Mul­ti­mi­llo­na­rio abusó de de­ce­nas de ni­ñas y se sa­lió con la su­ya

EX FIS­CAL ALEXANDER ACOS­TA IN­VO­LU­CRA­DO EN PO­LÉ­MI­CO ACUER­DO

El Nuevo Herald (Sunday) - - PORTADA - POR JU­LIE K. BROWN

En una ma­ña­na hú­me­da de oc­tu­bre del 2007, el fis­cal fe­de­ral de Mia­mi, Alexander Acos­ta, te­nía un desa­yuno de tra­ba­jo con un ex co­le­ga, Jay Lef­ko­witz, abo­ga­do de Was­hing­ton DC.

Era una ci­ta inusual pa­ra el fis­cal, de 38 años, una estrella re­pu­bli­ca­na en as­cen­so que ha­bía ser­vi­do en la Ca­sa Blan­ca en varios car­gos an­tes de ser nom­bra­do fis­cal fe­de­ral en Mia­mi por el en­ton­ces pre­si­den­te Geor­ge W. Bush.

En vez de re­unir­se en la se­de de la fis­ca­lía fe­de­ral en Mia­mi, los dos hom­bres —am­bos con raí­ces pro­fe­sio­na­les en el pres­ti­gio­so bu­fe­te de abo­ga­dos wa­shing­to­niano de Kir­kland & Ellis— se en­con­tra­ron en el Ma­rriott de West Palm Beach, a 70 mi­llas de dis­tan­cia. Pa­ra Lef­ko­witz, de 44 años, en­via­do es­pe­cial de Es­ta­dos Uni­dos en Co­rea de Nor­te y abo­ga­do cor­po­ra­ti­vo, la reunión era cru­cial.

Su clien­te, Jeffrey Eps­tein, un mul­ti­mi­llo­na­rio de 54 años y de Palm Beach, es­ta­ba acu­sa­do de crear una red de jo­ven­ci­tas —con la ayu­da de re­clu­ta­do­ras— pa­ra obli­gar­las a te­ner re­la­cio­nes se­xua­les en su opu­len­ta man­sión fren­te al mar, a ve­ces tres ve­ces al día, se­gún la Po­li­cía de Palm Beach.

El ex­cén­tri­co ge­ren­te de fon­dos de co­ber­tu­ra, en­tre cu­yos ami­gos es­ta­ban Bill Clin­ton, Do­nald Trump y el prín­ci­pe An­drés de In­gla­te­rra, tam­bién era sos­pe­cho­so de trá­fi­co de ni­ñas, en mu­chos ca­sos de otros paí­ses, pa­ra fies­tas de ti­po se­xual en sus re­si­den­cias en Man­hat­tan, Nue­vo Mé­xi­co y el Ca­ri­be, se­gún re­gis­tros del FBI y de tri­bu­na­les.

En­fren­ta­do a un en­cau­sa­mien­to fe­de­ral de 53 pá­gi­nas, Eps­tein pu­die­ra ha­ber ter­mi­na­do en pri­sión el res­to de su vi­da.

Pe­ro la ma­ña­na de la reunión con Acos­ta se con­si­guió un acuer­do, una ne­go­cia­ción de car­gos ex­tra­or­di­na­ria que ocul­ta­ba los de­li­tos de Eps­tein y la can­ti­dad de per­so­nas que par­ti­ci­pa­ron.

No so­la­men­te Eps­tein se li­mi­ta­ría a cum­plir 13 me­ses en la cár­cel con­dal: el acuer­do tam­bién des­ac­ti­va­ba en esen­cia una in­ves­ti­ga­ción del FBI pa­ra de­ter­mi­nar si ha­bía más víc­ti­mas y si otras per­so­nas po­de­ro­sas par­ti­ci­pa­ron en los de­li­tos se­xua­les de Eps­tein, se­gún un aná­li­sis del Mia­mi He­rald de mi­les de co­rreos elec­tró­ni­cos, do­cu­men­tos ju­di­cia­les y re­gis­tros del FBI.

El acuer­do exi­gía que Eps­tein se de­cla­ra­ra cul­pa­ble de dos car­gos de pros­ti­tu­ción en un tri­bu­nal es­ta­tal. Eps­tein y cua­tro de sus cóm­pli­ces iden­ti­fi­ca­dos en el acuer­do re­ci­bie­ron in­mu­ni­dad de todos los car­gos pe­na­les fe­de­ra­les. Pe­ro más inusual fue que el acuer­do in­cluía in­mu­ni­dad a “cual­quier cóm­pli­ce po­ten­cial” en los

de­li­tos de Eps­tein. Es­tos cóm­pli­ces o par­ti­ci­pan­tes no fue­ron iden­ti­fi­ca­dos en el acuer­do, lo que de­jó abier­to a in­ter­pre­ta­ción si se tra­ta­ba de otras per­so­nas in­flu­yen­tes que tam­bién tu­vie­ron re­la­cio­nes se­xua­les con me­no­res de edad en las di­fe­ren­tes re­si­den­cias de Eps­tein y en su avión pri­va­do.

Co­mo par­te de la ne­go­cia­ción, Acos­ta acep­tó, a pe­sar de una ley fe­de­ral que in­di­ca lo con­tra­rio, no in­for­mar a las víc­ti­mas de los tér­mi­nos del acuer­do. Co­mo re­sul­ta­do, el acuer­do se se­lló has­ta des­pués que fue­ra apro­ba­do por el juez, lo que eli­mi­nó cual­quier po­si­bi­li­dad de que las me­no­res —ni nin­gu­na otra per­so­na— pu­die­ran pre­sen­tar­se en el tri­bu­nal y des­ca­rri­lar­lo.

Es­ta es la his­to­ria de có­mo Eps­tein, apo­ya­do en una gran for­tu­na y re­pre­sen­ta­do por un po­de­ro­so gru­po de abo­ga­dos, pu­do ma­ni­pu­lar el sis­te­ma de jus­ti­cia pe­nal, y có­mo sus acu­sa­do­ras, to­da­vía trau­ma­ti­za­das por lo ocu­rri­do, creen que los mis­mos fis­ca­les que ju­ra­ron de­fen­der­las en ver­dad las trai­cio­na­ron.

“Creo que a na­die le han di­cho la ver­dad de lo que Jeffrey Eps­tein hi­zo”, di­jo una de las víc­ti­mas de Eps­tein, Mi­che­lle Li­ca­ta, quien aho­ra tie­ne 30 años. “Él me arrui­nó la vi­da a mí y a mu­chas otras jo­ven­ci­tas. La gen­te tie­ne que sa­ber lo que hi­zo y por qué no lo en­jui­cia­ron, pa­ra que eso no vuel­va a su­ce­der”.

Acos­ta, quien aho­ra tie­ne 49 años y es se­cre­ta­rio fe­de­ral del De­par­ta­men­to del Tra­ba­jo, su­per­vi­sa una enor­me agen­cia fe­de­ral a car­go del cum­pli­mien­to de las le­yes fe­de­ra­les del tra­ba­jo, in­clui­das las re­la­cio­na­das con el trá­fi­co de per­so­nas. Acos­ta tam­bién ha es­ta­do en una lis­ta de po­si­bles can­di­da­tos a re­em­pla­zar a Jeff Ses­sions co­mo se­cre­ta­rio de Jus­ti­cia, quien re­nun­ció ba­jo pre­sión ha­ce po­co.

Acos­ta no res­pon­dió a nu­me­ro­sas so­li­ci­tu­des de en­tre­vis­ta ni res­pon­dió a pre­gun­tas en­via­das por co­rreo elec­tró­ni­co.

