Sea la ima­gen to­ma­da con una Ca­non o un iPho­ne, ¿es la fo­to­gra­fía un ar­te?

El Nuevo Herald (Sunday) - - OPINIÓN - POR MA­NUEL C. DÍAZ

No im­por­ta si us­ted to­ma sus fotos con una cos­to­sa cá­ma­ra Ca­non o con un te­lé­fono ce­lu­lar de Ap­ple. El de­ba­te si­gue sien­do el mis­mo: ¿es la fo­to­gra­fía un ar­te o una sim­ple re­pro­duc­ción me­cá­ni­ca de una ima­gen por me­dios tec­no­ló­gi­cos?

En reali­dad, es­ta po­lé­mi­ca no es nue­va. To­do co­men­zó en los pri­me­ros años del si­glo XX cuan­do los fo­tó­gra­fos del lla­ma­do mo­vi­mien­to “pic­to­ria­lis­ta” tra­ta­ron de con­se­guir que sus fotos, me­dian­te el des­en­fo­que de­li­be­ra­do de las imá­ge­nes y au­da­ces ma­ni­pu­la­cio­nes en el pro­ce­so de re­ve­la­do, pa­re­cie­sen pin­tu­ras im­pre­sio­nis­tas y fue­sen al fin re­co­no­ci­das co­mo ver­da­de­ras obras de ar­te.

Ese re­co­no­ci­mien­to les lle­gó en 1910 cuan­do, se­gún Vicky Gold­berg, crí­ti­ca de ar­te de The New York Ti­mes, el Al­bright-Knox Art Ga­llery se arries­gó a com­prar una co­lec­ción fo­to­grá­fi­ca. La ver­dad es que los “pic­to­ria­lis­tas” no fue­ron los úni­cos que tra­ta­ron de reivin­di­car la fo­to­gra­fía; ya por esa fe­cha los fo­tó­gra­fos del mun­do en­te­ro ha­bían co­men­za­do a bus­car, en el di­bu­jo y la pin­tu­ra, las cla­ves ar­tís­ti­cas de la com­po­si­ción y del con­tras­te en­tre lu­ces y som­bras, co­mo bien su­po ha­cer An­sel Adams en sus dra­má­ti­cas fotos en blan­co y ne­gro con las que in­mor­ta­li­zó la ma­jes­tuo­si­dad del pai­sa­je ame­ri­cano.

La lis­ta de los que ele­va­ron la fo­to­gra­fía a la ca­te­go­ría de ar­te, es ex­ten­sa y pres­ti­gio­sa. Uno de ellos, Al­fred Stie­glitz, fue qui­zás el pri­me­ro de los fo­tó­gra­fos que a tra­vés de sus ex­po­si­cio­nes, en las que re­fle­ja­ba la esen­cia del Nue­va York de fi­na­les del si­glo XIX, lo­gró que la fo­to­gra­fía co­men­za­se a ser acep­ta­da co­mo ar­te.

Otro de ellos fue Bill Brandt, quien des­pués de ha­ber re­vo­lu­cio­na­do la cró­ni­ca grá­fi­ca usan­do imá­ge­nes de una gran fuer­za es­té­ti­ca, mo­ral y po­lí­ti­ca du­ran­te los co­mien­zos de la In­gla­te­rra in­dus­trial, con­vir­tió la fo­to­gra­fía de des­nu­dos en pu­ro ar­te al in­cor­po­rar­le a las for­mas fe­me­ni­nas unas pers­pec­ti­vas de­for­ma­das y su­rrea­lis­tas.

