Mi inol­vi­da­ble al­muer­zo con el pre­si­den­te

El Nuevo Herald (Sunday) - - PORTADA - POR FA­BIO­LA SAN­TIA­GO

Al pre­si­den­te Geor­ge H.W. Bush no le gus­ta­ba que le hi­cie­ran pre­gun­tas po­lí­ti­cas du­ran­te el al­muer­zo, nos ad­vir­tió un asis­ten­te de pro­to­co­lo de la Ca­sa Blan­ca a mí a otros cin­co pe­rio­dis­tas que nos íba­mos a sen­tar a su la­do.

El pre­si­den­te so­lo que­ría com­par­tir un buen al­muer­zo.

Sin em­bar­go no me pu­de con­te­ner. Te­ner el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos sen­ta­do a mi la­do y no po­der dis­cu­tir con él las no­ti­cias en un año tan his­tó­ri­co co­mo 1989 era una ver­da­de­ra tor­tu­ra. La con­ver­sa­ción so­bre sus nie­tos y mis hi­jas no al­can­za­ba pa­ra mu­cho en mo­men­tos que las re­for­mas del glas­nost y la pe­res­troi­ka es­ta­ban en su apo­geo en la Unión So­vié­ti­ca, y en­ton­ces es­pe­rá­ba­mos que pu­die­ran lle­gar a Cu­ba.

“La no­ti­cia en Mia­mi es­te fin de se­ma­na es la vi­si­ta de Gor­ba­chev a Cu­ba”, le di­je, co­mo si es­tu­vié­ra­mos co­men­tan­do so­bre el tiem­po en Mos­cú y en La Ha­ba­na.

Pe­ro el pre­si­den­te no mor­dió el an­zue­lo.

“Sí, res­pon­de­ré pre­gun­tas so­bre ese te­ma des­pués”, me di­jo el pre­si­den­te Bush en un tono de­li­ca­do e in­for­mal cuan­do le men­cio­né el tó­pi­co que ator­men­ta­ba mi men­te.

“¿Quie­res que te au­to­gra­fíe el me­nú?”

Y sin es­pe­rar por mi “¡Des­de lue­go!”, to­mó el ele­gan­te me­nú y lo fir­mó.

Es­tas fue­ron las úl­ti­mas pa­la­bras que in­ter­cam­bié con Geor­ge H.W. Bush, el pre­si­den­te nú­me­ro 41 de Es­ta­dos Uni­dos, que mu­rió es­te vier­nes a los 94 años.

Nun­ca su­pe por qué, de todos los pe­rio­dis­tas in­vi­ta­dos a la Ca­sa Blan­ca ese día, me sen­ta­ron jun­to al pre­si­den­te en el al­muer­zo pa­ra com­par­tir con los me­dios de pren­sa du­ran­te su pri­mer año en el car­go, el 31 de mar­zo, el día 70 de su man­da­to.

Fue un ho­nor y un re­cuer­do que ate­so­ro, so­bre to­do hoy en día, cuan­do el país es­tá de due­lo y lo re­cuer­da. So­la­men­te pue­do agra­de­cer­le por ha­ber­le da­do a es­ta cu­ba­noa­me­ri­ca­na de Mia­mi una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble.

Re­cuer­do un sa­lón es­plen­do­ro­so, ador­na­do con flo­res ro­jas y ama­ri­llas y un re­tra­to enor­me de Abraham Lin­coln, con la mano en la bar­bi­lla y una mi­ra­da pen­sa­ti­va, que pa­re­cía estar ob­ser­ván­do­nos. Las cá­ma­ras de te­le­vi­sión, en una fi­la de­trás, se apa­ga­ron du­ran­te el al­muer­zo, co­mo Bush tam­bién pi­dió.

El pre­si­den­te sa­lu­dó a to­do el mun­do, y en nues­tra me­sa, rom­pió el hie­lo rá­pi­da­men­te cuan­do di­jo que los be­llos pla­tos con bor­des ro­jos don­de co­me­ría­mos eran de la cos­to­sa va­ji­lla de la ex pri­me­ra da­ma Nancy Rea­gan. Nos reí­mos mu­cho con su in­si­nua­ción: “Por fa­vor, no los rom­pan”.

Sin du­da al­gu­na, lo me­jor de la ho­ra que pa­sa­mos con el pre­si­den­te fue co­no­cer a un Geor­ge Bush más per­so­nal, co­mo pa­dre, abue­lo y fa­ná­ti­co del béis­bol y del jue­go co­no­ci­do co­mo he­rra­du­ras. No se jac­tó de ello, pe­ro su­pe des­pués que po­día acer­tar con la he­rra­du­ra tres de ca­da 10 ve­ces, un pro­me­dio res­pe­ta­ble.

El pre­si­den­te to­da­vía es­ta­ba im­pre­sio­na­do con la his­to­ria que lo ro­dea­ba en la Ca­sa Blan­ca. Nos di­jo que fren­te a su ofi­ci­na es­ta­ba el dor­mi­to­rio de Lin­coln, don­de se guar­da la co­pia ori­gi­nal de la Pro­cla­ma­ción de Eman­ci­pa­ción, el do­cu­men­to que le dio la li­ber­tad a los es­cla­vos en te­rri­to­rios con­tro­la­dos por los con­fe­de­ra­dos.

