‘No sé có­mo, pe­ro sal­dré de es­ta si­lla’

El Nuevo Herald (Sunday) - - LOCALES - POR CARLI TEPROFF cte­[email protected]­mihe­rald.com

Ji­randy Lahit­te es­ta­ba sen­ta­do en su Hon­da Ci­vic de ape­nas una se­ma­na de ha­ber­lo com­pra­do, es­pe­ran­do que su ami­ga sa­lie­ra de su ca­sa cuan­do vio a al­guien que se acer­ca­ba a la ven­ta­ni­lla del con­duc­tor. In­ter­cam­bia­ron sa­lu­dos si­len­cio­sos.

An­tes de que Ji­randy su­pie­ra lo que es­ta­ba pa­san­do, el hom­bre me­tió la mano en sus pan­ta­lo­nes y sa­có un ar­ma. Lahit­te se in­cli­nó ha­cia de­lan­te, por ins­tin­to, pa­ra proteger su ca­ra.

Lue­go hu­bo un des­te­llo. A Lahit­te le ha­bían dis­pa­ra­do en la es­pal­da. No po­día sen­tir sus pier­nas, pe­ro pren­dió el au­to y lo­gró de­te­ner­se a po­cas cua­dras de dis­tan­cia.

“La adre­na­li­na to­mó el con­trol”, di­jo. “Fue lu­char o huir”.

El res­to del cal­va­rio que cam­bió su vi­da es un bo­rrón. Más tar­de se en­te­ró de que la ba­la ha­bía per­fo­ra­do su co­lum­na ver­te­bral, pa­ra­li­zán­do­lo del pe­cho ha­cia aba­jo. Per­ma­ne­ció en el hos­pi­tal des­de el día en que re­ci­bió el dis­pa­ro, el 28 de agos­to de 2015, has­ta jus­to an­tes del Día de Año Nue­vo de 2016.

“Aún es di­fí­cil de acep­tar”, di­jo. “To­da­vía me des­pier­to por la ma­ña­na y a ve­ces ol­vi­do que no pue­do ca­mi­nar”.

De­bi­do a un ac­to de vio­len­cia for­tui­to en una ca­lle del su­r­oes­te de Mia­mi-Da­de, pa­só de ser un jo­ven de 23 años que aca­ba­ba de ser as­cen­di­do a ge­ren­te de una tien­da en T-Mo­bi­le y que ama­ba el gim­na­sio a al­guien que no pue­de ca­mi­nar o va­ler­se por sí mis­mo. Mo­ver­se por su pro­pia ca­sa aho­ra es to­do un re­to de­bi­do a las es­ca­le­ras, puer­tas es­tre­chas y es­tan­te­rías al­tas.

La le­sión de Lahit­te no so­lo ha si­do du­ra pa­ra él, sino que tam­bién ha afec­ta­do a su pa­dre, Car­los, quien tra­ba­ja co­mo con­ta­dor en una em­pre­sa de aten­ción mé­di­ca do­mi­ci­lia­ria y lu­cha por so­bre­vi­vir.

“Te­nía un fu­tu­ro tan

bri­llan­te”, di­jo Car­los Lahit­te, al co­men­zar a llo­rar. “En­ton­ces es­to su­ce­dió y lo arrui­nó to­do”.

El hom­bre que se­gún los de­tec­ti­ves dis­pa­ró a Lahit­te, Dra­vein “Pop” Du­ke, es­pe­ra el juicio. Du­ke tam­bién es­tá acu­sa­do de dis­pa­rar y ma­tar a Amie­re Castro, de 7 años, va­rios me­ses des­pués. Amie­re fue al­can­za­da por una ba­la per­di­da en una ca­sa de Rich­mond Heights.

Pe­ro en­tre tan­to, los Lahit­te de­ben re­sol­ver la vi­da con más li­mi­ta­cio­nes.

Co­mo pa­dre, di­jo Car­los Lahit­te, es muy di­fí­cil ver a su hi­jo que­dar­se en ca­sa y de­pen­der de otras per­so­nas pa­ra las ta­reas más sim­ples. Un re­fri­ge­ra­dor, un ba­ño mo­der­ni­za­do y una ram­pa ayu­da­rían al jo­ven Lahit­te va­ler­se me­jor por sí mis­mo. A Ja­rindy Lahit­te tam­bién le en­can­ta­ría po­der asis­tir a más se­sio­nes de te­ra­pia, pe­ro el cos­to es prohi­bi­ti­vo.

