HAI­TÍ

EL NUE­VO DES­TINO DE LOS CU­BA­NOS REVENDEDORES LOS CO­MER­CIAN­TES HAI­TIA­NOS PO­NEN REG­GAE­TÓN CU­BANO A TO­DO VO­LU­MEN PA­RA ATRAER A LA CLIEN­TE­LA.

El Nuevo Herald (Sunday) - - PORTADA - POR MI­CHAEL WEISSENSTEIN

La ma­yo­ría de la gen­te no pien­sa en Hai­tí co­mo un des­tino de com­pras. A me­nos que sean cu­ba­nos.

Ca­da tar­de, cien­tos de cu­ba­nos re­vo­lo­tean por una en­cru­ci­ja­da lle­na de ba­ches en la ca­pi­tal del país más po­bre del he­mis­fe­rio bus­can­do ro­pa, bom­bi­llas, per­fu­mes y otros pro­duc­tos que es­ca­sean en su país.

Los ven­de­do­res hai­tia­nos po­nen reg­gae­tón cu­bano a to­do vo­lu­men pa­ra atraer a la clien­te­la. En un ca­fé abier­to ha­ce un año, de­co­ra­do con ban­de­ras cu­ba­nas pin­ta­das, An­ge­li­na Luis Do­mín­guez, na­tu­ral de La Ha­ba­na, y su so­bri­na Ye­leny Terry Luis sir­ven fri­jo­les ne­gros, arroz y cer­do asa­do a sus com­pa­trio­tas a la ho­ra de co­mer.

“Hay mi­les, por to­dos [la­dos]”, di­jo Do­mín­guez. “An­tes eran cua­tro o cin­co; aho­ra se ha mi­na­do. Es Cu­ba que creo que es­tá aquí”.

El “mer­ca­do cu­bano” de Puer­to Prín­ci­pe for­ma par­te de un co­mer­cio glo­bal es­ti­ma­do en más de $2,000 mi­llo­nes, ali­men­ta­do por la con­fluen­cia en­tre el in­cre­men­to de la li­ber­tad de los cu­ba­nos pa­ra via­jar con el con­ti­nuo con­trol que ejer­ce el es­ta­do co­mu­nis­ta en la eco­no­mía en el país.

Ro­pa, ar­tícu­los de ho­gar, hard­wa­re, pro­duc­tos de cui­da­do per­so­nal y otros cues­tan dos o tres ve­ces más en las tien­das es­ta­ta­les en Cu­ba que en otras par­tes. Y eso cuan­do es­tán a la

ven­ta en una eco­no­mía las­tra­da por una es­ca­sez in­ce­san­te. Es más, el mo­no­po­lio es­ta­tal cu­bano de im­por­ta­cio­nes y ex­por­ta­cio­nes ex­clu­ye al pe­que­ño pe­ro vi­bran­te sec­tor pri­va­do, que em­plea a más de me­dio mi­llón de per­so­nas que sue­len ga­nar tres o cua­tro ve­ces el sa­la­rio de un em­plea­do es­ta­tal.

PA­NA­MÁ, GU­YA­NA, CAN­CÚN

Des­de que Cu­ba eli­mi­nó un odia­do per­mi­so de sa­li­da ha­ce cin­co años, los cu­ba­nos lle­nan vue­los a lu­ga­res con re­qui­si­tos de en­tra­da fá­ci­les. En Puer­to Prín­ci­pe, la ciu­dad de Pa­na­má, Can­cún, Gu­ya­na, Tri­ni­dad y To­ba­go, e in­clu­so en Mos­cú, lle­nan sus ma­le­tas con ar­tícu­los pa­ra uso per­so­nal y los ven­den de re­gre­so en su país.

En Pa­na­má, la zo­na li­bre de Co­lón tie­ne una “pe­que­ña Ha­ba­na” don­de los cu­ba­nos de­ja­ron $308 mi­llo­nes el año pa­sa­do, y van ca­mino de gas­tar qui­zás has­ta un 8 por cien­to más en 2018, di­jo Luis Car­los Saenz, sub­di­rec­tor ge­ne­ral del área fran­ca.