Pe­ro re­gis­tros ju­di­cia­les re­ve­lan de­ta­lles de las ne­go­cia­cio­nes y el pa­pel que ju­gó Acos­ta en el acuer­do, que des­ca­rri­ló una pes­qui­sa fe­de­ral so­bre una po­si­ble red in­ter­na­cio­nal de trá­fi­co de me­no­res con fi­nes se­xua­les. En­tre otras co­sas, Acos­ta otor­gó a los abo­ga­dos de Eps­tein li­ber­ta­des ex­tra­or­di­na­rias pa­ra de­ter­mi­nar los tér­mi­nos de la ne­go­cia­ción de car­gos.

“Los da­ños que ocu­rrie­ron en es­te ca­so son gra­ves”, di­jo Brad­ley Ed­wards, ex fis­cal es­ta­tal que aho­ra re­pre­sen­ta a al­gu­nas de las víc­ti­mas de Eps­tein. “¿Có­mo es po­si­ble que un fis­cal fe­de­ral ne­go­cie con un acu­sa­do de un de­li­to pe­nal y per­mi­ta que esa per­so­na de­ter­mi­ne las con­di­cio­nes del acuer­do?”.

Co­mo re­sul­ta­do, las víc­ti­mas —ni si­quie­ra el juez— nun­ca co­no­ce­rían de cuán­tas ni­ñas Eps­tein abusó se­xual­men­te en­tre el 2001 y el 2005, cuan­do la po­li­cía des­cu­brió sus ac­ti­vi­da­des se­xua­les con me­no­res de edad. La Po­li­cía re­fi­rió el ca­so al FBI un año más tar­de, cuan­do co­men­za­ron a sos­pe­char que la Fis­ca­lía Es­ta­tal de Palm Beach es­ta­ba so­ca­van­do su pes­qui­sa.

VER­SIO­NES COINCIDENTES

“Es­to no fue una si­tua­ción de dos ver­sio­nes en­con­tra­das. Fue una si­tua­ción en que unas 50 jó­ve­nes di­je­ron una co­sa y otra per­so­na [Eps­tein] di­jo otra. Y las ver­sio­nes de ellas eran la mis­ma”, di­jo Mi­chael Rei­ter, je­fe re­ti­ra­do de la Po­li­cía de Palm Beach, quien su­per­vi­só la pes­qui­sa.

Más de un de­ce­nio des­pués, en mo­men­tos que gim­nas­tas olím­pi­cas y ac­tri­ces de Holly­wood se han con­ver­ti­do en ca­ta­li­za­dor de un aná­li­sis in­terno na­cio­nal so­bre el abu­so se­xual, las víc­ti­mas de Eps­tein han que­da­do prác­ti­ca­men­te ol­vi­da­das.

Las mu­je­res —que aho­ra tie­nen en­tre vein­te y trein­ta y tan­tos años— si­guen lu­chan­do por una jus­ti­cia que ni si­quie­ra el pa­so del tiem­po ha lo­gra­do con­se­guir.

Co­mo otras víc­ti­mas de agre­sión se­xual, creen que han si­do si­len­cia­das por un sis­te­ma de jus­ti­cia pe­nal que se nie­ga tes­ta­du­ra­men­te a obli­gar a ren­dir cuen­tas a Eps­tein y otros hom­bres po­de­ro­sos y acau­da­la­dos.

“Jeffrey abusó de ni­ñas que es­ta­ban en una si­tua­ción pre­ca­ria, prác­ti­ca­men­te des­am­pa­ra­das. Se en­sa­ñó con ni­ñas, pen­só que na­die les iba a creer, y tu­vo ra­zón”, di­jo Court­ney

Wild, quien te­nía 14 años cuan­do co­no­ció a Eps­tein.

Du­ran­te los úl­ti­mos 12 me­ses, el Mia­mi He­rald ana­li­zó do­cu­men­tos ju­di­cia­les, de­man­das y de­cla­ra­cio­nes re­co­pi­la­dos du­ran­te una dé­ca­da, así co­mo do­cu­men­tos del FBI re­cién da­dos a co­no­cer. Per­so­nas cla­ve que par­ti­ci­pa­ron en la in­ves­ti­ga­ción —quie­nes en su ma­yo­ría has­ta aho­ra no ha­bían ha­bla­do del asun­to— tam­bién fue­ron en­tre­vis­ta­das. El Mia­mi He­rald tam­bién ob­tu­vo nue­vos re­gis­tros, en­tre ellos una co­pia com­ple­ta de la in­ves­ti­ga­ción de la Po­li­cía de Palm Beach y de­cla­ra­cio­nes de tes­ti­gos que es­ta­ban ba­jo re­ser­va.

El Mia­mi He­rald co­no­ció que, co­mo par­te de la ne­go­cia­ción de car­gos, Eps­tein ofre­ció lo que el go­bierno dio en lla­mar “asis­ten­cia va­lio­sa” por in­for­ma­ción no es­pe­ci­fi­ca­da que en­tre­gó a in­ves­ti­ga­do­res fe­de­ra­les. Aun­que los do­cu­men­tos ob­te­ni­dos por el He­rald no de­ta­llan de qué tra­ta­ba esa in­for­ma­ción, el ca­so de de­li­tos se­xua­les de Eps­tein ocu­rrió en el mo­men­to que el mer­ca­do de hi­po­te­cas de al­to ries­go se des­plo­mó, lo que dio lu­gar a la cri­sis fi­nan­cie­ra mun­dial del 2008.

Los re­gis­tros mues­tran que Eps­tein fue un tes­ti­go fe­de­ral cla­ve en el en­cau­sa­mien­to pe­nal de dos des­ta­ca­dos eje­cu­ti­vos de la fir­ma Bear Stearns acu­sa­dos de es­ta­fa con va­lo­res em­pre­sa­ria­les. Eps­tein era uno de los ma­yo­res in­ver­sio­nis­tas en el fon­do de co­ber­tu­ra ma­ne­ja­do por los eje­cu­ti­vos, quie­nes más ade­lan­te fue­ron exo­ne­ra­dos. No se co­no­ce qué pa­pel, si aca­so tu­vo al­guno, ju­gó el ca­so en la ne­go­cia­ción de car­gos de Eps­tein.

El Mia­mi He­rald tam­bién iden­ti­fi­có a unas 80 mu­je­res que di­je­ron fue­ron víc­ti­mas de abu­so se­xual por par­te de Eps­tein en­tre el 2001 y el 2006. Unas 60 de ellas fue­ron ubi­ca­das en to­do Es­ta­dos Uni­dos y en el ex­tran­je­ro. Ocho acep­ta­ron ser en­tre­vis­ta­das, con o sin atri­bu­ción de de­cla­ra­cio­nes. Cua­tro es­tu­vie­ron dis­pues­tas a ha­blar en un vi­deo.

Esas mu­je­res son aho­ra ma­dres, es­po­sas, en­fer­me­ras, can­ti­ne­ras, agen­tes de bie­nes raí­ces, pe­lu­que­ras y maes­tras. Una es ac­triz en Holly­wood. Va­rias han te­ni­do que ha­cer fren­te al trau­ma, la de­pre­sión y la adic­ción. Al­gu­nas han pa­sa­do tiem­po en pri­sión.

Unas po­cas no so­bre­vi­vie­ron. Una jo­ven fue ha­lla­da muer­ta el año pa­sa­do en un mo­tel des­ven­ci­ja­do en West Palm Beach, víc­ti­ma de una so­bre­do­sis de he­roí­na. De­jó un hi­jo jo­ven.

