AVAN­ZA LA IN­VES­TI­GA­CIÓN

El Nuevo Herald (Sunday) - - PORTADA - As­so­cia­ted Press

Un pa­trón de en­ga­ños por par­te de los ase­so­res del pre­si­den­te Do­nald Trump, des­ti­na­do a en­cu­brir los con­tac­tos re­la­cio­na­dos con los ru­sos en la cam­pa­ña elec­to­ral del 2016 y el pe­río­do de tran­si­ción, se ha des­en­re­da­do po­co a po­co.

Uno min­tió so­bre su co­no­ci­mien­to de los co­rreos elec­tró­ni­cos hac­kea­dos por los ru­sos, otro so­bre un ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio en Ru­sia y un ter­ce­ro so­bre el diá­lo­go con un em­ba­ja­dor ru­so acer­ca de las san­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses.

Un pa­trón de en­ga­ños por par­te de los ase­so­res del pre­si­den­te Do­nald Trump, des­ti­na­do a en­cu­brir los con­tac­tos re­la­cio­na­dos con los ru­sos du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral del 2016 y el pe­río­do de tran­si­ción, se ha des­en­re­da­do po­co a po­co en cau­sas pe­na­les pre­sen­ta­das por el fis­cal es­pe­cial Ro­bert Mue­ller.

Las men­ti­ras al FBI y el Con­gre­so, in­clu­so por el ex abo­ga­do de Trump y su ase­sor de se­gu­ri­dad na­cio­nal, han ge­ne­ra­do nue­vas in­te­rro­gan­tes so­bre los la­zos de Trump con Ru­sia, re­ve­la­ron de­ta­lles cla­ves so­bre los des­cu­bri­mien­tos del fis­cal es­pe­cial y pin­ta­ron una ima­gen de co­la­bo­ra­do­res de­seo­sos de pro­te­ger a Trump y el go­bierno al gra­do de ocul­tar co­mu­ni­ca­cio­nes que al pa­re­cer con­si­de­ra­ron pro­ble­má­ti­cas.

Las de­cla­ra­cio­nes fal­sas es­tán en el cen­tro de la mi­sión de Mue­ller de des­en­ma­ra­ñar los la­zos en­tre el equi­po de la cam­pa­ña de Trump y los ru­sos, y de­ter­mi­nar si hu­bo la in­ten­ción de ma­ni­pu­lar las elec­cio­nes.

Es­tán re­la­cio­na­das con al­gu­nas de las pre­gun­tas cen­tra­les de la in­ves­ti­ga­ción, en­tre ellas por qué el go­bierno en­tran­te de

Trump di­sua­dió a Ru­sia de to­mar re­pre­sa­lias an­te las san­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas im­pues­tas por el hac­keo elec­to­ral, quién sa­bía qué so­bre la ob­ten­ción ile­gal de co­rreos elec­tró­ni­cos de­mó­cra­tas y có­mo sur­gie­ron y se des­plo­ma­ron los pla­nes pa­ra eri­gir una To­rre

Trump en Mos­cú.

“Creo que se pue­de lle­gar a la con­clu­sión de que esas de­cla­ra­cio­nes fal­sas ge­ne­ral­men­te se re­la­cio­nan con un in­ten­to por pro­te­ger al pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos en co­ne­xión con sus tra­tos con Ru­sia”, di­jo el abo­ga­do Da­niel Pe­ta­las, ex­fis­cal del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia. “Eso es lo que las ha­ce per­ti­nen­tes pa­ra la in­ves­ti­ga­ción que con­du­ce Mue­ller, lo que es un ele­men­to ne­ce­sa­rio de una acu­sa­ción so­bre de­cla­ra­ción fal­sa: tie­ne que ser per­ti­nen­te”.

El ejem­plo más re­cien­te ocu­rrió el jue­ves, cuan­do el ex abo­ga­do de Trump Mi­chael Cohen se de­cla­ró cul­pa­ble de men­tir­le al Con­gre­so so­bre las ne­go­cia­cio­nes que reali­zó a nom­bre de Trump pa­ra un acuer­do de bie­nes raí­ces en Mos­cú.

