Un buen tra­ba­ja­dor ne­ce­si­ta ayu­da pa­ra po­der ca­mi­nar me­jor

El Nuevo Herald (Sunday) - - LOCALES - POR AR­TU­RO ARIAS-PO­LO

Afuer­za de vo­lun­tad y mu­cha dis­ci­pli­na Ro­lan­do Ramírez ha lo­gra­do man­te­ner su em­pleo du­ran­te ca­si 20 años de vi­da la­bo­ral pe­se a sus li­mi­ta­cio­nes fí­si­cas.

Des­de que aban­do­nó sus es­tu­dios en el Co­ral Park Se­nior High, en el no­veno gra­do, por pro­ble­mas de sa­lud, Ramírez se in­cor­po­ró al Good­will In­dus­tries South Flo­ri­da, una or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro que ofre­ce tra­ba­jo a per­so­nas con ca­pa­ci­da­des es­pe­cia­les o con pro­ble­mas emo­cio­na­les, don­de la­bo­ra en el de­par­ta­men­to de lim­pie­za.

Ro­lan­do, de 41 años, na­ció en Gra­na­da, Ni­ca­ra­gua. Vi­ve en Mia­mi des­de 1989, cuan­do su fa­mi­lia de­ci­dió aban­do­nar su país en bus­ca de un es­pe­cia­lis­ta que le aten­die­ra su hi­dro­ce­fa­lia, un mal de na­ci­mien­to, cu­yas se­cue­las le im­pi­die­ron ca­mi­nar co­rrec­ta­men­te has­ta el día de hoy.

El hom­bre ape­nas se que­ja, aun­que su his­to­rial mé­di­co re­gis­tra varios diag­nós­ti­cos de­ri­va­dos de esa en­fer­me­dad, sos­tie­ne que pu­die­ra ren­dir mu­cho más en su la­bor.

“To­da es­ta eta­pa en el Good­will me ha ser­vi­do de mu­cho. Allí me he sen­ti­do muy útil y nun­ca me ha fal­ta­do el apo­yo de mis je­fes, de mi con­se­je­ro, ni de mis com­pa­ñe­ros. Pe­ro pa­ra se­guir cum­plien­do con mi tra­ba­jo co­mo has­ta aho­ra lo he he­cho de­bo cam­biar los leg bra­ces (ac­ce­so­rios or­to­pé­di­cos pa­ra la lo­co­mo­ción que se

ad­hie­ren a am­bas pier­nas) que ya es­tán ro­tos, y no pue­do ha­cer­lo por­que des­de ha­ce un año mi se­gu­ro no cu­bre el cos­to com­ple­to”, ex­pre­só Ramírez a el Nue­vo He­rald des­de su apar­ta­men­to de Ken­dall.

“Aho­ra de­bo pa­gar $1,400 de de­du­ci­ble y no los ten­go. Mi sa­la­rio ape­nas me al­can­za pa­ra sol­ven­tar mis gas­tos y con­tri­buir al man­te­ni­mien­to de mi ho­gar que com­par­to con mis pa­dres y con mi her­ma­na me­nor, que pa­de­ce de fi­bro­mial­gia”, agre­gó Ramírez, que no pier­de la es­pe­ran­za de que “al­guien” lo ayu­de a pa­gar la can­ti­dad re­que­ri­da pa­ra cam­biar el ac­ce­so­rio.

Du­ran­te la jor­na­da de tra­ba­jo Ro­lan­do lim­pia los 10 ba­ños del edi­fi­cio, dis­tri­bu­ye los im­ple­men­tos de lim­pie­za, su­per­vi­sa a sus com­pa­ñe­ros y or­ga­ni­za los sa­lo­nes de con­fe­ren­cias, en­tre otras ta­reas.

Por su con­duc­ta ejem­plar fue no­mi­na­do al Wish Book por el pro­pio Good­will In­dus­tries South Flo­ri­da.

“Ro­lan­do lle­gó aquí sin nin­gu­na ex­pe­rien­cia de tra­ba­jo, en 1999. Sin em­bar­go, a lo lar­go de los años ha de­mos­tra­do que no hay ta­rea que se le asig­ne que no pue­da rea­li­zar. Co­mo siem­pre se im­po­ne me­tas, lo­gra sa­lir ade­lan­te”, di­jo Lour­des de la Mata, vi­ce­pre­si­den­ta de mer­ca­deo de la or­ga­ni­za­ción, tras des­ta­car que en el 2017 la di­vi­sión del Sur de la Flo­ri­da pres­tó ser­vi­cios a más de 6,400 usua­rios.

Por su par­te, Liliana Castro, je­fa de Ramírez, re­cor­dó que és­te no acos­tum­bra a ex­te­rio­ri­zar sus sen­ti­mien­tos, al ex­tre­mo de que cuan­do le pre­gun­tó por qué se des­pla­za­ba con más di­fi­cul­tad de la acos­tum­bra­da, le cos­tó con­fe­sar­le que sus leg bra­ces es­ta­ban ro­tos y no po­día pa­gar­los.

“Él es un ejem­plo a se­guir. Cuan­do lo veo es­for­zar­se sin som­bra de que­ja sien­to que mis pro­ble­mas son muy pe­que­ños al la­do del su­yo”, di­jo Castro.

“No me sien­to un hom­bre in­fe­liz por no po­der ca­mi­nar co­mo las de­más per­so­nas. Y le doy gra­cias a Dios por­que nun­ca me ha fal­ta­do tra­ba­jo ni me he sen­ti­do dis­cri­mi­na­do. Pe­ro aho­ra ne­ce­si­to ayu­da”, re­co­no­ció Ramírez.

CÓ­MO AYU­DAR

Wish Book tra­ta de ayu­dar a cien­tos de fa­mi­lias ne­ce­si­ta­das es­te año. Pa­ra do­nar, pa­gue de ma­ne­ra segura en Mia­miHe­rald.com/ wish­book. Pa­ra ob­te­ner in­for­ma­ción, lla­me al 305376-2906 o envíe un co­rreo elec­tró­ni­co a wish­[email protected]­mihe­rald.com.

(Los ar­tícu­los más so­li­ci­ta­dos sue­len ser compu­tado­ras por­tá­ti­les y ta­ble­tas pa­ra la es­cue­la, mue­bles y ca­mio­ne­tas ac­ce­si­bles). Lea más en Mia­miHe­rald. com/wish­book.

Si­ga a Ar­tu­ro Arias-Po­lo en Twit­ter: @ar­tu­ro­rias­po­lo.

C.M. GUE­RRE­RO Mia­mi

RO­LAN­DO RAMÍREZ mues­tra uno de sus ‘leg bra­ces” ro­tos que ne­ce­si­ta re­em­pla­zar. Ramírez emi­gró con su fa­mi­lia de Ni­ca­ra­gua a Mia­mi en 1989.

C.M. GUE­RRE­RO el Nue­vo He­rald

DE­TA­LLE DEL “leg bra­ce” ro­to que Ro­lan­do Ramírez ne­ce­si­ta re­em­pla­zar pa­ra po­der ca­mi­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.