El éxo­do es la con­se­cuen­cia de la de­s­es­pe­ran­za

El Nuevo Herald (Sunday) - - OPINIÓN - POR CAR­LOS ALBERTO MONTANER

La ima­gen del si­glo XXI es la de mul­ti­tu­des que hu­yen. ¿Quién pue­de ol­vi­dar la fo­to de Alan Kur­di, el ni­ño de 3 años aho­ga­do en el Me­di­te­rrá­neo mien­tras su fa­mi­lia si­rio-kur­da in­ten­ta­ba huir del in­fierno or­ga­ni­za­do por los ru­sos pa­ra sos­te­ner al dés­po­ta As­sad? Pa­re­cía que es­ta­ba dor­mi­do, (más bien “dor­mi­di­to”, era tan pe­que­ño y bo­ni­to el crío).

O las imá­ge­nes de las ca­ra­va­nas de cen­troa­me­ri­ca­nos, es­pe­cial­men­te hon­du­re­ños, que in­ten­ta­ban cru­zar la fron­te­ra rum­bo a Es­ta­dos Uni­dos. O la de los ne­gros sub­saha­ria­nos que viajan ha­ci­na­dos en pa­te­ras rum­bo a un in­cier­to des­tino eu­ro­peo de dro­gas, pros­ti­tu­ción o, en el me­jor de los ca­sos, de ven­ta de mer­can­cías fal­si­fi­ca­das en im­pro­vi­sa­dos ten­de­re­tes.

Hay que ha­cer al­go. El fe­nó­meno es uni­ver­sal. Los po­bres, los per­se­gui­dos y ma­cha­ca­dos por la re­pre­sión po­lí­ti­ca, sa­ben que hay un mun­do me­jor y que es­tá en otra par­te al al­can­ce de una bal­sa, de un ca­mino in­trin­ca­do o de un río li­mí­tro­fe. El ci­ne, la te­le­vi­sión, las re­des so­cia­les dan no­ti­cias cons­tan­tes de esas na­cio­nes fe­li­ces en las que es po­si­ble so­ñar con un fu­tu­ro dis­tin­to. Cuan­do se sa­be que es­ta­mos con­de­na­dos a vi­vir me­dio­cre­men­te ba­jo las bo­tas de los opre­so­res sur­ge la ne­ce­si­dad psi­co­ló­gi­ca de es­ca­par.

Fue lo que ocu­rrió en 1980 cuan­do Fi­del Castro anun­ció que le qui­ta­ba la pro­tec­ción a la em­ba­ja­da de Perú en La Ha­ba­na pa­ra que se asi­la­ra quien qui­sie­ra. El Co­man­dan­te pen­sa­ba que se­rían unas po­cas do­ce­nas. En­tra­ron 11,000 per­so­nas en po­cas ho­ras. To­das las que ca­bían mi­lí­me­tro a mi­lí­me­tro. Fue un dra­ma in­só­li­to. Era la avan­za­di­lla au­daz de los mi­llo­nes de cu­ba­nos que se ha­bían cer­cio­ra­do de que sus vi­das se­rían inevi­ta­ble­men­te mi­se­ra­bles y na­da po­dían ha­cer por me­jo­rar­las por­que el go­bierno se in­ter­po­nía con sus prohi­bi­cio­nes y con­tro­les ab­sur­dos.

Ir­se del país pa­ra siem­pre se pa­re­ce a la de­ci­sión de los sui­ci­das. Los sui­ci­das se qui­tan la vi­da cuan­do no les ven sa­li­da a sus des­di­chas.

Fue esa ur­gen­cia la que nu­trió a las ca­ra­va­nas cen­troa­me­ri­ca­nas. Eran so­cie­da­des fa­lli­das sin es­pe­ran­zas de me­jo­rar. No es la po­bre­za. Po­bres hay en Pa­na­má y en Cos­ta Ri­ca y no hay na­tu­ra­les de esos paí­ses en me­dio de la ria­da de in­mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos. Pa­na­má y Cos­ta Ri­ca, a tran­cas y ba­rran­cas, son de­mo­cra­cias li­be­ra­les en las que es po­si­ble so­ñar con un fu­tu­ro me­jor. Po­bres ha­bía en la Ve­ne- zue­la pre­cha­vis­ta y el país se­guía re­ci­bien­do ilu­sio­na­dos in­mi­gran­tes. El éxo­do es la con­se­cuen­cia de la de­s­es­pe­ran­za.

¿Qué se pue­de ha­cer? Lo pri­me­ro, es ali­viar a las víc­ti­mas. Cu­rar­las. Ali­men­tar­las. De­vol­ver­les la dig­ni­dad per­di­da. Lo sé por­que fui una de esas víc­ti­mas. En sep­tiem­bre de 1961 lle­gué a Mia­mi des­de La Ha­ba­na en un vue­lo que traía asi­la­dos de la em­ba­ja­da de Ve­ne­zue­la en Cu­ba. Te­nía 18 años. No me di­je­ron lo que te­nía que ha­cer, sino me die­ron los ins­tru­men­tos pa­ra que yo de­ci­die­ra có­mo pro­cu­ra­ba mi pro­pia fe­li­ci­dad y la de mi fa­mi­lia.

Des­gra­cia­da­men­te, es­to es al­go que no se pue­de de­jar al mé­to­do de­mo­crá­ti­co. Las so­cie­da­des sue­len ser in­cle­men­tes con los ex­tra­ños. Tal vez es par­te de nues­tra car­ga ge­né­ti­ca. La úni­ca gran con­cen­tra­ción que co­no­cie­ron los cu­ba­nos en 1939 fue con­vo­ca­da pa­ra ce­rrar­les el pa­so a los po­bres ju­díos que huían del ho­rror na­zi. Di­cen los pe­rió­di­cos de la épo­ca que 40,000 ha­ba­ne­ros se con­gre­ga­ron a opo­ner­se a es­ta in­mi­gra­ción. La ima­gen de los ha­bi­tan­tes de Ti­jua­na ti­rán­do­les pie­dras a las ca­ra­va­nas cen­troa­me­ri­ca­nas son una elo­cuen­te ex­pre­sión de es­tos re­cha­zos atá­vi­cos.

La fal­sa idea de que “nos qui­tan los tra­ba­jos”, o el cálcu­lo mez­quino de que “vie­nen a uti­li­zar nues­tros li­mi­ta­dos re­cur­sos pú­bli­cos” sue­le pre­va­le­cer an­te el dé­bil ins­tin­to so­li­da­rio.

Por eso no se pue­de de­jar al buen jui­cio de la ma­yo­ría. La ma­yo­ría es muy cruel cuan­do se tra­ta de per­so­nas que ado­ran a otros dio­ses, tie­nen un co­lor di­fe­ren­te o ha­blan otra len­gua. Pe­ro hay que ha­cer al­go.

El úl­ti­mo li­bro de Car­los Alberto Montaner es una re­vi­sión de “Las raí­ces tor­ci­das de Amé­ri­ca La­ti­na”, pu­bli­ca­da por Pla­ne­ta y ac­ce­si­ble en pa­pel o di­gi­tal por Ama­zon. Twit­ter: @Car­lo­sAMon­ta­ner. @FIR­MAS PRESS

GRE­GORY BULL AP

BRIT­TANY RÍOS, de Hon­du­ras (cen­tro), lle­va una ces­ta con sus pe­lu­ches du­ran­te el tras­la­do de su fa­mi­lia y otros in­mi­gran­tes des­de un re­fu­gio a un edi­fi­cio más gran­de, el vier­nes en Ti­jua­na, Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.