La ges­ta­ción su­bro­ga­da y el di­le­ma de ser pa­dre

El Nuevo Herald (Sunday) - - OPINIÓN - POR BO­RIS IZA­GUI­RRE

Un es­tu­pen­do y que­ri­do ami­go, con quien ade­más lle­vo ade­lan­te to­da la pro­mo­ción de mis nue­vos éxi­tos te­le­vi­si­vos en Es­pa­ña, me en­vió el mar­tes una pe­ti­ción pa­ra co­la­bo­rar en una cam­pa­ña pa­ra com­par­tir el de­ba­te so­bre la ges­ta­ción su­bro­ga­da.

En Es­pa­ña se ha con­ver­ti­do en un de­li­ca­do te­ma que reúne a los gru­pos fe­mi­nis­tas con la Igle­sia ca­tó­li­ca y tam­bién al so­cia­lis­mo con otros par­ti­dos de ideo­lo­gía más con­ser­va­do­ra. De un la­do y otro la ges­ta­ción su­bro­ga­da le­van­ta es­pi­nas y el de­ba­te a que desea­ba in­vi­tar­me a for­mar par­te mi ami­go, pro­ve­nía de una pla­ta­for­ma lla­ma­da Son Nues­tros Hi­jos, com­pues­ta por fa­mi­lias que han am­plia­dos sus miem­bros gra­cias a la ges­ta­ción su­bro­ga­da.

Se plan­teó an­te mi un di­le­ma. En pri­mer lu­gar, siem­pre he si­do rea­cio a par­ti­ci­par en pla­ta­for­mas o fir­mar co­mu­ni­ca­dos que se ma­ni­fies­ten por una cau­sa. No creo que sea mi de­ber ni tam­po­co es mi na­tu­ra­le­za. Las co­sas que de­fien­do, co­mo la to­le­ran­cia, la li­ber­tad in­di­vi­dual, el de­re­cho a ser fe­liz y no es­con­der nin­gu­na de tus ver­da­des me re­sul­tan com­pro­mi­sos que no pue­den en­ce­rrar­se en un co­mu­ni­ca­do. Qui­zás en una obra li­te­ra­ria, a tra­vés de un per­so­na­je, en un dis­cur­so en di­rec­to por te­le­vi­sión, me pa­re­cen más ló­gi­cos y creo ha­ber­los he­cho así to­da mi vi­da.

Por eso pre­fe­rí de­cir­le a mi ami­go que no veía ade­cua­do com­par­tir su dis­cur­so en mis re­des so­cia­les. Y ade­más, en el mo­men­to que se lo co­mu­ni­qué, la re­vis­ta HO­LA pu­bli­có una en­tre­vis­ta a mi ti­tu­lán­do­la: ¡Quie­ro Adop­tar!, que en efec­to po­dría estar siem­pre en mis pla­nes pe­ro siem­pre se pos­ter­ga por­que sur­gen com­pro­mi­sos pro­fe­sio­na­les que com­pli­can ese de­seo.

Mi ami­go se lo to­mó muy bien pe­ro yo pen­sé que qui­zás a tra­vés de es­te ar­tícu­lo po­dría com­par­tir al­gu­nas opi­nio­nes so­bre ese te­ma. Mu­chos ami­gos míos han cons­trui­do sus fa­mi­lias gra­cias a la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da y tie­nen unos hi­jos y fa­mi­lias es­tu­pen­das.

Una vez en el sau­na de mi gim­na­sio se me acer­có un ac­ti­vis­ta por la ges­ta­ción su­bro­ga­da di­cién­do­me que lo mas di­fí­cil en Es­pa­ña es qui­tar de la ca­be­za de sus an­ta­go­nis­tas que sea un ti­po de tra­ta­mien­to vin­cu­la­do a los Vips y so­bre­to­do a los gays mi­llo­na­rios. Él me reite­ro que en Es­pa­ña la ma­yor can­ti­dad de fa­mi­lias que re­cu­rren a es­te ti­po de fe­cun­da­ción son he­te­ro­se­xua­les y mu­chas ve­ces no tie­nen los me­dios pa­ra costear el al­to pre­cio que exis­te en paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro jus­ta­men­te al sa­lir del va­por, leí en un pe­rió­di­co muy pres­ti­gio­so el pun­to de vis­ta de las fe­mi­nis­tas, que con­si­de­ran que se es­cla­vi­za a la mu­jer y no es­tán dis­pues­tas a cam­biar un ápi­ce su po­si­ción ra­di­cal.

El go­bierno es­pa­ñol, so­cia­lis­ta, apo­ya esa vi­sión. Mi ami­go in­sis­te en con­se­guir des­de su pla­ta­for­ma una po­si­bi­li­dad de de­ba­te: “en el que se es­cu­che a to­do el mun­do, a mu­je­res que que­rrían ges­tar pa­ra ayu­dar a otros y a mu­je­res que ya lo han he­cho”. El día que en­vió su men­sa­je pa­ra par­ti­ci­par me in­for­mó que ese día las pa­re­des de Ma­drid ama­ne­cie­ron em­pa­pe­la­das por car­te­les con el le­ma: “No­so­tras pa­ri­mos, no­so­tras de­ci­di­mos”.

Pe­ro mi ma­ri­do y yo ha­bla­mos so­bre el te­ma y ter­mi­na­mos pen­san­do en la cien­cia, que va­lo­ra­mos tan­to y re­le­yen­do las no­ti­cias so­bre el cien­tí­fi­co chino He, quien con mu­cho as­pa­vien­to ha anun­cia­do que ha fe­cun­da­do con ge­nes mo­di­fi­ca­dos y la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal se ha pues­to en aler­ta an­te la po­si­bi­li­dad de en­con­trar­se an­te un char­la­tán, con­clui­mos que el de­ba­te pro­pues­to por mi ami­go se en­fren­ta tam­bién a mu­chas aris­tas. Nos di­mos cuen­ta, so­li­tos en nues­tra ha­bi­ta­ción, no exis­te di­le­ma más gran­de que ser pa­dres.

Bo­ris Iza­gui­rre es un es­cri­tor y pre­sen­ta­dor ve­ne­zo­lano. Twit­ter: @Bo­ri­si­za­gui­rre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.