Co­mo par­te de la ne­go­cia­ción de car­gos, Eps­tein tu­vo que inscribirse co­mo de­lin­cuen­te se­xual y pa­gar com­pen­sa­ción a las tres do­ce­nas de víc­ti­mas iden­ti­fi­ca­das por el FBI. En mu­chos ca­sos, los acuer­dos fi­nan­cie­ros con­fi­den­cia­les se con­cre­ta­ron des­pués que los abo­ga­dos de Eps­tein sa­ca­ron a la luz todos los de­ta­lles os­cu­ros de la vi­da de las víc­ti­mas en un es­fuer­zo por pre­sen­tar­las co­mo mu­je­res ca­za­for­tu­nas.

“Una se mal­tra­ta fí­si­ca y men­tal­men­te”, di­jo Je­naLi­sa Jo­nes, quien di­jo que Eps­tein abusó de ella cuan­do te­nía 14 años. “Una ni si­quie­ra pue­de de­jar de pen­sar en eso. Una so­la pa­la­bra pue­de pro­vo­car al­go. Pa­ra mí, la pa­la­bra es ‘pu­ra’ por­que él me lla­ma­ba así en aque­lla ha­bi­ta­ción, y en­ton­ces re­cuer­do to­do lo que me hi­zo allí”.

Aho­ra, más de una dé­ca­da des­pués, dos de­man­das ci­vi­les no re­la­cio­na­das —el jui­cio de una de ellas de­be co­men­zar el 4 de di­ciem­bre— pu­die­ra re­ve­lar más so­bre los de­li­tos de Eps­tein. Ese ca­so, que se ve­rá en un tri­bu­nal es­ta­tal del Con­da­do Palm Beach, in­vo­lu­cra a Eps­tein y a Ed­wards, a quien Eps­tein ha­bía acu­sa­do de con­duc­ta in­de­bi­da en la re­pre­sen­ta­ción de va­rias víc­ti­mas. El ca­so es de no­tar por­que se­rá la pri­me­ra vez que víc­ti­mas de Eps­tein ten­drán la opor­tu­ni­dad de ha­blar en un tri­bu­nal, y va­rias tie­nen pro­gra­ma­do tes­ti­fi­car.

Una se­gun­da de­man­da, co­no­ci­da co­mo la de­man­da de los de­re­chos fe­de­ra­les de las víc­ti­mas, si­gue pen­dien­te en el sur de la Flo­ri­da des­pués de una dé­ca­da de ba­ta­llas le­ga­les. Esa de­man­da tra­ta de in­va­li­dar el acuer­do de ne­go­cia­ción de car­gos con la es­pe­ran­za de en­viar a Eps­tein a una pri­sión fe­de­ral. Wild, quien nun­ca ha ha­bla­do en pú­bli-

‘‘ JEFFREY ABUSÓ DE NI­ÑAS QUE ES­TA­BAN EN UNA SI­TUA­CIÓN PRE­CA­RIA, PRÁC­TI­CA­MEN­TE DES­AM­PA­RA­DAS.

Court­ney Wild, quien te­nía 14 años cuan­do co­no­ció a Eps­tein

co del asun­to has­ta aho­ra, es Ja­ne Doe No. 1 en el ca­so “Ja­ne Doe No. 1 y

Ja­ne Doe No. 2 vs. the Uni­ted Sta­tes of Ame­ri­ca”, una de­man­da fe­de­ral que ale­ga que el acuer­do de ne­go­cia­ción de car­gos de Eps­tein con el go­bierno fe­de­ral fue ile­gal.

Fis­ca­les fe­de­ra­les, en­tre ellos Acos­ta, no so­la­men­te in­frin­gie­ron la ley, ale­gan las mu­je­res en do­cu­men­tos pre­sen­ta­dos al tri­bu­nal, sino que se con­fa­bu­la­ron con Eps­tein y sus abo­ga­dos pa­ra evi­tar el es­cru­ti­nio pú­bli­co y en­ga­ñar a sus víc­ti­mas en vio­la­ción de la ley fe­de­ral de De­re­chos de las Víc­ti­mas. Esa ley otor­ga a las víc­ti­mas una se­rie de de­re­chos, co­mo el que les no­ti­fi­quen de cual­quier pro­ce­di­mien­to ju­di­cial y la opor­tu­ni­dad de pre­sen­tar­se en la au­dien­cia de sen­ten­cia.

“Tan pron­to co­mo se fir­mó el acuer­do, si­len­cia­ron mi voz y las de to­das las otras víc­ti­mas de Jeffrey Eps­tein”, di­jo Wild, quien aho­ra tie­ne 31 años. “Es­te es un ca­so de jus­ti­cia, no pa­ra no­so­tras, sino pa­ra to­das las otras víc­ti­mas que no son es­tre­llas olím­pi­cas o de Holly­wood”.

Los fis­ca­les fe­de­ra­les han ale­ga­do en do­cu­men­tos ju­di­cia­les que no in­frin­gie­ron la ley de De­re­chos de las Víc­ti­mas por­que nun­ca se pre­sen­ta­ron car­gos fe­de­ra­les en el Dis­tri­to Sur de la Flo­ri­da, un ar­gu­men­to que un juez des­es­ti­mó pos­te­rior­men­te.

A pe­sar de evi­den­cias fí­si­cas sus­tan­cia­les y nu­me­ro­sos tes­ti­gos que co­rro­bo­ra­ron las ver­sio­nes de las me­no­res, el acuer­do se­cre­to per­mi­tió a Eps­tein de­cla­rar­se cul­pa­ble de dos car­gos gra­ves de pros­ti­tu­ción. Eps­tein ad­mi­tió ha­ber co­me­ti­do un so­lo de­li­to con­tra una ni­ña, a quien ca­ta­lo­ga­ron de pros­ti­tu­ta aun­que te­nía 14 años, muy por de­ba­jo de la edad de con­sen­ti­mien­to se­xual, que en la Flo­ri­da es 18 años.

“Se apro­ve­cha­ron de ella dos ve­ces, pri­me­ro Eps­tein y des­pués el sis­te­ma de jus­ti­cia pe­nal que ca­ta­lo­gó de pros­ti­tu­ta a una ni­ña de 14 años”, di­jo Spen­cer Ku­vin, el abo­ga­do que re­pre­sen­tó a la me­nor.

“Es ver­gon­zo­sa la ma­ne­ra en que res­ta­ron im­por­tan­cia a sus de­li­tos y res­ta­ron va­lor a sus víc­ti­mas al lla­mar­las pros­ti­tu­tas”, di­jo Yas­min Ya­fa, abo­ga­da de de­re­chos hu­ma­nos y di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Rights4Girls, quien tra­ba­ja pa­ra eli­mi­nar la ex­plo­ta­ción de ni­ñas y jó­ve­nes.

“No exis­te una pros­ti­tu­ta me­nor de edad. Se­gún las le­yes fe­de­ra­les, eso se lla­ma trá­fi­co se­xual de me­no­res, lo mis­mo si Eps­tein las con­tro­la­ba o no. Es un ac­to se­xual con fi­nes co­mer­cia­les, y lo po­drían ha­ber en­car­ce­la­do por el res­to de su vi­da”, di­jo.

Se­ría fá­cil des­es­ti­mar el ca­so de Eps­tein co­mo otro ejem­plo de la exis­ten­cia de dos sis­te­mas de jus­ti­cia en Es­ta­dos Uni­dos, uno pa­ra los ri­cos y otro pa­ra los po­bres. Pe­ro un aná­li­sis ex­haus­ti­vo del ca­so mues­tra al­go mu­cho más preo­cu­pan­te.

El aná­li­sis de la enor­me can­ti­dad de car­tas y co­rreos elec­tró­ni­cos que hay en los re­gis­tros ju­di­cia­les per­mi­te echar un vis­ta­zo a las ne­go­cia­cio­nes de car­gos, lo que re­ve­la un ni­vel inusual de co­la­bo­ra­ción es­tre­cha en­tre fis­ca­les fe­de­ra­les y el equi­po de­fen­sor de Eps­tein, al­go que in­clu­so abo­ga­dos del go­bierno, en do­cu­men­tos pre­sen­ta­dos re­cien­te­men­te al tri­bu­nal, re­co­no­cen que es al­go fue­ra de lo co­mún.