Y agre­gó : “El am­bien­te es al mis­mo tiem­po fa­mi­liar y de un mu­seo”.

Cuan­do nos tra­je­ron so­lo­mi­llo en sal­sa bor­de­le­sa, ex­cla­mó an­tes de ser­vir­se unos bue­nos tro­zos de car­ne: “¡Los es­toy tra­tan­do co­mo a la realeza!”

Era la per­so­na más re­la­ja­da en la me­sa.

La con­ver­sa­ción en­tre no­so­tros dos se cen­tró na­tu­ral­men­te en el te­ma de su hi­jo Jeb, mia­men­se, y su fa­mi­lia. El pre­si­den­te ha­bló de ellos con gran ca­ri­ño, y an­tes de que pu­die­ra dar­se cuen­ta, ya yo le es­ta­ba pre­gun­tan­do si Jeb as­pi­ra­ría a vi­ce­go­ber­na­dor cuan­do Bob Mar­tí­nez se pre­sen­ta­ra a la re­elec­ción, al­go que se es­pe­cu­la­ba en Mia­mi.

“Se lo han pe­di­do”, me con­fe­só. “Pe­ro no es­toy se­gu­ro de que lo ha­ga. Es­tá preo­cu­pa­do por pa­gar la edu­ca­ción de sus hi­jos”.

En ese mo­men­to, nues­tra con­ver­sa­ción era tan ani­ma­da que ca­si le di­je: “¡Oh, pa­ra eso son los abue­los!”. Pe­ro, de re­pen­te, sen­tí un gran pe­so por­que me di cuen­ta a quién le es­ta­ba ha­blan­do y pen­sé que no de­be­ría de­cir­le al pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos que de­bía pa­gar la uni­ver­si­dad a sus nie­tos.

A fin de cuen­tas no tu­vo que preo­cu­par­se por eso. Des­pués de per­der su pri­mer in­ten­to fren­te al ti­tu­lar de­mó­cra­ta Law­ton Chi­les por dos pun­tos por­cen­tua­les, Jeb Bush se con­ver­ti­ría en el pri­mer go­ber­na­dor re­pu­bli­cano de la Flo­ri­da en ser­vir dos tér­mi­nos, del 1999 al 2007.

Ese día me­mo­ra­ble, des­pués de ter­mi­nar el al­muer­zo, el pre­si­den­te Bush ha­bló bre­ve­men­te de al­gu­nos te­mas de in­te­rés en nues­tra me­sa.

So­bre las trans­mi­sio­nes de TV Mar­tí a Cu­ba, di­jo: “Te­ne­mos que ase­gu­rar­nos que sal­gan al ai­re”.

So­bre una vi­si­ta a Mia­mi: “Me gus­ta­ría vi­si­tar la ciu­dad, pe­ro ten­dría que ser una vi­si­ta rá­pi­da de un so­lo día”.

Pe­ro no di­jo ni una so­la pa­la­bra so­bre mi pre­gun­ta de lo que es­pe­ra­ba del muy an­ti­ci­pa­do via­je a Cu­ba de Mi­jail Gor­ba­chev. Cual­quier co­sa que el pre­si­den­te hu­bie­ra di­cho ha­bría ocu­pa­do los cin­ti­llos no­ti­cio­sos, le di­je a un co­le­ga sen­ta­do al otro la­do de la me­sa, un co­rres­pon­sal de la NBC de Nue­va York.

Cuan­do el pre­si­den­te de­jó nues­tra me­sa y se di­ri­gió al po­dio, las cá­ma­ras se en­cen­die­ron y todos le­van­ta­mos las ma­nos pa­ra ha­cer una pre­gun­ta. Y fue ahí cuan­do per­dí mi ac­ce­so.

El pre­si­den­te só­lo res­pon­dió pre­gun­tas de los pe­rio­dis­tas más ale­ja­dos de nues­tra me­sa.

Otros tó­pi­cos do­mi­na­ron la con­fe­ren­cia de pren­sa esa tar­de: el de­rra­me de pe­tró­leo en Alas­ka, la ayu­da norteamericana a los re­bel­des ni­ca­ra­güen­ses, la elec­ción de Al­fre­do Cris­tia­ni en El Sal­va­dor y la vi­si­ta a Was­hing­ton del pri­mer mi­nis­tro is­rae­lí Yitz­hak Sha­mir.

Más tar­de es­cri­bí mi ar­tícu­lo so­bre la ayu­da de Es­ta­dos Uni­dos a las fuer­zas an­ti­san­di­nis­tas que lu­cha­ban con­tra el go­bierno iz­quier­dis­ta de Da­niel Or­te­ga y, con el pa­so del tiem­po su­pi­mos que, a pe­sar de la aper­tu­ra de Gor­ba­chev en la Unión So­vié­ti­ca, Cu­ba se­gui­ría sien­do un bas­tión de un ré­gi­men to­ta­li­ta­rio.

To­da­vía, al ca­bo de tan­tos años, guar­do cier­ta amar­gu­ra (amis­to­sa, con el pa­so del tiem­po) so­bre la pre­gun­ta que el pre­si­den­te no me con­tes­tó.

Des­can­se en paz, se­ñor pre­si­den­te.

Re­cuer­do nues­tro en­cuen­tro con ca­ri­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.