Hay que abar­car el te­ma del cam­bio cli­má­ti­co con res­pon­sa­bi­li­dad

El Nuevo Herald (Sunday) - - OPINIÓN - POR SA­BI­NA COVO

La reac­ción del pre­si­den­te Do­nald Trump a un in­for­me re­ve­la­do en el fin de se­ma­na des­pués del Día de Ac­ción de Gra­cias es ri­dí­cu­la­men­te gra­cio­sa.

No so­la­men­te el es­tu­dio es pro­du­ci­do ba­jo el aus­pi­cio de su pro­pia ad­mi­nis­tra­ción, sino que él mis­mo nie­ga que las 13 agen­cias fe­de­ra­les par­ti­ci­pan­tes en el re­por­te pue­dan estar acer­ta­das. A lo lar­go de 1,600 pá­gi­nas, el “Na­tio­nal Cli­ma­te As­sess­ment” ase­gu­ra que el im­pac­to del cam­bio cli­má­ti­co en los ciu­da­da­nos de Es­ta­dos Uni­dos se­rá sig­ni­fi­ca­ti­vo de no to­mar­se ac­cio­nes es­pe­cí­fi­cas pa­ra re­du­cir sus efec­tos. El pre­si­den­te ha di­cho en una en­tre­vis­ta al Was­hing­ton Post:

“No veo los efec­tos de­vas­ta­do­res del cam­bio cli­má­ti­co que se ad­vier­ten en el in­for­me. Uno de los pro­ble­mas es que hay mu­cha gen­te co­mo yo, que te­ne­mos ni­ve­les muy al­tos de in­te­li­gen­cia, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te so­mos tan cre­yen­tes. Mi­ras nues­tro ai­re y nues­tra agua y aho­ra mis­mo es­ta­mos en un lu­gar lim­pio”.

¿Se­rá que el pre­si­den­te le­yó el in­for­me?

Se­gún la pá­gi­na web de la agen­cia fe­de­ral de pro­tec­ción me­dioam­bien­tal, en efec­to el ai­re si es­ta más pu­ro a tra­vés de los años. Ade­más, mues­tra un fac­tor de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co li­ga­do al mis­mo. Sin em­bar­go, los in­di­ca­ti­vos son re­la­ti­vos. Es­te mis­mo año la Ame­ri­can Lung As­so­cia­tion (Aso­cia­ción Americana pa­ra la Sa­lud Pul­mo­nar) re­ve­ló un in­for­me que ase­gu­ra que 133.9 mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses es­tán ex­pues­tos a la po­lu­ción. Que, si bien las par­tí­cu­las de po­lu­ción han me­jo­ra­do, con las tem­pe­ra­tu­ras más cá­li­das que han em­pe­za­do a ver­se des­de el 2014, la con­ta­mi­na­ción en la ca­pa de ozono ha em­peo­ra­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. Así que, de nue­vo, las ci­fras son re­la­ti­vas.

Aho­ra, lo que si di­cen mu­chos cien­tí­fi­cos es que el cam­bio cli­má­ti­co es­tá oca­sio­nan­do es­tra­gos. Y es sor­pren­den­te que el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos ni si­quie­ra con un in­for­me he­cho por su pro­pio go­bierno lo pue­da acep­tar. Pe­ro bueno, que se pue­de es­pe­rar si du­da de ca­si to­do su ga­bi­ne­te de go­bierno, que pa­re­ce que cam­bia con fre­cuen­cia.

El pa­nel es­pe­cí­fi­co de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra el cam­bio cli­má­ti­co ha emi­ti­do un in­for­me es­te año ad­vir­tien­do del pe­li­gro pa­ra el pla­ne­ta si el ca­len­ta­mien­to del glo­bo si­gue as­cen­dien­do. La cri­sis ven­dría tan pron­to co­mo en el año 2040. El in­for­me ha­bía si­do re­ve­la­do en el 2015, año en que se ne­go­ció el pac­to de Pa­rís, acuer­do del que Es­ta­dos Uni­dos hoy no es miem­bro por­que se­gún Trump, Es­ta­dos Uni­dos pue­de ma­ne­jar su me­dioam­bien­te de ma­ne­ra ais­la­da del res­to del mun­do.

Agua con­ta­mi­na­da, es­ca­sez de ali­men­tos, más in­cen­dios fo­res­ta­les, ai­re con­ta­mi­na­do que per­ju­di­ca­ría la sa­lud, son al­gu­nos de los mu­chos es­tra­gos que cau­sa ig­no­rar los cam­bios en las tem­pe­ra­tu­ras, tal cual co­mo lo ha­ce el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos y varios de sus se­gui­do­res, in­clui­dos lí­de­res en pues­tos de al­go ran­go co­mo el go­ber­na­dor de la Flo­ri­da y re­cién elec­tor se­na­dor, Rick Scott, y el se­na­dor fe­de­ral Mar­co Ru­bio.

Aún peor, en al­gu­nas oca­sio­nes el fa­na­tis­mo re­li­gio­so de al­gu­nos no ha de­ja­do acep­tar el desa­rro­llo de la cien­cia, y es­to oca­sio­na re­sul­ta­dos de­vas­ta­do­res. La eco­no­mía tam­bién su­fre los es­tra­gos ca­da vez que hay un desas­tre na­tu­ral mal ma­ne­ja­do, o que ocu­rre por fal­ta de pre­ven­ción.

La le­gen­da­ria re­vis­ta Na­tio­nal Geo­grap­hic en su edi­ción de no­viem­bre ha de­fi­ni­do el cam­bio cli­má­ti­co de la si­guien­te ma­ne­ra: “Los gla­cia­res se es­tán de­rri­tien­do, los ni­ve­les del mar es­tán su­bien­do, los bos­ques nu­bo­sos se es­tán mu­rien­do y la vi­da sil­ves­tre es­tá lu­chan­do pa­ra man­te­ner el rit­mo. Se es­tá vol­vien­do cla­ro que los hu­ma­nos han cau­sa­do la ma­yor par­te del ca­len­ta­mien­to del si­glo pa­sa­do al li­be­rar ga­ses que atra­pan el ca­lor a me­di­da que im­pul­sa­mos nues­tras vi­das mo­der­nas. Lla­ma­dos ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, sus ni­ve­les son más al­tos aho­ra que en los úl­ti­mos 650,000 años”.

Su­pon­go que pa­ra el pre­si­den­te Trump es­ta in­for­ma­ción tam­bién es “fa­ke news”.

Si­ga a Sa­bi­na Covo en Twit­ter: @sa­bi­na­co­vo.

NIKLAS HA­LLE'N AFP/Getty Images

“EL CLI­MA es­tá cam­bian­do, ¿por qué no lo ha­cen nues­tros po­lí­ti­cos”, di­ce la pan­car­ta en una pro­tes­ta en Lon­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.