Acos­ta ex­pli­có en el 2011 que fue pre­sio­na­do in­de­bi­da­men­te por los po­de­ro­sos abo­ga­dos de Eps­tein: Lef­ko­witz; Alan Ders­ho­witz, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Har­vard; Jack Gold­ber­ger; Roy Black, ex fis­cal fe­de­ral Guy Le­wis, Ge­rald Lef­court y Ken­neth Starr, ex fis­cal es­pe­cial del ca­so Whi­te­wa­ter quien in­ves­ti­gó las re­la­cio­nes se­xua­les del pre­si­den­te Bill Clin­ton con Monica Le­winsky.

EL PLAN DE ‘EVI­TAR A LA PREN­SA’

Eso in­clu­yó im­pe­dir que las víc­ti­mas de Eps­tein co­no­cie­ran el acuer­do, mues­tran co­rreos elec­tró­ni­cos.

“Gra­cias por lo que me pro­me­tió du­ran­te nues­tra reunión del 12 de oc­tu­bre”, es­cri­bió Lef­ko­witz en una car­ta a Acos­ta des­pués del desa­yuno en Palm Beach. Lef­ko­witz agre­gó que es­pe­ra­ba que Acos­ta man­tu­vie­ra su pro­me­sa de man­te­ner el acuer­do confidencial.

“Us­ted... me ase­gu­ró que su des­pa­cho no… con­tac­ta­ría a nin­guno de los in­di­vi­duos iden­ti­fi­ca­dos, tes­ti­gos po­ten­cia­les o de­man­dan­tes ci­vi­les en po­ten­cia, y sus abo­ga­dos res­pec­ti­vos, en es­te asun­to”, es­cri­bió Lef­ko­witz.

En un co­rreo elec­tró­ni­co tras otro, Acos­ta y la fis­cal fe­de­ral prin­ci­pal del ca­so, A. Ma­rie Vi­lla­fa­ña, se ple­ga­ron a las exi­gen­cias de los abo­ga­dos de Eps­tein, que se en­fo­ca­ron en for­mas de li­mi­tar el es­cán­da­lo aca­llan­do a las otras víc­ti­mas y a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, in­clui­das su­ge­ren­cias que los car­gos se pre­sen­ta­ran en Mia­mi, en vez de Palm Beach, don­de vi­vían las víc­ti­mas de Eps­tein.

“So­bre có­mo ‘evi­tar a la pren­sa’... yo pue­do pre­sen­tar el car­go en el tri­bu­nal de dis­tri­to en Mia­mi, lo que pu­die­ra re­du­cir sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la co­ber­tu­ra de la pren­sa. ¿Quie­re que es­tu­die eso?”, le es­cri­bió Vi­lla­fa­ña a Lef­ko­witz en un co­rreo elec­tró­ni­co de sep­tiem­bre del 2007.

Los fis­ca­les iden­ti­fi­ca­ron a 36 víc­ti­mas me­no­res de edad, pe­ro nin­gu­na es­tu­vo pre­sen­te cuan­do sen­ten­cia­ron a Eps­tein el 30 de ju­nio del 2008 en un tri­bu­nal es­ta­tal en el Con­da­do Palm Beach. La ma­yo­ría de las víc­ti­mas se en­te­ró por las no­ti­cias, pe­ro no en­ten­die­ron qué ha­bía su­ce­di­do con la in­ves­ti­ga­ción fe­de­ral que les ase­gu­ra­ron se­guía en cur­so.

Ed­wards pre­sen­tó una mo­ción de emer­gen­cia en el tri­bu­nal fe­de­ral pa­ra blo­quear el acuer­do, pe­ro pa­ra el mo­men­to que el acuer­do se dio a co­no­cer —más de un año des­pués— Eps­tein ya ha­bía cum­pli­do su sen­ten­cia y es­ta­ba li­bre.

“La con­fa­bu­la­ción en­tre el go­bierno y Eps­tein fue ‘bus­que­mos la ma­ne­ra de ha­cer que es­to pa­se lo más des­aper­ci­bi­do po­si­ble’ ”, di­jo Ed­wards, quien re­pre­sen­ta a Wild y a Ja­ne No. 2, quien de­cli­nó ha­cer co­men­ta­rios pa­ra es­te re­por­ta­je.

“Al no con­sul­tar nun­ca con las víc­ti­mas, y man­te­ner­lo en se­cre­to, eso mos­tró que al­guien con di­ne­ro pue­de sa­lir­se ca­si siem­pre con la su­ya”.

Pe­ro no fue la úl­ti­ma vez que Eps­tein re­ci­bió un tra­to es­pe­cial. A di­fe­ren­cia de otros con­de­na­dos por de­li­tos se­xua­les, Eps­tein no en­fren­tó el ti­po de jus­ti­cia que mu­chas ve­ces le apli­can a esos con­de­na­dos en las prisiones es­ta­ta­les.

En vez de ser en­via­do a una pri­sión es­ta­tal, a Eps­tein lo ubi­ca­ron en un ala pri­va­da de la cár­cel del Con­da­do Palm Beach. Y en vez de estar sen­ta­do bue­na par­te del día en una cel­da, la Po­li­cía de Palm Beach lo de­jó sa­lir pa­ra tra­ba­jar, lo que le per­mi­tía estar fue­ra de la ins­ta­la­ción seis días a la se­ma­na du­ran­te 12 ho­ras, pa­ra ir a una có­mo­da ofi­ci­na que ha­bía es­ta­ble­ci­do en West Palm Beach. Es­to se hi­zo a pe­sar de las re­glas ex­plí­ci­tas de la Po­li­cía de Palm Beach que in­di­can que los con­de­na­dos por de­li­tos se­xua­les no cum­plen los re­qui­si­tos pa­ra sa­lir a tra­ba­jar.

El je­fe de la Po­li­cía de Palm Beach, Ric Brads­haw, no con­tes­tó a pre­gun­tas del Mia­mi He­rald so­bre la au­to­ri­za­ción pa­ra tra­ba­jar a Eps­tein.

Ni Eps­tein ni su abo­ga­do, Jack Gold­ber­ger, res­pon­die­ron a va­rias so­li­ci­tu­des de co­men­ta­rio pa­ra es­te re­por­ta­je. Du­ran­te de­cla­ra­cio­nes ju­ra­das to­ma­das co­mo par­te de do­ce­nas de de­man­das pre­sen­ta­das con­tra Eps­tein por sus víc­ti­mas, Eps­tein ha in­vo­ca­do su de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal a no au­to­in­cri­mi­nar­se, y en una oca­sión lo hi­zo más de 200 ve­ces.

En el pa­sa­do, sus abo­ga­dos han di­cho que las me­no­res min­tie­ron so­bre su edad, que sus ver­sio­nes fue­ron exa­ge­ra­das y que eran tes­ti­gos po­co con­fia­bles in­cli­na­das a usar dro­gas.

En el 2011, Eps­tein tra­tó que le cam­bia­ran su es­ta­tus de de­lin­cuen­te se­xual en Nue­va York, don­de tie­ne una ca­sa y tie­ne que re­por­tar­se ca­da 90 días. En Nue­va York, Eps­tein es­tá cla­si­fi­ca­do co­mo de­lin­cuen­te se­xual de ni­vel 3, con­si­de­ra­do el ries­go más ele­va­do de­bi­do a la pro­ba­bi­li­dad de re­in­ci­den­cia.