Unos años más tar­de, Hen­ri Car­tier-Bres­son, el lla­ma­do pa­dre de la fo­to­gra­fía ca­lle­je­ra, po­nien­do en prác­ti­ca su fa­mo­sa fra­se de “el mo­men­to de­ci­si­vo”, su­po res­ca­tar pa­ra la pos­te­ri­dad even­tos fun­da­men­ta­les de la his­to­ria con­tem­po­rá­nea. No fue el úni­co. Tam­bién lo hi­zo Ce­cil Bea­ton, re­tra­tis­ta y maes­tro del re­to­que, cu­yas fotos de Gre­ta Gar­bo, Ma­rilyn Mon­roe y Au­drey Hep­burn, fue­ron ob­je­tos de cul­to mu­cho an­tes de que War­hol y pop culture fue­sen si­nó­ni­mos. Le si­guió el irre­ve­ren­te Oli­vie­ro Tos­ca­ni, que trans­for­mó el mun­do de la pu­bli­ci­dad fo­to­grá­fi­ca abor­dan­do te­mas co­mo el SI­DA, la ho­mo­se­xua­li­dad, la discriminación ra­cial y la gue­rra, con ar­tís­ti­cas imá­ge­nes que tras­pa­sa­ron las fron­te­ras del gé­ne­ro.

La po­lé­mi­ca pa­re­ció ago­tar­se cuan­do las ca­sas subas­ta­do­ras Sot­heby’s y Ch­ris­tie’s (ya no po­día ha­ber du­das: la fo­to­gra­fía —¿Quién da más?— era un ar­te) em­pe­za­ron a in­cluir en sus ca­tá­lo­gos los tra­ba­jos de fo­tó­gra­fos fa­mo­sos, co­mo el con­tro­ver­sial Hel­mut New­ton; Pe­ter Beard y sus co­lla­ges afri­ca­nos; y Man Ray, en su eta­pa de fo­tó­gra­fo avant-gar­de.

Sin em­bar­go, a pe­sar de to­do lo an­te­rior, co­mo la no­ción de ar­te siem­pre ha es­ta­do abier­ta a múl­ti­ples in­ter­pre­ta­cio­nes, to­da­vía hay quie­nes no acep­tan que la fo­to­gra­fía sea un ar­te; ni si­quie­ra con la lle­ga­da de la fo­to­gra­fía di­gi­tal y sus pro­gra­mas de ma­ni­pu­la­ción, edi­ción y re­to­que de imá­ge­nes, que per­mi­ten la ex­pe­ri­men­ta­ción pic­tó­ri­ca a ni­ve­les in­sos­pe­cha­dos.

Y no de­be­ría ser así; so­bre to­do aho­ra, cuan­do los arre­glos no se ha­cen en el cuar­to os­cu­ro (que­man­do o acla­ran­do las imá­ge­nes —no exis­tía to­da­vía Pho­toS­hop ni Ligh­troom— con no­ci­vos com­pues­tos quí­mi­cos), sino adi­cio­nan­do o eli­mi­nan­do back­grounds (pi­xe­les más o pi­xe­les me­nos), apli­can­do fil­tros ar­tís­ti­cos, sa­tu­ran­do los co­lo­res y al­te­ran­do la lu­mi­no­si­dad, dis­tor­sio­nan­do las for­mas y en­vol­vién­do­lo to­do en le­ves pá­ti­nas de in­tem­po­ral be­lle­za.

Ya no se tra­ta só­lo de me­dir la luz, com­pen­sar la ve­lo­ci­dad con la aper­tu­ra del len­te pa­ra ob­te­ner una ex­po­si­ción ade­cua­da, vi­gi­lar la pro­fun­di­dad de cam­po, estar aten­to a la es­ca­la de sen­si­bi­li­dad y ba­lan­cear los co­lo­res blan­cos; aho­ra hay que uti­li­zar las múl­ti­ples he­rra­mien­tas di­gi­ta­les que exis­ten: se­lec­ción, pin­tu­ra, vi­sua­li­za­ción, fu­sión, pa­le­tas, ca­pas y des­en­fo­ques au­to­má­ti­cos.

Y to­do pa­ra lo­grar que la fo­to­gra­fía no sea la sim­ple re­pro­duc­ción me­cá­ni­ca de una ima­gen, sino una ver­da­de­ra obra de ar­te que per­mi­ta ase­gu­rar lo di­cho por Tos­ca­ni: “Si Go­ya vi­vie­ra, no es­ta­ría pin­tan­do. Se­ría fo­tó­gra­fo”.

Ma­nuel C. Díaz es un es­cri­tor cu­bano. Co­rreo: ma­nuelc­[email protected]­cast.net.

DA­NIEL JARDIM Es­pe­cial/el Nue­vo He­rald

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.