Aun­que di­jo a los le­gis­la­do­res que las ne­go­cia­cio­nes ha­bían con­clui­do pa­ra enero del 2016, Cohen ad­mi­tió que en reali­dad du­ra­ron has­ta ju­nio, des­pués que Trump se ha­bía ase­gu­ra­do la no­mi­na­ción re­pu­bli­ca­na y des­pués de que los ru­sos ha­bían in­ter­ve­ni­do cuen­tas de co­rreos elec­tró­ni­cos de­mó­cra­tas pa­ra re­ca­bar men­sa­jes que lue­go fue­ron fil­tra­dos por Wi­ki­Leaks. Agre­gó que él le in­for­mó so­bre los avan­ces del pro­yec­to a Trump y miem­bros de su fa­mi­lia.

Cohen di­jo que min­tió por leal­tad a Trump, quien du­ran­te su cam­pa­ña in­sis­tió que no te­nía la­zos de ne­go­cios con Ru­sia, y pa­ra ser cohe­ren­te con sus men­sa­jes po­lí­ti­cos.

Aun­que la ad­mi­sión de Cohen no se co­nec­ta di­rec­ta­men­te con la cam­pa­ña de Trump, otros ca­sos si lo ha he­cho.

Geor­ge Pa­pa­do­pou­los, ex ase­sor de la cam­pa­ña de Trump, se de­cla­ró cul­pa­ble de men­tir­le al FBI so­bre con­ver­sa­cio­nes en abril del 2016 con un pro­fe­sor mal­tés que le di­jo que los ru­sos te­nían in­for­ma­ción so­bre Hi­llary Clin­ton en for­ma de “mi­les de co­rreos elec­tró­ni­cos”. Pa­pa­do­pou­los di­jo al FBI que él no era par­te de la cam­pa­ña cuan­do se reunió con el pro­fe­sor, pe­se a que se ha­bía su­ma­do a la cam­pa­ña se­ma­nas an­tes.

Los abo­ga­dos de Pa­pa­do­pou­los di­cen que és­te, que aho­ra cum­ple una sen­ten­cia a 14 días de cár­cel, “min­tió pa­ra sal­var sus as­pi­ra­cio­nes pro­fe­sio­na­les y pre­ser­var una leal­tad qui­zás equi­vo­ca­da a su je­fe”.

El ex ase­sor de se­gu­ri­dad na­cio­nal de Trump, Mi­chael Flynn, se­rá sen­ten­cia­do es­te mes tras ad­mi­tir que le min­tió al FBI al de­cir que no ha­bló de las san­cio­nes con­tra Ru­sia du­ran­te la tran­si­ción de go­bierno con el en­ton­ces em­ba­ja­dor ru­so en Was­hing­ton, Ser­guei Kis­lak.

Ese en­ga­ño fue mar­ca­do pa­ra la Ca­sa Blan­ca en enero del 2017 por Sally Ya­tes, quien co­mo se­cre­ta­ria de Jus­ti­cia en fun­cio­nes di­jo al ase­sor le­gal de la Ca­sa Blan­ca, Don McGahn, que al­gu­nos fun­cio­na­rios es­ta­ban en­ga­ñan­do a la gen­te al de­cla­rar fal­sa­men­te que Flynn no ha­bía ha­bla­do de las san­cio­nes.

El acuer­do de Flynn con la in­ves­ti­ga­ción es es­pe­cial­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo por­que de­jó en cla­ro que otros fun­cio­na­rios de la tran­si­ción es­ta­ban al tan­to de sus con­ver­sa­cio­nes con Kisl­yak y dis­cu­tie­ron con él qué de­cir. Y aun­que Flynn fue des­pe­di­do en fe­bre­ro del 2017, su im­por­tan­cia pa­ra Trump se vol­vió evi­den­te cuan­do el ex di­rec­tor del FBI, Ja­mes Co­mey, di­jo que Trump le ha­bía pe­di­do en una reunión pri­va­da ese mis­mo mes que sus­pen­die­ra la in­ves­ti­ga­ción so­be Flynn.

Hu­bo más men­ti­ras des­pués. Los fis­ca­les acu­sa­ron es­ta se­ma­na a Paul Ma­na­fort, ex je­fe de cam­pa­ña de Trump, de men­tir in­clu­so des­pués de su acuer­do con la in­ves­ti­ga­ción.