Un asis­ten­te del fis­cal de dis­tri­to de Nue­va York, Cy­rus Van­ce, ale­gó a nom­bre de Eps­tein y di­jo a la jue­za Ruth Pick­holtz que el ca­so de la Flo­ri­da nun­ca lle­vó a un en­cau­sa­mien­to y que sus víc­ti­mas me­no­res de edad no coope­ra­ron en el ca­so. Sin em­bar­go, la jue­za Pick­holtz re­cha­zó la pe­ti­ción, ex­pre­san­do asom­bro de que un fis­cal de Nue­va York hi­cie­ra tal so­li­ci­tud a nom­bre de un de­lin­cuen­te se­xual en se­rie acu­sa­do de abu­sar de tan­tas me­no­res.

“Ten­go que de­cir­le que es­toy muy asom­bra­da por­que nun­ca he vis­to a una fis­ca­lía ha­cer al­go así. Yo he ma­ne­ja­do mu­chos ca­sos [de abu­so se­xual] me­nos se­rios que es­te don­de [el fis­cal] nun­ca pre­sen­to un ar­gu­men­to así”, di­jo la jue­za.

LA CA­SA EN EL BRI­LLO WAY

Las mu­je­res que fue­ron a la man­sión de Jeffrey Eps­tein cuan­do eran ni­ñas tien­den a di­vi­dir su vi­da en dos par­tes: an­tes y des­pués de Jeffrey.

An­tes de co­no­cer a Eps­tein, Court­ney Wild era ca­pi­ta­na de las cheer­lea­ders, pri­me­ra trom­pe­ta y es­tu­dian­te des­ta­ca­da en la es­cue­la in­ter­me­dia La­ke Worth.

Des­pués de co­no­cer a Eps­tein, fue des­nu­dis­ta, adic­ta a las dro­gas y es­tu­vo de­te­ni­da en la Ins­ti­tu­ción Co­rrec­cio­nal Gads­den en el Pan­hand­le de la Flo­ri­da.

A Wild le pre­sen­ta­ron a Eps­tein en el 2002, cuan­do te­nía 14 años.

Era una chi­ca de piel blan­ca, pe­que­ña de es­ta­tu­ra, es­bel­ta, ru­bia y de ojos azu­les. Wild, quien des­pués ayu­dó a re­clu­tar a otras ni­ñas, di­jo que Eps­tein pre­fe­ría a las ni­ñas blan­cas, con apa­rien­cia de pre­pu­bes­cen­tes y que fue­ran fá­ci­les de ma­ni­pu­lar.

“Pa­ra cuan­do yo te­nía 16 años, qui­zás ya le ha­bía lle­va­do 70 u 80 ni­ñas, to­das de 14 o 15 años. Él es­tu­vo mu­cho tiem­po en mi vi­da”, di­jo Wild, a quien li­be­ra­ron de pri­sión en oc­tu­bre tras cum­plir tres años por car­gos de dro­gas.

Las ni­ñas —en su ma­yo­ría de en­tre 13 y 16 años— eran lle­va­das a la man­sión fren­te al mar de Eps­tein por otras jó­ve­nes, quie­nes fre­cuen­ta­ban cen­tros co­mer­cia­les, fies­tas y otros lu­ga­res don­de se con­gre­ga­ban jo­ven­ci­tas, y les de­cían que po­dían ga­nar­se en­tre $200 y $300 por dar un ma­sa­je a un hom­bre, Eps­tein, se­gún un re­por­te po­li­cial al que el He­rald tu­vo ac­ce­so.

El prin­ci­pal de­tec­ti­ve de la Po­li­cía de Palm Beach en el ca­so, Joe Re­ca­rey, di­jo que la ope­ra­ción fun­cio­na­ba co­mo una es­ta­fa pi­ra­midal, pe­ro con se­xo en vez de di­ne­ro.

“La en­tre­vis­ta nor­mal con una ni­ña era al­go así: ‘Fu­la­na de Tal me lle­vó. Yo no me sen­tía muy a gus­to con lo que pa­só, pe­ro me pa­ga­ron bien, así que me di­je­ron que si no que­ría ir más po­día lle­var a otra per­so­nas y me iban a pa­gar por eso’ ”, di­jo Re­ca­rey.

Du­ran­te los ma­sa­jes, di­jo Re­ca­rey, Eps­tein abu­sa­ba se­xual­men­te de las ni­ñas, les pa­ga­ba ex­tra por re­la­cio­nes se­xua­les y les ofre­cía más di­ne­ro por en­con­trar más ni­ñas.

Re­ca­rey, en su pri­me­ra en­tre­vis­ta so­bre el ca­so, di­jo que las prue­bas que re­co­pi­la­ron pa­ra apo­yar las ver­sio­nes de las ni­ñas eran abru­ma­do­ras, co­mo re­gis­tros te­le­fó­ni­cos, men­sa­jes es­cri­tos en­con­tra­dos en la ba­su­ra de la ca­sa de Eps­tein y la bitácora de su avión pri­va­do, que mos­tró que el apa­ra­to es­tu­vo en Palm Beach en los días que las me­no­res te­nían pro­gra­ma­do dar­le un ma­sa­je.

Eps­tein po­día ser un be­ne­fac­tor ge­ne­ro­so que ha­cía re­ga­los a sus me­no­res pre­fe­ri­das, re­cor­dó Re­ca­rey. Al­qui­la­ba un au­to a una jo­ven­ci­ta pa­ra fa­ci­li­tar­le que lo fue­ra a ver.

Una vez en­vió un ra­mo de ro­sas a la es­cue­la se­cun­da­ria lo­cal des­pués que una de las me­no­res se pre­sen­tó en una pro­duc­ción tea­tral. Las ins­truc­cio­nes de la en­tre­ga de las flo­res y la tar­je­ta de ca­li­fi­ca­cio­nes de una de las ni­ñas se en­con­tra­ron en un re­gis­tro de la man­sión y la ba­su­ra. Las au­to­ri­da­des tam­bién en­con­tra­ron re­ci­bos del al­qui­ler de au­tos y re­ga­los, di­jo Re­ca­rey.

Eps­tein acon­se­ja­ba a las ni­ñas so­bre co­sas de la es­cue­la y les de­cía que las iba a ayu­dar a ir a la uni­ver­si­dad, a la es­cue­la de mo­de­la­je, de di­se­ño de mo­das o de ac­tua­ción. Al me­nos dos de las víc­ti­mas de Eps­tein di­je­ron a la Po­li­cía que es­ta­ban enamo­ra­das de él, se­gún el in­for­me po­li­cial.

El in­for­me en cues­tión mues­tra la uni­for­mi­dad de las ver­sio­nes de las me­no­res, que in­clu­so te­nían des­crip­cio­nes de­ta­lla­das de los ge­ni­ta­les de Eps­tein.

“Ha­bía víc­ti­mas que no se co­no­cían, que nun­ca se ha­bían vis­to, y con­ta­ron la mis­ma his­to­ria”, di­jo Mi­chael Rei­ter, je­fe re­ti­ra­do de la Po­li­cía de Palm Beach.

Rei­ter, quien tam­bién ha­bla pú­bli­ca­men­te por pri­me­ra vez so­bre el asun­to, di­jo que los de­tec­ti­ves es­ta­ban asom­bra­dos por la gran can­ti­dad de jo­ven­ci­tas que en­tra­ban y sa­lían de ca­sa de Eps­tein, la fre­cuen­cia —a ve­ces va­rias el mis­mo día— y lo jó­ve­nes que eran.

“To­do co­men­zó con dar­le un ma­sa­je en la es­pal­da a un hom­bre, pe­ro en mu­chos ca­sos lle­gó a más que eso, lle­gan­do a ve­ces a ca­sos de agre­sión se­xual”, di­jo.