“Aho­ra te­ne­mos una im­por­tan­te clien­te­la cu­ba­na que vie­ne a ha­cer com­pras ha­ce una con­tri­bu­ción sig­ni­fi­ca­ti­va a los ne­go­cios de la zo­na”, ex­pli­có Saenz.

Pa­na­má es­tá tan an­sio­so por es­te co­mer­cio que su em­ba­ja­da en La Ha­ba­na ha em­pe­za­do a en­tre­gar “tar­je­tas de tu­ris­mo” in­me­dia­tas a cu­ba­nos con li­cen­cias de ne­go­cio pri­va­do, que eli­mi­nan la ne­ce­si­dad de pa­sar por un lar­go pro­ce­so de so­li­ci­tud de vi­sa.

“Aho­ra vie­nen más cu­ba­nos por lo de la tar­je­ta de tu­ris­mo”, di­jo Jo­sé Her­nán­dez, que com­pra­ba en la zo­na li­bre de im­pues­tos con unos fa­mi­lia­res. “Pa­ra no­so­tros, lle­var­nos un split (ai­re acon­di­cio­na­do), una mo­to­ci­cle­ta, es im­por­tan­te. En Cu­ba es oro”.

Es­te ti­po de tu­ris­mo de ne­go­cios ha di­ver­si­fi­ca­do un co­mer­cio cen­tra­do du­ran­te mu­cho tiem­po en el sur de Flo­ri­da. Ale­jar ese co­mer­cio de Mia­mi de­ri­vó de la de­ci­sión del go­bierno de Do­nald Trump de sa­car a la ma­yor par­te del per­so­nal de su em­ba­ja­da de la ca­pi­tal cu­ba­na el año pa­sa­do, lo que ter­mi­nó con el pro­ce­sa­mien­to de vi­sas en la is­la y obli­gó a los cu­ba­nos a via­jar a ter­ce­ros paí­ses pa­ra so­li­ci­tar per­mi­so pa­ra vi­si­tar Es­ta­dos Uni­dos.

MÁS DE $2,000 MI­LLO­NES

En el 2017, los cu­ba­nos gas­ta­ron más de $2,000 mi­llo­nes en ar­tícu­los que lle­va­ron de vuel­ta a la is­la, se­gún las es­ti­ma­cio­nes de un es­tu­dio rea­li­za­do en agos­to por Ha­va­na Con­sul­ting Group, con se­de en Mia­mi.

Ese gas­to po­dría equi­va­ler a en­tre el 2 y el 5 por cien­to del pro­duc­to in­terno bru­to de Cu­ba, en fun­ción de cuál de las dis­pa­res es­ti­ma­cio­nes del PIB se em­plee an­te la au­sen­cia de es­ta­dís­ti­cas fia­bles so­bre la eco­no­mía de la is­la.

Cu­ba man­tie­ne fir­mes res­tric­cio­nes en la can­ti­dad de ar­tícu­los que pue­de im­por­tar una per­so­na, y tra­ba­jar co­mo “mu­la” -lle­van­do bie­nes pa­ra otros- es­tá téc­ni­ca­men­te prohi­bi­do, se­gún al­gu­nos re­por­tes ofi­cia­les, pe­ro ra­ra vez se pro­ce­sa.

Hai­tí, que lu­cha con­tra el in­cre­men­to de la vio­len­cia y la de­va­lua­ción de la mo­ne­da, pa­re­ce es­tar que­dán­do­se con una por­ción ca­da vez ma­yor del pas­tel de las com­pras cu­ba­nas.

En el ve­cin­da­rio que ro­dea al mer­ca­do, do­ce­nas de cu­ba­nos ges­tio­nan alo­ja­mien­tos con desa­yuno pa­ra los com­pra­do­res en vi­vien­das al­qui­la­das a hai­tia­nos. Do­ce­nas de “guías” lo­ca­les ayu­dan a los vi­si­tan­tes a en­con­trar ar­tícu­los es­pe­cia­li­za­dos co­mo elec­tró­ni­ca y hard­wa­re.

