Ce­men­te­rios, cu­rio­sos des­ti­nos tu­rís­ti­cos

El Nuevo Herald (Sunday) - - PASAPORTES - POR PU­RI­FI­CA­CIÓN LEÓN

El Père La­chai­se es uno de los lu­ga­res más vi­si­ta­dos de la ca­pi­tal fran­ce­sa y no so­lo por los tu­ris­tas, pues es bas­tan­te ha­bi­tual en­con­trar a pa­ri­si­nos pa­sean­do en­tre sus ca­lles.

Uno de los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos de es­te re­cin­to es el gran nú­me­ro de per­so­na­jes cé­le­bres que allí des­can­san, en­tre ellos can­tan­tes, mú­si­cos, po­lí­ti­cos o li­te­ra­tos. De he­cho, es ne­ce­sa­rio con­tar con la ayu­da de un ma­pa pa­ra po­der en­con­trar sus tum­bas.

Una de las más fre­cuen­ta­das es la del can­tan­te Jim Mo­rri­son, lí­der de The Doors. So­bre la lápida sue­le ha­ber flo­res, dis­cos, fotos y otros re­cuer­dos de los fans que se acer­can has­ta allí pa­ra hon­rar a es­ta mí­ti­ca fi­gu­ra del rock.

Otra can­tan­te irre­pe­ti­ble que des­can­sa en es­te ce­men­te­rio pa­ri­sino es Edith Piaf. Se aca­ban de cum­plir 55 años de la muer­te de una de las vo­ces más re­co­no­ci­das de la música fran­ce­sa. Su­yas son can­cio­nes tan in­sig­nes co­mo “La vie en ro­se” o “Non je ne re­gret­te rien”. El ver­da­de­ro nom­bre de la ar­tis­ta era Edith Gio­van­na Gas­sion, aun­que se la co­no­cía co­mo Edith Piaf (piaf sig­ni­fi­ca go­rrión en fran­cés) por su as­pec­to des­va­li­do.

Otra de las tum­bas más bus­ca­das en el Père La­chai­se es la del es­cri­tor Os­car Wil­de, un mau­so­leo que los vi­si­tan­tes han cu­bier­to de be­sos. Tam­bién es­tá en­te­rra­do en es­te cam­po­san­to el gran dra­ma­tur­go fran­cés Mo­lie­re, au­tor de gran­des obras tea­tra­les co­mo “El en­fer­mo ima­gi­na­rio”, “El mi­sán­tro­po” o “Tar­tu­fo”.

Pe­ro la lis­ta de per­so­na­jes ilus­tres que re­po­san en es­te ce­men­te­rio es mu­cho más am­plia. Cho­pin, Mar­cel Proust, Mo­di­glia­ni, Ma­ría Ca­llas o Ca­mi­lle Pi­sa­rro son so­lo al­gu­nos de los gran­des nom­bres que han en­con­tra­do su úl­ti­mo ho­gar en­tre los mu­ros del Père La­chai­se.

CE­MEN­TE­RIO JU­DÍO DE PRA­GA

En la ciu­dad de Pra­ga hay otra ne­cró­po­lis cu­ya vi­si­ta so­bre­co­ge. Se tra­ta del an­ti­guo ce­men­te­rio ju­dío que da­ta del si­glo XV y que se uti­li­zó co­mo lu­gar de en­te­rra­mien­to has­ta 1787. Pues­to que aco­gió di­fun­tos du­ran­te tan­tos años y no se pu­do am­pliar, se lle­gó a la so­lu­ción de rea­li­zar los en­te­rra­mien­tos unos so­bre otros, de ma­ne­ra que en al­gu­nos lu­ga­res de las ne­cró­po­lis hay has­ta diez ca­pas.

Se­gún in­di­ca el Por­tal Ofi­cial de Tu­ris­mo de Pra­ga, el per­so­na­je más im­por­tan­te allí en­te­rra­do es el ra­bí Jehu­da Li­wa ben Be­ca­lel, un eru­di­to y pe­da­go­go co­no­ci­do co­mo ra­bi Löw, al que se re­la­cio­na con crea­ción del Gó­lem.

Cuen­ta la le­yen­da que es­te ra­bino creó un gran mu­ñe­co de ba­rro y lo do­tó de vi­da po­nién­do­le en la bo­ca un tro­zo de per­ga­mino en el que ha­bía es­cri­to el nom­bre de Dios.

An­tes de ca­da Sab­bat, el día de des­can­so pa­ra los ju­díos, el ra­bino ex­traía el per­ga­mino de la bo­ca del Gó­lem y és­te se que­da­ba in­mó­vil. Sin em­bar­go, un día ol­vi­dó ha­cer­lo y la cria­tu­ra en­fu­re­ció y cau­só gran­des des­tro­zos en la ciu­dad. Hay dis­tin­tas ver­sio­nes so­bre el fi­nal del Gó­lem, pe­ro to­das coin­ci­den en que los restos de es­te mítico ser des­can­sa­rían aún hoy en al­gún rin­cón de la si­na­go­ga Vie­jaNue­va de Pra­ga.

Pe­ro si hay una ciu­dad fa­mo­sa por las le­yen­das es Edim­bur­go y es­pe­cial­men­te sus ce­men­te­rios. Uno de los más co­no­ci­dos de la ca­pi­tal es­co­ce­sa es el Old Cal­ton. Allí es­tá en­te­rra­do David Allan, un pin­tor que vi­vió en el si­glo XVIII. En su lápida se pue­de ob­ser­var una gran man­cha que se ase­me­ja a un ros­tro con la bo­ca muy abier­ta. Cuen­ta la le­yen­da que es­ta es la úl­ti­ma obra del ar­tis­ta que re­pre­sen­ta su pro­pio ros­tro pi­dien­do so­co­rro pues, al pa­re­cer, fue una de esas per­so­nas con ca­ta­lep­sia a las que se­pul­ta­ron vi­vas.

En es­te ce­men­te­rio tam­bién es­tá el fi­ló­so­fo David Hu­me, en un gran mau­so­leo en for­ma de to­rreón. Cer­ca de su se­pul­tu­ra se al­za un mo­nu­men­to en ho­nor a varios sol­da­dos

PU­RI­FI­CA­CIÓN LEÓN EFE

IMA­GEN DEL ce­men­te­rio Old Cal­ton de Edim­bur­go.

PU­RI­FI­CA­CIÓN LEÓN EFE

TUM­BA DE Jim Mo­rri­son en el ce­men­te­rio de Père La­chai­se de Pa­rís.

PU­RI­FI­CA­CIÓN LEÓN EFE

ES­TA­TUA QUE re­cuer­da al pe­rro Bobby a la en­tra­da del ce­men­te­rio de Grey­friars, en Edim­bur­go.

PU­RI­FI­CA­CIÓN LEÓN efe

TUM­BA DE Edith Piaf, en el ce­men­te­rio de Père La­chai­se de Pa­rís.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.