La ma­yo­ría de las me­no­res di­je­ron que lle­ga­ban a la man­sión en au­to o ta­xi, y que en­tra­ban por una puer­ta la­te­ral, don­de una asis­ten­te lla­ma­da Sa­rah Ke­llen las lle­va­ba a una co­ci­na, in­di­ca el in­for­me. En­ton­ces un chef les pre­pa­ra­ba una co­mi­da o les ofre­cía ce­real. Las ni­ñas, en su ma­yo­ría de es­cue­las de la zo­na, en­ton­ces subían por una es­ca­le­ra a una ha­bi­ta­ción gran­de con ba­ño.

Allí las re­ci­bía en­ton­ces Eps­tein, con so­la­men­te una toa­lla que le cu­bría el cuer­po. El hom­bre es­co­gía una lo­ción y se acos­ta­ba bo­ca­ba­jo en una me­sa de ma­sa­jes, de­cía a la jo­ven­ci­ta en cues­tión que se des­vis­tie­ra, par­cial o to­tal­men­te, y le ma­sa­jea­ra la es­pal­da y los pies. En­ton­ces se vol­tea­ba en la me­sa y les de­cía que le ma­sa­jea­ran el pe­cho, mu­chas ve­ces ins­tru­yén­do­las a que le pe­lliz­ca­ran los pe­zo­nes, mien­tras él se mas­tur­ba­ba, se­gún el in­for­me po­li­cial.

A ve­ces tra­ta­ba de pe­ne­trar­las con los de­dos o usar un vi­bra­dor. Eps­tein lle­ga­ba has­ta don­de las me­no­res le per­mi­tía, in­clui­do el coi­to, se­gún do­cu­men­tos de la po­li­cía. A ve­ces le pe­día a una jo­ven, a quien des­cri­bió co­mo su es­cla­va se­xual yu­gos­la­va, Na­dia Mar­cin­ko­va, ma­yor de 18 años, que los acom­pa­ña­ra, le di­je­ron las jo­ven­ci­tas a Re­ca­rey. Mu­chas ve­ces Eps­tein fo­to­gra­fia­ba a las jó­ve­nes en me­dio de re­la­cio­nes se­xua­les y las mos­tra­ba en to­da la ca­sa, di­jo el de­tec­ti­ve.

Una vez sa­tis­fe­cho se­xual­men­te, Eps­tein se da­ba una du­cha en el enor­me ba­ño, que se­gún las jo­ven­ci­tas te­nía un so­fá ro­sa y ver­de.

Ke­llen (que aho­ra se ape­lli­da Vic­kers) y Mar­cin­ko­va, a tra­vés de sus abo­ga­dos, de­cli­na­ron ha­cer de­cla­ra­cio­nes pa­ra es­te re­por­ta­je.

NUN­CA ERA SU­FI­CIEN­TE

Una de las jo­ven­ci­tas di­jo a la Po­li­cía que una re­clu­ta­do­ra de Eps­tein se le acer­có cuan­do te­nía 16 años y tra­ba­ja­ba en el cen­tro co­mer­cial de We­lling­ton. Du­ran­te más de un año, la jo­ven­ci­ta fue a ca­sa de Eps­tein cien­tos de ve­ces, di­jo. La jo­ven le con­tó llo­ro­sa a Re­ca­rey que mu­chas ve­ces te­nía re­la­cio­nes se­xua­les con Mar­cin­ko­va —quien usa­ba con­so­la­do­res y otros ju­gue­tes se­xua­les— mien­tras Eps­tein ob­ser­va­ba y co­reo­gra­fia­ba los mo­vi­mien­tos de la me­nor pa­ra sa­tis­fa­cer­se, se­gún el in­for­me po­li­cial. Otras ve­ces, di­jo, es­ta­ba tan ado­lo­ri­da des­pués que ape­nas po­día ca­mi­nar, agre­ga el in­for­me po­li­cial.

Pe­ro di­jo que se man­tu­vo fir­me en su de­ci­sión de no te­ner coi­to con Eps­tein. Sin em­bar­go, la me­nor di­jo que un día Eps­tein, in­ca­paz de con­tro­lar­se, la co­lo­có a la fuer­za so­bre la me­sa de ma­sa­jes y la pe­ne­tró, di­ce el in­for­me po­li­cial. La jo­ven­ci­ta, que en ese en­ton­ces te­nía 16 o 17 años, di­jo que Eps­tein le pi­dió per­dón y le dio $1,000, agre­ga el in­for­me po­li­cial.

La ma­yo­ría de las jo­ven­ci­tas eran de fa­mi­lias desaven­ta­ja­das, de nú­cleos fa­mi­lia­res de un so­lo pa­dre o se ha­bían cria­do en ho­ga­res de aco­gi­da. Al­gu­nas ha­bían pa­sa­do por si­tua­cio­nes se­rias: te­nían pa­dres y ami­gos que se ha­bían sui­ci­da­do, ma­dres de quie­nes sus es­po­sos o pa­re­jas ha­bían abu­sa­do se­xual­men­te; pa­dres que abu­sa­ban se­xual­men­te de ellas y les pe­ga­ban. Una jo­ven­ci­ta ha­bía ob­ser­va­do a su pa­dras­tro es­tran­gu­lar a su pro­pio her­ma­nas­tro de 8 años, se­gún re­gis­tros ju­di­cia­les ob­te­ni­dos por el Mia­mi He­rald.

Mu­chas de las jo­ven­ci­tas es­ta­ban a un pa­so del des­am­pa­ro.

“Éra­mos ni­ñas ton­tas y po­bres”, di­jo una mu­jer quien no qui­so ser iden­ti­fi­ca­da por­que nun­ca le ha con­ta­do a na­die lo que pa­só con Eps­tein. En esa épo­ca, re­cor­dó, te­nía 14 y es­tu­dia­ba en pri­mer año de la es­cue­la se­cun­da­ria.

“Só­lo que­ría­mos di­ne­ro pa­ra ro­pa, pa­ra za­pa­tos. Yo re­cuer­do ha­ber usa­do za­pa­tos que me que­da­ban pe­que­ños tres años con­se­cu­ti­vos. No te­nía­mos fa­mi­lia, na­die que nos guia­ra, y en­ton­ces ve­nían y nos de­cían que lo úni­co que te­nía­mos que ha­cer era sen­tar­nos en una ha­bi­ta­ción des­nu­das de la cin­tu­ra pa­ra arri­ba, que él na­da más nos iban a mi­rar. To­do so­na­ba tan sen­ci­llo, ga­nar di­ne­ro por sen­tar­se ahí”.

La mu­jer, que fue va­rias ve­ces a ca­sa de Eps­tein, di­jo que no le gus­ta­ba al hom­bre por­que te­nía los se­nos muy gran­des. La úl­ti­ma vez que fue, di­jo, una ni­ña sa­lió llo­ran­do, y en­ton­ces les or­de­na­ron que se mar­cha­ran, y tu­vie­ron que pa­gar­se el ta­xi.

Al­gu­nas de las jo­ven­ci­tas di­je­ron a la Po­li­cía que las re­clu­ta­do­ras le de­cían que

EPS­TEIN Y 4 DE SUS CÓM­PLI­CES IDEN­TI­FI­CA­DOS EN EL ACUER­DO RE­CI­BIE­RON IN­MU­NI­DAD DE TODOS LOS CAR­GOS PE­NA­LES FE­DE­RA­LES.

te­nían que men­tir a Eps­tein so­bre su edad y de­cir­le que te­nía 18 años. Los abo­ga­dos de Eps­tein ale­ga­ron des­pués que in­clu­so si las jó­ve­nes te­nían me­nos de 18 años, no ha­bía ma­ne­ra que Eps­tein lo su­pie­ra. Sin em­bar­go, se­gún las le­yes de la Flo­ri­da, no co­no­cer la edad de una per­so­na no es de­fen­sa pa­ra te­ner re­la­cio­nes se­xua­les con un me­nor.

