Nue­va se­rie de Fritz Wun­der­lich

El Nuevo Herald (Sunday) - - MÚSICA - POR SE­BAS­TIAN SPRENG

El fe­liz di­cho so­bre Car­los Gar­del bien po­dría apli­car­se a Fritz Wun­der­lich el que a me­dio si­glo de su trá­gi­ca des­apa­ri­ción, co­mo el Zor­zal crio­llo, “Ca­da día can­ta me­jor”. Pa­ra re­afir­mar­lo otra vez, el fe­no­me­nal te­nor teu­tón re­apa­re­ce en una nue­va se­rie ori­gi­na­da en los ar­chi­vos de la SWR, la ra­dio del su­r­oes­te ale­mán, ar­chi­vos que han si­do lim­pia­dos, lus­tra­dos y remozados con in­fi­ni­to es­me­ro. El re­sul­ta­do es asom­bro­so, la voz de tim­bre in­con­fun­di­ble emer­ge aún con ma­yor cla­ri­dad y lu­mi­no­si­dad, la dic­ción y na­tu­ra­li­dad ex­pre­si­va au­na­dos a una mu­si­ca­li­dad sin pa­ran­gón ha­cen de la nue­va en­tre­ga un im­per­di­ble pa­ra su le­gión de fa­ná­ti­cos y pa­ra aque­llos que deseen co­no­cer al má­xi­mo te­nor al nor­te de los Al­pes de su ge­ne­ra­ción cu­ya vi­da que­dó trun­ca a los 35 años ape­nas días an­tes de via­jar a Nue­va York pa­ra su es­pe­ra­do de­but en el Met.

Es cier­to que no que­da mu­cho por sa­car a la luz de al­go más de una dé­ca­da de gra­ba­cio­nes, pe­ro la SWR se las arre­gla pa­ra en­con­trar al­gu­nas ver­da­de­ras jo­yi­tas en una edi­ción que va por la sép­ti­ma en­tre­ga; de he­cho, el dis­co Con­tem­po­rá­neos de Mo­zart, vo­lu­men 6 es otro ha­llaz­go. En és­ta úl­ti­ma re­gre­san dos esen­cia­les de su dis­co­gra­fía, los ci­clos La be­lla mo­li­ne­ra de Schu­bert y Amor de poe­ta de Schu­mann, en to­mas an­te­rio­res a las re­fe­ren­cia­les de DG, don­de pri­man la fres­cu­ra y lim­pi­dez in­com­pa­ra­ble del can­tan­te. Son ver­sio­nes que ape­lan al elu­si­vo ró­tu­lo de “de­fi­ni­ti­vas”. No obs­tan­te, el ma­yor in­te­rés re­si­de en cua­tro can­cio­nes de las Deuts­che Volks­lie­der de Brahms gra­ba­das en 1955 que só­lo ha­ce la­men­tar el que no las ha­ya gra­ba­do com­ple­tas ya que es­te ma­te­rial se avie­ne a sus me­dios ideal­men­te, la sen­ci­llez cam­pe­cha­na del te­nor las ha­ce im­pres­cin­di­bles, aquí no hay re­bus­ques ni in­te­lec­tua­li­za­cio­nes, son lo que sig­ni­fi­can: can­cio­nes po­pu­la­res ale­ma­nas. El rui­se­ñor de las can­cio­nes po­pu­la­res in­fan­ti­les es el pe­que­ño bro­che de oro. Ese mis­mo año gra­bó nue­ve Lie­der de Hu­go Wolf , seis per­te­ne­cien­tes al Ita­lia­nis­ches Lie­der­buch, y otra vez des­lum­bra. Com­ple­ta la en­tre­ga una se­lec­ción de Richard Strauss que in­clu­ye un me­mo­ra­ble Zueig­nung, dos ver­sio­nes del cé­le­bre Ade­lai­de de Beet­ho­ven y dos be­lle­zas de Schu­bert, Se­re­na­ta y Su re­tra­to de El can­to del cis­ne.

No son los ata­ques im­pe­ca­bles, ni el le­ga­to se­do­so, ni la voz que sur­ge co­mo ma­nan­tial, ni el bri­llo ru­ti­lan­te del ins­tru­men­to en to­da su ex­ten­sión, sino la na­tu­ra­li­dad del en­fo­que en cual­quier gé­ne­ro abor­da­do sea Lie­der, ora­to­rio, ópe­ra, ope­re­ta y can­cio­nes po­pu­la­res que en otros re­sul­ta in­so­por­ta­ble­men­te cur­si, lo que ga­ran­ti­za una con­ta­gio­sa lec­ción de can­to y un dis­fru­te con­ti­nuo al oyen­te por par­te de Wun­der­lich, no por na­da su ape­lli­do por una so­la le­tra no sig­ni­fi­ca luz ma­ra­vi­llo­sa.

No se equi­vo­ca­ba el com­po­si­tor Ro­bert Stolz cuan­do des­pués de una se­sión de sus ope­re­tas vie­ne­sas le es­cri­bió “Que­ri­do ami­go, Dios no só­lo lo do­tó con una voz mag­ní­fi­ca sino de una mu­si­ca­li­dad ra­ya­na en lo me­ta­fí­si­co y un sen­ti­mien­to di­fí­cil de ha­llar en la his­to­ria de la música”. Des­pués de go­zar es­ta edi­ción se com­prue­ba que Stolz no exa­ge­ra­ba y que aque­lla cer­te­ra má­xi­ma del le­gen­da­rio di­rec­tor Hans von Bu­low “un te­nor más que un hom­bre es una en­fer­me­dad” no apli­ca a Wun­der­lich, un ra­ra avis que de­fi­ni­ti­va­men­te “Ca­da dia can­ta me­jor”.

* FRITZ WUN­DER­LICH, LIE­DER, SWR MU­SIC, SWR19064 CD, 2CD

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.