Un acuer­do pre­li­mi­nar con otro co­la­bo­ra­dor de Trump, el pro­mo­tor de las teo­rías cons­pi­ra­ti­vas Je­ro­me Cor­si, lo acu­só de ter­gi­ver­sar una con­ver­sa­ción con el alle­ga­do de Trump Ro­ger Sto­ne so­bre Wi­ki­Leaks, que pu­bli­có mi­les de co­rreos elec­tró­ni­cos ro­ba­dos an­tes de las elec­cio­nes pa­ra da­ñar la cam­pa­ña de Clin­ton.

Un car­go de de­cla­ra­ción fal­sa pue­de ser un ar­ma po­de­ro­sa pa­ra los fis­ca­les, es­pe­cial­men­te en una in­ves­ti­ga­ción co­mo és­ta en la que los tes­ti­gos son re­nuen­tes y abier­ta­men­te desafian­tes. En la in­ves­ti­ga­ción de Mue­ller, qui­zás azu­za­dos por la pos­tu­ra an­ta­go­nis­ta de Trump, los tes­ti­gos han desafia­do la au­to­ri­dad del go­bierno. Trump y Sto­ne han ata­ca­do pú­bli­ca­men­te la in­ves­ti­ga­ción y Cor­si re­cha­zó un acuer­do con los fis­ca­les y los acu­só de pre­sio­nar­lo pa­ra que di­je­ra lo que ellos que­rían.

“Te­ne­mos un sis­te­ma en el que es­tás tra­tan­do de ob­te­ner evi­den­cia de per­so­nas, ob­te­ner su tes­ti­mo­nio ba­jo pe­na de en­jui­cia­mien­to si mien­ten”, di­jo Sam Buell, pro­fe­sor de le­yes de la Uni­ver­si­dad Du­ke. “Y eso es lo que ha­ces cuan­do tie­nes a per­so­nas que no coope­ran, que es­tán tra­tan­do de ocul­tar al­go que tra­tas de des­en­tra­ñar”.

Po­dría ha­ber más car­gos de de­cla­ra­cio­nes fal­sas. El se­na­dor re­pu­bli­cano Richard Burr, je­fe de la co­mi­sión de in­te­li­gen­cia del Se­na­do, di­jo que el pa­nel ha re­fe­ri­do nom­bres a los fis­ca­les y ci­tó a Cohen co­mo ejem­plo.

“Es un men­sa­je cla­ro a to­do el que es en­tre­vis­ta­do por nues­tro co­mi­té: no im­por­ta de dón­de pro­ven­ga la acu­sa­ción, si nos mien­tes te va­mos a cas­ti­gar”, di­jo Burr.

Aun­que Trump se que­ja re­gu­lar­men­te so­bre el es­ti­lo de Mue­ller, no hay na­da inusual cuan­do un fis­cal pre­sen­ta car­gos de de­cla­ra­cio­nes fal­sas pa­ra en­viar un men­sa­je y usar esas men­ti­ras pa­ra cau­sas con­tra ob­je­ti­vos de ma­yor ni­vel.

“Eso es lo que se ha­ce en las cau­sas con­tra la ma­fia, es lo que su­ce­de con­tra los car­te­les de la dro­ga”, di­jo Byuell. Sin ol­vi­dar, des­ta­có, las investigaciones an­te­rio­res so­bre el ac­tuar de Was­hing­ton, co­mo Wa­ter­ga­te.

EL EX ASE­SOR DE SE­GU­RI­DAD NA­CIO­NAL DE TRUMP, MI­CHAEL FLYNN, SE­RÁ SEN­TEN­CIA­DO EN DI­CIEM­BRE TRAS AD­MI­TIR QUE LE MIN­TIÓ AL FBI

DREW ANGERER Getty Images

MI­CHAEL COHEN, iz­quier­da, ex abo­ga­do per­so­nal del pre­si­den­te Do­nald Trump, sa­le de la Cor­te Fe­de­ral en la ciu­dad de Nue­va York, el 29 de no­viem­bre del 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.