Wild, quien tra­ba­jó pa­ra Eps­tein has­ta que tu­vo 21 años, di­jo que sí sa­bía que eran me­no­res, por­que Eps­tein mis­mo así lo ha­bía exi­gi­do.

“Él me di­jo que mien­tras más jó­ve­nes, me­jor”, di­jo, ex­pli­can­do que a me­di­da que tu­vo más edad y tu­vo me­nos ac­ce­so a jo­ven­ci­tas, Eps­tein se mo­les­ta­ba con su in­ca­pa­ci­dad pa­ra en­con­trar­le las ni­ñas que desea­ba.

“Si yo te­nía una jo­ven­ci­ta pa­ra lle­var­le a la ho­ra del desa­yuno, el al­muer­zo y la co­mi­da, en­ton­ces iba a su ca­sa tres ve­ces el mis­mo día. Él que­ría tan­tas ni­ñas co­mo yo pu­die­ra con­se­guir­le. Nun­ca era su­fi­cien­te”.

TO­DO SE VIE­NE ABA­JO

To­do em­pe­zó a co­no­cer­se en mar­zo del 2005, cuan­do los pa­dres de una ni­ña de 14 años in­for­ma­ron a la Po­li­cía de Palm Beach que Eps­tein ha­bía abu­sa­do de ella se­xual­men­te en su man­sión. La me­nor con­fe­só con re­nuen­cia que otras dos jo­ven­ci­tas la ha­bían lle­va­do a la man­sión, y que esas ni­ñas le mos­tra­ron a otras dos que ha­bían es­ta­do allí.

Pa­ra cuan­do los de­tec­ti­ves iden­ti­fi­ca­ron a una de las víc­ti­mas, ya ha­bía otras dos o tres más que en­con­trar. Muy pron­to fue­ron de­ce­nas.

“No sa­bía­mos cuán­do íba­mos a en­con­trar­las a to­das”, di­jo Rei­ter.

Al fi­nal, las jo­ven­ci­tas con­ta­ron a las au­to­ri­da­des que ha­bía otras me­no­res y jó­ve­nes que ha­bían vis­to en la man­sión de Eps­tein, y que mu­chas no ha­bla­ban in­glés, di­jo Re­ca­rey. Eso lle­vó a Re­ca­rey a sos­pe­char que los abu­sos de Eps­tein no se li­mi­ta­ban a Palm Beach. La Po­li­cía ob­tu­vo la bitácora de su avión pri­va­do y en­con­tró nom­bres de mu­je­res que sos­pe­cha­ban eran me­no­res de edad en la lis­ta de pa­sa­je­ros, jun­to con los nom­bres de al­gu­nas per­so­nas fa­mo­sa y po­de­ro­sas que eran pa­sa­je­ros en el avión, di­jo Re­ca­rey.

Un nue­vo in­for­me del FBI mues­tra que en el mo­men­to de eje­cu­tar­se el acuer­do de ne­go­cia­ción de car­gos la agen­cia es­ta­ba en­tre­vis­tan­do a tes­ti­gos y víc­ti­mas “en to­do Es­ta­dos Uni­dos”. La pes­qui­sa se ex­ten­día des­de la Flo­ri­da has­ta Nue­va York y Nue­vo Mé­xi­co, mues­tran los re­gis­tros. El FBI li­be­ró el in­for­me en res­pues­ta a una de­man­da pre­sen­ta­da por Ra­dar On­li­ne y se pu­bli­có en el por­tal di­gi­tal del FBI des­pués que el Mia­mi He­rald y otras or­ga­ni­za­cio­nes no­ti­cio­sas pre­sen­ta­ron so­li­ci­tu­des, di­jo Da­niel No­vack, el abo­ga­do que pre­sen­tó sin co­brar na­da el ca­so so­bre la ba­se de la Ley de Li­ber­tad de In­for­ma­ción.

De he­cho, una de­man­da, que si­gue pen­dien­te en Nue­va York, ale­ga que Eps­tein usó una agen­cia in­ter­na­cio­nal de mo­de­la­je pa­ra con­se­guir ni­ñas de 13 años en Eu­ro­pa, Ecua­dor y Bra­sil. Las ni­ñas vi­vían en un edi­fi­cio en Nue­va York pro­pie­dad de Eps­tein, quien pa­gó sus vi­sas, se­gún la de­cla­ra­ción ju­ra­da de Maritza Vás­quez, quien una vez fue con­ta­do­ra de la agen­cia de mo­de­la­je, Mc2.

Mike Fis­ten, ex sar­gen­to de la Po­li­cía de Mia­miDa­de quien tam­bién fue in­ves­ti­ga­dor de ho­mi­ci­dios y miem­bro del Equi­po Es­pe­cial del FBI con­tra la De­lin­cuen­cia Or­ga­ni­za­da, di­jo que el FBI te­nía prue­bas su­fi­cien­tes pa­ra en­car­ce­lar a Eps­tein du­ran­te mu­chos años, pe­ro Acos­ta se im­pu­so. Al­gu­nos de los agen­tes que par­ti­ci­pa­ron en el ca­so que­da­ron de­silu­sio­na­dos con que Acos­ta ce­die­ra a la pre­sión de los abo­ga­dos de Eps­tein, di­jo.

“El día que un fis­cal fe­de­ral ten­ga mie­do de un abo­ga­do o de un acu­sa­do, es un día muy tris­te pa­ra es­te país”, di­jo Fis­ten, quien aho­ra es in­ves­ti­ga­dor pri­va­do que tra­ba­ja con Ed­wards.

DE­MAN­DAS Y CONTRADEMANDAS

Aho­ra, una com­ple­ja red de li­ti­gios pu­die­ra re­ve­lar más so­bre los de­li­tos de Eps­tein. Una de­man­da, que de­be ir a jui­cio el 4 de di­ciem­bre en el Con­da­do Palm Beach, in­vo­lu­cra al tris­te­men­te cé­le­bre es­ta­fa­dor Scott Roths­tein, en cu­ya fir­ma Ed­wards tra­ba­jó una vez.

En el 2009, Eps­tein de­man­dó a Ed­wards, ale­gan­do que Ed­wards es­ta­ba in­vo­lu­cra­do con Roths­tein y es­ta­ba usan­do las de­man­das ci­vi­les de las ni­ñas pa­ra per­pe­tuar la enor­me ope­ra­ción de es­ta­fa de Roths­tein. Pe­ro Roths­tein di­jo Ed­wards no sa­bía na­da, y Eps­tein aban­do­nó la de­man­da.

Ed­wards con­tra­de­man­dó por acu­sa­ción con ma­las in­ten­cio­nes, ale­gan­do que Eps­tein lo de­man­dó pa­ra ven­gar­se por su re­pre­sen­ta­ción agre­si­va de las víc­ti­mas de Eps­tein.

Va­rias mu­je­res que vi­si­ta­ron la man­sión de Eps­tein cuan­do eran me­no­res de edad tie­nen pro­gra­ma­do de­cla­rar con­tra él por pri­me­ra vez.

La se­na­do­ra es­ta­tal flo­ri­da­na Lau­ren Book, so­bre­vi­vien­te del abu­so se­xual in­fan­til y quien ha ca­bil­dea­do pa­ra que se aprue­ben le­yes du­ras con­tra los de­lin­cuen­tes se­xua­les, di­jo que el ca­so de Eps­tein de­be ser­vir de ejem­plo en los ca­sos pe­na­les de de­li­tos se­xua­les con­tra me­no­res.