“Ten­go vi­sa de Pa­na­má, vi­sa de Mé­xi­co, pe­ro me gus­ta Hai­tí”, se­ña­ló Eduardo Lei­va, quien ges­tio­na un pe­que­ño ne­go­cio de hard­wa­re en Cu­ba. “Hay mu­cha va­rie­dad de mer­can­cía, hay un ni­vel de pro­duc­tos que de ver­dad no hay en otros paí­ses”.

La pe­que­ña ae­ro­lí­nea Sun­ri­se Air­ways ope­ra 12 vue­los di­rec­tos se­ma­na­les en­tre La Ha­ba­na, Ca­ma­guey y San­tia­go, en Cu­ba, y Puer­to Prín­ci­pe. Los cu­ba­nos en­tre­vis­ta­dos en el mer­ca­do di­je­ron que gas­ta­ron al­re­de­dor de $700 en pa­sa­jes aé­reos, co­mi­da y alo­ja­mien­to y otros $700 en mer­can­cías, que re­ven­den a un pre­cio su­fi­cien­te­men­te al­to pa­ra ob­te­ner va­rios cien­tos de dó­la­res de be­ne­fi­cio en ca­da via­je.

La ma­yo­ría se­ña­la­ron que ha­cían via­jes ca­si men­sua­les, ge­ne­ran­do más de $2,000 en in­gre­sos ex­tra al mes en un país en el que los sa­la­rios es­ta­ta­les anua­les es­tán por de­ba­jo de los $400.

“Los cu­ba­nos son muy bue­nos pa­ra no­so­tros. Vie­nen, se lle­van la mer­can­cía de vuel­ta a su ca­sa y no­so­tros po­de­mos sa­car un pe­que­ño be­ne­fi­cio”, di­jo Te­re­se Ren­cher, quien com­pra ca­mi­se­tas con lo­gos de di­se­ña­do­res fa­bri­ca­das en Pe­rú en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y las ven­de en el “mer­ca­do cu­bano”.

“Así es co­mo man­dé a mi hi­ja a la es­cue­la, a la uni­ver­si­dad”, di­jo Ren­cher, que ex­pli­có que la jo­ven de 23 años es­tu­dia en una es­cue­la de hos­te­le­ría en Puer­to Prín­ci­pe.

Al­gu­nos cu­ba­nos di­je­ron que fue­ron víc­ti­mas de ro­bos a ma­nos de jó­ve­nes que sa­bían que lle­van gran­des su­mas de di­ne­ro en efec­ti­vo en­ci­ma, pe­ro si­guen pre­fi­rien­do rea­li­zar el cor­to via­je a una is­la cer­ca­na en lu­gar de las odi­seas por las que pa­san mu­chos pa­ra ali­men­tar el mer­ca­do mi­no­ris­ta in­for­mal de la is­la.

“Com­pa­ra­do con Ru­sia, Hai­tí es­tá más cer­ca, no ha­ce frío y la mer­can­cía es prác­ti­ca­men­te la mis­ma”, di­jo el ta­xis­ta Brau­lio Her­nán­dez, quien bus­ca­ba he­rra­mien­tas y pie­zas pa­ra su ta­ller de re­pa­ra­ción de au­tos.

DIEU NALIO CHERY AP

DOS CU­BA­NAS re­co­rren un mer­ca­do en Puer­to Prín­ci­pe en bus­ca de mer­can­cías pa­ra re­ven­der en el mer­ca­do in­for­mal de la ve­ci­na is­la.

DIEU NALIO CHERY AP

LA RO­PA y el cal­za­do pa­re­cen ser los ar­tícu­los de ma­yor in­te­rés pa­ra lle­var a Cu­ba y re­ven­der­los. En los mer­ca­dos ca­lle­je­ros de Puer­to Prín­ci­pe se con­si­guen a ba­jo pre­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.