Cen­te­na­res de ré­pli­cas sa­cu­den Alas­ka des­pués de sis­mos

El Nuevo Herald (Sunday) - - ESTADOS UNIDOS - As­so­cia­ted Press

Cen­te­na­res de ré­pli­cas se­guían sin­tién­do­se en Alas­ka el sá­ba­do, un día des­pués de que dos sis­mos fuer­tes cau­sa­ron grie­tas en ca­rre­te­ras, sus­pen­sión de vue­los y pá­ni­co en la po­bla­ción de la ciu­dad más gran­de del es­ta­do.

El geo­fí­si­co del Ser­vi­cio Geo­ló­gi­co de Es­ta­dos Uni­dos (USGS) Paul Ca­ru­so di­jo que ha ha­bi­do 545 ré­pli­cas, in­clu­so la de 5.7 que se pro­du­jo ca­si in­me­dia­ta­men­te tras el te­rre­mo­to del vier­nes, de 7.0 de mag­ni­tud. On­ce de ellas han si­do de 4.5 o más.

Las ré­pli­cas de­be­rán vol­ver­se más dé­bi­les y me­nos re­cien­tes en los pró­xi­mos días, pe­ro las au­to­ri­da­des no es­tán se­gu­ras de cuán­do ce­sa­rán, di­jo Ca­ru­so.

El USGS di­jo que el pri­mer te­rre­mo­to tu­vo su epi­cen­tro unos 12 ki­ló­me­tros (7 mi­llas) al nor­te de An­cho­ra­ge, con una po­bla­ción de 300,000 per­so­nas. La gen­te sa­lió de sus ofi­ci­nas co­rrien­do o se re­fu­gia­ron ba­jo me­sas. La ré­pli­ca de 5.7 se pro­du­jo cin­co mi­nu­tos más tar­de, se­gui­da por una se­rie de tem­blo­res me­no­res.

“Nos afe­rra­mos el uno al otro. Ni si­quie­ra era po­si­ble po­ner­se de pie”, di­jo Shei­la Bai­ley, quien es­ta­ba tra­ba­jan­do en la ca­fe­te­ría de una es­cue­la se­cun­da­ria al mo­men­to del te­rre­mo­to. “So­nó y se sin­tió co­mo si la es­cue­la se es­tu­vie­ra des­ba­ra­tan­do”.

Un gran tra­mo de una ram­pa de sa­li­da de una ca­rre­te­ra cer­ca­na al ae­ro­puer­to de la ciu­dad se des­plo­mó, de­jan­do va­ra­do a un au­to­mó­vil en una es­tre­cha is­la de pa­vi­men­to ro­dea­da de pro­fun­das grie­tas en el con­cre­to. Varios vehícu­los cho­ca­ron en una im­por­tan­te in­ter­sec­ción en Wa­si­lla, al nor­te de An­cho­ra­ge, du­ran­te el te­rre­mo­to.

El je­fe de po­li­cía de An­cho­ra­ge, Jus­tin Doll, di­jo que se le in­for­mó que par­tes de la Au­to­pis­ta Glenn, una vía pa­no­rá­mi­ca que re­co­rre el no­res­te en­tre gran­jas, mon­ta­ñas y gla­cia­res “des­apa­re­cie­ron por com­ple­to”. El trán­si­to en los tres ca­rri­les pa­ra sa­lir de la ciu­dad iba su­ma­men­te len­to y que­dó prác­ti­ca­men­te de­te­ni­do la tar­de del vier­nes, mien­tras que los vehícu­los de emer­gen­cia tran­si­ta­ban por el ar­cén.

Las sa­cu­di­das des­tro­za­ron ven­ta­na­les, de­rri­ba­ron ob­je­tos de re­pi­sas, abrie­ron grie­tas en un edi­fi­cio de dos pi­sos en el cen­tro de An­cho­ra­ge, in­te­rrum­pie­ron el ser­vi­cio eléc­tri­co e in­ha­bi­li­ta­ron los se­má­fo­ros, cau­san­do pro­ble­mas de trán­si­to. El te­rre­mo­to pro­vo­có que un hom­bre fue­ra arro­ja­do de una ti­na.

Todos los vue­los en el ae­ro­puer­to fue­ron sus­pen­di­dos du­ran­te ho­ras lue­go de que el sis­mo cor­tó el ser­vi­cio te­le­fó­ni­co y obli­gó a eva­cuar la to­rre de con­trol. El oleo­duc­to Alas­ka -de 1,290 ki­ló­me­tros (800 mi­llas) de lon­gi­tud- tam­bién fue ce­rra­do mien­tras se en­via­ban tra­ba­ja­do­res a ins­pec­cio­nar los da­ños.

Las cla­ses fue­ron can­ce­la­das en An­cho­ra­ge y se les pi­dió a los pa­dres que re­co­gie­ran a sus hi­jos mien­tras las au­to­ri­da­des exa­mi­na­ban las es­cue­las en bus­ca de fu­gas de gas y otros da­ños.

PAUL SANCYA AP

UNA TRA­BA­JA­DO­RA ins­pec­cio­na un au­to en la plan­ta de en­sam­bla­je de Ge­ne­ral Mo­tors en Ham­tramck, Mi­chi­gan.

JONATHAN M. LETTOW AP

VA­RIAS PER­SO­NAS ob­ser­van una ca­rre­te­ra da­ña­da por un fuer­te sis­mo ocu­rri­do el vier­nes en Wa­si­lla, Alas­ka.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.