“¿Dón­de es­tá la in­dig­na­ción a fa­vor de es­tas mu­je­res? ¿Dón­de es­tán los pro­tec­to­res? ¿Quién es­tá to­can­do a la puer­ta del se­cre­ta­rio del Tra­ba­jo, o el juez, o el je­fe de la Po­li­cía de Con­da­do Palm Beach, pa­ra exi­gir jus­ti­cia y el de­re­cho a ser es­cu­cha­do?”, pre­gun­tó Book.

La fis­cal fe­de­ral ad­jun­ta Vi­lla­fa­ña ex­pre­só en do­cu­men­tos pre­sen­ta­dos al tri­bu­nal que los fis­ca­les hi­cie­ron su “me­jor es­fuer­zo” por cum­plir la ley de De­re­chos de Víc­ti­mas de De­li­tos, pe­ro usa­ron su “dis­cre­ción co­mo fis­ca­les” cuan­do de­ci­die­ron no no­ti­fi­car a las víc­ti­mas. La ra­zón que die­ron fue que el acuer­do de ne­go­cia­ción de car­gos te­nía una cláu­su­la de com­pen­sa­ción que con­tem­pla­ba que las jo­ven­ci­tas te­nían una opor­tu­ni­dad de pe­dir com­pen­sa­ción a Eps­tein. Si el acuer­do no se hu­bie­ra cum­pli­do, lo que de he­cho ha­bría lle­va­do a un jui­cio, los abo­ga­dos de Eps­tein po­drían ha­ber usa­do la cláu­su­la de com­pen­sa­ción pa­ra so­ca­var la cre­di­bi­li­dad de las jó­ve­nes en ca­li­dad de tes­ti­gos, ale­gan­do que ha­bían exa­ge­ra­do el com­por­ta­mien­to de Eps­tein con la es­pe­ran­za de sa­car­le di­ne­ro.

Acos­ta nun­ca ha ex­pli­ca­do com­ple­ta­men­te por qué pen­só que man­te­ner el acuer­do se­lla­do era lo me­jor pa­ra las ni­ñas y sus pa­dres. O por qué se ce­rró la in­ves­ti­ga­ción del FBI, en mo­men­tos que, mues­tran do­cu­men­tos re­cien­te­men­te da­dos a co­no­cer, que el ca­so se­guía iden­ti­fi­can­do más víc­ti­mas y prue­bas de una po­si­ble con­fa­bu­la­ción de trá­fi­co se­xual que iba mu­cho más allá de Palm Beach.

Cuan­do el pre­si­den­te Do­nald Trump lo no­mi­nó co­mo se­cre­ta­rio del Tra­ba­jo en el 2017, Acos­ta fue in­te­rro­ga­do so­bre el ca­so de Eps­tein du­ran­te la au­dien­cia de con­fir­ma­ción en el Se­na­do.

“Al fi­nal, so­bre la ba­se de la evi­den­cia, pro­fe­sio­na­les de una fis­ca­lía de­ci­die­ron que una ne­go­cia­ción de car­gos que ga­ran­ti­ce que al­guien va­ya a la cár­cel, que ga­ran­ti­ce que esa per­so­na que­de ins­cri­ta [co­mo de­lin­cuen­te se­xual] y que ga­ran­ti­ce otras co­sas, es al­go po­si­ti­vo”, di­jo Acos­ta de su de­ci­sión de no en­cau­sar a Eps­tein en el tri­bu­nal fe­de­ral.

Dian­ne Feins­tein, se­na­do­ra fe­de­ral de­mó­cra­ta por Ca­li­for­nia, al opo­ner­se a Acos­ta co­mo no­mi­na­do a se­cre­ta­rio de Tra­ba­jo, di­jo que “la ma­ne­ra en que ma­ne­jó un ca­so de trá­fi­co se­xual de ni­ñas me­no­res de edad cuan­do era fis­cal fe­de­ral su­gie­re que no pon­drá los in­tere­ses de los tra­ba­ja­do­res y de la gen­te de a pie por de­lan­te de los in­tere­ses de los po­de­ro­sos”.

Mar­ci Ha­mil­ton, pro­fe­so­ra de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad de Pennsyl­va­nia y una de las per­so­nas que más de­fien­de la mo­di­fi­ca­ción de las le­yes so­bre los de­li­tos se­xua­les con­tra los ni­ños, di­jo que lo que hi­cie­ron Acos­ta y otros fis­ca­les es si­mi­lar a lo que hi­zo la Igle­sia ca­tó­li­ca pa­ra pro­te­ger a los sa­cer­do­tes pe­dó­fi­los.

“El ver­da­de­ro de­li­to con los sa­cer­do­tes ca­tó­li­cos fue que los pro­te­gie­ron”, di­jo Ha­mil­ton. “La or­ques­ta­ción del po­der por par­te de los hom­bres so­la­men­te fun­cio­na cuan­do todos acep­tan man­te­ner­lo en se­cre­to. Es­to es al­go que el mun­do tie­ne que co­no­cer”.

UMA SANGHVIPEDRO POR­TAL AP

JEFFREY EPS­TEIN (cen­tro) fue acu­sa­do de abu­sar se­xual­men­te de do­ce­nas de ni­ñas. Varios fis­ca­les, en­tre ellos el fu­tu­ro se­cre­ta­rio del Tra­ba­jo, Alexander Acos­ta, au­to­ri­za­ron una ne­go­cia­ción de car­gos que ocul­ta­ba los de­li­tos de Eps­tein y las per­so­nas in­vo­lu­cra­das.

EMILY MICHOT emi­[email protected]­mihe­rald.com

JENA LI­SA Jo­nes te­nía 14 años cuan­do otras ami­gas jó­ve­nes le pre­sen­ta­ron a Jeffrey Eps­tein. Las ami­gas le di­je­ron que se po­día ga­nar $200 fá­cil­men­te si le da­ba un ma­sa­je. Ella di­ce que Eps­tein le hi­zo qui­tar­se la ro­pa.

EMILY MICHOT emi­[email protected]­mihe­rald.com

MI­CHE­LLE LI­CA­TA es una de las más de 100 mu­je­res que acu­sa­ron a Jeffrey Eps­tein de abu­so se­xual cuan­do eran ado­les­cen­tes.

EMILY MICHOT emi­[email protected]­mihe­rald.com

BRAD ED­WARDS es el abo­ga­do que re­pre­sen­ta a va­rias víc­ti­mas de Jeffrey Eps­tein.

FLO­RI­DA IN­TER­NA­TIO­NAL UNI­VER­SITY TNS

ALEXANDER ACOS­TA, hoy día se­cre­ta­rio del Tra­ba­jo, era uno de los fis­ca­les que ayu­dó a ne­go­ciar un acuer­do pa­ra ter­mi­nar la in­ves­ti­ga­ción fe­de­ral de Jeffrey Eps­tein.

EMILY MICHOT emi­[email protected]­mihe­rald.com

COURT­NEY WIL­DE, quien es­tá pre­sa en Gads­den Co­rrec­tio­nal Fa­ci­lity en Quincy, Flo­ri­da, ha­bla del tiem­po que pa­só cuan­do era ado­les­cen­te con Jeffrey Eps­tein.

EMILY MICHOT emi­[email protected]­mihe­rald.com

JOE RE­CA­REY, ex de­tec­ti­ve de la Po­li­cía del Con­da­do Palm Beach, fue uno de los prin­ci­pa­les in­ves­ti­ga­do­res.

EPS­TEIN ES­TÁ re­gis­tra­do co­mo un de­lin­cuen­te se­xual.

EMILY MICHOT emi­[email protected]­mihe­rald.com

MI­CHAEL REI­TER era el je­fe de la po­li­cía de Palm Beach du­ran­te la in­ves­ti­ga­ción de Eps­tein.

MIKE FIS­TEN es un in­ves­ti­ga­dor pri­va­do pa­ra los abo­ga­dos de las víc­ti­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.