even­tos pú­bli­cos. Y el sá­ba­do, de he­cho, fue por pri­me­ra vez abier­ta al pú­bli­co.

Je­sús Basilio, un co­mer­cian­te de 55, fue uno de los pri­me­ros en lle­gar pa­ra en­trar a la que lla­mó “la ca­sa del pue­blo”. Es, di­jo, “un lu­gar em­ble­má­ti­co en el que por pri­me­ra vez va­mos a po­der in­gre­sar”.

Ga­brie­la Ba­rrien­tos, una se­cre­ta­ria ju­bi­la­da de 71 años, tam­bién lle­gó tem­prano. “Es­te día no se va a vol­ver a re­pe­tir. Es­ti­ve al pie del ca­ñón y por fin lle­gó ese día”, di­jo una mu­jer que ase­gu­ró ser una se­gui­do­ra des­de ha­ce mu­cho de López Obra­dor.

El tras­pa­so del po­der co­men­zó a me­dia­no­che, cuan­do los nue­vos se­cre­ta­rios del ga­bi­ne­te pres­ta­ron ju­ra­men­to pa­ra ocu­par pues­tos cla­ve de se­gu­ri­dad, una tra­di­ción des­ti­na­da a ga­ran­ti­zar que siem­pre ha­ya al­guien al fren­te del Ejér­ci­to, la Ar­ma­da y de la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción, la prin­ci­pal agen­cia de se­gu­ri­dad in­ter­na del país.

La nue­va se­cre­ta­ria de Go­ber­na­ción, Ol­ga Sán­chez Cor­de­ro, di­jo en una ce­re­mo­nia pos­te­rior a la me­dia­no­che que el nue­vo go­bierno es­cu­cha­rá a todos, “a la ma­yo­ría y a las mi­no­rías, pues en de­mo­cra­cia to­das las opi­nio­nes pue­den ex­pre­sar­se”.

AMLO ga­nó re­le­van­cia co­mo po­lí­ti­co de iz­quier­da al li­de­rar pro­tes­tas con­tra la con­ta­mi­na­ción por hi­dro­car­bu­ros en su es­ta­do na­tal, Ta­bas­co, pe­ro no ha da­do nin­gún in­di­cio de si can­ce­la­rá los con­tra­tos pri­va­dos de pros­pec­ción pe­tro­le­ra o si re­ti­ra­rá al país de sus acuer­dos de li­bre co­mer­cio con 44 na­cio­nes.

Aun así, es­tá cla­ro que el pri­mer gran cam­bio de di­rec­ción tras tres dé­ca­das de po­lí­ti­cas “neo­li­be­ra­les” y de li­bre mer­ca­do ocu­rri­rá en su man­da­to de seis años.

JOR­GE NÚÑEZ EFE

EL NUE­VO pre­si­den­te de Mé­xi­co, An­drés Ma­nuel López Obra­dor (2do. izq.), can­ta el himno na­cio­nal du­ran­te su ce­re­mo­nia de in­ves­ti­du­ra en la se­de de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, en Ciu­dad de Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.