“Cual­quier co­sa ayu­da­ría en es­te mo­men­to”, di­jo Car­los Lahit­te.

Mi­chael Salem, quien tra­ba­ja con S.T.E.P.S. in the Right Di­rec­tion, Inc., una or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro que ayu­da a me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de la co­mu­ni­dad des­aten­di­da, di­jo que pro­pu­so a Ja­rindy Lahit­te pa­ra el pro­gra­ma Wish­book del Mia­mi He­rald de­bi­do a su ac­ti­tud po­si­ti­va y a su de­ter­mi­na­ción.

“Creo que con­se­guir al­go de ayu­da real­men­te le­van­ta­rá su áni­mo”, di­jo Salem.

Lahit­te di­ce que son las co­sas bá­si­cas las que más echa de me­nos. No pue­de al­can­zar el gri­fo en su ba­ño pa­ra mo­jar­se la ca­ra. No ha po­di­do ver­se en el es­pe­jo en los tres años que ha es­ta­do usan­do la si­lla de rue­das por­que es­tá de­ma­sia­do al­to. A ve­ces su co­mi­da se echa a per­der por­que la pe­que­ña ne­ve­ra do­na­da jun­to a su ca­ma no siem­pre fun­cio­na. Hay oca­sio­nes en que la vie­ja ca­ma de hos­pi­tal tam­po­co fun­cio­na.

Su pa­pá di­ce que ha­ce lo me­jor que pue­de. La ma­dras­tra de Lahit­te se que­da en ca­sa pa­ra ayu­dar­lo. Con so­lo un che­que de in­gre­sos, no hay mu­cho di­ne­ro ex­tra pa­ra gas­tar en re­pa­ra­cio­nes y equi­pos.

La úni­ca vez que Lahit­te sa­le de la ca­sa es cuan­do par­ti­ci­pa en en­sa­yos mé­di­cos en la Uni­ver­si­dad de Mia­mi. Pue­de con­du­cir so­lo por­que su pa­dre jun­tó su­fi­cien­te di­ne­ro pa­ra ins­ta­lar con­tro­les ma­nua­les en su au­to.

Sa­lir de la ca­sa es di­fí­cil. No tie­ne sen­sa­ción más aba­jo de su pe­cho y tie­ne pro­ble­mas pa­ra con­tro­lar las fun­cio­nes nor­ma­les del cuer­po. Él fi­nal­men­te quie­re vol­ver a la es­cue­la.

Lo que man­tie­ne fuer­te a Lahit­te es su de­ter­mi­na­ción de vol­ver a ca­mi­nar.

“No sé có­mo”, di­jo. “Pe­ro de al­gu­na ma­ne­ra sal­dré de es­ta si­lla”.

CÓ­MO AYU­DAR

Wish Book tra­ta de ayu­dar a cien­tos de fa­mi­lias ne­ce­si­ta­das es­te año. Pa­ra do­nar, pa­gue de ma­ne­ra segura en Mia­miHe­rald.com/wish­book. Pa­ra ob­te­ner in­for­ma­ción, lla­me al 305-376-2906 o en­víe un co­rreo elec­tró­ni­co a wish­[email protected]­mihe­rald.com. (Los ar­tícu­los más so­li­ci­ta­dos sue­len ser compu­tado­ras por­tá­ti­les y ta­ble­tas pa­ra la es­cue­la, mue­bles y ca­mio­ne­tas ac­ce­si­bles). Lea más en Mia­miHe­rald.com/wish­book.

PA­TRICK FA­RRELL pfa­[email protected]­mihe­rald.com

“AÚN ES di­fí­cil de acep­tar”, di­jo Ji­randy Lahit­te en su ca­sa al su­r­oes­te de Mia­mi-Da­de. “To­da­vía me des­pier­to por la ma­ña­na y a ve­ces ol­vi­do que no pue­do ca­mi­nar”... “No sé có­mo pe­ro de al­gu­na ma­ne­ra sal­dré de es­ta si­lla”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.